25 mayo, 2015 | 08:00

Owens: hoy hace 80 años nació la leyenda


OWENS 1935

El Día de los Días (hoy hace 80 años) Jesse Owens, un estadounidense negro (1,78 de estatura, 71 kilos de peso, poca cosa para lo que hoy se estila), nieto de esclavos, décimotercer hijo de Harry y Emma (tres de sus hermanos murieron en el parto) comenzó a entrar en la leyenda.

En Ann Harbor (Michigan, Estados Unidos) hizo seis récords mundiales en el espacio de 45 minutos en 100 yardas (9.4, igualado), 200 metros y 200 yardas lisas (20.3) , 200 metros vallas y 200 yardas vallas (22.6) y salto de longitud (8,13 metros). Cierto que esas seis plusmarcas las consiguió en cuatro competiciones (los topes mundiales de 200 metros y 220 yardas iban aparejados), pero la hazaña es colosal.

Lo más impresionante de todo, el salto de 8,13 metros. Dado que tenía, digamos, una agenda apretada, decidió hacer un solo intento. Y aterrizó a una distancia que entonces era una barbaridad y que, incluso hoy, ochenta años después, le puede reportar buenos resultados a alguien que la consiga en el momento idóneo y en el lugar oportuno.

OWENS LONG

Owens había nacido el 12 de septiembre de 1913, en Oackville (Alabama), en el profundo y racista sur estadounidense. Tenía en ese Día de los Días 21 años y ya estaba casado, porque contrajo matrimonio con Ruth Solomon en julio de 1932. Ambos eran menores de edad, de forma que tuvieron que fugarse a Erie (Pennsylvania), que tenía una legislación poco exigente en cuestiones matrimoniales.

Aquel 25 de mayo de 1935 afrontó la competición, llamada Big 10 Conference (un encuentro entre diez grandes universidades), con molestias en la espalda, porque había sufrido un golpe el día anterior jugando al fútbol americano. Defendía a la Universidad Estatal de Ohio y estaba previsto que hiciera sólo la primera prueba, las 100 yardas, y ver qué sucedía. Y como igualó el récord mundial, pues siguió… hasta coleccionar seis récords del mundo.

Volvamos a los 8,13 metros. El objetivo de superar por primera vez en la historia los ocho metros era ya muy claro en la década anterior. En 1925, DeHart Hubbard había saltado 7,89 en Chicago y en 1928, Ed Hamm llegó a 7,90 en Cambridge (Massachusetts), pero ese mismo año el poder norteamericano cedió ante el haitiano Silvio Cator (7,93 en Colombes, Francia) y luego ante el japonés Chuhei Nambu (7,98 en Tokio.

OWENS STEPHENS

Y llegó Owens con sus 8,13 metros. Tuvieron que pasar más de 25 años para que otro estadounidense negro, Ralph Boston, añadiese ocho centímetros a esa medida, el 12 de agosto de 1960, en Walnnut.

Pero cuando Jesse Owens se convirtió en un mito, y hasta hoy mismo, fue un año después en los Juegos Olímpicos de Berlín, nada menos que ante Adolfo Hitler, en pleno esplendor del régimen nazi. Allí ganó cuatro medallas de oro en 100, 200, longitud y 4x100 metros, algo inédito, y que sólo 48 años después fue capaz de igualar Carl Lewis en Los Ángeles 1984.

 

Por cierto, sabéis cómo se llamaba de verdad Jesse Owens. Pues James Cleveland. Y, ¿por qué le llamaban Jesse? Lo cuenta el florentino Roberto L. Quercetani, el maestro del periodismo, de la historia y de la estadística del atletismo, con el que he tenido el honor de colaborar en un libro. Y lo hace citando a William J. Baker, que fue profesor de Historia en la Universidad de Maine y que escribió un libro esencial sobre Owens (Jesse Owens, an American Life).

OWENS4 CABALLO

He aquí el texto que cita Quercetani: “Cuando la maestra (en la escuela primaria de Bolton) le preguntó cómo se llamaba, respondió con un fuerte acento sureño: ‘J. C. Owens’. La maestra entendió Jesse y le preguntó si era así (Jesse y J. C. se pronuncian en inglés, aproximadamente, yesi). ‘J. C., señora’, musitó tímidamente. La maestra tampoco se enteró bien esta vez, y volvió a preguntar si había dicho ‘Jesse’. El niño, tímido y deseoso de que le dejasen en paz, cedió: ‘Sí, señora, Jesse Owens”.

Y en eso se quedó para siempre. 

SUS RÉCORDS EN EL DÍA DE LOS DÍAS

(25 de mayo de 1935)

15:15         h  9.4 en 100 yardas (Igualado)

15:25         h  8,13 en longitud

15:45         h  20.3 en 220 yardas y 200 metros, en recta

16:00         h  22.6 en 200 yardas vallas y 200 mv, en recta

LAS FOTOS

De arriba abajo:

-Jesse Owens, en la única foto conocida del salto de 8,13 en longitud del Días de los Días

-Junto al alemán Lutz Long, plata tras él en los Juegos de Berlín, y que en la calificación le aconsejó y evitó que el estadounidense quedara fuera de la finalEl germano murió en la frente ruso durante la Segunda Guerra Mundial, pocos años después.

-De risas con su compatriota Hellen Stephens, oro olímpico en Berlín 1936 en 100 metros. Tuvo que desnudarse ante los jueces para demostrar que era una mujer y dicen que de ella se prendó Adolf Hitler.

-Venciendo a un trotón, en pruebas de exhibición posteriores a los Juegos berlineses.

 

19 mayo, 2015 | 22:10

Lewis, el gran perdedor (y ganador) del atletismo

 

 

LEWIS tacones

¿Es posible perder una carrera de maratón terminando los 42.195 metros en un tiempo de 2h 03:13, superior en calidad al récord del mundo anterior? Sí, es posible. Que se lo pregunten a Emmanuel Mutai.

¿Es posible saltar más que Bob Beamon en longitud y subir sólo al segundo escalón del podio? Sí, es posible. Que se lo pregunten a Carl Lewis.

¿Es posible correr los 1.500 metros en 3:26.34 y llegar segundo a la meta? Sí, es posible. Que se lo pregunten a Bernard Lagat.

 

                                                                     Carl Lewis, en un anuncio de Pirelli.                                                                          

Y que se lo pregunten también a Dennis Kimetto, a Mike Powell o a Hicham El Guerrouj, los verdugos de esos hombres que hicieron marcas estratosféricas, pero que ni siquiera con ellas alcanzaron la victoria.

Ilustres perdedores. Derrotados de lujo. Hombres que se fueron de la pista mirando al suelo, cuando debían mirar al cielo.

