as.com Ver todos los blogs >

Ciencia y medallas

Ciencia y medallas

Un blog diferente. Trato de aproximar la ciencia al deporte, trasladar los avances en medicina deportiva, en fisiología del ejercicio, a las pistas, las piscinas y las canchas. La lucha contra el dopaje, ese monstruo invisible que amenaza con destruir el deporte, será otro de los pilares de esta bitácora. Mi gratitud hacia todos los que se asomen por aquí.

Categorías

Calendario

junio 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

publicidad

« agosto 2012 | Inicio | octubre 2012 »

miércoles, 26 septiembre 2012

¡Cuidado con las camas elásticas!

Camas

En los últimos años han proliferado. Son muchas las casas con jardín que cuentan con camas elásticas, de tamaños variables, algunas con red, otras sin ella, con el objetivo de que los niños jueguen solos o acompañados. El problema es que el riesgo que conllevan es superior a lo que se piensa.

La revista 'Pediatrics', una de las publicaciones médicas con mayor factor de impacto en el mundo, acaba de publicar un preocupante artículo en su número de Septiembre. El trabajo, firmado en equipo por el Council on Sports Medicine and Fitness de la Academia Americana de Pediatría, consiste en una revisión exhaustiva de todas las lesiones generadas por estas camas elásticas caseras. El modo en que se generó la lesión y su incidencia son los dos principales objetos de estudio.

La conclusión del estudio es que las camas elásticas que se sitúan en las casas no son seguras. Sólo en Estados Unidos, las camas elásticas han originado 98.000 lesiones con un resultado de 3.100 hospitalizaciones. Más concretamente, el trabajo expone que la mayoría de las lesiones se producen cuando hay varios muchachos (el estudio abarca tanto niños como adolescentes) en el interior de la cama elástica.

En realidad, estas lesiones han sido estudiadas desde los años ochenta. 'Pediatrics' publicó en 1984 una revisión de casos de tetraplejia originados por lesiones en camas elásticas y desde hace años, la Academa Americana desaconseja su uso. El estudio describe dos situaciones como las más peligrosas: las caídas fuera del trampolín y los intentos de salto mortal.

El trabajo de los pediatras americanos finaliza con una clara recomendación en contra de instalar camas elásticas en las casas. En cuanto a la especilidad de trampolín dentro de las competiciones de gimnasia, el estudio recomienda extremar las medidas de seguridad por las alturas tan elevadas que alcanzan los deportistas.

Archivado en

viernes, 21 septiembre 2012

Los penaltis y el puño izquierdo

Puño

El cerebro no deja de sorprendernos. Y los investigadores tampoco. Un estudio recién publicado por psicólogos de la Universidad Técnica de Munich ha profundizado en técnicas para que los deportistas afronten mejor las situaciones de máxima presión mental. En concreto, se pidió a futbolistas que apretaran con fuerza el puño izquierdo, incluso comprimiendo una pequeña pelota, para comprobar si esto activaba áreas del cerebro que lo tranquilizaran. Y la técnica funcionó.
El estudio, realizado por investigadores alemanes, acaba de ser publicado por el Journal of Experimental Psychology. Se llevó a cabo con tres grupos de deportistas: futbolistas, yudokas y jugadores de badminton. A todos ellos se les pasaron pruebas en condiciones tranquilas y en condiciones de presión (ante público o una cámara de vídeo). En la investigación, realizada de forma exclusiva con diestros, se les hizo apretar el puño izquierdo en unos casos y apretar el puño derecho en otras ocasiones, siempre con anterioridad al momento de máximo estrés. Posteriormente se compararon los datos registrados con una y otra mano.
"Cuando los deportistas no rinden al nivel esperado es porque se centran demasiado en pensar en los movimientos que deben realizar. Y lo que tienen que hacer es justo lo contrario, no pensar en ello para que se expresen los movimientos que han automatizado en el entrenamiento durante años", ha declarado Jurgen Beckmann, de la Universidad Técnica de Munich. La realización de actividades con la mano izquierda está controlada por el hemisferio derecho del cerebro, que además es el encargado de las acciones automatizadas. Y la hipótesis de los investigadores es que justamente hacer trabajar a esta mitad del cerebro antes de un instante de elevada presión nerviosa mejora el rendimiento.
Los resultados del estudio, en el que participaron 30 futbolistas, 14 yudokas y 18 jugadores de badminton, fueron demoledores: cerrar el puño izquierdo sí mejoró el rendimiento y la concentración. Por el contrario, cuando se apretó la mano derecha antes de lanzar un penalti bajo presión, los porcentajes no mostraron más aciertos. Los investigadores aclaran en su trabajo que la técnica de apretar una bola o simplemente cerrar el puño izquierdo sólo vale para deportes de precisión, en este caso el lanzamiento de un penalty o un putt en el golf. "No serviría para fuerza pura (halterofilia) o resistencia (maratón)", afirmaron los investigadores.
 ¿Y los zurdos? ¿Por qué no fueron incluidos en el estudio? "Porque sabemos muy poco todavía sobre ellos y sobre su cerebro", sentenció el doctor Beckmann. Pues nada.

