as.com Ver todos los blogs >

Campoatras

El blog de Juanma Rubio

Un blog para tratar el pasado, presente y futuro del baloncesto tanto nacional como internacional: ACB, ULEB, Euroliga, Eurocup y la NBA.

Calendario

octubre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

« El chico con el tatuaje de Sinatra | Inicio | Oden o la teoría de la catástrofe »

sábado, 05 enero 2013

Por Juanma Rubio

Pau Gasol en la encrucijada

Dantoni

Voy a escribir un artículo sobre Pau Gasol. Y advierto que los que escrutan a nuestros deportistas con la bandera de España entorpeciéndoles la visión pueden parar de leer aquí y ahora. Y también pueden dejarlo a tiempo los corazones sensibles que asociarán de forma histérica las críticas, por constructivas que pretendan ser, con poco reconocimiento a una carrera y unos méritos indiscutibles. Advierto finalmente que mi opinión es, ventaja o hándicap, la del seguidor de los Lakers desde los tiempos del showtime. Pedigrí que le recibió como angelino y que le sobrevivirá.  Hechas estas advertencias, esto es lo que quiero decir: ¿Pau Gasol está mal? Horriblemente mal ¿Toda la culpa es suya? No ¿Toda la culpa es de los demás? Tampoco. Pau Gasol no es un jugador ni incomprendido ni maltratado. Ha ganado más de 120 millones de dólares desde su llegada a la NBA en 2001, y no cuento los más de 19 que tiene garantizados para la 2013/14: el noveno sueldo más alto de toda la liga. Pau Gasol ha ganado dos anillos y jugado cuatro All-Star en una liga en la que aterrizó siendo Rookie del Año. Criticado, sí. A veces justamente y a veces con excesiva dureza, otra vez sí. ¿Incomprendido y maltratado? Desde luego que no.

 

La perspectiva demuestra que tampoco lo fueron Sergio o Rudy, a los que sencillamente no les fueron las cosas como esperaban mientras aquí se buscaban culpables y antídotos. Una caza de brujas chovinista que a veces afea a los propios deportistas, que no suelen tener culpa alguna. Un exceso de celo patrio que resulta especialmente ridículo, y creo que innecesario, en deportistas de la categoría –ciclópea- de Pau Gasol o Fernando Alonso, los dos en los que percibo con más nitidez cierta suerte de pastoreo sobreactuado que creo que no se da en el entorno de otro gigante como Rafa Nadal, seguramente el más grande de todos. Son deportistas de tal rango que no necesitan nada de eso. Y creer que sí es imaginarlos más pequeños de lo que son. Ni el snobismo del que aplaude sistemáticamente lo de fuera ni patriotismo paleto. Pau Gasol es el mejor jugador de la historia del baloncesto español, y creo que nadie puede dudarlo a pesar de que Navarro se empeña en animar el debate. Pau Gasol está en el panteón de los mejores no estadounidenses de siempre y su relevancia descomunal reúne los tomos I, II y III del salto a la estratosfera de nuestro baloncesto y de nuestro deporte. Un español jugando en los Lakers con relevancia de estrella, haciéndose asiduo del All-Star y ganador de dos anillos con enorme peso específico en ambos. Lo que éramos, lo que somos tras décadas de transformación social y lo que podríamos ser reflejado en el deporte. Un reflejo feliz y tan necesario en tiempos nefastos como los que vivimos.

 