No se me olvidará nunca la frase de Carl Lewis tras acabar segundo en longitud de aquella noche pegajosa (por el calor y la humedad) de los Mundiales de Tokio 1991 con un salto de 8,91 metros (viento favorable de 2,9): “Nunca pensé que saltando más que Bob Beamon iba a ser segundo”. Pero es que su compatriota Mike Powell había llegado a 8,95…

Aparte de su marca ventosa, El Hijo del Viento llegó a 8,87 metros con brisa tenue de 0,2 por segundo. 

Es uno de los grandes derrotados de la historia. Llevaba 65 pruebas consecutivas venciendo... y fue a perder en un Mundial, saltando más que Beamon. Había ganado quince veces consecutivas a Mike Powell (todas en las que se habían enfrentado) y perdió en ese mismo Mundial.

Pero esa derrota no empaña, ni mucho menos, el brillantísimo palmarés de King Carl. Coleccionó títulos olímpicos, títulos mundiales, batió récords en 100 y relevos, asombró al mundo una y otra vez. Fue proclamado como mejor atleta del siglo XX y tiene los mejores promedios en longitud. Un vencedor, que perdió cuando más dolía. 

Y nunca se borrará de mis retinas la imagen de Frank Fredericks en aquella otra noche de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, retirándose cabizbajo de la pista, sin que nadie le hiciera el menor caso, sin que fotógrafo alguno se dignase inmortalizar su desolación. Había corrido los 200 metros en 19.68… pero Michael Johnson, el Expreso de Waco, había batido el récord mundial con 19.32… Esos 19.68 de Frankie ya ni siquiera son la mejor marca para un atleta perdedor: le sucede en ese honor Yohan Blake (19.44), plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 tras Usain Bolt (19.32).

Me gusta, ocasionalmente, echar un vistazo al ránking y ver cómo están los plusmarquistas mundiales no victoriosos, si se puede emplear este término. Es decir, quiénes son esos atletas que han hecho registros prodigiosos y que, sin embargo, no han conocido, gracias a ellos, el triunfo, sino que han saboreado la hiel de la derrota. Una derrota, quizá, aún más dolorosa porque se ha sufrido tras interpretar una maravilla, tras correr más rápido que nunca, o lanzar y saltar más lejos.

La lista, que os ofrezco en este enlace Descargar PERDEDORES, es impresionante, con atletas de altísimo nivel que fueron derrotados cuando lo hicieron mejor que nunca, o casi.

En algunos casos perdieron ante hombres que batieron récords del mundo: Tyson Gay ante Usain Bolt en 100 metros; Nijel Amos ante David Rudisha en 800; Daniel Komen ante Haile Gebrselassie en 5.000; Emmanuel Mutai ante Dennis Kimetto en maratón; Dominique Arnold ante Liu Xiang en las vallas altas; Carl Lewis ante Mike Powell en salto de longitud y Sergey Litvinov ante Yuriy Sedych en lanzamiento de martillo.

Grandes tiempos, grandísimos registros, excelentes prestaciones recompensadas con la segunda plaza, o con la medalla de bronce. Puede parecer poco, pero es mucho.

 

NAIROBI

Ilustres derrotados que mantienen su registro muy alto en el ránking mundial de todos los tiempos. Por ejemplo, Emmanuel Mutai es el segundo de siempre en maratón, superado sólo por el plusmarquista mundial. ¡Qué gran carrera la de Berlín, en septiembre del año pasado!

Carl Lewis es tercero de siempre, no por los 8,91, que fueron ayudados por el viento, sino por los 8,87 que saltó con ligera brisa ¡contraria! Sólo Mike Powell, que aquella noche mágica de Tokio llegó a esos 8,95 y Bob Beamon, con su Salto Cósmico de México 1968, le preceden.

 

Dennis Kimetto y Emmanuel Mutai, festejados en Naironi tras la carrera récord de Berlín.

Otro que también perdió con la que ahora es la tercera mejor marca de la historia es Bernard Lagat, en aquellos tiempos keniano (2001) y desde 2005, estadounidense. Tercera marca, por sus 3:26.34, pero segundo hombre de la historia en las listas, precedido sólo por Hicham El Guerrouj, con el 3:26.12 de aquella carrera espectacular del Memorial Ivo van Damme de Bruselas, en el 2001, y por los 3:26.00 de Roma, en 1998.

Hombres que salieron vencidos de los estadios o de las carreteras a los que hay que rendir un homenaje. Atletas que fueron segundos en pruebas impresionantes. Deportistas que hicieron marcas que para sí quisieran casi todos, pero que ellos consiguieron… en una derrota.

 

 

18 mayo, 2015 | 01:52

El genio Miguel Ángel, la chica ciega y los rusos ¿sospechosos?


LOPEZ MURCIA 2015

Hemos vivido un fin de semana intenso y apasionante, con la Copa de Europa de marcha en Murcia, con la segunda etapa de la Diamond League en Shanghai… y con una chica de 17 años, ciega, que es capaz de saltar 3,50 metros en pértiga. Una barbaridad. Y un ejemplo.

Vamos con la Copa de Europa de marcha.

Yo saco varias conclusiones: que Miguel Ángel López es un genio (ya estaba seguro de ello), que la marcha española tiene futuro y que también tenemos algunos puntos débiles.

 

Lo de definir a Miguel Ángel como un genio no tiene mérito alguno. No hay que ser muy perspicaz para definir así a un joven (lo es para todo, y también para la marcha), capaz de enlazar cuatro años magníficos: quinto en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, bronce en los Mundiales de Moscú 2013 y oro, ¡y qué oro! en los Europeos de Zúrich 2014. Y ahora, nuevo título, esta vez en la Copa de Europa, que, no hay que olvidarlo, es una competición por países… donde las individualidades son las que dan fuerza al equipo.

Un genio, sí. Un chico inteligente, trabajador, consciente de que es muy bueno, pero consciente de que hay otros que también están tocados por los dioses, o casi.

Sigue la estela de los muy grandes de la marcha española: Jordi Llopart, José Marín, Jesús Ángel García Bragado (fue descalificado en esta Eurocopa), Dani Plaza, Valentí Massana... y Paquillo Fernández (¡ay, Paquillo! qué decepción tan grande, con esa Operación Grial que empaña todo lo que has conseguido, de aquí a la eternidad). 

Miguel Ángel está junto a los imprescindibles, a los que han hecho de la marcha una identidad del atletismo español. Creo, sinceramente, que aún no hemos visto casi nada de lo que puede conseguir. En Murcia, desbarató por completo a un marchador que es espléndido: Yohan Diniz. El francés tiene el récord de Europa de los 20 kilómetros y es campeón de los 50, entre otras cosas.

MARCHA MURCIA JÚNIORS

¿Y qué decir de los júniors? Fantástica generación. Chicos y chicas menores de veinte años (las chicas, en la imagen de la izquierda) que se miden con sus rivales europeos y que les derrotan. En sus manos, y en las manos de algunos que les llevan algunos años, está nuestro futuro. En buenas manos, creo.

Que los nombres de los chavales no pasen desapercibidos: Diego García (oro), Pablo Oliva y María Pérez (bronce). Excelentes.

