as.com Ver todos los blogs >

Estilo libre

Estilo libre

El agua es la fuente de la vida. Y el agua es también fuente de muchos deportes. Lánzate de cabeza a este blog para conocer las historias sobre natación, sincronizada, waterpolo, saltos y aguas abiertas. Los cinco continentes del mundo acuático.

Calendario

septiembre 2015
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

publicidad

martes, 01 septiembre 2015

Por Alberto Martínez

Waterpolo: cambios para los Juegos de 2020

En el pasado Mundial júnior de waterpolo hubo una novedad significativa, que pudo pasar desapercibida para aquellos que únicamente se quedaron con el subcampeonato de la Selección femenina. Pero tras ese éxito, y tras ese torneo disputado en Grecia, había un cambio de reglamentación que trastoca el waterpolo del futuro en su fondo y forma. Cada equipo jugó con un hombre menos. Ya no eran siete los waterpolistas que formaban de inicio, sino seis. ¿Por qué, primero, estos cambios?

 

"En los próximos Juegos de Toquio, en 2020, quieren igualar los mismos equipos en waterpolo masculino y femenino. El COI no permite que haya más deportistas. Si se hacen los cálculos, para poder igualar equipos la única solución es reducir el número de jugadores por equipo. El Mundial era una prueba piloto para aplicar esto”, comenta Dani Ballart, entrenador del CN Sant Andreu y comentarista de TVE. El campeón olímpico en Atlanta ’96, una eminencia en esto del waterpolo, considera que lo llevarán a la práctica y confiesa que se generan situaciones surrealistas: “A nosotros no nos gusta. Además, los árbitros señalan exclusiones en cualquier roce. Eso provoca que haya situaciones surrealistas, como lo que ocurrió en el Estados Unidos-España de la fase de grupos de ese Mundial. Llegó a jugar la portera suplente americana de jugadora porque había muchas expulsadas y no quedaban jugadoras de campo. Eso es un riesgo para una portera que no está acostumbrada al contacto y que se puede lesionar. Son experiencias todavía, pruebas piloto, pero creo que lo llevarán a cabo”.

 

Atletic-sabadell El mundo del waterpolo no ha reaccionado demasiado bien a estos cambios. El seleccionador femenino estadounidense, Krikorian, campeón del mundo, olímpico y de la Liga Mundial lanzó el siguiente tuit en pleno campeonato. “No me gusta esto de jugar con cinco”. Ballart lo argumenta: “O cambian las reglas o la manera de arbitrar o es muy difícil jugar así. No tiene mucha lógica, pero parece que la FINA está muy contenta. Hay resultados abultados. Hay muchas exclusiones y más goles. Es más fácil encontrar el camino del gol y cuantos más haya, más espectáculo para la gente. Hay más alternancias, como si fuera balonmano en vez de waterpolo”.

 

Por el momento, fue únicamente una prueba piloto aunque no se descarta que después de los Juegos de Río la FINA empieza a tomarse más en serio esta nueva reglamentación y se empiecen a aplicar estos criterios a los campeonatos internacionales, lo que provocaría, de repente, un cambio en las reglas a nivel mundial. A nivel táctico, los equipos renuncia a tener un jugador de la zona central y actúan principalmente con dos extremos, un boya y dos jugadores en medio cerrando la media circunferencia. Un waterpolo algo diferente que requerirá un adaptación rápida de todos los países.

Archivado en

lunes, 24 agosto 2015

Por Alberto Martínez

Hugo González lidera un Mundial júnior muy interesante

La natación española mira a Río de Janeiro con optimismo, con Mireia Belmonte, Jessica Vall y Melani Costa con opciones firmes de disputar varias finales olímpicas, y otros nombres como Marina García, Judit Ignacio, Duane da Rocha o Miguel Ortiz-Cañavate con aspiraciones de lograrlo si mejoran la próxima temporada. Pero esta cita, en el verano de 2016, también será el punto final (entendemos en unos Juegos) de la mayoría de nadadores que, desde Pekín 2008, han conseguidos éxitos para nuestra natación. Con más de 25 años, Erika Villaecija, Mireia Belmonte, Melani Costa, Jessica Vall, Duane da Rocha o Rafa Muñoz deberán reconvertirse de cara a los Juegos de Toquio, en 2020; de hecho todos ellos llegarán con 30 años, una edad poco propicia para la natación de elite. Siempre hay excepciones, y aquellas nadadoras que logren mantener su estatus serán bienvenidas, pero es pertinente preparar el futuro observando lo que viene por debajo.

