as.com Ver todos los blogs >

Abierto 24 horas

El blog de Juan Jiménez

El periodismo es la profesión sin cambio horario. Si te gusta, te quedas.

Categorías

Calendario

noviembre 2015
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« noviembre 2014 | Inicio | mayo 2015 »

27/01/2015

Por Juan Jiménez

Xavi, 35 años de Von Karajan

La mañana del intrascendente España-Grecia de la Eurocopa 2008 (España ya era primera de grupo), Jesús Paredes, preparador físico, alter ego de Luis Aragonés y elemento de costura fundamental en el éxito de La Roja, salió a dar un paseo por la mañana y entró a una tienda cualquiera. Bien cultivado en numerosas disciplinas, compró un disco de Herbert Von Karajan, director de orquesta de la Filarmónica de Berlín durante 35 años. Luego volvió al hotel de concentración de Salzburgo, la ciudad donde aquella noche jugaba España y que alumbró a Von Karajan. Y le entregó el disco a Xavi. Todavía hoy Paredes, y algunos cercanos más, le siguen llamando Von Karajan.

 

 

17

 

El domingo cumplió 35 años Xavi Hernández Creus, seguramente el jugador más influyente del fútbol español en toda su historia. El gran Gento le aguanta la comparación en títulos gracias a un palmarés memorable con el Madrid de las primeras seis Copas de Europa. Luis Suárez, en distinciones individuales porque fue Balón de Oro, galardón que no ha alcanzado el de Terrasa ni ningún futbolista español nunca más. Y quienes lo vieron jugar hablan de un futbolista delicioso que cambió al Barça aunque no levantó la Copa de Europa ante el Benfica y que revolucionó la fisonomía del Inter, grande de Europa en esos 70 con HH y Angelo Moratti al mando. Casillas e Iniesta fueron principio y fin del campeón del mundo. Xavi, sin embargo, pasará a la historia por mucho más que sus títulos o sus cualidades individuales. Mil veces escrito está, ha sido el arquitecto de uno de los clubes más determinantes y ganadores de la historia (el Barça de Guardiola) y de la Selección del Mundial y las dos Eurocopas.

 

 

11

 

 

Por su tremenda ascendencia, suele olvidarse que, más que ser un producto original, Xavi nació como un futbolista más de esos que salían como rosquillas en la cantera del Barcelona. Fuesen cuales fuesen sus habilidades individuales, desde que salió Milla casi todos los jugadores que tuviesen cierto perfil de centrocampista intentaban ser acomodados en la posición de cuatro. En el mismo jardín que Milla creció Guardiola. Pero su sombra fue amplia. Jugadores como Gerard, De la Peña, Celades e incluso Óscar intentaron ser colocados ahí en sus inicios pese a que todos tenían otras condiciones. También Cesc. Antes de terminar en sus posiciones naturales, todos tenían que pasar por el cuatro como si fueran las doce del reloj. Luego se dispersaban.

 

 

12

 

 

A Xavi le pasó lo mismo. Y eso que pronto dio noticias de que no era el cuatro que siempre esperaba de La Masia. En el Mundial de Nigeria, protegido por Orbaiz en el centro del campo, mezcló muy bien con Gabri y se acercó por el área más de lo que hizo con el Barça en años posteriores. Fue campeón del mundo sub-20. También destacó en los Juegos de Sidney, en los que España rozó el oro, sólo frustrado por Camerún. Uno de los méritos de Xavi fue que siempre fue capaz de organizar el fútbol con menos metros para verlo por delante como Schuster, Guardiola u otros grandes centrocampistas de otras épocas. Alguien sabría reconocérselo más tarde.

 

Xavi, también está mil veces escrito, debutó con Van Gaal el 3 de octubre de 1998 en un partido ante el Valencia y muy poco después le salvó el cuello con un famoso gol en Valladolid que reactivó un equipo que empezó cojo y terminó siendo campeón. A Xavi le hizo daño el adiós de Van Gaal, liquidado por la guerra de familias en el Barça que también terminó con Núñez. El Barça, y él con el club, se desorientó. Hace pocas fechas revisé un Milán-Barça en San Siro con Serra Ferrer en el banquillo. El Barça no perdió pero Xavi vio pasar el balón por encima de su cabeza no menos cien veces. Daba pena verlo expresarse en ese modelo que estaba perdiendo las huellas.