Pero ayer por la mañana, mientras buceaba en la marcha, me desayuné, con una noticia curiosa: Charlotte Brown, una chica de 17 años, era capaz de elevarse por encima de 3,50 metros en pértiga. Nada de particular, me diríais si no conociérais la historia, que supongo que la sabéis.

Y es que Charlotte es ciega. Ante sus ojos tiene sólo algunas sombras inexplicables, algunas luces de no se sabe dónde. Pero en su corazón hay una valentía extrema. 

Cuando tenía unas pocas semanas de vida sus ojos se vieron invadidos, anegados, encharcados, por unas cataratas que casi la ciegan. Hubo que recurrir a la cirugía, a unas lentillas insertadas permanentemente. Pero a los once años todo empeoró y se hizo la oscuridad casi total, con algún destello luminoso por aquí o por allá.

 

CIEGA

Y con catorce años, Charlotte dijo que quería ser pertiguista. ¿Por qué? Confieso que no lo sé, pero así lo decidió. Y tres años más tarde ha sido medalla de bronce en los campeonatos de educación secundaria de Texas, en una prueba realizada en Austin. Tiene catorce zancadas de carrera e inicia el gesto de clavar la pértiga cuando escucha una señal acústica. Y vuela. Y cae en la colchoneta a la espera de que su perro, Vador, le dé unos lametones. Lo he visto en fotos, de verdad. Aquí al lado tenéis el podio en la prueba de Austin (Texas). Charlotte es la chica de la derecha, con su inseparable guía.

  

Cambio de escenario y me voy a Shanghai, a la segunda etapa de la Diamond. No fue tan buena como la anterior, pero estuvo bien, con varios mejores registros del año, incluidos los 14:14.32 de la etíope Almaz Ayana, que la convierten en la tercera atleta de todos los tiempos, tras la etíope Tirunesh Dibaba (14:11.15) y la keniana Meseret Defar (14:12.88).

La atención se centraba en la lucha entre Barshim y Bondarenko en la altura. Primer duelo del año y victoria del qatarí. 

Queda mucho camino por recorrer para ver quién es el mejor esta temporada y, también, para ver si alguno de ellos puede superar a Javier Sotomayor, el más grande entre los grandes, como récordman mundial. Yo pienso que este año se superarán sus viejos 2,45 metros de Salamanca, que yo viví en directo, pero también pensé, no hace mucho, que iba a caer pronto el récord de Stefka Kostadinova en la misma prueba, aquellos 2,09 del Mundial de Roma 1987, que también presencié, y que ahí siguen, creo que ahora fuera de peligro.

Y vuelvo a la marcha. Rusia fue decapitada hace no mucho en esta especialidad. Cayeron campeones olímpicos y mundiales. Una siega en toda regla. Rodaron cabezas, y no sólo de atletas, sino, también, de directivos y técnicos. 

Y ahora llegan a la Copa de Europa de Murcia y vuelven a brillar. Quizá no tanto como antes, pero ahí están, ganando medallas de nuevo, en algunos casos con suficiencia absoluta. ¿Qué pasa?

RUSIA MURCIA-2

 Los bienpensados dirán que el atletismo ruso tiene una base tan amplia que es   lógico que a rey (o reina) muerto le siga un príncipe capaz de alcanzar el trono. Los malpensados asegurarán que han caído unos por dopaje, pero que los que les revelan, tal vez, siguen en el mismo camino, en la misma trampa. Yo, confieso, no sé qué pensar.

 

En la imagen pequeña, la rusa Elmira Alembekova, ganadora este domingo en Murcia en la prueba de los 20 kilómetros. Tiene la mejor marca mundial de todos los tiempos, pero no el récord. La cosa se explica porque sus 1h 24:47 no han sido homologados. ¿Por qué? Porque el pasado 27 de febrero en Sochi (Rusia) no había jueces internacionales. Así son los rusos, a veces. En otras ocasiones grandes marcas no se han homologado, tampoco, porque además de no haber jueces internacionales, no había control antidopaje. 

 

 

15 mayo, 2015 | 12:12

Gatlin y dos 'canguros' de lujo

 Primera etapa de la Diamond League, en Doha (Qatar), y primeras actuaciones sensacionales. Me quedo, lógicamente, con los 9.74 del estadounidense Justin Gatlin en 100 metros y con la prueba de triple salto: el cubano Pedro Pablo Pichardo en 18,06 y el norteamericano Christian Taylor en 18,04.

Nunca dos hombres habían saltado más de 18 metros en la misma competición y sólo Usain Bolt había corrido los 100 metros en un registro superior al del neoyorquino en el mes de mayo.

El Relámpago consiguió 9.72 en Nueva York, el 31 de mayo de 2008, en lo que entonces fue récord mundial. A continuación tenéis las diez mejores marcas históricas conseguidas en mayo (en negrita, la marca con la que finalizó la temporada):

9.72 (+1,7) Usain Bolt (Jam). Nueva York, 31-5-2008. 9.69

9.74 (+2,9) Justin Gatlin (Usa). Doha, 15-5-2015. 

9.76 (+1,8) Usain Bolt (Jam). Kingston, 3-5-2008. 9.69

9.76 (-0,1) Usain Bolt (Jam). Roma, 31-5-2012. 9.63

9.82 (+1,8) Usain Bolt (Jam). Kingston, 5-5-2012. 9.63

9.83 (-0,5). Asafa Powell (Jam). Ostrava, 27-5-2010. 9.82

9.84 (+1,8) Asafa Powell (Jam). Kingston, 7-5-2005. 9.77

9.84 (+0,5). Yohan Blake (Jam). George Town, 9-5-2012. 9.69

9.84 (+1,8) Asafa Powell (Jam), Kingston, 9-5-2015

9.85 (+1,7). Olujosi A. Fasuba (Nig). Doha, 12-5-2006. 9.85

Como puede apreciarse, todos los protagonistas de estas diez mejores marcas del mes de mayo (con la excepción de Fasuba) mejoraron sus registros a lo largo de la temporada, de manera que fueron capaces de mantenerse rápidos en los inicios de la temporada y en sus postrimerías. Un sólo ejemplo: Usain Bolt corrió en 9.72, récord mundial, el 31 de mayo de 2008, en Nueva York, y marcó 9.69 el 16 de agosto de ese mismo año, en la final de los Juegos Olímpicos de Pekín, también récord del mundo. 

¿Y el triple de Doha? Pues un duelo maravilloso entre Pedro Pablo Pichardo y Christian Taylor. Nada menos que 18,06 para el cubano de Santiago y elestadounidense de Fayetteville. Nunca, jamás, dos hombres habían volado por encima de los dieciocho metros en una misma competición. Otro hecho histórico que presagia una temporada esplendorosa en esta prueba y en otras muchas.

