25 agosto, 2016 | 13:17

¡Estados Unidos venció a Kenia en largas distancias!

CENTROWITZ RÍOEste es el primero de los posts con lo que quiero analizar un poco en profundidad qué países son los dominadores en cada sector de pruebas. Comenzamos con la velocidad y el mediofondo-fondo. En las pruebas rápidas, Jamaica batió claramente a Estados Unidos, impulsada por Usain Bolt: más o menos lo esperado. Sin embargo, en mediofondo surgió la sorpresa, porque si bien Kenia se muestra intratable en el medallero, en la clasificación por finalistas gana Estados Unidos, lo que no deja de ser una curiosidad.

VELOCIDAD. BOLT, JAMAICA, VAN NIEKERK…

Jamaica fue una vez más la gran triunfadora en las pruebas cortas, derrotando muy claramente a Estados Unidos, pero en este caso la dependencia de Usain Bolt fue más extrema que en otras ocasiones: de las cuatro medallas caribeñas, tres tuvieron por protagonista a El Relámpago. La otra, de plata, fue para el relevo largo, en el que Estados Unidos consiguió su única victoria. En el corto fueron descalificados, cosa que al cuarteto norteamericano, con escaso entrenamiento conjunto desde siempre, le sucede con más frecuencia de lo normal.

El gran vencedor fue, obviamente, Usain Bolt, con su triple hat-trick, y le siguió en cuanto a colección de medallas el canadiense Andre de Grasse: plata en 200 y bronce en 100 y relevos 4x100. En la media vuelta a la pista hizo historia Bruno Hortelano, semifinalista con 20.16, después de haber batido el récord español en las series con 20.11. Una de las grandes actuaciones del equipo español en Río, sin ninguna duda.

La marca más destacada fue, lógicamente, el récord mundial del sudafricano Wayde van Niekerk, con unos impresionantes 43.03 que le colocan en la frontera de los 43 segundos. Y que entierran la plusmarca mítica (43.18 desde los Mundiales de Sevilla) del legendario Michael Johnson. Nada menos.

Lograron medallas ocho países, de los que caribeños y norteamericanos se llevaron una docena de las quince en litigio, entre ellas todas las de oro. Las excepciones fueron Sudáfrica, Francia y Japón, que dio una lección de cómo correr 4x100 metros. Veintiún países colocaron atletas entre los ocho primeros.

Medallero

  1. Jamaica: 4 (3 oros y una plata)
  2. Estados Unidos: 3 (1-1-1)
  3. Sudáfrica: 1 (1-0-0)
  4. Canadá: 3 (0-1-2)
  5. Granada y Japón: 1 (0-1-0)

Europeos

  1. Francia: 1 (0-0-1)

Finalistas

  1. Jamaica, 36
  2. Estados Unidos, 24
  3. Canadá, 19
  4. Sudáfrica, 12
  5. Gran Bretaña, 10

Otros europeos

  1. Francia, 8
  2. Bélgica, 5
  3. Holanda, 4

MEDIOFONDO Y DONDO: FARAH HIZO HISTORIA

Kenia arrasó a Etiopía en su tradicional duelo por la supremacía mundial en mediofondo y fondo, pero lo más llamativo me parece la extraordinaria actuación de Estados Unidos, que, a su vez, vapuleó a los abisinios en el medallero, pero que también le ganó a Kenia en la clasificación por finalistas, lo que es novedad absoluta. Y es que los norteamericanos consiguieron medallas en todas las especialidades, salvo en los 10.000 metros.

La gran estrella fue, lógicamente, Mo Farah, que revalidó el doblete obtenido hace cuatro años en los 5.000 y 10.000 metros de Londres 2012. Sólo otro atleta en la historia ha conseguido esta proeza: el finlandés Lasse Viren en Múnich 1972 (con caída en la distancia larga, igual que Farah en Río) y en Montreal 1972. Al nórdico se le acusó siempre de tranfundirse su propia sangre, algo que entonces no estaba prohibido. ´Cuando se le preguntó sobre el particular, contestó con una sonrisa: "Mis éxitos se deben a que bebo leche de reno". El otro atleta que logró más de una medalla en este sector fue el argelino Taoufitk Makhloufi, con sendas platas en 300 y 1.500 metros.

David Bustos acabó séptimo en los 1.500 metros y fue el único finalista español en este sector. En Londres no hubo ninguno.

Consiguieron medallas siete países: tres de África, Estados Unidos, Nueva Zelanda y, por Europa, Gran Bretaña y Francia. Diecisiete colocaron hombres en puestos de finalistas: ocho de África, cinco de Europa, dos de América y uno de Oceanía y Asia, de forma que todos los continentes estuvieron representados.

Medallero

  1. Kenia: 4 (3-1-0)
  2. Gran Bretaña: 2 (2-0-0)
  3. Estados Unidos: 5 (1-2-2)
  4. Argelia: 2, (0-2-0)
  5. Etiopía: 3 (0-1-2)

Otros europeos

  1. Francia: 1 (0-0-1)

Finalistas

  1. Estados Unidos, 50
  2. Kenia, 45
  3. Etiopía, 24
  4. Gran Bretaña, 19
  5. Francia, 15

Otros europeos

  1. Polonia, 3
  2. España y Suiza, 2

23 agosto, 2016 | 14:36

Beitia, Ortega y los otros 4 grandes de Río. Paso adelante

 HORTELA Y RODRIGUEZ AMTERDAM 16El atletismo español dio un gran paso adelante en los Juegos de Río con respecto a los de Londres 2012. Y eso en una edición e gran calidad en la inmensa mayoría de las pruebas, como demuestran los datos que ha facilitado la IAAF y que reseño al final. n la capital británica no hubo medallas, mientras que en la ciudad brasileña se han conseguido dos: el oro de Ruth Beitia, que, además, es histórico por ser el primero para una mujer española, y la plata de Orlando Ortega en las vallas altas, en su debut como español.

En Londres se lograron cuatro finalistas: cuarta plaza de Ruth Beitia, quinta de Miguel Ángel López, séptima de Frank Casañas y octava de Beatriz Pascual. La cifra se reprodujo en Río, pero con puestos de mayor calidad, porque a las dos medallas hay que sumar el séptimo puesto de David Bustos en los 1.500 y el octavo de Beatriz Pascual en la marcha, de nuevo.

España se ha clasificado duodécima en el medallero de atletismo, que es el quinto de Europa. Estados Unidos arrolló con 32 medallas (13 oros, 10 platas y 9 bronces) y le siguieron Kenia con 13 (6-6-1) y con 11 Jamaica (6-3-2). Entre los países del viejo Continente precedieron a nuestra Selección Gran Bretaña, sexta en la general con 7 medallas (2-1-4), Croacia y Alemania, séptimas con tres (2-0-1) y Polonia, undécima con tres, una de cada color.

En la clasificación por finalistas España fue la vigésimo tercera, con 18 puntos. Dominaron en este aspecto los mismos países que encabezaron el medallero: Estados Unidos (310), Kenia (131) y Jamaica (106). Por finalistas la Selección fue décima, tras Gran Bretaña (93), Alemania (73), Francia (57), Polonia (45), Ucrania (24), Croacia (22), República Checa (21), Bielorrusia y Holanda (20).

Vamos con nuestros cuatro finalistas.

Ruth Beitia: Espléndida en la competición. Primer oro femenino para España. Saltó tres centímetros menos que en Londres, pero cambió la cuarta plaza de entonces por el oro de ahora. Competidora magistral. ¿Qué se puede decir de ella que no se haya dicho ya?

Orlando Ortega: Impresionante debut con la Selección. El habanero tenía la tercera mejor marca de los competidores y ascendió un puesto. Sólo le batió el jamaicano Omar McLeod, acreditado en 12.97 que es el único atleta de la historia que ha bajado de 13 en las vallas y de diez en los 100 (9.99).

David Bustos: Valiosa séptima plaza en una final lentísima de 1.500 metros (venció el estadounidense Matthew Centrowitz con 3:50.00), para la que fue repescado después de tropezar en las semifinales, a mí me pareció que sin que interviniese ningún otro atleta. Ya compitió en Londres, donde fue sexto en la segunda serie.

Beatriz Pascual: Nunca falla en la alta competición. Reeditó el octavo puesto logrado en los pasados juegos Olímpicos. Este es su tercer diploma olímpico, porque también fue sexta en Pekín 2008. La barcelonesa es una extraordinaria competidora y lo volvió a demostrar.