Me voy por las ramas mientras retumba en mi cabeza la decimoséptima derrota de los Lakers en treinta y dos partidos, ante (sal en la herida) los Clippers, el vecino que ha virado de pobre a pujante por obra y gracia de (triple ración de sal) Chris Paul, que fue laker durante un puñado de horas, hasta que Stern convirtió en reversible un traspaso consumado. Pau Gasol terminó el partido con 2 puntos, 1/6 en tiros de campo, 4 rebotes, 2 asistencias y un -20 en diferencia de puntos durante sus parciales en pista, otra vez restringidos en un último cuarto en el que sólo jugó porque salió eliminado Howard. El partido de Gasol fue horrible pero no fue sólo un partido horrible: el motor no arranca, ni antes ni después de la tendinitis, y se ha metido en un túnel subsónico que devora las buenas intenciones y las buenas soluciones para todas las partes, que ahora ni se adivinan. Él está en un momento físico extremadamente delicado, Mike D’Antoni no tiene ni la más remota idea de cómo hacer funcionar al equipo cuando él y Howard coinciden en pista y su valor de mercado se desploma progresivamente hasta convertir en una quimera cualquier salida que beneficie a Lakers. 32 años, recientes problemas de rodillas, los peores números de su carrera y un contrato ahora mismo fuera de mercado. Los Lakers ya ni sueñan, salvo carambola al borde del cierre del mercado, con que Atlanta le considere caza suficiente como para dejar ir a Josh Smith. Y no hay proyecto ganador a corto plazo que necesite un Pau Gasol en el que invertir a ojos ciegas antes de que acabe el invierno en busca de un asalto al anillo en primavera. La situación es peliaguda.

 

El partido ante los Clippers volvió a demostrar que D’Antoni y Pau Gasol hablan distintos idiomas por mucho que intercambien promesas en restaurantes griegos de Manhattan Beach. En realidad en los Lakers casi todos hablan su propio dialecto y así zozobra esa lujosa pero hueca Torre de Babel. Vuelvo al derbi de Los Angeles: Gasol apenas jugó 27 minutos y desapareció del flujo ofensivo arrinconado en posiciones de tirador abierto, un rol que no es para él por mucho que su actual entrenador se empeñe; O se vea obligado a empeñarse. Así fue su primera intervención en el partido: Nash aglutinando defensas,  Griffin acudiendo a cubrir la continuación de Howard y liberando a su par, Pau Gasol, en un triple abierto y cómodo… que el español falla. Ese tipo de jugadas se suceden y los Lakers pierden de vista al único Gasol que hasta ahora les ha resultado útil con el actual sistema, el que ejerce como distribuidor desde el poste alto cuando Nash ataca por el centro y con los dos pívots inician la jugada en la cabeza de la zona,  Howard en continuación hacia el aro y Pau como ancla y facilitador. Así rondó las cinco asistencias en sus mejores partidos de esta triste, tan triste temporada. El esperpento siguió tras la derrota. D’Antoni no supo explicar las razones del mal partido del español, Nash no se explicaba su falta de participación, Kobe tampoco aunque la reclamó y el propio Gasol se limitó a decir que él no ordena las jugadas de ataque. Un buen retrato de lo que son estos Lakers. No me chilles que no te veo. Babel.

How

Números de divorcio, números de declive


Los números no fueron, y eso es lo peor, un accidente obsceno.  Impropios de la carrera de Pau Gasol, impropios del noveno contrato más alto de la liga, más de 19 millones que superan los ingresos en esta 2012/13 de Chris Paul, Kevin Durant o LeBron James.  Su media de minutos es la menor desde 2005 con la única excepción de los vaivenes de la temporada del traspaso a Lakers. Apenas juega el 52% de los minutos después de dos temporadas en las que fue el laker más usado por encima de Kobe: 77% en la 2011/12 y  76% en la pasada.  Su ratio de productividad se ha hundido, es la temporada en la que menos tira (11’6) y menos mete (4’8) en cada partido (6’7/13 como rookie). Sólo en la 2003/04 tiró por debajo del 50% (48%). Ahora está en un decadente 41%. Nunca en su carrera había tirado menos de cuatro tiros libres por partido y está también en mínimos personales en rebotes de ataque (2’3).  Por no hablar de los hasta hace poco inimaginables 12’7 puntos por partido, una miseria para un jugador cuya primera década en la NBA le emparentó estadísticamente, esos estudios tan a la americana, con Kevin McHale o Elgin Baylor.