Hasta el momento sólo se han conseguido siete saltos más allá de la tremenda barrera de esos 18 metros. Son estos:

18,29 (+1,3) Jonathan Edwards (GBr). Gotemburgo, 7-8-1995

18,09 (-0,4) Kenny Harrison (Usa). Atlanta, 27-7-1996

18,06 (+0,8) Pedro Pablo Pichardo (Cub). Doha, 15-5-2015

18,04 (+0,3) Teddy Tamgho (Fra). Moscú, 18-8-2013

18,04 (+0,8) Christian Taylor (Usa). Doha, 15-5-2015

18,01 (+0,4) Jonathan Edwards (GBr). Oslo, 9-7-1998

18,00 (+1,3) Jonathan Edwards (GBr). Londres, 27-8-1995

Hay otras seis marcas con viento superior al permitido, entre las que destaca sobremanera los 18,43 metros logrados por Jonathan Edwards el 25 de junio de 1995, en la localidad francesa de Villenueve d'Asq, son sólo 2,4 metros de viento a sus espaldas. 

Y este domingo, nueva etapa, la segunda, de la Diamond. Ahora en Shanghai, con un duelo espectacular en salto de altura entre el qatarí Barshim y el ucraniano Bondarenko. 

Os recomiendo a Harry, como siempre. Esta vez sobre si Gatlin es realmente tan rápido: http://sprintmania.blogspot.com.es/2015/05/realmente-esta-gatlin-mas-rapido-que.html 

                                               

 

                                                              

 

          

12 mayo, 2015 | 03:31

Una monja, un terrorista, una maratón...

 

Un atentado brutal, una maratón clásica sacudida por el horror, persecución de los asesinos, más muertes, un juicio (que llega estos días a su final) al terrorista sobreviviente, que es declarado culpable de todos los cargos, algunos de los cuales se castigan con la pena de muerte. Y en eso aparece una religiosa católica, para ayudar a un asesino musulmán. Una religiosa que escribió un libro de éxito, obra que dio origen a una película dura y maravillosa, o maravillosamente dura. Una historia del deporte, de la condición humana, de la maratón, de la intransigencia religiosa, de atletismo, de la lucha por seguir adelante…  

La monja: Hellen Prejean, de las Hermanas de San José de la Medalla. De religión católica. Tiene 76 años y está considerada como una de las más importantes activistas por la derogación de la pena de muerte. Ha sido consejera espiritual de varios condenados a ser ejecutados. Fundó una asociación llamada Sobrevive, destinada a ayudar a víctimas de delitos violentos. Su libro Dead Man Walking (Hombre Muerto Caminando) dio origen a la película Pena de Muerte. Hellen Prejean asiste espiritualmente a Dzhokhar Tsarnaev.

BOSTON MONJA

 

 

 

 

 

 

 

                                                                          

Hellen Prejean, la religiosa católica

El terrorista vivo: Dzhokhar Tsarnaev, nacido hace 21 años en Kirguistán, de padre checheno y de madre ávara, una comunidad caucásica. Musulmán, cuya fe ha derivado paulatinamente hacia posiciones integristas y violentas. Sus progenitores pidieron asilo político en Estados Unidos. Les fue concedido y reagruparon a su familia. Causó una masacre en la Maratón de Boston y posteriormente fue detenido por la policía.

BOSTON TERRORISTA

 

 

 

 

 

                                  

 

                                                                        

 

Dzhokhar Tsarnaev, para el que piden la pena capital.

La Maratón: La prueba de Boston se celebra el segundo lunes de abril, desde 1897, en el Día del Patriota. Nació a imagen y semejanza de la carrera olímpica de Atenas 1896. En 2013, dos bombas caseras colocadas en las cercanías de la línea de meta causaron la muerte de tres personas y heridas a 282, algunas con gravísimas amputaciones. El cerebro de la operación fue Tarmerlán Tsarnaev.

El terrorista muerto: Tarmerlán Tsarnaev, que tenía 27 años cuando ideó y ejecutó el atentado en Boston. Hermano mayor de Dzhokhar, sobre el que tenía una gran influencia psicológica, y al que condujo hacia el integrismo más agresivo. Tras el atentado huyó junto a su hermano, mató a un agente de seguridad y posteriormente fue abatido por la policía. Dzhokhar está siendo juzgado en la misma ciudad en la que cometió el atentado.

El juez: George A. O’Toole preside el Tribunal Federal de Boston. Hace algunas semanas Dzhokhar fue declarado culpable de 30 cargos, algunos de los cuales conllevan la pena de muerte, vigente en el Estado de Massachusetts. El alegato de la fiscal fue contundente y demoledor.

Nadine Pellegrini: La fiscal. Calificó al acusado de “la peor pesadilla para Estados Unidos”, le definió como “imperturbable y sin remordimientos” y se preguntó: “¿Por qué la pena de muerte es apropiada para él?”, para responderse: “Porque tramó un complot para matar. Consideraba a la gente que estaba allí como sus enemigos. Creía en el terrorismo”. Reforzó su alegato con un vídeo amateur en el que se veía a gente derribada en el suelo con sangre alrededor y se podía escuchar el llanto desesperado de algunos niños. Hubo tres muertos y 282 heridos, bastantes de ellos con graves amputaciones.

Krystle M. Campbell: Gerente de un restaurante, de 29 años. Fallecida.

Lü Lingzi: Una mujer china de 23 años, estudiante en la Universidad de Boston. Fallecida.

Martin Richard: Un niño de ocho años. Fallecido. Como las anteriores víctimas mortales, estaba en la grada viendo llegar a los corredores. Su madre y su hermana de seis años sufrieron heridas.

Judy Clarke: La abogada defensora. Experta en juicios en los que se solicita la pena de muerte. Ante las claras evidencias de que su defendido era culpable, orientó su estrategia a librarle de la pena capital. Para ello argumentó que era dependiente psicológicamente de su hermano Tarmerlán, el fallecido.

De nuevo la monja: Ante el fracaso de su línea de defensa, Judy Clarke optó por tocar el corazón del Jurado y este lunes hizo declarar en el juicio a Hellen Prejean, que ha visitado al terrorista varias veces en la cárcel y que aseguró que Dzhokhar Tsarnaev “lamenta verdaderamente lo que hizo”. Una historia que se repite, porque la religiosa también defendió en 1980 a Robert Lee Willie, que, junto a su amigo Jesse Vaccaro violó a una joven de 18 años y posteriormente raptó a una pareja, violó a la chica de 16 y disparó al chico, que quedó paralítico. La religiosa también se relacionó con Patrick Sonnier, condenado a muerte en 1982 por el asesinato de dos adolescentes. No consiguió salvarle de la pena capital. Contó sus experiencias en el libro que fue inspiración de la película que en España se estrenó con el nombre de Pena de Muerte.

Tim Robbins: Director, guionista y productor de la película, estrenada en 1995. Un clásico del cine carcelario y jurídico, ganadora del Oso de Plata en Berlín, que también premió a Sean Penn, el actor que encarnó al asesino, y nominada a cuatro Oscars, de los que ganó uno.