Y aunque estos son los medallistas y finalistas, no me olvido de…

Sergio Fernández: Semifinalista con un maravilloso récord de España (48.78), que borraba de las listas el más viejo, aquel que José Alonso Valero estableció en los Mundiales de Roma 1987, curiosamente también en las semifinales. Sergio ya había sido plata en los Europeos de Amsterdam, este mismo año, y tenía una personal de 40.02.

Bruno Hortelano: Récord de España en las series con 20.11, hizo 20.16 en las semifinales. Ha iniciado una nueva frontera en la velocidad española, ante la que se abre un horizonte magnífico: la posibilidad de ver a un español correr por debajo de los 10.00 en los 100 metros y de los 20.00 en los 200. Batió dos veces a Yohan Blake y cedió por muy poco ante Justin Gatlin. Ya fue campeón europeo en Amsterdan, este mismo año.

El detalle de la participación española en Río, con los puestos globales conseguidos lo tenéis en este enlace:  Descargar ESPAÑOLES EN RÍO Un resumen: dos medallistas, cuatro finalistas en total y nueve atletas en conjunto entre los 16 primeros, lo que viene a ser un puesto de semifinalista en el sentido estricto del término.

Pero también hay atletas que han rendido por debajo de lo esperado, hay que reconocerlo y afrontarlo, aunque ya sé que algunos han tenido problemas físicos o lesiones. Pero en muchos casos la actuación ha sido decepcionante.

En todo caso, paso adelante. Los Europeos de Amsterdam me dieron optimismo. Río me lo vuelve a dar… a pesar de algunas cosas.

Y aquí tenéis los datos estadísticos finales facilitados por la IAAF, que demuestran la gran calidad de etos Juegos y la universalidad de nuestro deporte:

Han competido 2.283 atletas de 199 países

sesenta y nueve países han logrado finalistas, entre ellos España, con cuatro

Cuarenta y dos países han alcanzado al menos una medalla

Veinte naciones han conseguido al menos una medalla de oro, entre ellos España, gracias a Ruth Beitia

Se han batido tres récords mundiales: el sudafricano Wayde van Niekerk, 43.03 en 400; el keniana Almaz Ayana, 29:32.45 en 10.000 y el polaca Anita Wlodarzczyk, 82,29 en martillo

Ocho récords olímpicos han sido mejorados y otro igualado en decatlón

Se han batido diez plusmarcas continentales y 99 récords nacionales, entre ellos dos españoles por Bruno Hortelano en 200 y Sergio Fernández en 400 mv

Veintiúan mejores marcas del año se han conseguido en Río

En los próximos días, análisis especialidad a especialidad del rendimiento de cada país. 

21 agosto, 2016 | 03:30

Ruth Beitia: ¿te acuerdas de cuándo saltaste 1,50 con 12 años?

Beitia, oro en Río

El 7 de julio de 1991 una niña de doce años llamada Ruth Beitia ganó en Laredo una prueba de salto de altura con 1,50 metros. Era la primera vez que competía, ya bajo la dirección de Ramón Torralbo y después de que Javier Sotomayor hubiera dicho aquello de que “esa niña tiene buenos tobillos”.

Esa niña, en la madrugada del sábado al domingo pasado se elevó por encima de 1,97 y se proclamó campeona olímpica en los Juegos de Río. Han pasado veinticinco años, un mes y trece días. Un largo recorrido jalonado de cientos de competiciones, miles y miles de saltos en entrenamientos, catorce medallas en la alta competición internacional, récords de España, saltos por encima de dos metros. Algún sinsabor que para sí quisieran muchos otros, como ese cuarto puesto de Londres 2012 que aún le escuece, aunque ahora, supongo, mucho menos que hace un par de días.

Tenéis todas y cada una de las competiciones de Ruth Beitia, recopiladas por mi amigo José Luis Hernández, jefe de la página web de la Federación Española, en este enlace, además de todos los datos imaginables sobre ella. Imprescindible. http://www.rfea.es/sirfea/ficheros/personas/almacen/beitiaruth.pdf

Ruth Beitia es un lujo para el atletismo. Un ejemplo en la pista y fuera de ella. Jamás he oído a nadie criticar mínimamente a esta mujer que ahora tiene 37 años y que es una gran dama dentro y fuera de la pista. Tampoco a ella la he oído criticar a nadie.

Ruth se ha convertido en nuestra primera campeona olímpica, en un concurso emocionante e igualado, en el que hizo valer su mayor seguridad y consistencia. Me acordé cuando la ví con la medalla al cuello de otras pioneras.

Como de Carmen Valero, campeona mundial de cross en 1976 y 1977, debutante española en unos Juegos Olímpicos, los de Montreal, en el primero de esos años.

O de Mari Cruz Díaz, primera campeona europea. Venció en Stuttgart 1986 en los 10 kilómetros marcha, distancia sobre la que se competía entonces.

O de Mayte Zúñiga, primera española finalista en unos Juegos, con su séptimo puesto en los 800 metros de Seúl 1988.

O de María Vasco, cómo no, la primera, y hasta la madrugada del sábado al domingo, única medallista española. Bronce en los 20 kilómetros marcha de Sidney 2000. Nunca se me olvidará aquella sonrisa feliz, y ansiosa, mirando a la medalla que le iban a entregar.

Y ahora Ruth. Historia grandísima de nuestro atletismo. Un oro maravilloso, ganado con esfuerzo, con lágrimas y con sonrisas, con una colaboración estrecha con Ramón Torralbo, un genio de estas cosas, que ha convertido a aquella chiquilla que saltó 1,50 en Laredo, el 7 de julio de 1991 en la mejor del mundo, en la campeona olímpica, en el orgullo del atletismo español (ya lo era antes de ahora).

Ruth pasa al selecto grupo de atletas nacionales que han subido al podio en las tres grandes competiciones: Juegos Olímpicos, Campeonatos del Mundo y Europeos. Hay que recordarlos:

Daniel Plaza (20 km marcha)

Juegos: Oro en Barcelona 1992. Mundiales: Bronce en Stuttgart 1993. Europeos: Plata en Split 1990

Fermín Cacho (1.500 m)

Juegos: Oro en Barcelona 1992 y plata en Atlanta 1996. Mundiales: Plata en Stuttgart 1993 y Atenas 1997. Europeos: Oro en Helsinki 1994 y bronce en Budapest 1998

Valentí Massana (20 y 50 km marcha)

Juegos: Plata en Atlanta 1996. Mundiales: Oro en Stuttgart 1993 y plata en Gotemburgo 1995. Europeos: Bronce en Helsinki 1994

Paquillo Fernández (20 km marcha)

Juegos: Plata en Atenas 2004. Mundiales: Platas en París 2003, Helsinki 2005 y Osaka 2007. Europeos: Bronce en Budapest 1998 y oro en Múnich 2002 y Gotemburgo 2006

Ruth Beitia (Altura)

Juegos: Oro en Río 2016. Mundiales: Bronce en Moscú 2013. Europeos: Oros en Helsinki 2012, Zúrich 2014 y Amsterdam 2016

 

20 agosto, 2016 | 13:44

Bolt y otros coleccionistas de medallas olímpicas

BOLT DE GRASSETras la victoria de Jamaica en el relevo 4x100 metros Usain Bolt suma nueve medallas olímpicas de oro y empata en títulos a otras dos leyendas del atletismo como son el finlandés Paavo Nurmi y el estadounidense Carl Lewis. No les superará, al parecer, porque sigue insistiendo en que estos han sido sus últimos Juegos. Una pena, pero creo que nunca le veremos más en una cita olímpica.

Pero debe quedar claro tanto Nurmi como Lewis tienen en su haber más medallas en total: doce el Finlandés Volador y diez El Hijo del Viento, porque el primero añadió a sus nueve oros tres platas y el segundo una plata.

Tiene una cierta ventaja sobre otros, porque en alguna ocasión consiguió dos medallas en una sola carrera: la individual y la de equipos, que desapareció con el tiempo del programa. Llama la atención que alguna la logró en cross, especialidad que estuvo incluida en tiempos en el programa olímpico. Por cierto, y haciendo un paréntesis, que he escuchado a algún dirigente abogar porque el campo a través vuelva a los Juegos… pero en los de Invierno. No me parece descabellado.