 

Las estadísticas no sólo escenifican el retroceso de Gasol desde la gloria de los dos anillos sino que lo exponen en términos de eficacia y posicionamiento en pista. El actual Gasol apenas tira el 34% de sus tiros desde la pintura, un mal sueño tras las cifras cercanas al 50% en los mejores tiempos de la era Phil Jackson. Y cuando busco gloria recuerdo los dos pasos por playoffs de los que los Lakers salieron campeones: en el primero 18’3 puntos, 10’8 rebotes y un 58% en tiros de campo. En el segundo, 19’6, 11’1 y 54%. La pasada temporada, la segunda de dos malas aplicaciones personales seguidas en las eliminatorias, 12’5, 9’5 y 43%.  Actualmente su producción mejora como ‘5’ y los Lakers son ligeramente mejores en ataque y ligeramente peores en defensa con él en pista. Los quintetos que más le favorecen le emparejan con Jamison, Hill o Metta World Peace en el puesto de ‘4’, nunca con Howard. Y conviene recordar, más nostalgia, que el mejor Gasol por números y por sensaciones fue el que jugaba de pívot con Lamar Odom como escudero y dentro del triángulo ofensivo de Phil Jackson. Otros tiempo y una certeza: en el actual momento de su carrera Pau Gasol puede ejercer de ‘5’ con variedad registros pero no de ‘4’ polivalente y capaz de abrirse para tirar con elasticidad física y eficiencia porcentual. Quien pensaba eso cuando llegó Howard, o cuando explotó Bynum, se equivocaba. D’Antoni, por cierto ni siquiera lo piensa. Le mueve la obligación, la inercia y la falta de plan. Ni B ni C ni, ahora lo sabemos, A.

Backs

Un guiño al corazón de los problemas: sólo el 2% de los puntos de Gasol están llegando vía mate y aunque nunca ha sido ni pretendido ser Blake Griffin ni Shawn Kemp, detrás de esa cifra se esconde la piedra filosofal del vía crucis: poca energía física, poco contacto con la bola cerca del aro.  Y el primer apartado le apunta directamente a él y negarlo, o no querer verlo, comienza a resultar mezquino. Está mal, rematadamente mal físicamente, en un punto tan bajo que necesita una explicación que trascienda los 32 años y los más de 35.000 minutos entregados ya a las canchas NBA. El cuentakilómetros envía avisos, los últimos a través de las rodillas, y Gasol aparece en cancha como una sombra lánguida: lento de movimientos y reflejos, sin energía para aprovechar su talento ofensivo, no digamos para disimular su discreto registro defensivo. Jugar como pívot puro podría ser el maná o podría terminar de desnudar esa falta de vigor. Una paradoja que enlaza con otra: cuanto menos se entiende con los Lakers, más se necesitan mutuamente. Ni él hace méritos para encontrar un destino noble ni su equipo encontrará quien le entregue a cambio piezas que le den el salto cualitativo que salve una temporada que apunta a siniestro total. Gasol ya no vale lo que valía hace poco más de un año, cuando David Stern tiró por tierra la operación que le enviaba a Houston Rockets y ponía a Chris Paul en Lakers. Una operación que era, apuesta fácil entonces y evidencia estruendosa ahora, el paso correcto en el plan maestro de Lakers: apurar los últimos sorbos de Kobe Bryant y construir un futuro que sobreviva a la Mamba Negra. Ahí se empezó a convertir en quimera un diseño que ha terminado de emborronar Jim Buss, el hijísimo, con su olvido de Adelman, su desprecio a todo lo que huela a Phil Jackson y sus apuestas por Mike Brown y Mike D’Antoni.

 

Así de cruda es la situación: su bajo nivel de implicación le aísla de sus compañeros pero le ancla a  su actual equipo. Es muy difícil de traspasar y eso obliga a D’Antoni a inventar formas de convertirle en útil. Mientras unos y otras imaginan un futuro casi imposible, Gasol sufre como un perro en emparejamientos como el del viernes ante Blake Griffin: ni le tiene piernas para defenderle ni su juego o el de su equipo le permiten darle réplica en ataque a base de fundamentos y envergadura. Gasol queda en evidencia, los Lakers se bloquean en un proceso que ya no es tal: el equipo parece haber tocado un techo de mediocridad al que no se le adivina remedio. Ya ni la plaza en playoffs parece fuera de peligro y aunque esta se alcance no se vislumbra cómo este equipo podría ganar, no ahora mismo, a los cuatro mejores equipos del Oeste.  No a siete partidos: rotación corta, plantilla avejentada, defensa irrisoria. Mike D’Antoni retratado tanto o más que cualquiera de sus jugadores; Un buen entrenador tiene que encontrar formas de sacar partido de buenos jugadores. Y es tan cierto que en Estados Unidos se critica con dureza a Gasol como que se recuerda su 24+8+7 en la final de los Juegos. Quienes se preguntan donde está ese jugador que cargó con el peso de toda España en un tercer cuarto heroico miran directamente a los ojos de un entrenador ahora mismo perdido entre sonrisas nerviosas y aspavientos, microscópico ante el recuerdo de quien ocupó su sillón hace no tanto, quien debería haberlo vuelto a ocupar ahora.