Susan Sarandon: La mujer que dio vida a Hellen Prejean en Pena de Muerte. Hizo una interpretación fantástica que le valió el Oscar a la mejor actriz principal.

Otra vez la Maratón: Boston es una carrera clásica, la más antigua de celebración anual y una de las más prestigiosas de cuantas se celebran en el mundo, junto a Nueva York, París, Londres o Berlín. En 2014, doce meses después del atentado, corrieron miles de personas más que el año del atentado, desafiando al miedo en una ciudad blindada. Llegaron a la meta algunos heridos por las bombas de 2013, aclamados como héroes por el público. Fue una fiesta deportiva, un ejemplo de cómo se puede combatir el terror. Y la prueba continúa, impulsada por auténticos héroes.

Rebekah Gregory: Resultó herida aquel 15 de abril de 2013. Se ha sometido a 35 intervenciones quirúrgicas y ha perdido la pierna izquierda. Utiliza una prótesis a la que llama Felicia y permite a su hijo Noah, que también fue herido, que juegue con ella algunas veces. Felicia tiene las uñas pintadas de azul, haciendo juego con las del pie derecho, y con ella corrió Rebekah los últimos tres kilómetros y medio de la maratón bostoniana. Aunque a un precio terrible, esa heroína ha derrotado al terrorismo.

El próximo post, más distendido y agradable: en Doha empieza el viernes la Diamond League, con nueve atletas que son campeones del mundo en la actualidad y con otros 18 que ganaron plata o bronce, incluida Ruth Beitia. Lo disfrutaremos. 

10 mayo, 2015 | 14:49

Powell gana a Bolt por 84-40 en carreras sub 10 segundos

Carrera número 84 de Asafa Powell por debajo de los diez segundos en los 100 metros, según la estadística oficial de la IAAF. Una barbaridad. El antiguo estudiante de Medicina Deportiva en la Universidad Tecnológica de Kingston, hijo de un predicador protestante, domina este aspecto como nadie, aunque sus logros cronométricos, impresionantes, no se correspondan con su catálogo de medallas en la alta competición.

La marca número 84 por debajo de esos diez segundos en la prueba más corta del atletismo olímpico la ha conseguido Asafa en la madrugada del sábado al domingo, en la pista del Estadio Nacional de Kingston, con 9.84. Nadie había roto este año la barrera de los diez segundos, pero en la carrera lo hicieron tres hombres: Powell, el estadounidense Ryan Bailey (9.93) y el jamaicano Nesta Carter (9.98). Otro caribeño, Andrew Fisher, rozó la barrera: 10.01. Y todo ello con un viento de +1,8.

La velocidad se empieza a animar. Bolt parece que está muy bien, como acreditan esos 8.65 lanzados de los Relevos Mundiales. Gay y Gatlin, dos de sus rivales más encarnizados, también corrieron muy rápido en esa competición, en la que los yanquis superaron a los chicos de la Isla de la Velocidad. Y ahora aparece Powell, bien escoltado por Carter y Fisher.

La pista comienza a estar caliente…

Hasta el momento, históricamente, han bajado de los diez segundos 85 atletas, una cifra que crece año a año, pero que en esta temporada aún no se ha incrementado, porque tanto Powell como Carter y Bailey ya sabían lo que era correr por debajo de esa frontera, que rompió por primera vez el norteamericano Jim Hines, en los Juegos Olímpicos de México 1968. Aquellos en los que sucedieron cosas maravillosas: ruptura de las barreras de los 10 segundos en 100, de los 20 en 200 y de los 44 en 400, irrupción de los mediofondistas y fondistas africanos, un hombre saltando altura ¡de espaldas!, otro volando hasta 8,90 en longitud, caída de un récord tras otro en la calificación y en la final de triple salto… Una colección de portentos.

Ochenta y cinco hombres han roto esa barrera, y al frente de ellos Asafa Powell, que lo consiguió por primera vez en Kingston, el 12 de junio de 2004, con 9.99, y por última en la misma ciudad, el 9 de mayo de 2015.

En total, 84 carreras sub 10.00. De ellas, en ocho ha bajado de 9.80 y en 39 de 9.90. Su mejor registro, 9.72.

¿Quién le sigue?

Podría pensarse que su compañero y amigo Usain Bolt, pero no es así. El segundo en este ránking es el estadounidense Maurice Greene, con 53 carreras. El Relámpago es tercero, con 40. Y les siguen los norteamericanos Justin Gatlin (39) y Tyson Gay (32), el jamaicano Nesta Carter y el trinitense Ato Boldon (28), el namibio Frankie Fredericks (27), el también jamaicano Yohan Blake (24) y el estadounidense Mike Rodgers (23). Esos son los diez hombres que mas veces han bajado de los diez segundos.

Carl Lewis, un mito viviente del atletismo y del deporte en general, bajó en quince ocasiones de esa barrera, con lo que se sitúa duodécimo, inmediatamente por detrás de Donovan Bailey (16), canadiense nacido en Jamaica.

¿Cómo terminará el año en el Club de los 9.9? Se incrementará la lista, sustancialmente. Entrarán en ella velocistas nuevos, se mantendrán otros y nadie, nadie, podrá ni siquiera aproximarse a la colección de registros sub 10.00 de Asafa Powell. Aunque sea un atleta maldito a la hora de conseguir medallas, porque, individualmente, nunca ha logrado un metal olímpico y sólo tiene dos bronces mundialistas. Muy poco para un sprinter capaz de correr por debajo de los diez segundos como un rutina.  

07 mayo, 2015 | 00:59

Marta Domínguez: castigo inevitable

 

  DOMINGUEZ, Marta SENADO

 

                                                                                    

 

                                                                                  

 

                                                                                  

Marta Domínguez, en el Senado.

El juicio contra Marta Domínguez ya tiene fechas: 24 y 25 de junio. Y lugar: Lausana (Suiza). El TAS, una especie de Tribunal Supremo del Deporte, decidirá en esos dos días sobre si es culpable de dopaje, aunque la sentencia no se dará, probablemente, hasta finales de agosto. Las fechas las comunicó ayer y podéis comprobarlas aquí:

http://www.tas-cas.org/en/general-information/news-detail/article/list-of-hearings-1.html

A esta instancia jurídica llega el caso de la senadora del Partido Popular a iniciativa de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), ante la negativa de la Federación Española (RFEA) a sancionar a la que entonces (ahora ya no) consideraba la mejor atleta nacional de todos los tiempos. José María Odriozola, por cierto, es presidente de la Española y miembro del Consejo Directivo de la IAAF. Curioso: pertenece a un organismo que la absolvió y a otro que quiere que se la condene.

La IAAF considera que el Pasaporte Biológico de Marta Domínguez muestra claramente que la campeona mundial de 3.000 metros obstáculos en Berlín 2009 se dopó, bien administrándose EPO o bien con autotransfusiones sanguíneas, ambos métodos rigurosamente prohibidos en cualquier deporte.

