as.com Ver todos los blogs >

Deporte y vida

José Luis López

Este blog reflexiona sobre el deporte y el atletismo, desde el punto de vista humano, técnico, histórico y vivencial. Porque el deporte, además de profesión, es también pasión y manera de vivir.

SOBRE EL AUTOR

José Luis López es doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, especialista de atletismo de la Cadena SER y Canal+, profesor de la Universidad de Vic y entrenador nacional de atletismo. Ha trabajado en siete Juegos Olímpicos y otras muchas competiciones internacionales de atletismo en más de 35 países.

Categorías

Calendario

octubre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« octubre 2012 | Inicio | diciembre 2012 »

25 noviembre 2012

Por José luis López

Una noche junto a las estrellas

He vivido muy intensamente en estos días los actos de celebración del Centenario de la IAAF, que han tenido lugar en Barcelona y culminaron ayer con una espectacular Gala en el Museu Nacional d'Art de Catalunya.  

Poder hablar en privado con tantas estrellas del deporte que vivo apasionadamente ha sido un verdadero regalo, tanto de los cercanos y generosos atletas como de la propia IAAF, como organizadora. Es maravilloso que Kevin Young te explique la verdadera historia de la estructura rítmica de los 400 m vallas en Barcelona 92, donde llegó a realizar un tramo entre vallas a 11 pasos; que Tommie Smith te confiese detalles nunca contados de aquel momento histórico del "black power" en México 68; o que Aries Merrit te defina qué siente en esa danza frenética que son los 110 m vallas, donde nadie en la historia ha corrido más rápido que él. Y así, hasta más de 40 atletas legendarios con los que pude hablar relajadamente, frente al mar. Espero que un día todo ese material exclusivo se reúna en un programa especial de la Cadena SER.

Y agradezco también a la IAAF que me invitara a la Gala de ayer, donde me sentí parte de lo que Primo Nebiolo llamaba "la gran familia del atletismo". Será difícil volver a reunir a tantas leyendas del atletismo en una misma noche. En lo alto del escenario se dieron la mano el pasado, el presente y el futuro de este deporte. Desde leyendas de los años 50 y 60, como Iolanda Balas, Betty Cuthbert, Peter Snell, Kip Keino, Dick Fosbury, Tommie Smith y Bob Beamon, hasta los grandes triunfadores del año olímpico 2012, como Usain Bolt, Allison Felix, David Rudisha y Aries Merrit. Pero también estaban los amos del futuro, los mejores juniors del mundo, y entre ellos una espectacular Ana Peleteiro. Y muchos más, cientos de campeones del mundo y campeones olímpicos, símbolos de la excelencia y la universalidad del atletismo.

Y se inauguró un "Hall of  Fame" (Salón de la Fama) con 24 supercampeones, que hace ya más de 10 años que se retiraron. Allí estaban Sebastian Coe, Sergei Bubka, Alberto Juantorena, Edwin Moses y muchos más. Y se recordó a los ya fallecidos: Nurmi, Zatopek, Bikila, Owens, Blankers-Koen...

La Gala estuvo muy bien diseñada. El espectacular marco elegido, la Eclectic Colour Orchestra, el Coro del Gran Teatro del Liceo y la Coral Polifónica de Puig-reig, las voces de Il Divo y Montserrat Martí, la danza contemporánea de la Malou compagnie, o el arte desnudo de Ilana Yahav, quien con solo sus dedos, arena y alma creó una preciosa historia visual, fueron componentes de una exquisita calidad. Pero en una Gala así no hacían falta grandes actuaciones ni efectos especiales. El verdadero espectáculo, el sentimiento más emocionante,  estaba en la presencia de tantos atletas laureados y en todas y cada una de las gestas que durante tantos años habían protagonizado. Con ellos y ellas, el esplendor de la Gala ya era máximo. Unos seres humanos excepcionales, unas historias llenas de valores, miles de emociones bebidas gota a gota.          

La historia del atletismo es la historia de gestas, mitos, hazañas, pobrezas y magnanimidades del deporte más bello y natural del mundo, porque la esencia del atletismo (correr, saltar y lanzar)  nació con el ser humano.

Cuando Il Divo comenzó su excelente interpretación del tema de Leonard Bernstein  "Somewhere", cerré los ojos y quise visualizar en mi interior las imágenes de los grandes momentos de la historia del atletismo, de tantas gestas protagonizadas a lo largo de 100 años por los dioses y las diosas del estadio. Y especialmente las de los últimos 28 años, que gracias a la SER y Canal Plus, he podido vivir, narrar y gozar apasionadamente en tantos países del mundo. Quieres recordar en tres minutos lo que han sido tantos años de vida, como si ya nunca más los fueras a revivir. Fueron unos momentos especialmente emocionantes. Era la fusión mágica de las artes, de las voces sublimes envueltas en música, junto a la estética de los cuerpos más perfectos luchando contra el tiempo y el espacio. Era, en definitiva, la reivindicación de la esencia del ser humano, en su magnanimidad y desnudez al mismo tiempo.