 

Por eso mismo, el Mundial júnior que se celebra desde mañana en Singapur, el país en el que entrena el español y medallista olímpico Sergi López, es crucial para conocer quiénes serán los nuevos nombres que deberemos conocer con vistas al nuevo ciclo olímpico. Algunos de ellos, incluso, los veremos ya en Río 2016 si mantienen la progresión. Una experiencia que les vendrá bien para el futuro.

 

El líder de la nueva generación vive en Madrid y se llama Hugo González. A sus 16 años, ya brilló en el pasado campeonato de España absoluta cuando consiguió quedar campeón de España en la prueba de 200 espalda. El joven nadador participará en cinco pruebas en Singapur (50, 100 y 200 espalda) y 200 y 400 estilos. Destaca por su altura a su corta edad y por sus condiciones innatas para practicar este deporte, que le convierten en uno de los nadadores a seguir a recoger el testigo que deje Mireia. Aunque la RFEN no es muy propensa a hablar de los jóvenes, y el salto de júnior a absoluta es abismal, González tiene condiciones para ser un nadador top y en este Mundial comenzará a conocerse entre los aficionados al deporte.

 

Hugo Gonzlaez

González también competirá en el 4x100 estilos porque no solo compite él en categorías masculina. El resto del prometedor equipo español está formado por Joan Casanovas (200 y 400 estilos, 4x200 libre y 4x100 estilos), Marc Vivas (200, 400 libre y 4x200 libre), Marcos Rodríguez (800, 1.500 libre y 4x200 libre), Ricardo Rosales (400 libre), Alberto Lozano (50, 100 mariposa y 4x100 estilos), Pau Sola (100 braza4x100 estilos), Guillem Pujol (200 libre y 4x200 libre) y César Castro (800 y 1.500 libre).

 

África Zamorano, del CN Sant Andreu, y Carmen Valbuena, del CN Torremolinos, lideran el equipo femenino, que también cuenta con opciones de finales y de pelear por las medallas. La primera de ellas participará en los 200 espalda y en los 200 y 400 estilos. Mientras que Balbuena lo hará en los 100 y 200 mariposa. El resto del equipo lo forman la jovencísima Marta Cano (100 y 200 libre), Laura Rodríguez (200, 400, 800 y 1.500 libre), Marina Castro (800 y 1.500 libre) y el relevo 4x200 libre.

 

La competición se puede seguir por Fina TV en la web oficial de la federación.

Archivado en

lunes, 10 agosto 2015

Por Alberto Martínez

Phelps, el alcohol y el futuro rey de Río de Janeiro

No pudo haber mejor noticia para Michael Phelps que dar positivo en un control de alcoholemia el pasado septiembre y ser sancionado por su federación con la no participación en el Mundial de Kazán. Hundido y avergonzado, el mejor nadador de todos los tiempos decidió afrontar de lleno su problema con el alcohol. Acudió a un centro de pacientes hospitalizados por esta adicción y, aturdido por todo lo que vio, decidió cambiar el rumbo de su vida y volver a encontrar alicientes en el deporte.

 

Phelps ya había demostrado, en 2014, volver por sus fueros. Acabó el curso con la mejor marca mundial en 100 mariposa y la segunda en 200. Pero apenas se había volcado el de Baltimore a ser el nadador que fue, sino que su idea en los Juegos de Río era participar en ambas pruebas y en los 100 y 200 del estilo libre y añadir colorido a su palmarés con algún relevo. Pero ahora, tras aquel episodio, el reto del estadounidense vuelve a ser legendario.

 

Mientras en Kazán se batían récords y se colgaban medallas, Phelps lograba las mejores marcas del año en los Campeonatos Nacionales en las pruebas de 100 y 200 mariposa y en los 200 estilos. Están dos últimas pruebas, demoledoras en cuanto a preparación, denotan el duro entrenamiento al que se están sometiendo el estadounidense con Bob Bowman. Además, si algo ha demostrado el Mundial de Kazán es el estancamiento en las pruebas en las que el nadador estadounidense era el rey.