 La RFEA (su Comité de Disciplina Deportiva) estimó que no había motivo para sancionar. Ya nos había avergonzado cuando también absolvió a Alemayehu Bezabeh, cogido prácticamente in fraganti en el transcurso de la Operación Galgo, bautizada así por la Guardia Civil en honor de Marta Domínguez, y en la que el fondista de origen etíope fue el único sancionado. En todo ese embrollo estaban Manuel Pascua Piqueras, Eufemiano Fuentes…

Yo creo que a Marta Domínguez no la salva ya nadie y que su castigo es inevitable. Me parece que el peso de la ley deportiva va a caer sobre ella en Lausana. Lo de menos serán los cuatro años de sanción. Lo de más, que será desposeída de su título mundial de 3.000 metros obstáculos en Berlín 2009 y de su plata europea de Barcelona 2010. Y, se supone, devolver los premios en metálico que ganó por ello.

Está estigmatizada, porque en estos casos suele ponerse en duda todo, absolutamente todo, no sólo lo que va a ser presumiblemente objeto de sanción. ¿En qué punto empezaron las presuntas irregularidades de Marta? ¿En aquel agosto de 2009? ¿Antes?

La palentina, en otro tiempo, ya casi lejano, orgullo del atletismo y del deporte español en general, ha intentado evitar por los medios más rocanbolescos (algún día sus triquiñuelas jurídicas serán objeto de análisis en las facultades de Derecho) que llegase este juicio. Porque ella, y su abogado, José Rodríguez, saben que el TAS sanciona siempre (creo que no hay ninguna excepción) en casos similares a ella.

Marta tenía un prestigio inmenso, casi sobrenatural, pero la Operación Galgo la ha dejado absolutamente tocada, cuando no hundida. Y su nombre ya había aparecido en la Operación Puerto… La Federación Española la defendió a capa y espada durante mucho tiempo, se negó a condenarla, la ensalzó… Pero poco a poco las cosas fueron cambiando.

José María Odriozola, que fue catedrático de Bioquímica, siempre ha defendido el pasaporte biológico, y reclamó su instauración cuando aún no estaba vigente en el atletismo. Pero resulta que ese pasaporte biológico, para él un arma fundamental, se ha vuelto en contra de su atleta más mimada, de la niña de sus ojos. Y su primera reacción fue protegerla. Bueno, la primera, la segunda…

DOMINGUEZ, Marta, con ODRIOZOLA

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                                    

 

 

                                                                                      

José María Odriozola y Marta Domínguez.

Pero ahora las cosas han cambiado. Miembros de la RFEA repiten como una especie de mantra que la mejor atleta de todos los tiempos (título no hace mucho reservado sin discusión a Marta) es Ruth Beitia, atleta maravillosa, pero que no ha sido nunca campeona mundial ni tiene la quinta mejor marca del mundo de todos los tiempos, sino la vigésimo cuarta.

Cuando se presentó el magnífico libro Cronología de los Récords y Mejores Marcas Españolas de Atletismo, en el Consejo Superior de Deportes, alguien, habitualmente fiable, me dijo que la palentina no fue invitada. Sin embargo, una persona responsable directa de la publicación me afirma lo contrario, y le concedo credibilidad absoluta. De forma que rectifico lo que se escribió originalmente en este blog. Marta sí fue invitada, pero no acudió y ni siquiera respondió. Otros muchos plusmarquistas tampoco estuvieron presentes, aunque la cifra de los que sí estuvieron (estuvimos) allí fue increíblemente amplia.

Probablemente soy malpensado, pero me parece que en la RFEA suponen que la sanción es inevitable y se intenta desmarcarse lo más posible de una atleta (o exatleta, aunque ella no ha confirmado, que se sepa, su retirada) que ha pasado de reina a maldita.

Si hay sanción para Marta, como ha quedado dicho, deberá devolver su medalla de oro en los 3.000 metros obstáculos en los Mundiales de Berlín 2009 y la de plata en los Europeos de Barcelona 2010. Curiosamente, en ambas competiciones libró una dura batalla con la rusa Yuliya Zaripova (plata en Berlín, oro en Barcelona), que también ganó los Mundiales de Daegu 2011 y los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y que ha sido sancionada por dopaje... sanguíneo, similar al de Marta.

 ¡Qué cosas, que vergüenza y qué pena!

 

04 mayo, 2015 | 11:21

Usain Bolt: más rápido que nunca

 BOLT NASSAU 2015 (2) 

 

 

 

 

 

Bailey precede un Bolt rapidísimo en Nassau 2015.

Hay que comenzar escribiendo en condicional: si los datos facilitados por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) son correctos, Usain Bolt habría corrido en los Relevos Mundiales de Nassau 2015 más rápido que nunca en la posta final de un relevo 4x100 metros: 8.65. Obviamente lanzado, con la ventaja que eso supone.

Tiempo esplendoroso, desde luego. El más rápido de que se tenga noticia en la historia. Hay que hacer notar, en todo caso, que la precisión en esta medida puede no ser absoluta y que se desconoce la velocidad del viento, porque en los relevos, lógicamente, no se mide.

Debo decir que este post se basa en una grandísima parte en los datos facilitados por Harry, un habitual (esa suerte tenemos) de este Carros de Fuego, experto en velocidad. Otros los he rastreado por aquí y por allá, en los libros de historiales de récords mundiales que publica periódicamente la IAAF y en los destinados cada dos años a los Campeonatos del mundo, además del clásico Anuario, al que los que nos dedicamos a esto llamamos La Biblia.

Una cosa es segura: si la medición es correcta (está facilitada oficialmente por la IAAF, repito), nadie ha volado como Usain Bolt en la última posta de un relevo 4x100 metros, en la historia, aunque en el conjunto del trabajo es posible que algún registro se me haya escapado. También hay que aclarar que no siempre se hacen estas mediciones.

Pero vamos a esos 8.65 de El Relámpago. Sus compañeros llevaron el testigo hasta los 300 metros en un tiempo de 29.03, significativamente lento. Estados Unidos llegó a ese mismo tramo en 28.55. Evidentemente, ni siquiera un atleta como Usain Bolt puede vencer por sí mismo en un relevo, que es un trabajo en equipo. Bolt corrió mucho, pero por delante tenía a un atleta solvente, como Ryan Bailey (mejor marca personal de 9.88, aunque en 2010).

BOLT NASSAU 2015 (3)

 

                                                                      

 

                                                                         

Bolt, tras la derrota, saluda Bailey en Bahamas.