Nurmi gana por dos a Carl Lewis, El Hijo del Viento, o King Carl, que se quedó en una decena. Mientras Nurmi las logró a lo largo de tres Juegos (como Bolt), el estadounidense las consiguió a lo largo de cuatro y es el único, junto a su compatriota Alfred Oerter (disco) que ha ganado en la historia cuatro títulos olímpicos en cuatro ediciones consecutivas y en la misma prueba.

Un inciso. También la velocista estadounidense Allyson Felix batió el récord de medallas de oro femeninas en unos Juegos, aunque con una cifra más modesta: cinco. Hasta ahora estaba empatada en cuatro con la holandesa Fanny Blankers-Koen, la australiana Betty Cuthbert, la alemana oriental Bärbel Ecker-Wöckel y la estadounidense Evelyn Ashford. Todas eran velocistas, aunque Blankers-Koen también triunfó en vallas. Dentro de lo posible haré en los próximos días un post sobre Allyson Felix, velocista extraordinaria y completa y con una clase y técnica excepcionales.

Y volvemos a la categoría masculina. Aquí tenéis a los atletas que más medallas han ganado en la historia de los Juegos. Prescindo de la edición celebrada en Atenas entre el 22 de abril y 2 de mayo de 1906, que no es oficial, aunque la literatura y la estadística anglosajona la incluyen con todos los derechos a efectos estadísticos. Compitieron 984 atletas de 20 países y posiblemente salvaron a los Juegos Olímpicos, al tener éxito deportivo y de participación tras dos desastres como fueron las ediciones de París 1900 y de Saint Louis 1904, que estuvieron a punto de convertir el sueño olímpico en una pesadilla.

 

12     Paavo Nurmi (Finlandia)        

         Amberes 1920: Oro en 10.000, cross individual y por equipos y plata en 5.000

         París 1924: Oro en 1.500, 5.000 3.000 por equipos y cross individual y por equipos

         Amsterdam 1928: Oro en 10.000 y plata en 5.000 y 3.000 m obst.

Se le conocía como El Corredor Matemático porque estudiaba meticulosamente los ritmos de paso y se atenía rigurosamente a ellos, mirando el crono que llevaba en la mano y que arrojaba al suelo en la última vuelta, cuando había que sprintar. Fue declarado profesional en 1932 y se le impidió participar en la maratón olímpica de ese año en Los Ángeles. Reapareció en los Juegos en Helsinki 1952: los finlandeses habían mantenido en secreto el nombre de la persona que iba a encender el pebetero. Y fue él. Una extraordinaria reivindicación ante la plana mayor del COI.

10     Carl Lewis (Estados Unidos)

         Los Ángeles 1984: Oro en 100, 200, longitud y 4x100

         Seúl 1988: Oro en 100 y longitud y plata en 200

         Barcelona 1992: Oro en longitud y 4x100

         Atlanta 1996: Oro en longitud

El hombre que revolucionó el atletismo. En Los Ángeles 1984, con 23 años, igualó la hazaña de Jesse Owens en Berlín 1936 al ganar cuatro oros en 100, 200, longitud y 4x100. Y en Atlanta 1996 empató a Al Oerter al ganar su cuarto título consecutivo en longitud. Oerter lo había hecho en disco entre Melbourne 1956 y México 1968.

9       Usain Bolt (Jamaica)

         Pekín 2008: Oro en 100, 200 y 4x100

         Londres 2012: Oro en 100, 200 y 4x100

         Río 2016: Oro en 100, 200 y 4x100

Para mí, el mejor atleta de todos los tiempos. Impresionante competidor que ha abierto nuevos horizontes en la velocidad. Le gustan los coches rápidos (ha tenido un par de accidentes, sin gravedad, uno de ellos en compañía de Asafa Powell), los nuggets y hacer de pinchadiscos en las noches de Kingston. Una leyenda con el mayor poder mediático de la historia del atletismo.

8       Ray Ewry (Estados Unidos)

         París 1900: Oro en altura, longitud y triple sin carrera

         Saint Louis 1904: Oro en altura, longitud y triple sin carrera

         Londres 1908: Oro en altura y longitud sin carrera

Se le conocía como El Hombre de Goma, por su capacidad prodigiosa para saltar sin carrera. De pequeño contrajo la polio y estuvo postrado en una silla de ruedas, con riesgo de quedar paralítico para siempre. Hizo ejercicios de rehabilitación y terminó convirtiéndose en una estrella olímpica. No podía correr normalmente y por eso se especializó en saltos sin carrera.

8       Wile Ritola (Finlandia)

         París 1924. Oro en 10.000, 3.000 m obst y cross por equipos y 3.000 m por equipos, y plata en 5.000 y cross

         Amsterdam 1928: Oro en 5.000 y plata en 10.000

Otro de los grandes Finlandeses Voladores, en una época en que El País de los Mil Lagos reinaba en las carreras de fondo. Fue el catorce entre 19 hijos de unos humildes granjeros (su padre se casó dos veces), algunos de los cuales fallecieron de niños. Con 17 años, y al igual que varios de sus hermanos, emigró a Estados Unidos y allí se formó como atleta.

6       Ralph Rose (Estados Unidos)

         Saint Louis 1904: Oro en peso, plata en disco y bronce en martillo

         Londres 1908: Oro en peso

         Estocolmo 1912: Oro en peso (suma de los dos brazos) y plata en peso

Un gigante de 1,97 metros de estatura y 110 kilos de peso, sobre todo si tenemos en cuenta la época en la que vivió. Colosal lanzador, que en Saint Louis 1904 consiguió algo insólito: ganar el peso, ser segundo en disco y tercero en martillo. En Londres 1904 fue el abanderado de su equipo y, al contrario de lo que hicieron el resto de países, no inclinó la bandera al pasar ante el palco real, lo que provocó una tremenda irritación británica. Martin Sheridan otro gran atleta estadounidense, dejó claro el asunto. “La bandera estadounidense no se inclina ante ningún rey”.

6      Robert Garrett (Estados Unidos)

         Atenas 1896: Oro en peso y disco y plata en altura y longitud

         París 1900: Bronce en peso y en triple sin carrera

Atleta muy polivalente, que era capaz de ganar medallas en lanzamientos y en saltos en los mismos Juegos, algo que ahora es pura ciencia-ficción. Miembro de una adinerada familia, propietaria de compañías ferroviarias y bancos, se educó en Princeton, una universidad de élite. Cuando decidió participar en los Juegos de Atenas 1896 consultó a profesores y expertos cómo se lanzaba disco en la Grecia Clásica, para afrontar mejor la competición. Se convirtió en banquero y financiero y, muy conservador, se negó siempre a la integración racial en las escuelas.

19 agosto, 2016 | 13:59

Bolt está a un oro de Carl Lewis y Paavo Nurmi

Bolt,

¿Alguien dudaba de que Usain Bolt iba a ganar en los 200 metros, a pesar de los 19.80 de Andre de Grasse en las semifinales? El Relámpago tiene un punto de vulnerabilidad en los 100 metros, pero en la distancia doble es invencible. Ayer consiguió su octava medalla olímpica de oro y tiene ya a tiro al Finlandés Volador Paavo Nurmi y al Hijo del Viento, el estadounidense Carl Lewis. Ambos lograron nueve. El uno en mediofondo, fondo y cross (sí, cross) en los años veinte y el otro en velocidad y salto de longitud en las décadas de los ochenta y noventa.

A esas ocho medallas podría añadir una más esta próxima madrugada, en el relevo. El gran rival será Estados Unidos, lógicamente. Yo creo que los jamaicanos van a llegar los primeros a la meta. Y ahí cerrará Usain Bolt su vida olímpica, si se mantiene en su propósito de no prolongarla hasta Tokio 2020, algo que le ha sugerido su entrenador, Glenn Mills.

Bolt había tenido serios problemas esta temporada, hasta el punto no poder competir en las finales de los Trials de su país tras lesionarse en las semifinales de 100. Afortunadamente para el caribeño el sistema de selección de su país no es tan rígido como el estadounidense, porque si así fuera no le hubiéramos visto en Río.