 

Phelps

Estará por ver finalmente su calendario definitivo para Río. En los 100 y 200 mariposa únicamente le puede hacer sombra el sudafricano Chad le Clos, quien ya le arrebató un oro en los Juegos de Londres. Pero Phelps puede llegar a Río mejor que a Londres, al menos sus marcas están por debajo de aquellas. Luego están los 200 estilos. Lochte, ganador en Kazán, no está al nivel de 2012 y Hagino, ausente en la ciudad rusa, puede rivalizar con Phelps, que el pasado domingo hizo una de sus mejores marcas personales en esta distancia y se quedó a poco de batir el récord del mundo.

 

Esas tres pruebas estarán en el programa de Phelps, quien podría añadir los 200 libre. Unido a los relevos, el de Baltimore aspira a ser el rey de los Juegos de 2016, como la fue en 2004, 2008 y 2012. Motivado como antaño, ha vuelto a encontrar en la natación el mejor camino para equilibrar su vida personal. A un año de Río, Phelps ha hablado alto y claro.

Archivado en

domingo, 02 agosto 2015

Por Alberto Martínez

La 'desincronización' de la sincro en las altas esferas

Después de diez años en los que la sincronizada española ha copado los podios europeos y mundiales, Kazán ha supuesto un punto de inflexión. Por primera vez, España se ha caído de las medallas. La distancia con el bronce, además, es superior a un punto en las pruebas olímpicas, difícil de remontar en un año en un deporte tan encorsetado y cerrado como es el baile acuático. Es deporte, sí, estas cosas ocurren porque los ciclos, los deportistas y los rivales cambian, mutan de piel, mejoran y, por lo tanto, la competencia es cada vez mayor, así como la exigencia y la capacidad de reinventarse. Hay otras deportistas y otras circunstancias.

 

De entre todo lo dicho por distintos protagonistas en los contenidos de AS en este Mundial (nos referimos a Fernando Carpena, Ana Montero, Esther Jaumà, Gemma Mengual, Ona Carbonell, Anna Tarrés y la jueza Gabriela Viglino) se extraen varias conclusiones de lo que ha ocurrido en Kazán ¿Qué ha provocado el descenso de un deporte acostumbrado a estar entre los tres primeros? En el trasfondo de este asunto, lamentablemente, sigue ensombreciendo la disputa entre el presidente, Fernando Carpena, y la exseleccionadora Anna Tarrés.

 

La sincro atraviesa su mejor momento en cuanto a licencias. Pero faltan entrenadoras de nivel. La pregunta salta a la vista, ¿con Tarrés se hubiera producido este descenso? Hay un punto que todas estas voces identifican como clave: la experiencia. Pero la experiencia no se juzga en edad sino en la cantidad de errores cometidos y el consiguiente aprendizaje que te permite encontrar mejores y más rápidas soluciones. En este aspecto, se puede establecer una diferencia clara entre Tarrés y sus sucesoras. El nuevo cuerpo técnico, al igual que las nadadoras más jóvenes, se está formando, carece de una carrera dilatada al mando de una selección y de un recorrido entre los entresijos de la sincro. No hablamos de métodos de entrenamiento, ni de plasticidad de las coreografías ni de exigencia, sino de haber tenido ese aprendizaje previo basado en las experiencias vividas, ese tiempo de crecimiento que te permite gestionar mejor los problemas que pueden surgir en un equipo. La experiencia siempre es un grado y te ayuda a escoger el mejor camino para llegar al éxito.

DSC_0693

Eso se traduce en algunas dudas del cuerpo técnico, como los vaivenes en la pareja de Ona Carbonell en el dúo, la decisión de que la solista descansara y únicamente participara en cuatro pruebas y la gestión de esta transición de nadadoras. China, por ejemplo, solo tiene cuatro deportistas de los Juegos de Londres y Japón es un equipo con nuevos métodos desde hace seis meses. Todos los países sufren contratiempos y unos se adaptan y otros no, una selección natural que tiene que ver con la experiencia.