Archivado en

21 noviembre 2012

Por José luis López

El valor de ser segundo

Fernando Alonso se juega en la última carrera del Mundial de Fórmula 1 la posibilidad de lograr el título ante Sebastian Vettel. Ambos buscarán en Brasil su tricampeonato. La diferencia a favor de Vettel es de 13 puntos. Dicen los expertos que el coche del alemán es claramente mejor que el de Alonso, pero que el asturiano, especialmente en las condiciones de lluvia que se vaticinan, es mejor piloto.

No entraré aquí en esos interesantes debates técnicos, entre otras cosas porque no soy ningún experto en Fórmula 1. Pero sí quiero reflexionar sobre la importancia de ser segundo, y lo quiero hacer antes de que la decisiva carrera se haya disputado.

Si Alonso no logra remontar los 13 puntos de Vettel, tal vez se presentará el resultado como que "Alonso pierde ante Vettel", "no pudo ser", "derrota de Alonso", "insuficiente esfuerzo de Alonso", etc. Es decir, nos quedaremos con la imagen de que Alonso es el perdedor y Vettel, el ganador. Desde luego, como deportistas lo primero que deberíamos hacer es felicitar a Vettel por ser el campeón del mundo, dejando aparte si tiene o deja de tener ventaja con su coche. Pero seguidamente, en lugar de los titulares negativos y derrotistas, creo que hay que destacar que Fernando Alonso habrá sido subcampeón del mundo. Eso no es ninguna derrota. Es más, creo que es dificilísimo y tiene un grandísimo mérito.

En el deporte no se valoran justamente muchos resultados. La "medallitis" es una obsesión contraria a la objetividad. En atletismo lo he vivido muchas veces. En ocasiones he explicado a mis alumnos que un atleta español ha sido octavo o decimosegundo en un Mundial y no le dan ni la más mínima importancia. Hasta me dicen: "¡qué malo!". Y pasa lo mismo en muchos deportes minoritarios. Y entonces hablo con la gente y les pregunto:

- ¿Cuál es tu profesión?

- Yo médico, yo arquitecto, yo taxista, yo panadero, yo profesor de inglés, yo electricista...

- ¿Y eres el octavo o decimosegundo mejor médico, arquitecto, taxista, panadero, profesor de inglés o electricista del mundo?  Pues este atleta sí es el octavo o el decimosegundo mejor del mundo en su especialidad, en su trabajo.

Comprendo que si Real Madrid o Barça tienen tal vez los presupuestos más altos del mundo en fútbol están obligados a ganar. Para ellos, quedar octavos o decimosegundos es una derrota. Todo hay que valorarlo en función de las expectativas y posibilidades de cada uno. Pero es que la mayoría de nuestros deportistas no tienen los presupuestos más altos del mundo para prepararse, ni la mejor genética. Conozco perfectamente lo difícil que es llegar a un Mundial o unos Juegos Olímpicos (evidentemente, en unas especialidades es todavía más difícil, porque la competencia es mucho mayor). Pero eso no se suele valorar.

Por eso, desde aquí reivindico la importancia de ser segundo, o tercero o décimo del mundo en tu modalidad. Y recuerdo en voz alta que los demás también son deportistas de elite y también se entrenan y luchan por ganar, no solo los nuestros, y hemos de admitir que el rival pueda ser mejor que nosotros, lo que en función de la estadística, debiera ser lo más normal. Pero no por eso, hemos de hablar de derrota. A veces tiene más mérito un segundo lugar en un año de grandísima competencia que una victoria en un año más asequible. Y también están las victorias personales, cuando te superas a ti mismo. Otro tema es que en algún deporte hayamos estado relativamente arriba en el mundo hace unos años, y ahora hayamos retrocedido en resultados 20 o 30 años. Como en atletismo. Ahí sí que hay que reflexionar el porqué y, sin poner excusas, buscar soluciones.

