as.com Ver todos los blogs >

Ciencia y medallas

Ciencia y medallas

Un blog diferente. Trato de aproximar la ciencia al deporte, trasladar los avances en medicina deportiva, en fisiología del ejercicio, a las pistas, las piscinas y las canchas. La lucha contra el dopaje, ese monstruo invisible que amenaza con destruir el deporte, será otro de los pilares de esta bitácora. Mi gratitud hacia todos los que se asomen por aquí.

Categorías

Calendario

junio 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

publicidad

« Los futbolistas de más edad se lesionan más en los gemelos | Inicio | El larguísimo hilo de Armstrong »

sábado, 12 enero 2013

El peligro de la IGF-1

En Estados Unidos lo anuncian como un spray inofensivo. Se pulveriza en el interior de la boca y ya está. Se puede comprar vía internet y en los anuncios va siempre muy asociado a fotografías de fútbol americano. Es la IGF-1 (factor de crecimiento análogo a la insulina), una molécula hermana de la hormona de crecimiento (hGH). De hecho, la hormona de crecimiento es la que estimula a las células a sintetizar IGF-1. Ambas están prohibidas por la reglamentación antidopaje por sus efectos anabolizantes y sus efectos secundarios.
¿Dónde está el problema? Donde siempre. En los años noventa ya vivimos la triste situación de la EPO, prohibidísima, usadísima, pero indetectable hasta 2002. La IGF-1 es indetectable ahora mismo. Aunque el problema parece estar de lleno en el fútbol americano (un deporte que jamás combatió el dopaje), hay quien sugiere que puede estar afectando también a los deportes olímpicos.
Hay un artículo científico preocupante, reciente. Dos médicos deportivos de Mainz (Alemania), los doctores Ernst y Simon, publican en la revista Drug Testing & Analysis una reflexión acerca de la reciente evolución de las marcas en los 100 metros lisos a nivel mundial (últimos cinco años). Utilizando un análisis estadístico de los 20 mejores en 100 metros masculino en los últimos cinco años, los médicos alemanes comprueban una mejoría drástica (más de 0,10 segundos), estadísticamente significativa, y eso les hace sospechar dopaje. Esta mejora no aparece ni en 200 metros masculinos ni en los 100 ni en los 200 metros femeninos.
Los científicos de Mainz se preguntan si la IGF-1 puede estar detrás de esa mejoría, limitada a los velocistas masculinos. De hecho, se atreven a sugerirlo. Es una hipótesis. A mi sólo me queda añadir que cuando esté disponible el test de detección de la IGF-1, se llevará a cabo de forma retrospectiva en las muestras de Pekín y Londres, tanto en atletas como en ciclistas o nadadores y eso lo saben los deportistas. La disuasión es una potente herramienta antidopaje.

Comentarios

¿Podría algún famoso futbolista haberse beneficiado de su tratamiento para el crecimiento desarrollando una enorme capacidad física o es descabellado siquiera planteárselo?

Es descabellado y abstracto, puesto que no estás dando los datos más exactos que quizás conoces. En ese caso da puntual información, en caso contrario, cállate.

No estés tan a la defensiva Jordi, no estoy acusando de nada. Pero lo haré menos abstracto: ¿es posible que el juego de Leo Messi se haya visto favorecido por los tratamientos a los que fue sometido para potenciar su crecimiento? Y, en caso de haberlo hecho ¿se consideraría dopaje? yo diría que no, ya que el fin de este tratamiento fue mejorar su salud. Pero me gustaría escuchar una opinión autorizada precisamente para evitar las especulaciones que todos conocemos. Es un tema del que parece que da miedo hablar.

Publicar un comentario

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00