as.com Ver todos los blogs >

Deporte y vida

José Luis López

Este blog reflexiona sobre el deporte y el atletismo, desde el punto de vista humano, técnico, histórico y vivencial. Porque el deporte, además de profesión, es también pasión y manera de vivir.

SOBRE EL AUTOR

José Luis López es doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, especialista de atletismo de la Cadena SER y Canal+, profesor de la Universidad de Vic y entrenador nacional de atletismo. Ha trabajado en siete Juegos Olímpicos y otras muchas competiciones internacionales de atletismo en más de 35 países.

Categorías

Calendario

septiembre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« diciembre 2012 | Inicio | febrero 2013 »

02 enero 2013

Por José luis López

Empezar el año recordando a Coubertin

El 1 de enero de 1863 nació en París Pierre de Frédy, posteriormente conocido como  el barón Pierre de Coubertin. Es decir, comienza este año 2013 conmemorando exactamente el 150º aniversario del nacimiento del creador de los Juegos Olímpicos modernos. Creo que es una feliz coincidencia que hay que celebrar acercándonos a las luces de este gran visionario del deporte. En unos días como éstos, llenos de los repetidos buenos propósitos de inicio de año, no está nada mal hacerlo de la mano de las mejores ideas del barón de Coubertin. Un soñador, ciertamente, pero como en realidad lo son todos los deportistas, que viven su vida deportiva anhelando metas y persiguiendo sueños. En realidad, como somos todos los seres humanos. El día que dejemos de tener deseos de alcanzar sueños, entonces alguien deberá darnos cuerda al corazón para seguir viviendo.

Se dice de Coubertin que era machista. Cierto. Por lo menos, desde nuestra visión actual del término. Obstinado  enemigo de la participación femenina en el deporte de alto nivel, solo hay que repasar algunas de sus frases al respecto para reprocharlas por completo. En eso, el tiempo afortunadamente no le dio la razón. Pero en realidad creo que por encima de que Coubertin fuera machista en el sentido actual del término, lo más cierto es que la sociedad de su época, en todo el mundo, era mucho más machista todavía. Él simplemente formaba parte de aquella época. Pero desde luego Coubertin no tenía la culpa de que las mujeres no pudieran votar o estuvieran en una situación de clara inferioridad frente a los derechos y privilegios de los hombres en todos los ámbitos. Y también creo que sería bueno recordar y celebrar que en este año 2013 se cumplen 50 años desde que el franquismo por fin dejó competir a las mujeres atletas en el campeonato de España.

Por eso, me quedo en este inicio de año, con todo lo bueno de este pedagogo francés, que recuperó el espíritu de los Juegos de la Antigua Grecia, en Olimpia, y potenció como nadie los valores del deporte entre la juventud. En buena parte, gracias a él, creo que el deporte será el gran fenómeno del siglo XXI, como ya comenzó a serlo en el XX.

Es el deporte en el que creo, tal vez con una cierta ingenuidad. Un espíritu de creencia en el hombre y, por supuesto, en la mujer, admirado Coubertin. En su vigor corporal y su estética, la igualdad democrática y la fraternidad humana, la paz y el amor en todo el mundo, nacido en Grecia y que se expresa eficazmente en los Juegos Olímpicos. Ese es uno de mis principales ideales de vida. Se trata del deporte ideal y universal, el deporte racional que es cultura, educación, ciencia y arte. El que suprime todas las fronteras que separan a los pueblos, donde la lengua, la raza, la religión y el sexo no alzan sus barreras entre los seres humanos; donde la posición social o la riqueza material no se tienen en cuenta, pudiendo ser campeón olímpico el representante del país más pobre del mundo; donde el hombre y la mujer, desnudos de todo lo demás, compiten pacífica y honradamente para ganar el honor de la victoria. Este es el deporte, diréis que utópico, del que un día me enamoré para siempre. Todos cuantos hemos vivido este acontecimiento esperamos y creemos que el espíritu olímpico, que mejor que nadie representa el atletismo, puede iluminar el mundo entero por el resto de los siglos.  Se trata de ese deporte, fervorosamente defendido por Coubertin, que constantemente me recuerda y reconcilia con mi condición de ser humano.      

Archivado en Deportes

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00