Por cierto, no me parecieron bien las declaraciones de Justin Gatlin, que vino a decir que a su oponente le habían regalado el puesto en el equipo. Bolt, que yo sepa, no respondió, pero lo tenía fácil: podría haberle recordado al chico de Brooklyn que ha dado dos veces positivo y que sigue en las pistas…

Bolt hizo en Río las peores marcas de su historia olímpica en las finales, porque sus 29 años y sus continuas lesiones le van pesando, pero en todo caso sigue siendo el mejor de los mejores. Tenemos la suerte de haber coincidido en el tiempo con un atleta así, de poder disfrutar con sus cabalgadas, con su espíritu competitivo.

En Pekín 2008 venció con 9.69, récord olímpico, y con 19.30, plusmarca mundial, y en Londres 2012 con 9.63, de nuevo récord olímpico, y 19.32. En Río ya sabéis que sus marcas han sido 9.81 y 19.78. Parece poca cosa, ¿verdad?, pero son registros que nadie más ha podido alcanzar en el Estadio Olímpico.

Entre sus rivales principales me quedo con Andre de Grasse, el canadiense hijo de barbadés y trinitense, emigrados al país norteamericano, que ha sido bronce en 100 y plata en la media vuelta a la pista. Estudiante en la Universidad del Sur de California, de sólo 21 años y que el año pasado ya fue bronce en los Mundiales de Pekín en el hectómetro.

Regresando a Bolt. Ya el año pasado opiné que para mí no sólo era el mejor velocista de todos los tiempos, sino el mejor atleta de la historia, aunque ya sé que todas estas cosas son discutibles, porque hay que comparar diversas especialidades, distintas épocas, circunstancias dispares… Pero que se ha convertido en una leyenda es indiscutible.

En próximas entradas de Carros de Fuego contaré cosas de los hombres a los que esta noche aspira a empatar Bolt en títulos olímpicos: Paavo Nurmi y Carl Lewis. Interesantes personajes, además de maravillosos atletas.

18 agosto, 2016 | 13:47

Dos de las 4 medallas del atletismo en el siglo XXI son 'cubanas'

ORTEGA, RÍOOrlando Ortega, español de pasaporte, pero nacido en La Habana, alcanzó la medalla de plata en los 110 metros vallas de los Juegos Olímpicos de Río e inauguró el medallero español en la ciudad brasileña. Rompía una sequía de doce años, que ya son años. ¿Y quién fue su antecesor en este aspecto? Pues Joan Lino Martínez, otro español de pasaporte, pero nacido en La Habana. Allí ganaron también metales Manuel Martínez en peso (en diferido) y Paquillo Fernández en marcha, sospechosa, en mi opinión). Perdón profundo por el desliz anterior en el que decía que sólo dos medallas habíamos conseguido en el siglo XXI y que ambas eran cubanas. Siempre rectifico cuando meto la peta, siempre pido perdón. Espero que otros hagan lo mismo cuando hagan lo propio. En toso caso, mi error es imperdonable. Lo reconozco Y vuelvo a pedir disculpas, sin esconder la cara.

¡Cuánto le debe España a los atletas nacidos en la maravillosa isla caribeña! Al contrario que en el caso de muchos de los nacionalizados que provienen de Marruecos, que se han formado en nuestro país, todos los cubanos son fruto del trabajo metódico y bien organizado de Cuba. Sí, les debemos mucho, pero no sólo a los atletas nominalmente, sino a esa estructura que un país con mucho menor poder económico que España ha sabido mantener en los tiempos difíciles que allí se han pasado. Y que sigue manteniendo. Y que extrae lo mejor de una población que parece nacida para el atletismo en particular y para el deporte en general.

Es cierto que la mayoría de los cubanos que llegaron a España y obtuvieron la nacionalización mejoraron aquí sus marcas, pero no es menos cierto que esa ha sido una evolución natural, que también hubieran experimentado en la isla. Nosotros no les detectamos cuando eran chavales, nosotros no les formamos cuando comenzaron a destacar, nosotros no pusimos los entrenadores que pulieron su técnica… pero luego hemos tenido los beneficios de todo ello en forma de medallas.

Que quede claro que todo me parece legal, pero no me negaréis que hay algo de injusto que justifica que las autoridades cubanas no estén precisamente satisfechas con la situación. Nosotros, si el caso fuera el contrario, tampoco lo estaríamos.

Orlando Ortega consiguió la novena medalla cubana para España en Juegos Olímpicos y Campeonatos Mundiales y Europeos, tanto al aire libre como en pista cubierta. Esas nueve medallas las han conseguido cinco atletas: Niurka Montalvo (3), Joan Lino e Indira Terrero (2) y Luis Felipe Méliz y Orlando Ortega (1).

La prueba principal ha sido, con diferencia, el salto de longitud, con media docena, por delante del 400 femenino (2) y ahora de las vallas altas. La lista la tenéis en este enlace: Descargar MEDALLAS DE CUBA PARA ESPAÑA

La primera medalla, cronológicamente, la consiguió Niurka, con su oro en la longitud de los Mundiales de Sevilla. La última Orlando Ortega, en estos Juegos de Río que, por otra parte, y salvo algunos apuntes (Bruno Hortelano y Sergio Fernández, con grandes carreras y espléndidos récord nacionales logrados justo en el momento adecuado) están siendo, al menos para mí, bastante decepcionantes. Y ya quedan pocas balas en la recámara: Ruth Beitia, los marchadores… No olvidemos que sólo tenemos una medalla, cubana, y sólo un finalista. Cubano.

17 agosto, 2016 | 03:10

Lavillenie, los nazis y otros abucheos famosos en atletismo

KOZA corte mangasSe quejó el francés Renaud Lavillenie del público brasileño por abuchearle en su lucha por el oro con el local Da Silva, que finalmente le derrotó con récord olímpico de 6,03 metros. Tiene razón. Los abucheos no me gustan en ningún deporte y no los he practicado en mi vida. Dice el perchista galo que algo así no se había visto desde los presuntos abucheos a Jesse Owens en los Juegos de Berlín 1936, abucheos que a mí, lector empedernido de historias olímpicas, no me constan, aunque no digo que no hayan sucedido.

Lavillenie se arrepintió aparentemente de haber comparado al público brasileño con el nazi y pidió disculpas. Demasiado tarde. Le volvieron a abuchear en la entrega de medallas.

Dijo Lavillenie que había que remontarse a 1936 para escuchar abucheos. Tiene escasa memoria. Ha habido otros, mucho más recientes. Dos de los cuales los viví en persona y que cuento por orden cronológico.

En los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, esos en los que el que escribe fue seleccionado en los relevos 4x400, pero no pudo actuar por una lesión en el bíceps femonal derecho en el calentamiento del primer día allí.

La prueba de pértiga fue excepcional. La vi desde la grada, junto a gran parte de la Selección española. Nuestro favorito era el polaco Wladyslaw Kozakiewicz, al que conocíamos algo porque a veces se concentraba en la Residencia Blume de Madrid, junto a otros miembros del equipo centroeuropeo, con algunos de los cuales hicimos amistad.

Koza tenía como grandes rivales a los soviéticos Konstantin Volkov (ruso) y Sergei Kulibaba (kazajo) y cada vez que saltaba era abucheado por la totalidad del estadio. Nosotros intentábamos contrarrestar aquello con nuestros aplausos. Pues bien, ganó Kozakiewicz con 5,78, récord mundial. Y una vez aterrizado en la colchoneta, se levantó y dedicó al público un corte de mangas de antología. Nada disimulado. Algún fotógrafo recogió el instante, en una foto extraordinaria.

Acto seguido Koza fue corriendo hasta la zona donde estábamos y nos hizo una reverencia poniéndose la mano en el corazón. Nunca se me olvidará aquel instante. Hay que añadir que en aquellos momentos Polonia estaba tratando de salir de la órbita soviética, con el sindicato Solidaridad agitando las calles y las fábricas. La rivalidad era extrema y no sólo deportiva.

Para mayor dolor de los soviéticos, el segundo clasificado fue otro polaco, Tadeusz Slusarki y los representantes de la URSS fueron bronce (Volkov) y octavo (Kulibaba). Derrota dolorosa.

Y también recuerdo los Europeos de Stuttgart 1986. Allí el duelo estaba entre el británico Daley Thompson y los alemanes occidentales Guido Kratsmer, Jüngen Hingsen y Siegfier Wentz. En la rueda de prensa previa Thompson, famoso por ser un provocador simpático, pero provocador, dijo que sus tres rivales alemanes, atletas locales no podían ganarle, y lo explicó así: “Kratsmer es demasiado viejo (tenía 33 años), Hingsen demasiado alto y guapo (medía dos metros y había posado desnudo en una revista bañado en oro) y Wentz demasiado inteligente (estudiaba Medicina con matrículas de honor)”. Y añadió: “Voy a ganar yo porque soy bajito, feo y negro”.