Archivado en

martes, 18 septiembre 2012

El fútbol americano y los 10 segundos

Holliday

Es la gran asignatura pendiente del fútbol americano. A pesar de ser un deporte en el que la velocidad es crucial (los tests en 40 yardas son una prueba determinante en muchos casos para fichar o no a un jugador), jamás en la historia de la NFL el deporte rey de los americanos ha contado con un velocista capaz de correr los 100 metros en menos de 10.00, el muro que separa a los buenos velocistas de la auténtica élite mundial.

Usain Bolt está harto de oir bravuconadas de los hombres del balón ovalaldo. El hombre más rápido de la historia, que congeló el cronómetro en 9.58 en el Olympiastadion de Berlín, ha tenido que escuchar de todo. Chris Johnson, de los Tennesee Titans, dijo que era más rápido que el jamaicano. "Lo vemos en la pista cuando él quiera", le respondió con tranquilidad el plusmarquista mundial. Bolt nunca se enoja.

La realidad es que esta temporada el fútbol americano sí iba a contar con un auténtico hombre rápido, nada menos que un medallista olímpico. Jeff Demps, campeón universitario de 100 metros y plata en Londres con el 4x100 estadounidense, con un récord personal de 10.01, iba a integrar las filas de los New England Patriots, pero cayó en los descartes de la pretemporada. 

¿Quién es el hombre más rápido que ha pisado las canchas del fútbol americano? Aunque dos grandísimos atletas como Bob Hayes, campeón olímpico en Tokio'64, o el vallista Renaldo Nehemiah han jugado en la NFL, con los cronos en la mano, el hombre más rápido se llama Trindon Holliday (en la imagen). Pero jamás llegó a romper el muro de los 10 segundos. Se quedó a las puertas.

Estos son los hombres rápidos que han competido en la NFL:

10.00    Trindon Holliday    Houston Texans

10.01    Jacoby Ford    Oakland Raiders

10.06    Bob Hayes    Dallas Cowboys

10.10    Willie Gault    Chicago Bears 

Archivado en

viernes, 14 septiembre 2012

¿Padecía autismo Bobby Fischer?

 

Fischer

Han pasado ya 40 años. El inolvidable 'choque de Reykijavik' entre el estadunidense Bobby Fischer, un genio irrepetible del ajedrez, y el soviético Boris Spassky, un grandísimo jugador siempre infravalorado, no ha vuelto a ser superado en la historia del ajedrez, ni siquiera por los Karpov-Kasparov. El duelo de 1972 contó con todos los ingredientes de drama para convertirlo en una película insuperable. La guerra fría y el poder de una mente inmensa, imprevisible.