Archivado en Deportes

13 noviembre 2012

Por José luis López

El momento decisivo del atletismo español

Me entristece enormemente la situación actual del atletismo español. Los resultados deportivos recientes han descendido hasta el nivel de hace 20 o 30 años. La imagen de este deporte está deteriorada. La situación económica es gravísima. Para 2013 la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) ha presentado al Consejo Superior de Deportes un plan de recortes demoledor, que deja a nuestro atletismo casi como un solar. Se practica un ERE, se echa a trabajadores, técnicos, médicos, las becas a atletas se reducen a menos de la mitad, la inmensa mayoría de los entrenadores siguen olvidados, la lucha contra el dopaje pierde la mitad de su fuerza... Y, lo que es peor, pocos jóvenes practican atletismo ni tienen motivaciones suficientes para hacerlo, a los patrocinadores no les interesa este deporte, a los medios de comunicación, no mucho más... Leo unos recortes tremendos, pero apenas he visto la expresión "generar más recursos", hacer un atletismo más atractivo que interese a patrocinadores y medios de comunicación, tener nuevas ideas positivas. Qué fácil es recortar y machacar siempre a los de abajo: atletas, entrenadores y clubes, cuando lo que en realidad hay que hacer es generar riqueza. Pero para eso hay que pensar muy poco en uno mismo y mucho en los demás, lo que por lo visto no están dispuestos a hacer quienes llevan casi un cuarto de siglo en el poder de nuestro atletismo. 

 

Y mientras, el eterno y poderoso presidente de la Real Federación Española de Atletismo, continua cobrando un sueldazo (gastos de representación incluidos) absolutamente inmoral en la situación en la que estamos. Y, con él, su reducido grupo de toda la vida de directivos y responsables de sector. Odriozola debería cobrar su digna jubilación como catedrático de universidad y, si quiere, trabajar en la Federación, pero gratis. Eso sería lo ético.

 

El próximo sábado hay elecciones a la Asamblea de la RFEA (de 17 a 20 horas), unas votaciones decisivas, porque de la Asamblea surgirá el Presidente y el modelo de gestión de los próximos cuatro años. Detecto varias cosas, algunas esperanzadoras, y otras muy tristes. La esperanzadora es que, por primera vez en muchos años, hay una fuerte y clara oposición a Odriozola. Atletas, entrenadores y entrenadoras, clubes, jueces y presidentes de federaciones territoriales se han posicionado por la urgencia de un cambio. Es evidente que esto no puede seguir así. Hace falta una renovación, con nuevas ideas, iniciativas, personas... Es necesario contar con grandes profesionales en todos los ámbitos de gestión para sacar a nuestro atletismo de la mala situación en la que está, y empapar de atletismo escuelas, pistas, medios de comunicación y a la sociedad en general.

 

Pero me entristece seguir viendo mucho egoísmo. Hay gente en este deporte a quien lo único que le interesa es seguir conservando su mísera beca de 200 euros al mes, o un chándal de la Selección con viajecito anual incluido, o algún otro mínimo privilegio personal. Yo, yo y yo. Y al atletismo, que le den. Es triste. Esa gente no piensa en el atletismo, en el bien común, en sus compañeros y compañeras, y no entienden que si el atletismo español se recupera y crece en todos los sentidos, también ellos, como miembros de este deporte, crecerán y podrán trabajar en mejores y más justas condiciones.

 

Y también veo miedo. El que se mueve, no sale en la foto. Las listas negras circulan y son reales. Hay entrenadores de gran prestigio y resultados, como Dionisio Alonso y Enrique Pascual, que por "moverse" en la foto de Odriozola, han tenido que pagarse ellos de su bolsillo viajes y estancias a campeonatos internacionales en los que sus atletas han tenido grandes resultados. Pero yo pienso que donde hay miedo es que no hay libertad. El miedo se da solo en las dictaduras (con o sin urnas, que las hay de ambos tipos).

 

Y me preocupa también el pasotismo, que el nivel de abstención sea muy grande, lo cual, por cierto, favorece enormemente a Odriozola y sus candidatos. Una triste anécdota. En las últimas elecciones, en 2008, había una plaza para representante de atletas en Aragón. Se presentaron dos candidatos y hubo... dos votos. Los suyos. Se decidió el representante por sorteo. Eso es lo malo, que cientos y cientos de posibles votantes en todos los estamentos no se enteran de que hay elecciones (está toda la información en www.rfea.es) o pasan de moverse un sábado por la tarde para ir a votar.

 

Dicen que soy un romántico del atletismo. Es cierto. El sábado, por supuesto iré a votar. En mi caso a los entrenadores. Y lo haré a aquellos compañeros y compañeras que quieren un cambio por el progreso de nuestro atletismo. Probablemente, otros románticos como yo. Y si no se da el cambio, si continúa Odriozola (cosa que por supuesto respetaría), yo seguiré luchando y trabajando igualmente por este deporte, aunque entonces tendré que recordar frecuentemente a muchos que tuvieron una gran oportunidad para cambiar favorablemente las cosas y la desperdiciaron.               

Archivado en Deportes

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00