Esos comentarios desataron las iras del público alemán. Nunca he visto un estadio abarrotado a primeras horas de la mañana para presenciar el decatlón y muy pocas más, de interés relativo. Y cuando digo abarrotado escribo de 50.000 espectadores.

Abucheo tremendo a Daley Thompson, repetido en cada una de las actuaciones. Una y otra vez. Pues bien, ganó Thomson. Era el mejor. Le volvieron a abuchear cuando recogió su oro. Le daba lo mismo.

Es decir, que los que ahora se escandalizan de que se haya pitado a Renaud Lavillenie (cosa que censuro absolutamente) deben tener más memoria. El atletismo tampoco es un deporte inmaculado.  

15 agosto, 2016 | 13:19

Bolt y Van Niekerk: historia grande del atletismo olímpico

BOLT salida río 100Una noche para no olvidar. Confieso que pensé que Usain Bolt iba a perder con Justin Gatlin, pero empecé a cambiar de opinión al ver al jamaicano en las semifinales. Así y todo, no las tenía todas conmigo. Me equivoqué, ganó Bolt con solvencia y me alegro. No tengo por qué ocultar mi infinita admiración por El Relámpago. También confieso que estaba seguro de que en los 400 metros iba a ganar el sudafricano Wayde van Niekerk y que podría rondar el récord del mundo, a pesar de competir por la calle ocho… o tal vez por ello, que nunca se sabe. Batió el récord, sí, desbancó a Michael Johnson, que me dejó con la boca abierta en los Mundiales de Sevilla 1999, con aquellos 43.18 que ahora han empequeñecido ante los 43.03 del africano.

Vamos con Usain Bolt. ¿Qué se puede decir que ya no se haya dicho? No es que sea el mejor velocista de todos los tiempos, que ya lo era, es que es el mejor atleta de la historia, que también lo era ya antes de poner esta guinda a su historial, que no será la última porque en Río le esperan aún los 200 metros y el relevo. El velocista de la parroquia de Trelawny corrió en un tiempo de 9.84 en las semifinales y creo que ahí basó su victoria mental ante Justin Gatlin, un hombre que se sabe inferior al caribeño en la alta competición. Bolt es uno de esos deportistas (no hay muchos) que ganan la mitad de las competiciones trascendentales antes de ponerse en la línea de salida.

En la final Bolt no salió bien, como casi siempre, pero nadie consiguió esa ventaja mínima para poder llegar al final antes que él. Bolt iba muy atrás, lo vi medio batido, pero su aceleración fue portentosa. Me acordé de Tommie Smith en los 200 metros, con ese cambio de ritmo colosal en los últimos 50 metros del doble hectómetro de los Juegos de México 1968. Bolt me dejó boquiabierto.

Séptima medalla olímpica de oro y tercera consecutiva. Lo nunca visto, en este último aspecto. Bolt subió a los cielos, territorio que frecuenta y del que le cuesta bajarse. Dice que estos son sus últimos Juegos, pero no me extraña que su entrenador, Glen Mills, intente convencerle de que siga hasta Tokio 2020. ¿Qué técnico se resignaría a perder un pupilo así?

Y, ahora, el sudafricano Wayde van Niekerk. Un hombre nacido para la velocidad. Único en la historia capaz de bajar de 10 segungos en 100 metros (9.98), de veinte en 200 (19.94) y de 44 en 400 (43.48 antes, y ahora 43.03), ya en la frontera de una barrera colosal: la de los 43 segundos en la vuelta a la pista. Absolutamente impresionante. Van Niekerk, que nació en Ciudad del Cabo hace 24 años, ya fue campeón mundial la temporada pasada. En la final olímpica de Río bajaron de 44 segundos tres atletas. Un espectáculo.

¿SABÍAS QUE EN 100 METROS…?

El primer campeón olímpico fue el estadounidense Thomas Burke, que ganó en Atenas 1896 con 12.0. De los cinco atletas que compitieron en la final fue el único que salía con cuatro apoyos.

Harold Abrahams, judío británico, fue vencedor en París 1924 y su hazaña inmortalizada brillantemente en la película Carros de Fuego, Oscar en 1981.

Jesse Owens es uno de los velocistas míticos, vencedor de cuatro medallas en Berlín 1936, ante Adolf Hitler. Ganó en 100, 200, longitud y el relevo.

El también estadounidense Harrison Dillard era el mejor vallista del mundo en 1948, pero fracasó en los Trials en esta prueba y compitió en lisos, donde venció. Le llamaban El Huesos, por su escasa consistencia física.

La primera final olímpica en la que todos los competidores fueron de raza negra fue la de México 1968. Jim Hines rompió la barrera de los diez segundos (9.95) y le siguieron Lennox Miller (Jam), 10.04; Charles Greene (Usa), 10.07; Pablo Montes (Cub), 10.14; Roger Bambuck (Fra), 10.16; Melsin Pender (Usa), 10.17; Harry Jerome (Can), 10.20 y Jean-Louis Ravelomanatsoa (Mad), 10.28. Una carrera mítica.

El último campeón olímpico blanco ha sido el británico Alan Wells, que venció en Moscú 1980 en ausencia de los velocistas estadounidenses, que no acudieron a causa del boicot de su país por la invasión rusa de Afganistán. Venció con 10.25, la misma marca que el cubano Silvio Leonard.

Los dos únicos atletas que han ganado dos Juegos Olímpicos consecutivos habían sido, hasta la pasada madrugada, el estadounidense Carl Lewis (Los Ángeles 1984 y Seúl 1988, aquí tras la descalificación del canadiense Ben Johnson por dopaje) y el jamaicano Usain Bolt (Pekín 2008 y Londres 2012). El Relámpago ya tiene tres.

El récord olímpico lo tiene Bolt en 9.63, logrado en Londres 2012. También tiene la segunda mejor marca de los Juegos, por los 9.69 con los que venció en Pekín 2008.

Historias de los 400 metros, en un post cuando lo permita la actualidad olímpica. 

13 agosto, 2016 | 12:46

Atletismo en Río: 12 medallas y 12 años sin ganarlas

 

BEITIA, MADRID ALEGRÍAMiguel Ángel López no pudo conseguir su sueño, y el nuestro, de subir a lo más alto del podio olímpico en Río. Hay que reconocer que su undécima plaza sabe a muy poco, porque se esperaba mucho más del murciano, pero todo el mundo tiene derecho a fallar. No le demos más vueltas. Nos quedan por grandes cosas de Miguel Ángel, estoy seguro.

¿Y ahora? Probablemente no sólo se nos ido al garete una posibilidad de medalla en los Juegos, sino dos, porque si Miguel Ángel López ha fallado en su distancia fuerte, en la que ha sido campeón de Europa (Zúrich 2014) y del mundo (Pekín 2015) es posible que esa posibilidad de medalla que algunos pensábamos que tenía en los 50 kilómetros sea ahora mucho menos real.

Nos quedan otras dos balas, y de bastante solvencia: Orlando Ortega en los 110 metros vallas y Ruth Beitia en salto de altura. Orlando debutará con la Selección. Orlando, nacido en La Habana (una de las ciudades del mundo que más atletas de élite produce) el 29 de julio de 1991, debutará con el equipo español el 16 de agosto, a las 1:40, en las series de 110 metros vallas, donde tiene la tercera mejor marca mundial de la temporada. Las semifinales las afrontará el día siguiente, a la misma hora y la final ese 17 de agosto a las 3:45. Ya sabéis que en estos Juegos Olímpicos hay que irse muy tarde a la cama, pero merecerá la pena, estoy seguro. Por los nuestros y por todas esas grandes estrellas que nos van a deleitar, como nos deleitó la etíope Almaz Ayana con ese récord portentoso en los 10.000 metros en la mejor carrera de la historia.