Jackson

Ese tipo, el maestro Zen que puede acabar en Brooklyn (¿qué te parece eso, hijísimo Jim?) era una bendición también para Pau Gasol, el entrenador que mejor le ha entendido, el que mejor le ha utilizado. Pero Gasol no fue feliz en el último tramo con Jackson y no lo ha sido, entre rumores de traspaso y partidos demasiado discretos, ni con Mike Brown ni con Mike D’Antoni. Así que parece evidente que parte de la culpa es suya y que la conclusión es que ahora mismo no ofrece un rendimiento acorde ni a su status  ni a su contrato. Son las reglas del juego y quienes aprecian ahora en el negocio trazas de canibalismo y poca bonhomía no las avistaban cuando Gasol firmó el 23 de diciembre de 2009 su extensión de 57 millones ni cuando los Lakers le sacaron del agujero negro que eran aquellos Grizzlies y le lanzaron, con su incuestionable aportación, a la disputa de tres finales de la NBA. Gasol tiene un año y medio de contrato y tiene que honrarlo para no estropear el final de una carrera legendaria para nosotros, brillante para cualquier aficionado al baloncesto en cualquier rincón del mundo. Sólo después se podría dibujar el futuro que casi todos le imaginamos: el Barcelona, la Euroliga, un palmarés estruendoso aún más enriquecido. Sólo entonces y si no siente la motivación o no encuentra la apuesta adecuada en una NBA donde, con mucho menos ceros en el cheque, seguirá teniendo ofertas. Esa es una de las pocas certezas de una situación convertida en quiste, una encrucijada que se resolverá esta semana, el próximo mes o dentro de un año y medio. Difícil imaginar hacia donde irá pero ahora mismo aún más difícil imaginar, y juro que me encantaría equivocarme,  más días de gloria para Pau Gasol en L.A.

 

 

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d83451bf7069e2017ee6fc2751970d

Listed below are links to weblogs that reference Pau Gasol en la encrucijada:

Comentarios

Genial artículo. Totalmente de acuerdo, para cualquier español aficionado nos resulta triste verle deambular con los Lakers y así lleva demasiado tiempo. Se nos hace díficil no verle aplastar, y ni siquiera intentarlo, a jugadores como Faried, Griffin y muchos más a los que debería superar cerca del aro, siendo marcado por jugadores de risa para su calidad ofensiva y superado en defensa por auténticos "paquetes" saltarines.
De todas formas sigo siendo positivo y espero que lo traspasen porque lo de los Lakers lo di por perdido cuando ficharon al coach de los corre caminos.
Saludos y mucho ánimo a Pau (yo le doy mil gracias por lo que me ha emocianado)

Me parece un articulo buenisimo. Nadie ha dicho las cosas tan claras como tu Juanma.

Muy bien documentado. Espectacular!!!!!!!!!!!!!

Una crítica que roza la perfección. Sí señor.

Los que vemos regularmente los partidos de los Lakers estaremos de acuerdo en que es tremendo como tanto con Brown como con D'Antoni le ponen a jugarse tiros propios de un escolta, como Pau se encuentra más veces en la esquina que en el poste bajo, es algo increible de verdad.
No se que tendrían en mente estos señores sacrificando directamente a uno de los mejores jugadores del roster.

D'Antoni se empeña en jugar al run and gun con un equipo que no tiene nada de atlético, ni siquiera Howard recien salido de su lesión, se arrastra por la pista confundido con su papel, de vez en cuando un mate por que le cae el balón, a la siguiente hace pasos, a la siguiente le envían a la línea de personal, a la siguiente se la juega Kobe, a la siguiente se la juega Kobe, y a la siguiente se la juega Kobe.

