as.com Ver todos los blogs >

Abierto 24 horas

El blog de Juan Jiménez

El periodismo es la profesión sin cambio horario. Si te gusta, te quedas.

Categorías

Calendario

noviembre 2015
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« Cuando Cruyff tumbó a Adidas | Inicio | ¡Moore detenido en Colombia! »

29 enero, 2014 | 00:17

Por Juan Jiménez

¿Por qué no tiró Matthaus el penalti de la final del 90?

Lothar Herbert Matthaus (Erlangen, Baviera, 1961) fue, sin duda, el futbolista del Mundial de Italia 1990. Hubo jugadores de momentos. El primero, Salvatore Totó Schillaci, ese delantero que celebraba hasta el éxtasis sus goles y fue decisivo en los difíciles cruces ante Uruguay e Irlanda. Italia soñó que Schillaci interpretase el mismo papel que Rossi jugó en el Mundial de España (1982). No fue posible. También despuntó Baggio, con su fabuloso e inolvidable gol en slalom a Checoslovaquia en la primera fase. O Roger Milla, que jugó con 38 años (también iría a Estados Unidos ya en un papel más marginal con 42…) con la fascinante Camerún, gran sensación del torneo. O Paul Gascoigne con Inglaterra (inolvidables sus lágrimas en la semifinal ante Alemania que le habrían impedido jugar una hipotética final que luego no fue tal). El parapenaltis Sergio Goycoechea del que igual otro día contamos una historia y, cómo no, Maradona.

 

Pero el hombre del Mundial, decíamos fue Matthaus. Era el abanderado de una Alemania engrasada liderada por la armada del Inter (además de Matthaus, Brehme y Klinsmann habían llegado al club neroazzurro para acabar con el dominio del Milán de los holandeses en el Scudetto). El once tipo de Alemania no tenía fisuras. Dos carrileros (Berthold y Brehme), dos centrales de rompe y rasga (Buchwald y Kohler), el monstruoso Augenthaler para librar, la magia de dos pequeños clones: Haessler (incipiente) y Littbarski (en retirada). Y además del liderazgo de Matthaus, una delantera que jugaba de memoria y era difícilmente descifrable para las defensas rivales: Klinsmann-Voeller. Alemania jugó una primera fase maravillosa, con un partido memorable en la jornada inaugural ante Yugoslavia en el que expresó todas las cualidades que mejor la definían. Una puesta en escena que intimidó a los rivales.

 

Luego Alemania sufrió. En octavos eliminó a Holanda (campeona en la Eurocopa de 1988 con Koeman, Gullit, Van Basten… y una de las grandes favoritas) el día de los famosos escupitajos de Rijkaard a Vöeller. Pero fue perdiendo fuerza en el trascurso de la competición. Sólo ganó 1-0 a Checoslovaquia en cuartos y la suerte le acompañó en los penaltis de la semifinal. La selección de Lineker, que había eliminado injustamente a Camerún, estuvo a punto de tumbar a Alemania, que sin embargo tuvo buen pulso en el momento cumbre. Matthaus también fue de más a menos, pero aun así le llegó para conducir a su selección hacia la final de Roma.

 

Lothar8

 

 

A Alemania le favoreció el desenlace de la otra semifinal. El rival de la final iba a ser Argentina, sorprendente ganador de la semi ante Italia, que llegaba sin el único socio que estaba a la altura del talento de Maradona. Caniggia, goleador en octavos ante Brasil y verdugo en semifinales de Italia con otro partido de categoría que jamás le perdonó Nápoles ni Italia (por aquellos años jugó en Atalanta y Roma) no jugó por sanción. La sociedad Maradona-Caniggia fue el único argumento ofensivo de Argentina en aquel Mundial, pero los desmarques del delantero (gol ante Brasil en octavos) eran deliciosos. El único plan de aquella selección recibida pésimamente en Roma (pitos para el himno y los labios de Maradona silabeando nítidamente “hijos de puta” como respuesta) era el 0-0. Dezotti, un delantero fuerte físicamente pero poco dotado técnicamente, no era un socio a la altura de Maradona.

 


 Pero vamos a nuestra historia. Cerca del final, el expresivo colegiado mexicano Edgardo Codesal señaló un penalti de Sensini sobre Voeller que Argentina reclamó cuerpo con cuerpo al mexicano. La decisión, desde luego, fue más que discutible. Todos los ojos miraron entonces a Matthaus, especialista consumado en la suerte, pero quien apareció para lanzar el penalti fue Brehme, que lo transformó con sangre fría y su pierna derecha. Brehme era zurdo de pie pero golpeaba bien con las dos piernas y aseguró luego sentirse más seguro así. Alemania levantó la Copa y nadie echó de menos que Matthaus lanzase el penalti, pero la memoria del fútbol lo conservó hasta que en alguna de esas entrevistas conmemorativas alguien se lo volvió a recordar. Las peores lenguas periodísticas (su relación con el gremio no era bueno) dejaban caer que se escondió y no quiso lanzar el penalti. Algo así como hizo Bebeto en el penalti de Djukic que definió la Liga de la temporada 1993-94.