Resumen breve: Ayana hizo récord mundial; Vivian Cheruiyot récord de Kenia;, Tirunesh Dibaba (Eti), Alice Nawowuna (Ken) y Betsy Saina (Ken), marcas personales; Molly Huddley (Usa), récord de Norteamerica; Yasemin Can (Tur), Gelete Burja (Eti), Karoline Bjerkeli Grovdal (Nor), Eloise Wellings (Aus),  y Emily Infeld (Usa), marcas personales; Sarag Lathi (Sue)récord de su país; Diana Nukuri (Bur), también plusmarca nacional... Es decir, que las trece primeras atletas hicieron los mejores registros de su vida. No sé si habrá habido otra ocasión así, pero lo dudo. Hubo también otros récord nacionales y otras marcas personales posteriores a esas trece primeras atletas, que omito para no hacer esto demasiado farragoso. Un carrera tremenda e inolvidable. Y una ganadora con una elegancia suprema. El fondo hecho arte. 

Volvemos a España. Espero que nos deleite Ruth Beitia, la otra bala del equipo español. Ruth afrontará la calificación el día 18, a las tres de la tarde, y se jugará las medallas el 21 a la 1:30. Como a Miguel Ángel López, lo único que le falta a la santanderina es una medalla olímpica. Miguel Ángel erró el tiro, pero yo creo que Ruth no lo va a fallar. Esta temporada ha saltado dos veces 1,98 metros y es la cuarta del ránking mundial, tras la estadounidense Chaunté Lowe (2,01), la alemana Marie-Laurence Jungfleish (2,00) y la polaca Kamila Litwinko (1,99). Nada será fácil, pero Ruth es una competidora extraordinaria, y, además, intimida con su presencia a las rivales. Como se decía en tiempos de los mediofodnsitas británicos, hasta que la competición no ha terminado, si Beitia sigue en la pista, nadie tiene seguro el oro.

España ha ganado doce medallas a lo largo de la historia. Desde la plata de Jordi llopart en los 50 kilómetros marcha de Moscú 1980 hasta el bronce de Joan Lino Martínez en Atenas 2004. Doce años y doce años que han pasado desde la última. Demasiado tiempo. Hay que poner fin a la sequí.   

JORDI LLOPART. PLATA EN MOSCÚ 1980. 50 KM MARCHA

Estadio Lenin (actualmente Estadio Luzhniki)

Fecha: 30 de julio de 1980

Oro: Hartwig Gauder (Rda), 3h 49:24 Récord Olímpico

Plata: Jordi Llopart (Esp), 3h 51:25

Bronce: Yevgeny Ivchenko (Urss/Ucr), 3h 56:32

Jordi Llopart venía de ser campeón europeo en Praga 1978, primer título para un español en esta competición. Su plata en la capital rusa también es la primera medalla olímpica del atletismo español. En la siguiente edición (Los Ángeles 1984) se clasificó séptimo. Gauder, el campeón en Moscú, había nacido en Alemania Occidental, pero su familia emigró a la Rda en 1960. Ivchenko, medallista de bronce, tenía 42 años.

Otros finalistas españoles: Cuarto: Domingo Ramón, 8:15.8 en 3.000 m obst; Quintos: Francisco Sánchez Vargas, 8:18.0 en 3.000 m obst y José Marín, 1h 26:45.6 en 20 km marcha; Sexto:José Marín, 4h 03:08 en 50 km marcha; Séptimos: Javier Moracho, 13.78 (+0,9) en 110 mv y Antonio Corgos, 8,09 (+0,2) en longitud.

JOSÉ MANUEL ABASCAL. BRONCE EN LOS ÁNGELES 1984. 1.500 METROS

Estadio: Memorial Coliseum

Fecha: 11 de agosto de 1984

Oro: Sebastian Coe (GBr), 3:32.53 Récord Olímpico

Plata: Steve Cram (GBr), 3:33.40

Bronce: José Manuel Abascal (Esp), 3:34.30

El estadounidense Steve Scott se empeñó en que la carrera no fuera táctica y pasó los 800 en 1:56.81, pero fue Abascal quien la rompió con un cambio de ritmo prolongado y mortal a falta de medio kilómetro. Le aguantaron Coe y Cram, que entraron en la meta por este orden. Coe había tenido serios problemas de salud en 1983 (toxoplasmosis, una rara infección, potencialmente mortal) y estuvo internado semanas en un hospital. La prensa británica aseguró que su carrera estaba terminada. Al ganar, se volvió a los periodistas y les desafió “¿Quién decía que estaba acabado?”

Otros finalistas españoles: Sextos: Domingo Ramón, 8:17.27 en 3.000 m obst y José Marín, 1h 25:32 en 20 km marcha; Séptimos: Andrés Vera, 3:37.02 en 1.500, Carlos Sala, 13.80 (-0,4) en 110 mvy Jordi Llopart, 4h 03:09 en 50 km marcha.

DANI PLAZA. ORO EN BARCELONA 1992. 20 KM MARCHA

Estadio Olímpico de Montjuïc (actualmente Estadi Lluís Companys)

Fecha: 31 de julio de 1992

Oro: Daniel Plaza (Esp), 1h 21:45

Plata: Guillaume Leblanc (Can), 1h 22:25

Bronce: Giovanni di Benedictis (Ita), 1h 23:11

Primera medalla de oro olímpico para el atletismo español. Tiró el italiano Mauricio Damilane, pero a falta de 5 km para la meta se quedaron en cabeza Plaza, Guillaume Leblanc y Valentí Massana, que fue descalificado a falta de 800 metros para el estadio, cuando iba segundo. Plaza festejó su victoria enlazando una bandera española con una senyera. El año anterior había sido tercero en los Mundiales de Tokio 1991, pero fue descalificado posteriormente, mientras hablaba con los periodistas en la zona mixta.

Otros finalistas españoles: Sexta: Mayte Zúñiga, 4:00.59 en 1.500; Octavo: Abel Antón, 13:27.80 en 5.000.

ANTONIO PEÑALVER. PLATA EN BARCELONA 1992. DECATLÓN

Estadio Olímpico de Montjuïc (actualmente Estadi Lluís Companys))

Fecha: 6 de agosto de 1992

Oro: Robert Smelik (Che), 8.611

Plata: Antonio Peñalver (Esp), 8.412

Bronce: David Johnson (Usa), 8.309

Antonio Peñalver ya iba tercero al final de la primera jornada, con 4.357 puntos, por detrás del alemán Paul Meier (4.510) y del checo Robert Zmelik (4,435), que iba a ser campeón. En la segunda jornada Peñalver ascendió a la segunda plaza, gracias a un esfuerzo titánico que le hizo acabar exhausto. Estos fueron sus parciales: 11.09 (100), 7,54 (longitud), 16,50 (peso), 2,06 (altura), 49.66 (400); 14.58 (110 mv), 49,68 (disco), 4,90 (pértiga), 58,64 (jabalina) y 4:38.02 (1.500). Faltó a la cita el mejor decatleta mundial, el estadounidense Dan O`Brien, que en los Trias Usa iba a ritmo de récord mundial, pero hizo tres nulos en pértiga y quedó fuera de competición.

Otros finalistas españoles: Ver el espacio dedicado a Dani Plaza.

JAVIER GARCÍA CHICO. BRONCE EN BARCELONA 1992. PÉRTIGA

Estadio Olímpico de Montjuïc (actualmente Estadi Lluís Companys)

Fecha: 7 de agosto de 1992

Oro: Maksim Tarasov (Rus), 5,80

Plata: Igor Tradenkov (Rus), 5,80

Bronce: Javier García Chico (Esp), 5,75

La de García Chico no era una medalla esperada, pero Javier hizo una magnífica competición que le dio la tercera plaza. Saltó a la primera 5,40, 5,60 y 5,70 y a la segunda 5,75, igualando su propio récord español. Luego hizo tres nulos en 5,80, altura en la que se jugó el oro, que fue para Maksim Tarasov porque sobrepasó la medida a la primera, mientras el también ruso Igor Tradenkov necesitó tres ensayos. Sergey Bubka, el grandísimo favorito, falló dos veces en 5,70 y una más en 5,75. Tuvo mal perder: echó la culpa al viento (que era molesto, pero para todos), luego a que sus biorritmos estaban bajos y no aceptó con deportividad su nerviosismo y sus fallos al elegir las pértigas.

Otros finalistas españoles: Ver el espacio dedicado a Dani Plaza.