Según los datos de Harry, la llegada más veloz de Jamaica en la historia hasta los 300 metros (28.14) se produjo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, en el actual récord del mundo. Nesta Carter, Michael Frater y Yohan Blake, por este orden, colocaron a Usain Bolt en una situación privilegiada, y éste finalizó apoteósicamente, en 8.70. Pero aclara Harry que Estados Unidos, en esa misma carrera, llegó en 28.09, la mejor prestación de todos los tiempos. Corrieron Trell Kimmons, Justin Gatlin y Tyson Gay y cerró el cuarteto Ryan Bailey. Como en Nassau hace pocos días. Los norteamericanos batieron el récord de su país (37.04), igualando la plusmarca mundial anterior.  

Los parciales más veloces en la última posta de un relevo 4x100 serían estos:

8.65 Usain Bolt (Jam). Relevos Mundiales de Nassau 2015

8.69 Usain Bolt (Jam). Campeonatos Mundiales de Moscú 2013

8.70 Asafa Powell (Jam). Juegos Olímpicos de Pekín 2008

8.70 Usain Bolt (Jam). Juegos Olímpicos de Londres 2012

8.73 Asafa Powell (Jam). Mundiales de Berlín 2009

8.80 Usain Bolt (Jam). Mundiales de Daegu 2011

8.83 Ryan Bailey (Usa). Relevos Mundiales de Nassau 2015

8.84 Asafa Powell (Jam). Mundiales de Osaka 2007

8.85 Carl Lewis (Usa). Juegos Olímpicos de Barcelona 1992        

8.86 Carl Lewis (Usa). Mundiales de Roma 1987

8.88 Usain Bolt (Jam). Juegos de la Commonwealt Glasgow 2014

8.90 Carl Lewis (Usa). Herculis Mónaco 1990

8.92 Leroy Burrell (Usa). Mundiales de Stuttgart 1993

8.94 Donovan Bailey (Can). Mundiales de Atenas 1997

8.98 Carl Lewis (Usa). Mundiales de Helsinki 1983 

Notas:

-Los 8.70 de Powell en Pekín 2008 aparecen en otras fuentes como 8.73.

-Carl Lewis corrió con su club, el Santa Mónica, en Mónaco 1990, no con la selección estadounidense, aunque era prácticamente la misma.

Y no os perdais los comentarios de Harry en este blog. Aquí nos ofrece un link interesante: https://www.youtube.com/watch?v=SQEne2ea2bA

02 mayo, 2015 | 14:16

Bolt (casi) nunca falla en la alta competición

 

BOLT, Usain Moscú 2013

 

 

 

 

 

                                                                        

 

 

 

Usain Bolt, ganador en los Mundiales de Moscú.

Ha dicho Usain Bolt en Nassau (Bahamas), en vísperas de los Relevos Mundiales, que está muy tranquilo de cara a los Campeonatos Mundiales de Pekín, a celebrar el próximo mes de agosto en el impresionante estadio Nido de Pájaros, ese en el que apabulló en los Juegos Olímpicos de 2008, ese el que ganó con 9.69 en 100 metros, 19.30 en 200 y 37.10 en relevos 4x100, en los tres casos récords mundiales en aquellos momentos.

Plusmarcas que superó posteriormente por él mismo en otros grandes Campeonatos: el de 100 (9.58) y el de 200 (19.19) en los Mundiales de Berlín 2009, y el de 4x100 metros, primero en los Mundiales de Daegu 2011 (37.04) y luego en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (36.84).

Y es que hablar de los grandísimos éxitos cronométricos y competitivos de Usain Bolt es hablar, básicamente, de las grandes citas. El Relámpago parece programado para deslumbrar, precisamente, en las pruebas cumbres de cada temporada, en el momento culminante, en ese al que hay que llegar en la mejor forma posible, libre de lesiones, listo para rendir al máximo en el momento más crítico y de mayor presión, junto a otros atletas que también saben lo que es alcanzar el máximo en el mejor momento.

Bolt es un maestro en ese aspecto.

Nunca (o casi nunca) falla en la alta competición. De hecho sólo ha fallado una vez: en aquellos Mundiales de Daegu 2011 donde la tremenda presión que sintió ante el gran estado de forma de su amigo, compañero de entrenamientos y compatriota Yohan Blake le forzó a hacer una salida nula de libro: se puso en marcha incluso antes de que activase el disparo.

Usain Bolt sólo ha salido en tres ocasiones sin medalla de oro en un Mundial o en unos Juegos Olímpicos, pero sólo una, esa de Daegu, puede ser calificada de fallo. Las otras dos derrotas las experimentó en los Mundiales de Osaka 2007, pero no deben considerarse fallos, repito, porque entonces Usain no era todavía el Bolt que a todos nos ha maravillado posteriormente.

Este año el jamaicano afronta otra gran cita, los Mundiales de Pekín 2015. Y su objetivo para la capital china es triple, y de triple en oro: ganar los 100, los 200 y los relevos 4x100 metros. ¿Lo conseguirá? Falta mucho, mucho, y las primeras sensaciones que ha dado el caribeño no son nada especiales, pero yo apuesto a que sí, a que estará en lo más alto, una vez más.

Desde que está en la élite, estas son sus actuaciones en Campeonatos del Mundo y Juegos Olímpicos. 

Mundiales de Osaka 2007: Plata en 200 con 19.91 (-0,8), por detrás del estadounidense Tyson Gay (19.76), y plata en 4x100 (37.89), batido el equipo jamaicano por Estados Unidos (37.78). Entonces Bolt hizo la segunda posta, la que yo pienso que se adapta mejor a sus cualidades como atleta.

Juegos Olímpicos de 2008: Oro en 100 (9.69), 200 (19.30) y 4x100 (37.10), récord mundial en las dos últimas especialidades. En el relevo hizo la tercera posta, con Asafa Powell en la cuarta.

Mundiales de Berlín 2009: Oro en las tres pruebas, con registros de 9.58 (100), 19.19 (200), récords mundiales vigentes, y 37.31. También corrió la tercera posta y también con Asafa Powell cerrando el equipo.

Mundiales de Daegu 2011: Eliminado en la final de 100 metros por una salida nula clarísima. El título fue para Yohan Blake (9.92, con -1,4). Oro en 200 (19.40) y en el relevo (37.04, récord del mundo). Bolt corrió por primera vez en un gran Campeonato en la cuarta plaza.

Juegos Olímpicos de Londres 2012: Oro en las tres especialidades, con 9.63, 19.32 y 36.84, récord del mundo, con El Relámpago también en la cuarta posición del equipo.

Mundiales de Moscú 2013: Oro en 100 (9.77), 200 (19.66) y 4x100 metros (37.36), también en la última plaza del cuarteto.  

Es decir, de 17 posibilidades de medalla de oro en Mundiales y Juegos Olímpicos, Usain ha conquistado nada menos que catorce, con dos platas, cuando aún no era el mejor, a lo que hay que sumar la descalificación de Daegu en el hectómetro.

Para abundar en el tema: aquí tenéis el puesto que ocupó entre sus mejores marcas del año la conseguida en estas grandes citas.