 

Matthaus tenía una explicación más fácil que esa: “Se me rompió la suela y en esa época no teníamos un segundo par de botas. No éramos muy profesionales. Me las cambié al descanso, pero no eran mi modelo. Seguí jugando pero cuando llegó el penalti no me sentía suficientemente seguro como para asumir la responsabilidad de lanzarlo.”

 

En la foto, Matthaus está justo detrás de Brehme cuando éste va a lanzar. Muy a pesar de las botas, ¿quería Matthaus tirar aquel penalti?

 


 

Publicar Comentario

Comentarios

JP

Más que ese tema, es ver que no se le perdonó a Argentina haber sacado al organizador (Italia) del mundial.
Aun hoy día le sigue pesando.
¿Cómo se lo hicieron pagar?
1) Un penalti INEXISTENTE pitado en contra en la final del 90.
2) Una enfermera que ¡¿¡¿entra en el campo de juego!?!?!? para acompañar a un deportista al control antidopin...Se ha visto alguna vez eso en otro deporte y/o en el fútbol?
3) El partido Alemania-Argentina del mundial 2006, patético el árbitro, con una perlita: ¿Es legal que un arquero tenga anotado en un papel dentro de sus medias dónde suele chutar el contrario?

En fin...lo de Matheus, en mi forma de ver, queda totalmente en segundo plano para un Argentino.

Un gran saludo desde Buenos Aires.

CG

Y como siempre, los argentinos solo recuerdan lo que les conviene. ¿Por qué JP no meciona la tan vitoreada Mano de Dios? Mayor trampas que eso no ha habido. ¿Y qué me dicen de las "aguas especiales" en el mismo mundial del 90?
Y si nos vamos más atrás mejor ni recordar como ganaron su primer mundial.
Así que, a callar argentinos.

Joaquin

Esto si era fútbol de verdad, irradiaba un aroma especial!!

Etrusco

A JP se le olvida que antes de ese penal hubo otro clarísimo de Goycoechea sobre Augenthaler que Codesal no quizo marcar, es decir que compensó y terminó equivocandose dos veces. Sobre el papelito de Lehmann, no entiendo donde está lo ilegal, a final de cuentas el jugador puede cambiar y patear hacia otro lado, o simplemente hacerlo bien (Como hizo por ejemplo Julio Cruz) y anotar, no hay papel que te ataje un penal bien tirado.

Juan V

Nuestra selección en Italia '90 fue un desastre (solo ganamos 2 partidos, uno de ellos con muchísima suerte). Llegamos a la final por la mística del Diego y Cani y los penales del Goyco. Curiosamente el mejor partido fue contra Italia, que jugó asustada.
Si bien no merecíamos ganar ese mundial, vale mencionar que en la final nos robaron un penal estúpido pero clarísimo, además del que le regalaron a ellos. No soy partidario de las "conspiranoias", pero creo que desde arriba decretaron que esa final Argentina no debía ganarla.

Mcklay

A Jp//No recuerdas acaso el famoso mundial de Argentina, cuando se cambiaban los horarios para que la Argentina que por aquel entonces jugaban los Ardiles, Kempes, Bertoni y toda esa pléyade de futbolistas, que para mi entender fue la mejor selección que jamás tuvo Argentina, dicho esto la Fifa le puso los partidos a la ultima hora de cada jornada, el famoso 6-0 a Perú junto con la mas que famosa mano de dios y para rematar la famosa mano de Maradona en el partido contra la selección de Rusia lo cual seria penalti expulsión de Maradona y la consiguiente prorroga.

Frankie

Creo que el jugador de ese mundial no fue Mathaus que fue de más a menos o a poquísimo en las rondas decisivas. No estoy de acuerdo en que Inglaterra elimara injustamente a Camerún creo que le ganó bien y en la semi Ingalterra fue mucho mejor que Alemania. GASCOIGNE anuló a Mathaus y además hizo jugar a su equipo, nunca estuvo Gascoigne al nivel que estuvo en este mundial, para mi fue el mejor jugador de Italia 90

Qwe

Lo de Bebeto tampoco fue como se dice

Qwe

Lo de Bebeto tampoco fue como se dice

Mcklay

@ Qwe/ Lo de Bebeto fue tal cual el era el 1er lanzador y como había fallado dos penaltis seguidos anteriormente no lo lanzó el 2º lanzador era Donato pero había sido cambiado y el3º era Dyukic que si lo lanzó con el consabido resultado un saludo y Forza Depor.

Jauri

El penalty lo hace Monzon. No Sensini

Elphin

La semifinal italia- Argentina no se jugó en Roma, sino en Nápoles, lo que hizo aún más impresionantes los pitos al himno argentino y los insultos de Maradona. Y es que el propio Pelusa, ya la persona despreciable que sigue siendo, se dedicó en la previa a pedir a los napolitanos que se pusieran en contra de su selección por los "agravios" del norte contra el sur.

Publicar un comentario

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00