El entrenador - y a la postre Jimmy Bush - verán, pero yo no recuerdo un solo equipo campeón en ningún deporte en el cual se jugara de una manera que hiciera daño deliberadamente a su plantilla.

Excelente artículo. Diría que el único valor de Gasol en la NBA es ahora mismo como 'expiring contract'. No sé si el problema es físico o mental pero ahora mismo no juega para ganar lo que gana.

La difrencia de Nadal con Alonso y Gasol te la digo yo. Juega al tenis,deporte individual. Su palmares (menos en la Davis,claro esta) viene dado por su rendimiento exclusivamente.
Pau depende de sus compañeros,si estos no rinden da igual que haga 24/10/10 de media. Solo hay que fijarse en que Kobe esta como si tuviera 8 años menos en estadisticas y sensaciones fisicas. Y Alonso depende de los ingenieros diseñadores,mecanicos y mecanica. Su ultima temporada a sido la mejor de su historia(sus dos abandonos fueron culpa de otros pilotos) en rendimiento.
Con lo cual la comparacion con Nadal no se puede hacer.Son deportes distintos,con meritos distintos. Iker y Xavi tendrian que estar en esa terna. Iker considerado el mejor portero de la epoca y de los mejores de la historia nose que tendra que hacer con galardones individuales y de equipo.
Y por lo de Pau,viene dado todo por malas decisiones deportivas,quine las toma no tiene ni idea. Como has comentado,tienes una plantilla con unas caracterisiticas y quieres jugar de otra. ¿? Y traes entrenadores para ver si suena la flauta,y pagas mas de 100 millones en sueldos para tener un quinteto de All Star pero sin suplentes de garantias(excepto de JAmison que lleva 8 partidos sin jugar.Quien entiende eso).

TOTALMENTE DE ACUERDO articulo buenisimo de los mejores que he leido sobre nba "española" deberia ser portada del as

Gran articulo. Viendo los partidos de los Lakers, te das cuenta de como D´Antoni se sigue empeñando en hacer que Pau juege desde una posición mas alejada de la que habitualmente juega. Esta claro que la edad, las lesiones y el haber estado en el ojo del huracan pasa factura, pero si tu entrenador tampoco se entera de que juegas mejor con Howard en el banquillo, no se puede hacer nada.

Muchísimas felicidades Juanma, hacia mucha falta que alguien se atreviera a decir la verdad sobre la situación actual de Pau y los Lakers. No se le puede poner (ni quitar) ni un punto ni una coma.
Un abrazo máquina.

Buen Post, Gasol como dices tu nos encantaria que nos equivocasemos pero tiene los dias contados en L.A. sino le echan debe salir el ya en busca de una última y nueva motivación en su carrera en la NBA antes de cojer el avion rumbo a Barcelona, después de Barça y Madrid en fútbol también hay vida en la NBA pasa igual y ahora con maz razon porque hay una decena de equipos mejores que estos Lakers, la cuestión es si les haría falta un jugador como Pau estando como esta ahora, la cuestión es cambiar de aires y rapido.

Buenas;

estoy de acuerdo con la mayoría del artículo, pero hay que hacer incapié en que este año ha sido duro para Pau, con unos JJOO de por medio, lo que no le ha permitido descansar todo lo que necesita su cuerpo, luego es normal que este año tenga el bajón físico que señalas.

Dices que le queda año y medio de contrato; yo creo (y no por enajenaciones patrióticas ni nada por el estilo) que con un buen descanso veraniego unido a una buena preparación física, este jugador puede darle un último año histórico a Lakers. Yo no lo viví pero he leído que en su día (1985) a Abdul-Jabbar también le dijeron que era un dinosaurio y que perjudicaba a los Lakers; después les demostró que estaban equivocados. Claro que para eso es necesario que ambas partes, jugador y equipos, acepten sus errores y se planteen enmendarlos.

