as.com Ver todos los blogs >

Abierto 24 horas

El blog de Juan Jiménez

El periodismo es la profesión sin cambio horario. Si te gusta, te quedas.

Categorías

Calendario

noviembre 2015
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« marzo 2014 | Inicio | noviembre 2014 »

15/05/2014

Por Juan Jiménez

Emery se da la razón

En la tribuna de prensa del Juventus Stadium, algún redactor arrancó en aplausos cuando el alemán Brych autorizó el cambio de Gameiro por Marin. El alemán sólo jugó 26 minutos en el partido y aunque los protagonistas trataron de endulzar la medida drástica, lo cierto es que Marin estaba en buena condición para jugar y los médicos advirtieron al técnico de que no tenía ningún problema físico. Pero Emery vio que perdía la final y le quitó. Marin no competía. “Soy entrenador, entiendo las críticas. Pero lo único que intento es tener un criterio profesional”. 

 

Unai Emery (Fuenterrabía, Guipúzcoa, 1971) se consagró como entrenador el miércoles en Turín después de meses durísimos. Monchi había pensando en él hacía años como conductor de la transición y el nuevo ciclo, pero primero su trayectoria en el Valencia y más tarde su aventura en el Spartak Moscú dilataron el cruce de caminos. La destitución de Míchel permitió el aterrizaje en Nervión de Emery, un entrenador metódico y hecho a sí mismo. Obsesionado con la idea de mejorar. Ecléctico, su fútbol no es de una sola escuela. Tiene sello y empezó a comprobarse en Lorca. Allí, después de subir a Segunda División, estuvo a punto de ascender a Primera a un equipo con aspiraciones y presupuesto de permanencia.

 

 

 

Emery3

 

 

Su osadía convenció a Alfonso García. El presidente del Almería solía escuchar las ruedas de prensa de los entrenadores rivales. Puede decirse que Emery vivió allí los dos años más felices de su carrera. Allí conserva casa y muy buenos amigos, de los que quedan para siempre. Ascendió brillantemente al Almería a Primera y jugó muy bien con un equipo liderado por Diego Alves, Bruno, Mané, Felipe Melo o Negredo. Allí es un icono.

 

En Valencia, Emery descubrió la élite, la exigencia máxima y la crítica: la justificada y la interesada. Abierto y casi jovial en su etapa anterior, en Mestalla empezó a ponerse la coraza. Se volvió más desconfiado en la vida pública pero no sucumbió a las presiones. Duramente criticado por la poca eficacia de los che en las eliminatorias, ni siquiera le valieron sus terceros puestos consecutivos (con ventas anuales de figuras) y un par de semifinales (Copa y Europa League) para entrar en el corazón de la gente.

 

 En Sevilla resulta inevitable, mucho más ahora, comparar su trayectoria a la de Juande Ramos, que estuvo en el alambre en su primera temporada en el Sevilla (2005-06) y no fue despedido por un triunfo providencial en Bilbao. Cuentan que a Emery le salvó una victoria en Cornellá, aunque eso está menos claro. El club andaba inestable por el asunto Del Nido y José Castro, futuro presidente, no quería más alteraciones, menos en el vestuario. Sólo su famoso “proyecto a tres años” y su mensaje de tranquilidad a la plantilla. Unai, amante del coaching, que le permite mantener el autocontrol y enfrentarse a jugadores, entorno y medios de comunicación en los términos adecuados, ha terminado dándose la razón. “Me dicen cabezón, pero es que creo en mí”. Tal vez no haya nada mejor que eso.

 

 

Emery4

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00