 

El relevo generacional era inevitable tarde o temprano. Andrea, Marga, Thais, tres nadadoras que aportaban carácter y que eran diferentes, tenían que dejar paso a otras. Además, en los últimos campeonatos, con Tarrés al mando, China ya había cuestionado la segunda plaza española, aunque si bien es cierto que Ucrania estaba muy lejos. El cambio de tendencia se ha precipitado en apenas dos años y medio, en el que países como Ucrania han aumentado cinco puntos con respecto a España e incluso Rusia, antes lejos pero a la vista, ahora está en otra galaxia. Un cambio de escenario rápido, no gradual, contundente.

 

Si España tiene nadadoras más preparadas, ¿en qué se ha fallado? Carpena, quien afirma que no entiende de este deporte, sigue pensando en el oro como aspiración, aunque, entre bambalinas, las nadadoras son conscientes de que eso es imposible. Una contradicción del presidente, quien por otro lado pide tiempo para que el nuevo cuerpo técnico forme un proyecto. Si tomó la decisión de cambiar el rumbo en la dirección de la sincro fue, precisamente, para cambiar la manera de entrenar que había llevado a España al podio y crear un ambiente diferente y no para llegar al oro. Las dudas apuntan a todas las direcciones menos al lado de las chicas: ellas si merecen un monumento por su esfuerzo y dedicación durante tantas horas a un deporte minoritario y poco mediático. Está claro que el problema de la sincro es su 'desincronización' en las altas esferas.

Archivado en

lunes, 27 julio 2015

Por Alberto Martínez

Los nadadores son el escuadrón que aterroriza la pacífica Kazán

Pasear por los alrededores de la piscina en la que se celebran los Mundiales de Natación no se podría considerar uno de los mejores planes de la estancia en Kazán. Al margen de que el estadio del Rubin está ubicado al otro lado del río Kazanka, una zona menos moderna y habitada, muy soviética y antigua en sus construcciones, sin un triste bar en el que tomarse una cerveza o llevarse algo a la boca, te sientes permanentemente vigilado. La seguridad es fuerte, con el ejército y la policía desplegada en todas las esquinas. Pero lo más curioso es la gama de uniformes que lucen, sinónimo de que Rusia ha movilizado a todas sus fuerzas para tener controlados a los siempre sospechosos deportistas o que han decidido sacar toda la ropa del armario para aprovechar el buen tiempo.

 

Porque de la natación puede surgir un batallón de soldados expertos, y es lógico que haya que ir con unas medidas de seguridad tan elevadas. Quien podría atrapar en una guerra marítima a hombres como el francés Manaudou o el brasileño Cielo, incluso las chicas de sincro serían capaces de esquivar las balas, ya sea con un espagat… ¡A ver quién le aguanta una apnea! No todo es huir del campo de batalla, porque habría otros con potencial para ser protagonistas, como los saltadores de gran altura, a quienes no habría montaña que se les resista. Sin duda que en pleno cruce de mamporros lucharían los chicos del waterpolo, que no harían nada distinto a lo que ya hacen en la piscina.

 

DSC_0685

Los soldados verdes son los más flexibles. Se entretienen mirando la competición e incluso bromean (entre ellos claro). Son, por ejemplo, los que rastrean el autobús de los deportistas cada vez que regresan a la villa después de la competición o del entrenamiento. El protocolo varía según su olfato, de sabueso, claro. Paran el autobús, abren el maletero y echan un ojo a las maletas, a ver si alguien se ha dejado un bañador suelto. No conforme con eso, suben al autobús y miran debajo de los asientos… Las chicas de sincro son capaces de realizar cualquier pirueta. Incluso, hacen bajar a los deportistas del autobús si siguen oliendo a chamusquina. Y así lo ejecutan con todos los visitantes: registros, detector de metales, dispositivos electrónicos siempre encendidos, cacheos… Como se te acabe la batería no te dejarán entrar, una ‘putada’ para aquellos adictos a la tecnología 4G.

 

Pero los más divertidos son los soldados que llevan el traje azul marino. Siempre uniformados, en grupo, manteniendo la misma distancia, sincronizados… Sí, los coge Anna Tarrés y los convierte en campeones del mundo. Tiempo al tiempo.