Estoy de acuerdo a grandes rasgos con el artículo, pero creo que es un poco extremo con Pau.
Es cierto que sus números son muy malos. Es cierto que su forma física es regular tirando a mala (no tan horrible como se describe en el artículo) Pero, ¿cómo va Pau a reivindicarse? Tiene todo en contra. No puede hacer mucho.
Su forma física es mala pero en nada ayuda el correcalles que es Lakers. Pau no puede correr sin parar de un lado al otro de la cancha para que total luego estar a 6 metros del aro. No le llegan balones y cuando le llegan tiene que tirar desde downtown. Así normal que sus estadísticas bajen. Como 4 abierto en defensa tmb sufre muchísimo. Cada vez lo alejan más de aro. ¿Qué va a hacer él? ¿Montar una tienda de campaña bajo el aro?
Yo creo que debería pedir el traspaso porque su situación en LAL no se va a arreglar, deberían de suceder mil cosas... Pero entiendo por como es Pau -y pese a todos los palos que le dan- que se muestre fiel a Lakers que es el equipo que le ha dado tal oportunidad en la NBA. Además, yo creo que él no quiere verse en otro equipo, no quiere ver que lo mejor para él es irse.
Así que creo que debería de pedir internamente un trade beneficioso ara todos. Aunque eso va a estar muy muy difícil.

Buen artículo:pero no analiza una cosa para mi fundamental;el papel de Pau en los Lakers es secundario para el entrenador;despues de venir de los juegos donde con 14 colegas pusieron el oro muy dificil al mejor dream team del mundo,donde los usa vieron que España sabe jugar y muy bien al basket,y que faltó una pizca de suerte...llega Pau a un equipo donde además de estar bajo fisicamente ,no encuentra apoyo humano o psicológico para recuperar su juego;seguro que si juega con España dentro de un mes está en otro estado anímico y jugaría mucho mejor;todos en nuestro trabajo tenemos días que no rendimos igual de bien incluso que desconectamos parcialmente;da igual que ganes 1000 euros que 1 millon de dolares;el es humano como nosotros y si se une:mal estado fisico y poco apoyo psicológico(yo prefiero llamarlo humano) es dificil jugar bien;es más,no creo que Howard esté interesado en ayudar a que Pau juegue bien...no se por qué me da.

Si Gasol se tiene que retirar, que se dedique a hacer series de televisión. No se le da mal: goo.gl/U8PLP

Excelente artículo Juanma. Según he comenzado a leer creía que este artículo podría recibir mucha crítica paleta, defendiendo al que como bien dices es el mejor jugador. Me alegro que la gente lo tome como una realidad, no una crítica y me alegro que alguien hable sin tapujos y no se critique por más que sea Gasol. Porque por mucho que sea español o filipino los datos, y sobre todo las sensaciones, están ahí. Gasol no da para mucho más, ni física, ni mentalmente. Y encima en la pizarra de D´Antonii su papel cerca del aro (donde paria hacer daño) es más que secundario. La verdad ahora mismo es un marrón (en las pistas y en los despachos) para una franquicia que creo huele a catástrofe en los próximos años.
Felicidades nuevamente

La edad no perdona a nadie. El físico en la NBA es cada día más importante. No por todo eso hay que dejar de valorar lo que es Gasol: un crack.

Estaría bien, pero Mr. Rubio comete un error y es que Pau Gasol (como Kobe Bryant) NO tiene 'trade kicker clause', 'TK'. Tiene, como Kobe, lo que se llama 'Moot Trade Kicker', o sea TK reducida al mínimo por la sencilla razón de que su contrato, como él de Kobe, está en la categoría de 'maximum salary', salario máximo.

María kobe bryant tiene la opción de negarse al traspaso con dirk y alguno mas pero gasol tiene en su contrato ke si lo traspasan cobra un 15% mas donde vaya

Muy bien artículo y totalmente de acuerdo. Los que estamos viendo al menos la mayoría de los partidos de los Lakers, vemos a un Pau que se le ve así como desganado, como dice en el artículo como falta de energía. Está claro que no tiene la fuerza de Garnet, Griffin, Howard...etc pero siempre lo ha suplido con su genial físico (esa altura y esos brazos largos, geniales para defender) y sobre todo con voluntariedad; por mucho que digan algunos críticos suyos, por supuesto que hay mejores defensores que él, pero quien lo hemos visto muchos partidos sabemos que es buen defensor.