FERMÍN CACHO. ORO EN BARCELONA 1992. 1.500 METROS

CACHO  

Estadio Olímpico de Montjuïc (actualmente Estadi Lluís Companys)e agosto de 1992

Fecha: 8 de agosto de 1992

Oro: Fermín Cacho (Esp), 3:4012

Plata: Rachid El Basir (Mar), 3:40.62

Bronce: Mohamed Suleiman (Qat), 3:40.69

La carrera fue emocionantísima, pero muy lenta: la menos rápida desde Melbourne 1956. El keniano Joseph Chesire hizo los siguientes pasos: 62.25 (400), 2:06.83 (800), 2:41.5 (al toque de campana) y 3:02.55 (1.200). La batalla final fue vertiginosa y Cacho adelantó por dentro a falta de media vuelta y se fue triunfador hacia la meta, a la que llegó dejándose ir. Sus últimos 400 metros los hizo en 50.5. El argelino Noureddine Morceli, campeón mundial en aquellos momentos, terminó séptimo. El Rey Juan Carlos quiso saludar a Cacho en el palco real. Le dio un abrazo y el soriano le dijo: “Majestad, que estoy sudado”. Posteriormente reconoció que etaba ta nervioso que no estaba seguro de haber dicho o haberlo pensado.

Otros finalistas españoles: Ver el espacio destinado a Dani Plaza.

VALENTÍ MASSANA. BRONCE EN ATLANTA 1996. 50 KM MARCHA

Estadio Olímpico

Fecha: 2 de agosto de 1996

Oro: Robert Korzeniowski (Pol), 3h 43:30

Plata: Mikhail Shchennikov (Rus), 3h 43:46

Bronce: Valentí Massana (Esp), 3h 44:19

Valentí Massana consiguió la medalla que se le había escapado cuatro años antes en Barcelona, al ser descalificado a falta de 800 metros cuando iba segundo. Marcó tiempo líder de paso en los 10 y 20 kilómetros, luego tomó el mando el canadiense Tim Berrett, pero poco después de pasarse los 30 km el polaco Robert Korzeniowski se puso en cabeza y progresó imparablemente, hasta llegar en cabeza a la meta con un último parcial de 10 km en 43:24. Massana marchaba segundo, pero fue desbancado a falta de dos kilómetros para la meta por el ruso Schennikov.

Otros finalistas españoles: Cuarto: Martín Fiz, 2h 13:20 en maratón. Quinta: Rocío Ríos, 2h 30:50 en maratón. Séptimo: Enrique Molina, 13:12.91 en 5.000.

FERMÍN CACHO. PLATA EN ATLANTA 1996. 1.500 METROS

Estadio Olímpico

Fecha: 3 de agosto de 1996

Oro: Noureddine Morceli (Alg), 3:35.78

Plata: Fermín Cacho (Esp), 3:36.40

Bronce: Stephen Kipkorir (Ken), 3:36.72

El momento clave de la carrera se produjo cuando a falta de una vuelta el marroquí Hicham El Guerrouj tocó con su pie por detrás al argelino Noureddine Morceli y cayó al suelo aparatosamente. Cacho saltó por encima de él, trastabillándose, y el incidente benefició extraordinariamente a Morceli, que se colocó cinco metros por delante del español. El norteafricano venció con facilidad, porque la prevista batalla entre él, Cacho y El Guerrouj se frustró por la caída de éste, que acabó el duodécimo y último. Morceli conseguía su victoria consecutiva número 54 en 1.500 y la milla. La última derrota la había sufrido en los Juegos de Barcelona 1992, en los que venció Fermín, que en Atlanta se convirtió en el único español con dos medallas olímpicas.

Otros finalistas españoles: Ver el bloque dedicado a Valentí Massana.

MARÍA VASCO, BRONCE EN SIDNEY 2000. 20 KM MARCHA 

VASCO

Estadio Olímpico

Fecha: 28 de septiembre de 2000

Oro: Wang Liping (Chn), 1h 29:05 Récord Olímpico

Plata: Kjersti Plätzer (Nor), 1h 29:33

Bronce: María Vasco (Esp), 1h 30:23

María Vasco se convirtió en la primera y única mujer española en alcanzar una medalla olímpica. Su técnica, absolutamente limpia (terminó sin avisos) benefició sus posibilidades. Por marcha irregular fueron descalificados mujeres que iban en el grupo cabecero: la china Liu Hongyu (campeona mundial) fue retirada de la prueba en el kilómetro 17; la italiana Elisabetta Perrone (plata en Atlanta 1996), en el 18 y la australiana Jane Saville justo cuando se disponía a entrar en el estadio. La atleta local quiso seguir, pero los jueces lo evitaron. Lloró amargamente por el oro que se le escapaba. Había nacido en Sidney. Será inolvidable para siempre la cara de ansiedad de María Vasco mirando a la medalla de bronce que iba a ser colgada de su cuello.

Otros finalistas españoles: Cuarto: Valentí Massana, 3h 46:01 en 50 km marcha; Quinto: Luis Miguel Martínez Berlanas, 8:22.75 en 3.000 m obst; Sextos: Martín Fiz, 2h 13:06 en maratón, Eliseo Martín, 8:23.00 en 3.000 m obst y Manuel Martínez 20,55 en peso. Séptimos: Andrés Díaz, 3:37.27 en 1.500 y Paquillo Fernández, 1h 21:01 en 20km marcha; Octavo. Juan Carlos Higuero, 3:38.91 en 1.500.

MANUEL MARTÍNEZ. BRONCE EN ATENAS 2004. PESO

Lugar: Recinto Arqueológico de Olimpia

Fecha: 18 de agosto de 2004

MM 

Oro: Adam Nelson (Usa), 21,16

Plata: Joachim Olsen (Din), 21,07

Bronce: Manuel Martínez (Esp), 20,84

La competición se celebró en las ruinas de Olimpia, el lugar en el que se celebraban los antiguos Juegos, territorio casi sagrado para los amantes del atletismo. Hubo gran asistencia de público. La victoria fue del ucraniano Yuriy Bilonog, con 21,16, la misma marca que el estadounidense Adam Nelson. La tercrra plaza fue para el danés Joachim Olsen y la cuarta para el leonés Manolo Martínez. Pero ocho años después de la competición las nuevas técnicas antidopaje detectaron productos prohibidos en la orina de Bilonog, y fue descalificado. Corrió el escalafón y Manolo pasó a convertirse en medallista de bronce. Se hizo justicia.

Otros finalistas españoles: Quintos: Luis Miguel Martín Berlanas, 8:11.64 en 3.000 m obst y Juan Manuel Molina, 1h 20:55 en 20 km marcha; Sextos: Jesús Ángel García Bragado, 3h 44:42 en 50 km marcha y Naroa Agirre, 4,40 en pértiga; Séptimos: Reyes Estévez, 3:36.63 en 1.500 y María Vasco, 1h 30:06 en 20 km marcha; Octavo. Santi Pérez, 3h 49:48 en 50 km marcha.

PAQUILLO FERNÁNDEZ. PLATA EN ATENAS 2004. 20 KM MARCHA

Estadio: Estadio Olímpico

Fecha: 20 de agosto de 2004

Oro: Ivano Brugnetti (Ita), 1h 19:40

Plata: Paquillo Fernández (Esp), 1h 19:45

Bronce: Nathan Deakes (Aus), 1h 20:02

La prueba estuvo marcada por las altas temperaturas, que en el momento de la salida (9:10 de la mañana) ya sobrepasaba los treinta grados. Aún en esas condiciones el italiano Ivano Brugnetti fue capaz de hacer marca personal y llevarse la victoria. La lucha por la plata entre Paquillo Fernández y el australiano Nathan Deakes fue favorable al español.

Otros finalistas españoles: Ver en el bloque dedicado a Manolo Martínez.

JOAN LINO MARTÍNEZ. BRONCE EN ATENAS 2004. LONGITUD

Estadio: Estadio Olímpico

 LINO (1)

Fecha: 24 de agosto de 2004

Oro: Dwight Phillips (Usa), 8,59 (+1,0)

Plata: John Moffitt (Usa), 8,47 (+0,9)

Bronce: Joan Lino Martínez (Esp), 8,32 (+1,3)

El bronce del español nacido en La Habana no estuvo ausente de polémica. En la segunda ronda llegó a 8,32 metros y su puntera rozó la plastilina, pero el juez levantó la bandera blanca. Arrebataba posición de medalla a Chris Tommlinson (8,25), de forma que Gran Bretaña presentó una reclamación, que fue desestimada. Posteriormente se dio un nulo al jamaicano James Bedford, cercano aparentemente a los 8,50, en circunstancias similares al válido de Joan Lino, que se convirtió en el único nacionalizado que ha subido por España a un podio en los Juegos.

