« julio 2010 | Inicio | octubre 2010 »

27 septiembre, 2010 | 20:49

Por una vez somos los mejores y no nos lo creemos

El sábado es el día. Existe una tremenda ilusión generalizada por organizar el Mundial, aunque sea el del 2013, y en eso está volcada la Federación Española, la Asobal, y hasta el Consejo Superior de Deportes. Me alegro que por una vez todos vayan de la mano, que no haya fisuras, que no se rivalice por el protagonismo, y ya veremos si luego, si la IHF se lo concede a España, todo ese esfuerzo sirve para dejar algo más que un gran campeonato más en nuestro país..

 

No es la primera vez que se intenta organizar un Mundial de balonmano. Con López Ricondo de presidente de la Federación Española, Díaz de Mera lanzó el reto en la presentación de su club (el Ciudad Real) de que Castilla La Mancha pediría organizar el de 2009, en las cuatro ciudades de la Autonomía que ahora, precisamente, están en la Asobal. Pero aquella idea no prosperó, y Ricondo tuvo una contestación generalizada de sus federaciones territoriales, aunque el dinero por delante sólo lo ponía, parece ser, Castilla La Mancha.

 

Aquel anuncio se murió solo. Y cuando preguntabas en la Federación, en plan qué fue de lo mío, la excusa era clara y tajante: un Mundial en 2009 no interesa; cuesta un congrio y no sirve de nada. Es decir, no ayudaba a la clasificación para los Juegos Olímpicos, porque era el primero de los dos mundiales en el mismo ciclo olímpico. Por eso se intentó el de 2011, que ganó Suecia.

 

Nadie sabe muy bien por qué los suecos nos ganaron por la mano. A día de hoy en el firmamento mundial del balonmano sólo Alemania nos supera en instalaciones y afición, y de manera relativa, claro. Pero España ofrece lo que tienen pocos países en el mes de enero: un clima invernal no tan riguroso como el escandinavo, por ejemplo. Y además, una excelente red de transportes públicos, y buenas carreteras entre las grandes ciudades que aspiran a ser sedes; y todos los pabellones terminados y de calidad y aforo suficientes. Por primera vez en la historia, a lo mejor exagero, pero valga la licencia, no es necesario invertir un euro en ponernos al día. Lo tenemos todo, con las sedes ya visadas y aprobadas, porque son las mismas que se ofrecían para el 2011.

 

Y aún así, estamos nerviosos. España es el único de los grandes países de Europa, de los que son algo en el balonmano, que jamás ha organizado un Mundial. Y pedimos el pobre, que el no da derechos para ir a los Juegos de Río de Janeiro. Pues bien, nos tememos que los quince votos esos de la IHF nos aparten otra vez del objetivo, y que el presupuesto de 18 millones de euros se quede en el tintero tras un esfuerzo por hacer una presentación excelente de nuestras condiciones para organizar el evento.

 

La pregunta es ¿estamos nerviosos porque sabemos que vamos a ganar y no nos lo creemos? ¿o porque no pintamos nada en el concierto internacional y nos tememos que en las bambalinas de la IHF otros sepan moverse y llevarse los votos para hacer el Mundial en Noruega, por ejemplo? Aunque nos le concedan, una política española de influencia internacional se hace imprescindible, y más descarada.

06 septiembre, 2010 | 18:42

Los tiempos muertos para los aficionados

Esto de volver de las vacaciones, casi como nuevo, tiene estas cosas, que debutas con un gran partido, con un Ciudad Real-Barcelona y con un título por medio. Y lo bueno es que el final del encuentro se levantan polémicas, y la remontada del Ciudad Real cuestiona la capacidad del Barcelona para especular con el marcador y el reloj. De una parte, hay quien se rasga las vestiduras porque Pasqui no pidió tiempo muerto cuando tenía 17 segundos de posesión para marcar y forzar la prórroga; de otra, hay quien recuerda la final de la Champions contra el Kiel, en la que el Barça se dejó el título en una segunda parte catastrófica y que nunca debió perder.

Pero en la crítica deportiva como en la ciencia las verdades son temporales, nunca absolutas, y no valen para todas las circunstancias. Y me explico. Un amigo mío entrenador, del que no voy a dar el nombre porque está a la espera de trabajo, y no quiero que la amistad conmigo sea un hándicap en su currículum, me explicaba un día que él preparaba en todos los entrenamientos jugadas especiales para posesiones al límite, y que sólo tenía que avisar a sus hombres el número de la jugada. E iba más lejos en su explicación: “Si pido tiempo para decidir algo que sabemos de memoria, le permito al entrenador rival recordarle a sus hombres lo que suelo hacer, con lo cual ellos se preparan y no tengo capacidad de sorpresa”.

Y mi amigo iba más lejos, y sostenía que él sólo pedía tiempo muerto en estos casos cuando sabía que con sus fuerzas era imposible rentabilizar nada: “Si no pido tiempo muerto y no marcamos, me criticarán; y si lo pido, es que no salió la jugada. Por tanto, hay veces en que interesa teatralizar la situación, más que nada por torear a los críticos”.

Ahora, con una llamada de un lector discutiendo a Pasqui, he recordado las reflexiones del filósofo de la vida que es mi amigo, que entiende de sobra a los aficionados. A lo mejor el entrenador del Barcelona no pidió ese tiempo muerto para poder sacar tajada en río revuelto, y le salió mal, pero tenía preparada la situación sin necesidad de oxigenar a un rival con un minuto de descanso en su lateral. Además, el juego del Barcelona pasa por poder armar un ataque en menos de 20 segundos…por tanto ya veremos a lo largo de la temporada si esa verdad temporal del error de Pasqui se confirma o se cae por su propio peso con otros acontecimientos que acaban con esta crítica puntual.

La  otra afirmación generalizada, creo que se convierte en una verdad absoluta: el Barcelona no sabe especular con sus ventajas. El propio Pasqui lo reconoce…y ese sí es un error para un entrenador de un equipo grande. No, no puede ser que el Barça sólo tenga un ritmo. Por mucho que aspire a que sean los rivales los que se adapten a él, en ocasiones debe dominar todas las velocidades, rapidez, parsimonia, saber contemporizar cuando interesa o enloquecer un encuentro. En eso Pasqui no tiene defensa: le pasó frente al Kiel en la Final Four y aún no lo ha corregido. Los partidos que se ganan, se disfrutan; en los que se pierde, se aprende para no volver a llorarlos. Es como en la vida misma, y si repites los errores de manera contumaz, no hay amigo que te pueda defender. Allá tú, te dicen.

Categorías

octubre 2013

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Estás en ¡A la madera!, un blog sobre balonmano y todo lo que lo rodea: historia, competición, actualidad, debate... Todo lo que te interesa del balonmano y que no podrás encontrar en ningún otro sitio.

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00