« Mapoma: qué mañana la de aquel día | Inicio | Maratón de Boston: gloria y tragedia »

13 abril, 2017 | 12:02

Martín Fiz, la leyenda de un maratoniano

ANTONFIZas.com ha puesto en marcha una serie de informaciones que tratan de ponernos al día sobre qué ha sido de deportistas que fueron estrellas en su momento, ya retiradas de la primera línea. Ha iniciado la serie mi compañero y amigo Enrique Ojeda con Maisa Lloret y Ernesto Pérez Lobo, gimnasta diez y judoca con medalla olímpica, respectivamente. Y me corresponde tomar el relevo con Martín Fiz, cuyos éxitos conoceréis de sobra y cuya información saldrá de inmediato.

De Martín guardo muchos recuerdos, pero sólo voy a destacar cuatro. Por orden cronológico.

Primero. Su victoria en aquella apoteosis de los Europeos de Helsinki 1994, en los que ganó el oro por delante de Diego García y de Alberto Juzdado. Diego, antiguo pescador, falleció años después mientras rodaba tranquilamente, ya retirado. Una tragedia. Alberto había sido ilustrador de Niños Jesús y luego fue contratado por Paco Perela, fundador de Mapoma, como sabéis, en su empresa de embutidos. Tanto Martín como Alberto portaron a hombros, entre otros, el féretro de su rival y amigo. 

Segundo recuerdo, un año después. En los Mundiales de Gotemburgo 1995, Fiz y el mexicano Dionicio Cerón iban en cabeza a pocos kilómetros de la meta y el centroamericano dio un tirón brusco y se marchó hacia la meta. El alavés, en lugar de responder al ataque, que es lo que todos pensábamos que iba a hacer, se mantuvo tranquilo. Miró su pulsómetro y, según aclaró después, estaba seguro de que su oponente iba muy por encima de sus posibilidades. Tenía razón. Dionicio (no Dionisio) pinchó espectacularmente y Martín le adelantó como un ave a un tren de mercancías. Y venció.

Tercer recuerdo. Atlanta 1996. Cuarto puesto. El mejor conseguido jamás en los Juegos Olímpicos por un maratoniano español, aunque para él fue una decepción. Pudo ser mejor, pero el responsable de la especialidad (no quiero decir el nombre) le equivocó al señalar a un coreano como “el malo” cuando resulta que el coreano se que se había distanciado era el bueno. Y le quitó la medalla a Martín Fiz. 

No se me olvidarán las lágrimas de Martín en el estadio de la capital de Georgia. Y jamás se me borrará de la memoria su frase lapidaria poco después, en la zona mixta de prensa: “He perdido un tren que sólo pasa cada cuatro años”. Lo perdió, cierto.

Cuarto recuerdo. Atenas 1997. Mundiales sobre el circuito clásico de la maratón, ese que se supone que recorrió Feidípides (o Filípides) con motivo de la batalla en la que Milciades derrotó a los persas en aquellas guerras intermitentes e interminables entre el imperio asiático y los griegos, fueran atenienses o espartanos o una suma de éstos y de otros.

Carrera tremenda, bajo condiciones infernales, con temperaturas inhumanas. Se quedaron en cabeza Martín Fiz y Abel Antón, codo con codo, pero siempre con el vitoriano tirando. Se distanciaron de todos los demás de forma clara. Martín era consciente de su menor velocidad terminal, de forma que tentaba a Abel: “Dame relevos”. Y Antón le dijo que no. “Martín, los demás vienen muy lejos”. Cada uno intentaba jugar sus cartas, como en una partida de póquer. Cuando faltaba poco para la llegada Antón se distanció sin problemas. Martín ni siquiera reaccionó. Oro y plata, en todo caso.

Yo estuve en todas y cada una de estas batallas y lo único que puedo decir, con independencia de quien ganara o perdiera, es que estoy tremendamente agradecido por haberlas presenciado.  

Publicar Comentario

Comentarios

Hola Ángel.
Una puntualización. El Campeonato del Mundo de 1995 se celebró en Gotemburgo, no en Helsinki.
En cuanto al comentario sobre Diego García (plata en Helsinki), su fallecimiento ocurrió, precisamente, un día antes de la Azkoitia-Azpeitia de 2001, tras haberse retirado de la élite en la Behobia del 2000, y mientras rodaba con su amigo Alejandro Gómez en los alrededores de Loyola. Estaba previsto un homenaje a su trayectoria al día siguiente, que se convirtió en el homenaje más amargo posible.

Un abrazo.

www.soycobarde.com

Para Chema. Tienes razón en lo de Gotemburgo. Ha sido un lapsus que modifico a continuación. Yo estaba allí y uno de mis mejores amigos (quizá el mejor, Juan Carlos Polavieja) hizo una foto espectacular de Martín en la meta, que fue premiada al ser seleccionada en una exposición de la IAAF. De la muerte de Diego no he querido dar muchos detalles, porque fue doloroso para mí. Fui advertido por la mañana en un día libre, marché al periódico a toda pastilla e hice parte de la información atándome un nudo en la garganta. Sérperfectamente las circunstancias en las que murió. Pero estaba trotando, más o menos, no compitiendo.
Muchas gracias, Chema.
Un saludo.
Ángel

Me lo imagino, Ángel.
Siempre que sale, me gusta recordar a Diego. Precisamente la pasada semana pude disfrutar de nuevo del mágico ambiente de su carrera, y allí lo tienen extraordinariamente presente. Por eso también me gusta rendirle ese pequeño homenaje hablando de él cuando se puede.

Gracias a ti, Ángel. Me alegro enormemente que estés de vuelta por estos lares, por los que se te echaba de menos.

www.soycobarde.com

Para Chema. Muchísimas gracias. Regreso, pero con dificultades. Dije que con más ilusión que nunca y es verdad, pero con unos ojos que ya no son cosa de otro mundo y que me dificultan mucho el trabajo. Pero haré todo lo que pueda y bastante más, porque yo no me he rendido jamás.
Un abrazo, amigo.
Ángel

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

* campo obligatorio

Categorías

agosto 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Estás en Carros de fuego, un blog sobre atletismo y todo lo que lo rodea: historia, competición, actualidad, debate... Todo lo que te interesa del atletismo y que no podrás encontrar en ningún otro sitio.

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00