Acabo de leer un excelente reportaje biográfico sobre Fisher, de Daniel Entrialgo, en la revista 'GQ'. Y me viene a la cabeza constantemente la idea de que el genio de Brooklyn pudiera haber padecido lo que ahora en psiquiatría infantil se denomina TEA (trastornos del espectro autista), incluso un subtipo llamado síndrome de Asperger. 

Fischer se comportó siempre con retraimiento. Tuvo constantes problemas para relacionarse con sus semejantes. ¿Genialidad? ¿Introversión? ¿Sintomatología compatibe con trastornos del espectro autista? ¿Simple timidez? ¿Desinterés por el mundo de una mente superior? 

Los islandeses sufrieron auténticas pesadillas durante la organización del inolvidable Mundial del 72. Fischer no paraba de introducir nuevas exigencias para jugar las partidas. Perdió la segunda por incomparecencia, estaba dispuesto a abandonar el campeonato y sólo continuó porque Spassky, un caballero, un hombre generoso, aceptó todas sus condiciones, incluso jugar en una habitación trasera. Fischer venció con rotundidad ... para renunciar al título en 1975.

Son los especialistas los que deberían determinar si Fischer padecía o no un TEA. Por cierto, en España hay dos grandes expertos, los doctores Joaquín Fuentes y Amaia Hervás, no en vano San sebastián será la sede en 2013 del Congreso Mundial de la patología. La realidad es que el genial ajedrecista de Nueva York (fue campeón absoluto de los Estados Unidos con sólo 14 años) cumplía con una buena parte de la sintomatología del autismo, como los problemas de comunicación, los comportamientos repetitivos, las conductas antisociales o las exigencias para mantener rituales de todo tipo. 

El final de Fischer encaja a la perfección con su biografía. Se trasladó a vivir a Islandia, cambió de nacionalidad y vivió una vida de reclusión casi total en el país que lo catapultó a la fama y donde el ajedrez es la religión nacional. El lugar ideal para borrarse del mundo. El aislamiento perfecto.

Archivado en

domingo, 09 septiembre 2012

Los árbitros altos tienen más éxito

 

Trio

 

A veces los estudios científicos son asombrosamente sencillos. Esta semana acaba de publicarse, en la revista 'Evolutionary Psychology' un estudio que confirma una tesis muy simple: los árbitros de fútbol de elevada estatura progresan más, tienen más éxito en su carrera, que los árbitros de baja estatura.

El trabajo lo firma el doctor Gert Stulp, doctor en Psicología de la Universidad de Groninga (Holanda). Y su método de investigación fue muy sencillo. Tomando como objeto de estudio los últimos Mundiales de fútbol y la Liga francesa, el equipo liderado por Stulp analizó la estatura de todos los árbitros en comparación con la de todos los jueces de línea. Los resultados no ofrecieron ningún espacio a la duda. Los promedios de estatura de los árbitros fueron superiores a los de las tallas de los jueces de línea. Esto se confirmó tanto en los Mundiales de fútbol como en la competición francesa.

Los investigadores analizaron también la estatura de los árbitros de la Bundesliga y llegaron a dos conclusiones llamativas. Los más altos pitaban menos faltas, es decir, mostraban un mayor control del juego y, además, eran elegidos para pitar los partidos más difíciles, es decir, aquellos en los que el equipo visitante era de alto nivel.

Las conclusiones de los investigadores se resumen en que, en el fútbol profesional, los árbitros más altos muestran una autoridad superior. "Como sucede en el reino animal", concluye el doctor Stulp, "entre los humanos, la estatura también suele ir asociada al dominio, el estatus y la autoridad". Ahí queda escrito.

Archivado en

sábado, 08 septiembre 2012

¿Cuáles son los límites del ser humano?

   Merritt

 Es la eterna pregunta. En el atletismo y la natación, dos deportes que buscan el rendimiento máximo, la superación de todas las barreras previas, surge de forma inevitable la cuestión de la posible existencia de límites que no se pueden sobrepasar. El sentido común dice que hay límites inalcanzables, que el ser humano nunca correrá los 100 metros en menos de ocho segundos ni bajará de tres minutos en 1.500 metros. Sin embargo, los records siguen cayendo. La exhibición de Aries Merritt en Bruselas, en el último suspiro del año olímpico, ha vuelto a poner sobre la mesa la vieja pregunta: ¿Cuáles son los límites del ser humano?