El problema ya no es que Griffin y Aldridge te hagan 20 puntos (tienen talento se los pueden hacer a casi cualquiera) sino esa falta de voluntariedad y de concentración que se ven en cada partido. No se sabe si no le responden las piernas o si con tanto rumor de traspaso, juega más desganado, pero desde luego no se le ve el mismo.

Y desde luego, coincido con todos en que eso de ponerlo a jugar casi como jugador de perímetro, es una aberración, es tirarlo a la basura. Tiene buena muñeca, sobre todo a media distancia, pero no es Bagrnani o Nowitzki como para tenerlo tirando a +6 metros...

No me gustaba D'Antoni como entrenador para los Lakers y por supuesto ahora menos, pero esperemos que algo se invente porque de mientras dan mucha pena estos Lakers y eso es malo para el espectáculo de la NBA.

Aunque duela tiene razón en su artículo,que Pau no está en su mejor momento es evidente y que él tiene su parte de culpa seguro,aunque creo que se está siendo injusto con él desde el propio equipo,a día de hoy lo mejor sería un traspaso,pero como comenta,tiene un contrato muy alto que dificulta bastante el mismo,como dijo Daimiel,tendría que verse involucrado un tercer equipo,pero desde aquí tras todo lo que nos ha dado sólo puedo desearle lo mejor

Gasol no está bien fisicamente, es una evidencia. Aún así, de pivot distribuyendo juego en la zona, rendiría mucho más, por encima de la mayoría de altos de la NBA, así juega en España y por eso rinde tanto, siendo capaz de meter más de 20 puntos, coger más de 10 rebotes y dar sus 4-5 asistencias en cada partido, USA incluido. En posicional y dentro de la zona, así debería jugar. En el perímetro y corriendo con un base de 40 años, así juega. Vamos, que sigue siendo un gran jugador, muy aprovechable en la NBA, pero tendrá que irse a otro equipo con otra plantilla y otro entrenador para demostrarlo.

Articulo totalmente ventajista, lo siento pero no puedo estar mas en desacuerdo contigo. Además el partido del base Nash ha sido horrendo no mueve a nada ni a nadie, y algún otro que hay de nombre estambotico tampoco es que aporte mucho. Viste tirar los tiros libres a howard, con esa destreza si se puede cobrar multimillonarios contratos? solo por tener un físico descomunal? sus movimientos tambien son penosos, yo cuando veo que un equipo se mueve mal deduzco que es culpa del entrenador,cuando es solo un jugador el que se mueve mal es que el mal anda allí. Creo que deberias ver mas a los Lakers en conjunto y no individualmente pues hasta su estrella mete 40 puntos a costa de desperdiciar el 55% de las jugadas de ataque. Dantoni no es entrenador para ese equipo.

Juanma: Estoy de acuerdo con la mayor parte de tu artículo. Pero creo que no haces justicia a Pau en lo que, en mi humilde opinión es la raiz del problema, mientras no se demuestre lo contrario: Un jugador de 32 años gran figura en su deporte le ponen a jugar en otro puesto diferente de aquel que ha desarrollado durante toda su vida deportiva. Bien dices lo bien que le iba con Lamar Odon, cuando jugaba de 5. Pau, ni en sus mejores tiempos hubiese podido defender a un 4 rápido, y sus números de gran participación los ha hecho cerca del aro. Si ponemos a kobe de base, que defienda a jugadores rápidos que se dedique a dar pases, y solo tire en contraataques, y veremos como bajan sus estadísticas, su producción, su valoración, y pedimos su jubilación a gritos.

Aplastate imparcialidad, un articulo muy muy bueno, me guardo tu blog en mis marcadores...

Los Lakers dan pena y lo mejor es el traspaso. Nash está demasiado mayor y mermado físicamente y Howard nunca me ha parecido determinante (nunca me gustó como jugador, sólo viendo la pinta de showman con la cintita, las risas y los bailes ya me parece penoso). El resto del equipo es muy flojo y hay muy buenos equipos en el oeste así que no tienen nada que hacer.

Algún equipo con un par o tres de jugadores con altos salarios tiene que ofrecerse y los lakers tienen que aceptar, el agente de Gasol debe forzarlo porque esta situación no les beneficia a ninguno. Si no hay traspaso: fuera D´antoni o veremos poco de los playoffs de los últimos años de Kobe.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00