as.com Ver todos los blogs >

Deporte y vida

José Luis López

Este blog reflexiona sobre el deporte y el atletismo, desde el punto de vista humano, técnico, histórico y vivencial. Porque el deporte, además de profesión, es también pasión y manera de vivir.

SOBRE EL AUTOR

José Luis López es doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, especialista de atletismo de la Cadena SER y Canal+, profesor de la Universidad de Vic y entrenador nacional de atletismo. Ha trabajado en siete Juegos Olímpicos y otras muchas competiciones internacionales de atletismo en más de 35 países.

Categorías

Calendario

octubre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« Una noche junto a las estrellas | Inicio | Odriozola, el presidente eterno »

07 diciembre 2012

Por José luis López

Acerca de la medalla olímpica de Manolo Martínez

Al igual que a mi compañero y amigo Ángel Cruz, en su blog del As, me satisface por dos razones la medalla olímpica de bronce que, ocho años después, con casi toda seguridad recibirá Manolo Martínez, correspondiente al lanzamiento de peso de los Juegos de Atenas 2004. Como sabéis, se debe a que un nuevo análisis más sofisticado de las muestras congeladas ha detectado que el campeón Yuriy Bilonog se había dopado para esa competición. La primera razón es que se hace justicia y cae un tramposo. La segunda, por significar un gran premio a la brillante trayectoria de Manolo Martínez.


Aunque algunos crean que el atletismo queda manchado cada vez que se descubre un caso de dopaje, yo prefiero pensar que sale reforzado, porque ganan los valores del deporte limpio y  pierden los tramposos. Aunque sea con retraso, siempre queda la esperanza de que las reglas serán iguales para todos y hay que cumplirlas; que en esta dura carrera ética, la ciencia a favor de la legalidad y la honestidad también, a veces, puede ganar a la ciencia puesta en servicio del fraude. Y ya hace mucho que escribí que un atleta que se haya probado que se ha dopado, nunca más debería ser internacional con su país, así como entrenadores y médicos directamente implicados y probada su culpabilidad, que sean inhabilitados.


Por Manolo Martínez me alegro especialmente. Aquella prueba de lanzamiento de peso de los Juegos de 2004 fue la más especial de la historia, al disputarse fuera del estadio, en las míticas ruinas de Olimpia. Por su simbolismo, era un escenario perfecto para ganar una medalla. Por eso, creo que no la puede recibir en un despacho, de forma fría. Propongo realizar un acto especial, en León, ante su gente, que incluya una competición internacional de lanzamiento de peso y la presencia de Jacques Rogge, para que Manolo reciba su medalla con todos los honores.


Manolo Martínez es un ejemplo por su honestidad y su dedicación a una prueba siempre minoritaria y olvidada. Pero él ha tenido el carisma necesario para dignificarla y hacerla más conocida. Detrás de tantos éxitos de Manolo Martínez hay un trabajo en los entrenamientos durísimo, junto a su entrenador Carlos Burón. Alguna vez he explicado que Manolo era capaz de levantar 310-320 kilos en press de banca y squat completo. En el medio squat, bajando aproximadamente a una flexión de 90º, no pudo pasar de 325 kilos, pero no por falta de fuerza, sino porque ya no caben más discos en la barra. No obstante, tampoco se trata de levantar todavía más kilos sino de buscar aquella carga en la que desarrolle más potencia. Su volumen anual de trabajo estaba entre 1.500 y 2.000 toneladas.


Pero dicho esto, hay que ser muy prudentes a la hora de redistribuir las medallas y volver a escribir la historia del deporte. El problema es muy serio y complejo. Las medallas de Marion Jones, que nunca dio positivo pero finalmente confesó sus años de dopaje, no han ido para nadie. Y los Tours de Armstrong quedan desiertos, sin ganador. ¿Quién demuestra ahora, que el segundo o el cuarto de una competición no estaban también dopados? Tal vez hay cuartos clasificados que no pasaron control aquel día. ¿Y qué hacemos con el atletismo de los años 80? Sobre la mayoría de los récords mundiales (por ejemplo las numerosas plusmarcas femeninas todavía vigentes casi tres décadas después) hay infinidad de sospechas, pero ahora ya es tarde. Tan solo una confesión tardía, que probablemente no se dará nunca, borraría récords y medallas. Pero ¿quién nos asegura que los que quedaron por detrás iban limpios? ¿A qué héroes del deporte hemos de creer con certeza absoluta? Es mucho más difícil demostrar que no te has dopado, científicamente hablando, que se pueda demostrar que efectivamente sí te dopaste. En cualquier caso, aunque sea tarde, cada vez que se hace justicia lo celebro. Y en el caso de Manolo Martínez, más.

Comentarios

eso t iba a decir, entonces les quitamos todas las medallas a los atletas de los 80 y sobre todo a los de las antiguas republicas sovieticas?
nose... enorabuena por Manolo pero eso no cambia nada, ese dia compitio fenomenal q es lo q importa, es mas de lo que puede decir Mario Pestano por ejemplo que se le encogio el brazo en todas y cada una de sus competiciones importantes

Publicar un comentario

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00