Los 12.80 de Merritt en los 110 metros vallas suponen una rebaja enorme. Siete centésimas de segundo son un mundo en una prueba en la que se empezaba ya a pensar que los records iban a ser batidos centésima a centésima. El chino Liu Xiang dejó el récord en 12.88 y el cubano Robles lo arañó dos años después con un ajustadísimo 12.87. Tres años más tarde, el bocado que ha recibido la plusmarca en Bruselas ha sido enorme.
¿Por qué se siguen batiendo los records? ¿No se alcanzará nunca un tope absoluto, imposible de superar? El atletismo y la natación basan su progreso en los nuevos sistemas de entrenamiento, la fisioterapia, los suplementos nutricionales, los avances científicos en aparatos de gimnasio, la transmisión del conocimiento entre deportistas, los ejercicios con pesas, el trabajo de flexibilidad ... y la aparición, marcada por la genética y la detección de talentos, de físicos cada vez mejor dotados para determinadas especialidades.
La mente es otro factor decisivo. Cuando Bob Beamon saltó 8,90 metros en México, hace casi medio siglo, un científico estadounidense exclamó: "Ha logrado ese salto porque nadie le dijo que era imposible". Hubo incluso quien predijo que era imposible acercarse a los nueve metros en salto de longitud porque los tendones se romperían con la aplicación de la potencia necesaria para un salto de esa magnitud. A Aries Merritt, un vallista de 27 años, del Estado de Georgia, tampoco le avisó nadie de que era imposible recortar 0.07 al récord de Robles. A Merritt le sobra talento. Fue campeón mundial junior, el sello que distingue a los atletas con una genética prodigiosa.

 

Archivado en

sábado, 01 septiembre 2012

Armstrong y el libro de Hamilton

Hamilton

 

 

'The Secret Race'. La carrera secreta. Así se llama el libro que ha escrito Tyler Hamilton, ex compañero de Lance Armstrong. La editorial ha decidido adelantar su lanzamiento al mercado en dos semanas. El próximo miércoles sale a la calle.

Hamilton y Landis, dos dopados, han sido dos de los testimonios más relevantes entre los utilizados para sancionar a Armstrong. Se dice que son una docena de ciclistas los que han testificado en contra del estadounidense.

Ya he escrito en alguna ocasión que no dispongo de información de primera mano para juzgar si Armstrong utilizaba EPO o no. Si se transfundía sangre o no. Entiendo a los que opinan que puede ser inocente y simplemente se ha tardado de luchar. Y entiendo a los que opinan que una docena de testimonios, quizá coincidentes, tienen fuerza.

Por lo que ha trascendido, el libro de Hamilton (un ciclista que ha trampeado, ha mentido y al que muchos no darán credibilidad) explica que durante los años en que triunfó Armstrong, el ciclismo de élite profesional era un mundo en el cual el dopaje era simplemente universal, casi obligatorio.

Hamilton habla de transfusiones sanguíneas en España (lo que es seguro es que él sí cometió dopaje sanguíneo: dio positivo por transfusión), de un plan de dopaje diseñado por Armstrong para todo el equipo y con intimidaciones de por medio. Cuenta también un positivo de Armstrong con EPO en 2001 en la Vuelta a Suiza. Un positivo, al parecer, tapado por un directivo de la UCI amigo suyo. 

Habrá quien no otorgue ninguna credibilidad a Hamilton. Lo entiendo. Habrá quien lea el libro con espíritu crítico, de separar el grano de la paja. Leí el libro de David Millar, otro dopado. Se llama 'Racing through the dark'. Lo encontré interesante. Pero no hay que pasar por alto un aspecto importante en estos libros. El oportunismo.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00