 

Xavi empezó a ser discutido en Barcelona. Se dijo que jamás llegaría al nivel de influencia de Guardiola, algo que habría podido soportar por el inigualable significado sentimental que alcanzó el de Santpedor, capaz de parafrasear a Tarradellas el día que la Copa de Europa aterrizó por primera vez en Cataluña cuando apenas tenía 20 años. Lo que pareció que no aguantaría Xavi serían las dudas futbolísticas. Con Rijkaard su situación no cambió sustancialmente. Hizo un gol en el Bernabéu a finales de la temporada 2003-04 que simbolizó el nuevo tiempo que venía con el Barça de Ronaldinho. Sin embargo, una lesión de rodilla y el éxito del centro del campo Edmilson-Van Bommel-Deco volvieron a tapar a Xavi, que no tuvo relevancia en la Champions que conquistó el Barça en 2006.

 

14

 

 

Precisamente ahí, en la primavera de 2006, Xavi empezó a sospechar que había un entrenador que le tenía más fe que nadie. Luis Aragonés le esperó para llevarlo al Mundial de Alemania. Ya había estado en el de Corea y Japón con Camacho, pero andaba Luis en la búsqueda de algo que en Hannover se frustró contra Francia pero que dos años después floreció en Viena. Xavi sólo ha rendido pleitesía a un entrenador. Ni siquiera a Guardiola. Sólo a Luis. A su ritmo se ordenaron la selección campeona de Europa de 2008, mucho más vibrante, y la del fútbol control de Del Bosque. Xavi estuvo en casi todas las fotos. Hizo un gol en la semifinal de la Eurocopa ante Rusia, dio el pase del gol de la final a Torres. Luego se confabuló con Puyol para repetir el mismo saque de esquina que significó un gol en el 2-6 del Bernabéu. Fue el histórico tanto de la semifinal ante Alemania. Su última obra de arte, un pase al espacio a Jordi Alba en la final de la Eurocopa de Kiev (4-0 ante Italia). Luis fue todo para Xavi, que adelantó unos metros su posición y sobre todo le transmitió confianza.

 

 

15

 

 

Xavi suele contar que regresó distinto de la Eurocopa. Diez años después de debutar, y a pesar de su Mundial Sub-20, su plata olímpica, su primera Champions y sus dos Ligas, ahora sí estaba preparado para ser líder. Durante tres años, Xavi, Iniesta y Messi fueron los tres dictadores del fútbol. Tal vez el partido que mejor lo refleje sea la final de Champions de 2011 en Wembley contra el Manchester United. Los tres jugadores se pasaron durante minutos el balón en un triángulo perfecto. Para Xavi, sin embargo, el partido que mejor expresó la idea que tiene de fútbol fue el 5-0 al Madrid. Xavi, Iniesta y Messi, los dictadores, fueron los tres jugadores del mismo club ocuparon los tres puestos del cajón del Balón de Oro 2010.

 

  13


 

A Xavi también le ha llegado la crisis. Cuestionado ya en el Barça de Vilanova y Roura, el fin del ciclo del Barça y la Selección se relacionaron con su final. Este verano, Xavi mandó un mensaje a sus más allegados, entre ellos algunos periodistas, para advertirles de que se marchaba del Barça. Tal vez, dirección Qatar. O Estados Unidos. Al final se arrepintió. Unos dicen que le convenció Luis Enrique. Otros, que nadie le pagaba lo que cobra en el Barça. El caso es que recién cumplidos los 35, Xavi ya sí tiene a tiro retirarse en el Barça. Ser un hombre de único club. Como lo fueron Baresi, Maldini, Scholes o Giggs. Como lo será Totti. Como espiritualmente lo será Gerrard aunque vaya a acabar sus días en Estados Unidos.

 

Xavi ha tenido sus lunares. Sus declaraciones sobre el césped o su pique con el Madrid de Mourinho. O la amenaza de ser un elemento tóxico en el nuevo vestuario del Barça de Luis Enrique. Que no lo parece. Todos pecados veniales entre ese inmenso currículum. Es hasta Premio Príncipe de Asturias. Un premio más en una montaña de títulos. Tal vez peor fue su último desaire a Del Bosque, dolido por su suplencia ante Chile después de la hecatombe ante Holanda cuando España empezaba la frustrante defensa del título. La suma de déficits, sin embargo, resulta ridícula en medio de tanto y tanto éxito y, especialmente, de tanta y tanta influencia. Von Karajan tiene 35 años. Listo para dirigir su última pieza.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00