as.com Ver todos los blogs >

BOX27

Tu blog de formula1

Estás en BOX27, el blog de Carlos Miquel, enviado especial del diario AS a los Grandes Premios del Mundial de Fórmula 1.

Categorías

Calendario

julio 2010
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« noviembre 2009 | Inicio | enero 2010 »

martes, 29 diciembre 2009

Por Carlos Miquel

Con la vuelta de Schumacher ganamos todos

Alonso

Hola a todos, y feliz año. Como es habitual mis vacaciones invernales se han visto interrumpidas por la actualidad de la Fórmula 1. Siempre pasa algo, haya o no carreras. Y esta vez regresa el Kaiser, el piloto con más palmarés de la historia, una roca sin las fisuras  que presentan Hamilton (cruce de cables), Raikkonen (se apaga si no se divierte), Button (no da la talla en los malos momentos) o Vettel (aún falto de experiencia y en crecimiento). Michael nunca falla, o lo hace muy poco y el único piloto de la actualidad que se le parece es Fernando Alonso, precisamente el campeón que le jubiló de las carreras en 2006. Ahora el asturiano sonríe ante una escudería Ferrari ilusionada con él y decepcionada con su veterano héroe alemán. Tiene vía libre para ser el nuevo héroe de rojo.


Y, a diferencia de lo que se encontró Raikkonen, no tendrá encima la sombra del supercampeón alemán. En 2010 echaremos de menos la hipervelocidad de Kimi. Para ganar una carrera con el F60 de la pasada temporada había que ser un superclase, no lo olvidemos. Pero el regreso de Schumacher es un golpe mediático tal que convierte 2010 en el Mundial con más expectación de la década. O de los últimos 25 años. No había cuatro campeones en pista desde 1985. Es una temporada en la que los medios de tirada nacional están dispuestos a hacer todo el Mundial, pese a la crisis.


El desdén con el que Mercedes trató al finlandés y las jugosas declaraciones de Eddie Jordan fueron para mí el mayor indicativo de que el antiguo equipo Brawn GP iba a por una pieza de caza mayor. Tener a Michael es, además, una garantía a la hora de atraer sponsors en esta difícil coyuntura actual. Ahora bien, me cuentan desde fuentes cercanas a Maranello que Schumacher no volvió el año pasado porque fue demasiado lento en el test que realizó con el F2007. El cuello estaba perfecto, y basta sólo con que recordemos que le dieron el alta después de su accidente en Murcia en apenas seis horas. Ahora al menos el alemán dispone de una pretemporada y de seis o siete carreras para ponerse a tono. Al principio lo normal es que decepcione, pero si el coche es bueno, cuidado con él, Michael es mucho Michael. Y también con Ross Brawn y sus ocurrencias más allá del reglamento. Unas normas técnicas custodiadas precisamente por Jean Todt, nuevo presidente de la FIA y que reconoce sin tapujos: “Schumacher es parte de mi familia, pero prefiero no pronunciarme sobre su vuelta”. El triunvirato ha vuelto.


Por cierto, estuve en el corazón de Ferrari, en Maranello y me lo pasé de maravilla. El primer día fui un turista más, pero en la segunda jornada, antes de comer junto a otros colegas con Montezemolo, pude ver de primera mano como se montan los Ferrari de calle y cumplir el sueño de viejo ferrarista (acordaos del nombre del blog) al palpar el alma roja junto a la casa de don Enzo, en medio del circuito de Fiorano. Y presenté mis respetos al gran Gilles Villeneuve, el único piloto con una estatua en las calles de Maranello, junto a la entrada al circuito. Un campeón sin corona, un superdotado del volante, que luchaba hasta con tres ruedas, adelantaba en Mónaco y pilotaba más allá de la razón. El ídolo de un niño de ocho años que miraba asombrado el espectáculo de aquel Ferrari número 27.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00