Otros finalistas españoles: Ver en el bloque dedicado a Manolo Martínez.

10 agosto, 2016 | 14:51

El reto de Beitia, Hortelano... los mejores resultados olímpicos españoles

BEITIA Y TORRALBO 2015¿Cuáles son los puestos a superar, o igualar, en Río en el historial olímpico del atletismo español? Algunos no se pueden superar, sino empatar: las medallas de oro de Fermín Cacho y Dani Plaza en los 1.500 y los 20 kilómetros marcha de Barcelona 1992. Las demás son superables, obviamente, pero sólo en teoría. En la práctica…

Se trata de comprobar cuáles han sido los mejores puestos conseguidos por atletas españoles en citas olímpicas. Más abajo tenéis la tabla. Llaman la atención bastantes cosas. Por ejemplo, que haya puestos punteros que tienen casi un siglo, como los conseguidos nada menos que en Amberes 1920 por Félix Mendizábal en 100 y Miguel García en 400. Ya sé que algunos me diréis que las marcas de entonces no eran las de ahora, pero respondo que cada uno es hijo de su tiempo y de su época y que no hay que menospreciar estos resultados en una España arrasada por la pobreza, con un deporte casi inexistente. Son marcas de arqueología atlética, cierto, pero esos puestos no han sido superados. Es un hecho.

Barcelona 1992 sigue siendo la edición olímpica que mejores resultados globales aporta al historial: en una docena de pruebas se consiguieron los mejores puestos de siempre. A aquellos Juegos mágicos le siguen Atlanta 1996 (8), Pekín 2008 (7) y Atenas 2004 (6).

Cuatro de los atletas que van a actuar en los próximos días en Río tienen las mejores posiciones históricas en los Juegos Olímpicos: Frank Casañas en disco, Javier Cienfuegos en martillo, Ruth Beitia en altura y Concha Montaner en longitud.

Se pueden mejorar posiciones en varias pruebas, pero, seamos sinceros, no en muchas. Creo que pueden hacerlo claramente Bruno Hortelano en 200 y Orlando Ortega en 110 metros vallas y estoy convencido de que lo va a hacer Ruth Beitia en altura, que, en este caso, se superaría a sí misma, porque ya fue cuarta en Londres 2012. Y hay algunas otras posibilidades.

Aquí tenéis los mejores resultados históricos del atletismo español en cada prueba:

Hombres

100 m. Félix Mendizábal. Amberes 1920. 5º en la 1ª serie. Sin marca

200 m. Francisco J. Gª López. Múnich 1972. 5º en el 5º cuarto. 20.77. Jordi Mayoral. 5º en el 2º cuarto. Atlanta 1996. 20.68

400 m. Miguel García. 4º en el 4º cuarto. Amberes 1920. 52.6, estimado

800 m. Antonio Reina. 3º en la 1ª semifinal. Atenas 2004. 1:46.17

1.500 m. Fermín Cacho. Oro. Barcelona 1992. 3:40.12

5.000 m. Enrique Molina. Séptimo. Atlanta 1996. 13:12.91

10.000 m. Mariano Haro. Cuarto. Múnich 1972. 27:48.14

Maratón. Martín Fiz. Cuarto. Atlanta. 2h 13:20

110 mv. Javier Moracho. Séptimo. Moscú 1980. 13.78. Carlos Sala. Séptimo. Los Ángeles 1984. 13.80

400 mv. José Alonso. 6º en la 1ª semifinal. Seúl 1988. 49.57. Iván Rodríguez. 6º en la 2ª semifinal. Atenas 2004. 49.77

3.000 m obst. Domingo Ramón. Cuarto. Moscú 1980. 8:15.74

Altura. Gustavo Adolfo Becker. Undécimo. Barcelona 1992. 2,28

Pértiga. Javier García Chico. Bronce. Barcelona 1992. 5,75

Longitud. Joan Lino Martínez. Bronce. Atenas 2004. 8,32

Triple. Luis Felipe Areta. Duodécimo. México 1968. 15,75

Peso. Manuel Martínez. Bronce. Atenas 2004. 20,84

Disco. Frank Casañas. Quinto. Pekín 2008. 66,49

Martillo. Javier Cienfuegos. 16º en la calificación. Londres 2012. 73,73

Jabalina. Pedro Apellániz. 17º en la calificación. Londres 1948. 54,64

Decatlón. Antonio Peñalver. Plata. Barcelona 1992. 8.412

20 km marcha. Daniel Plaza. Oro. Barcelona 1992. 1h 21:45

50 km marcha. Jordi Llopart. Plata. Moscú 1980. 3h 51:25

4x100 m. Selección (Javier Arques, Enrique Talavera, Juan J. Trapero y Sergio López). 5º en 2ª semifinal. 39.62

4x400 m. Selección (Antonio Sánchez, Cayetano Cornet, Manuel Moreno y Ángel Heras). 4º en la 3ª eliminatoria. Barcelona 1992. 3:04.60

Mujeres

100 m. Teresa Rioné. 5ª en el 4º cuarto. Los Ángeles 1984. 11.76

200 m. Teresa Rioné. 6ª en el 3º cuarto. Los Ángeles 1984. 23.78

400 m. Sandra Myers. 6º en la 2ª semifinal. Atlanta 1996. 51.42

800 m. Maite Zúñiga. Séptima. Seúl 1988. 1:59.82

1.500 m. Maite Zúñiga. Sexta. Barcelona 1992. 4:00.59. Natalia Rodríguez. Sexta. Pekín 2008. 4:03.19

5.000 m. Matría Cristina Petite. 8ª en la 3ª eliminatoria. Atlanta 1996. 15:48.63

10.000 m. Julia Vaquero. Novena. Atlanta 1996. 31:27.07

Maratón. Rocío Ríos. Quinta. Atlanta 1996. 2h 30:50

100 mv. Josephine Onyia. 5ª en la 1ª semifinal. 12.86

400 mv. Cristina Pérez. 5ª en la 2ª semifinal. Seúl 1988. 55.23

3.000 m obst. Zulema Fuentes-Pila. Duodécima. Seúl 2008. 9:35.16

Altura. Ruth Betia. Cuarta. Londres 2012. 2,00

Pértiga. Naroa Agirre. Sexta. Atenas 2004. 4,40

Longitud. Concha Montaner. 15ª en la calificación. Seúl 2008. 6,53

Triple. Carlota Castrejana. 16ª en la calificación. 14,02

Peso. Margarita Ramos. 13ª en la calificación. Barcelona 1992. 16,82

Disco. Ángeles Barreiro. 25ª en la calificación. Barcelona 1992. 53,14

Martillo. Berta Castells. 20ª en la calificación. Londres 2012. 68,41

Jabalina. Mercedes Chilla. Novena. Pekín 2008. 58,13

Heptatlón. Imma Clopes. 24ª. Atlanta 1996. 5.602

20 km marcha. María Vasco. Bronce. Sidney 2000. 1h 30:23

4x100 m. Ninguna participación

4x400 m. Selección (Esther Lahoz, Cristina Pérez, Gregoria Ferrer y Julia Merino). Barcelona 1992. 3:31.35. Selección (Julia Alba, Norfalia Carabali, Mirian Bravo y Mayte Martínez). Sidney 2000. 3:32.45

'SEPTIEMBRE NEGRO', DE CARLOS FIDALGO

Carlos Fidalgo, que me lee en as.com (Historias Olímpicas) y del que yo he leído El agujero de Heldman', excelente, me hace llegar su libro 'Septiembre Negro', básicamente sobre el atentado terrorista de Múnich 1972, pero también sobre otras cosas olímpicas, acompañado de una nota cariñosa que le agradezco mucho. El libro tiene muy buena pinta y lo leeré de inmediato, en cuanto termine 'Million Dolar Baby', que me tiene emocionado. Carlos Fidalgo y yo, por cierto, no nos conocemos... salvo por nuestras lecturas mutuas. 

Categorías

agosto 2016

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Estás en Carros de fuego, un blog sobre atletismo y todo lo que lo rodea: historia, competición, actualidad, debate... Todo lo que te interesa del atletismo y que no podrás encontrar en ningún otro sitio.

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00