Mundiales de Osaka 2007

200 m: 19.91, tercera

Juegos Olímpicos de Pekín 2008

100 m: 9.69, primera

200 m: 19.30, primera

Mundiales de Berlín 2009

100 m: 9.58, primera

200 m: 19.19, primera

Mundiales de Daegu 2011

200 m: 19.40, primera

Juegos Olímpicos de Londres 2012

100 m: 9.63, primera

200 m: 19.32, primera

Mundiales de Moscú 2013

100 m: 9.77, primera

200 m: 19.66, primera

Es decir, que, salvo en 2007 (aún no era una estrella) Usain Bolt siempre consiguió en los momentos cumbres su mejor marca personal.

¿Hay quién dé más en el instante clave?

¿Hará lo mismo en Pekín, en agosto?

30 abril, 2015 | 13:43

Dopaje: Kenia resiste en maratón aunque está vigilada

 

KIPCHOGE rotterdam 2014

 

 

                                                                     

 

                                                                        

 

 

                                                                            

 

El keniano Eliud Kipchoge, líder mundial en 2015.

Alguno de vosotros me lo hizo llegar en los comentarios que escribís en Carros de Fuego: veremos qué hace Kenia en la maratón tras la vigilancia a la que está sometida ahora en cuanto al dopaje se refiere. Ya sabéis que ha habido sanciones, la más notoria la de Rita Jeptoo, una de las mejores maratonianas del mundo, cazada con EPO y descalificada dos años.

Kenia levantó sospechas, hasta se instaló un laboratorio cercano a los campos de entrenamiento de Eldoret. Las autoridades kenianas, sensibilizadas por el problema, tratan de elaborar leyes antidopaje que puedan conducir a prisión a los involucrados en casos de consumo o tráfico de sustancias prohibidas, entre ellos los propios atletas que den positivo.

Todo esto se desarrolló básicamente durante 2014, año en que la maratón keniana deslumbró, con récord mundial incluido a cargo de Dennis Kimetto (2h 02:57). Y entonces, claro, surge la pregunta: ¿qué hará Kenia en maratón una vez destapada esta guerra contra el dopaje?

Pues vamos a tratar de averiguarlo. Llegamos al final del mes de abril, término a lo que venimos en llamar maratones de primera, calificación no correcta del todo, pero que vale para entendernos, y puede ser un momento propicio para analizar un poco qué ha pasado, comparando las marcas conseguidas entre el 1 de enero y el 30 de abril de 2014 y 2015.

Primero, el resumen: Kenia aguanta el tipo y mantiene su potencial en términos generales sobre la etapa anterior (cuando se supone que había menos vigilancia) y, en algunos casos, la mejora. El resumen del resumen: el antidopaje más estricto no afecta al maratón keniano.

Y ahora, vamos por partes y, en primer lugar, en la categoría masculina.

Líderes del año: leve regresión en 2015, pero una regresión de sólo trece segundos, que ni siquiera podría calificarse así.

Por países: En la clasificación entre los 20 mejores de la temporada, Etiopía mandaba en 2014, pero Kenia domina en 2015, y pasa de sumar 78 puntos a conseguir 115.

Por tramos de marcas: Kenia tiene los mismos atletas por debajo de 2h 05, pero dos más por debajo de 2h 06, número que se eleva a tres en el tramo sub 2h 07, a ocho en el 2h 08, a once en el 2h 09 y a ocho en cuanto a atletas con menos de dos horas y diez minutos.

¿Y qué pasa en la categoría femenina? Aquí las cosas son algo distintas, pero de ningún modo se produce una debacle de las africanas.

Líderes del año: En 2014 la mejor keniana fue Edna Kiplagat, líder del ránking mundial (recuerdo que el estudio está hecho siempre en el tramo 1 de enero-30 de abril) y en 2015 Gladys Cherono, segunda de las listas mundiales, pero con mejor marca: 2h 20:21 por 2h 20:03.

Por países: En la puntuación entre las veinte mejores sí se ha producido una clara regresión: Kenia ha sido segunda tanto en 2014 como en 2015 (por detrás de Etiopía) pero si en el primer año sumó 75 puntos en el segundo sólo llegó a 35.

Por tramos de marcas: Kenia tuvo dos atletas por debajo de 2h 22 en 2014 y otras tantas en 2015. Perdió una atleta en el tramo de sub 2h 23, empata en sub 2h 24 y mejora en atletas con marcas por debajo de 2h 25.

La conclusión general es obvia: el mayor control antidopaje no ha frenado sustancialmente la maratón de Kenia, aunque sí pueden aparecer algunas trazas de estancamiento en la categoría femenina.

Aquí tenéis los datos concretos:

Hombres

(Del 1 de enero al 30 de abril)

Líder mundial

2014: Wilson Kipsang Kiprotich (Ken), 2h 04:29. Londres, 13 de abril (1º)

2015: Eliud Kipchoge (Ken), 2h 04:42. Londres, 26 de abril (1º) 

Clasificación por países (20 puntos al 1º, 19 al 2º y así sucesivamente)

2014: 1. Etiopía, 154; 2. Kenia, 78

2015: 1. Kenia, 115; 2. Etiopía, 84

Atletas kenianos por tramos de marcas

Sub 2h 05: 2 (2014) – 2 (2015)

Sub 2h 06: 2 (2014) – 4 (2015)

Sub 2h 07: 6 (2014) – 9 (2015)

Sub 2h 08: 10 (2014) – 18 (2015)

Sub 2h 09: 20 (2014) – 31 (2015)

Sub 2h 10. 37 (2014) – 45 (2015)

Mujeres

Líder mundial

2014: Edna Kiplagat (Ken), 2h 20:21. Londres, 13 de abril (1ª)

2015: Mare Dibaba (Eti), 2h 19:52. Xiamen, 3 de enero (1ª). Primera keniana: Gladys Cherono Kiprono, 2h 20:03 (3ª). Dubai, 23 de enero (2ª)

Clasificación por países (20 puntos al 1º, 19 al 2º y así sucesivamente)

2014: 1. Etiopía, 78; 2. Kenia, 75; 3. Japón, 14; 4. Rusia, 13; 5. Letonia, 12

2015: 1. Etiopía, 121; 2. Kenia, 35; 3. Bahréin, 13; 4. Ucrania, 12; 5. Rusia, 11

Atletas kenianas por tramos de marcas

Sub 2h 20: 0 (2014) – 0 (2015)

Sub 2h 21: 2 (2014) – 2 (2015)

Sub 2h 22: 2 (2014) - 2 (2015)

Sub 2h 23: 3 (2014) – 2 (2015)

Sub 2h 24: 3 (2014) – 3 (2015)

Sub 2h 25: 5 (2014) – 7 (2015)

Categorías

mayo 2015

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Estás en Carros de fuego, un blog sobre atletismo y todo lo que lo rodea: historia, competición, actualidad, debate... Todo lo que te interesa del atletismo y que no podrás encontrar en ningún otro sitio.

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00