Archivado en Deportes , Natación , RFEN , Saltos , Sincronizada , Waterpolo

lunes, 18 agosto 2014

Por Alberto Martínez

Análisis del resbalón de la sincro en Berlín

La sincro finalizó los Europeos de Berlín con dos bronces y dos platas. Cualquier deporte que obtenga medallas en todas sus disciplinas en una competición internacional se puede calificar de éxito, pero este deporte es especial. La sincro funciona por jerarquías o estatus, y cuando se baja un escalón, como ha ocurrido con España en todas las modalidades (dúo, equipo y combo) menos en el solo, no se puede estar satisfecho. Y más aún cuando las rutinas olímpicas han sido las más castigadas, en especial la prueba de equipo, el termómetro de que España ha bajado el nivel en estos Europeos. ¿Por qué se ha efectuado este paso atrás?

 

  1. Año de pausa: El equipo nacional, muy castigado desde 2011 por la exigencia del Mundial de Shanghai, los Juegos de Londres y el Mundial de Barcelona, pedía un año de más descanso para coger fuerzas y afrontar en condiciones los Juegos de Río. Nadadoras como Ona Carbonell, Alba Cabello, Paula Klamburg, Marga Crespí y Thais Henríquez se han exigido al máximo. De hecho, desde 2013 Marga, Thais y Alba han sufrido operaciones que le han mantenido fuera de la piscina durante meses. Así pues, y como reconoció la propia Esther Jaumà, esta decisión es adecuada para llegar a Río con el equipo entero. ¿Qué habría pasado si llegan a mantener la exigencia? Es una conjetura. No se sabe. La respuesta estará en Kazán, en un año.

 

  1. Nuevo reglamento: La FINA ha modificado el reglamento en las puntuaciones de sincro, marcado anteriormente por dos únicos baremos: la impresión artística y la técnica. Ahora, de las rutinas libre y técnica, hay tres paneles donde se valora la dificultad, la ejecución y los elementos técnicos (en técnica) y la impresión artística (en libre). Hay criterios difusos, que han variado, y quizás convierten el arma fuerte de España desde la época Tarrés, la impresión artística, en secundario a día de hoy. Los jueces buscan más perfección técnica y que los equipos se atrevan a hacer rutinas más difíciles. España no ha interpretado bien el nuevo reglamento y Ucrania sí.

 

  1. Auge de Ucrania: No ha sido una gran sorpresa el rendimiento de Ucrania, un país que ya venía ocupando el podio europeo desde 2008 y que ya en el Mundial de Barcelona había puesto en aprietos a España en alguna final. Su mejora se ha visto en la piscina de Berlín, con un estilo muy ruso, plagado de técnica, velocidad y mucho contenido en las coreografías. Es ahí dónde radica su éxito. Además, la sincro en Ucrania es más popular que en España y están trabajando fuerte la cantera: es una selección acostumbrada al podio Mundial en categoría júnior. A España le ha salido fracamente un hueso.

 

6a00d83451bf7069e201a73e03c06c970d-800wi

 

  1. Los jueces: La FINA y la LEN llevan años apretando a los jueces de sincro para que haya más alternancias en los podios, que en los últimos años los han ocupado a nivel Mundial Rusia, España y China. Este cambio de reglamentación va en esa dirección, aunque aún tiene que consolidarse y observarse a nivel mundial. Es por eso que esta alternancia en Europa es una señal de los cambios que pueden producirse en el Mundial. A esto hay que añadir el lobby que forma Rusia en este tipo de campeonatos continentales, debido a su estrecha relación con los jueces de los países del este, entre ellos Ucrania, que controlan aproximadamente a un 35 por ciento de los jueces.

  

¿Y ahora, qué?

 

  1. Entrenar a tope: Una de las primeras medidas del equipo técnico será aumentar la exigencia en los entrenamientos. Las nadadoras, tras las vacaciones, llegarán con las pilas cargadas, las energías renovadas y con ganas de revertir una situación nueva para ellas, acostumbradas a ascender desde abajo y mantenerse en su estatus durante muchos años: únicamente China logró arrebatarles la plata olímpica y mundial. Ahora se enfrentan a un reto más difícil todavía: caerse un puesto y levantarlo.

 

  1. Investigar y analizar: Esther Jaumà irá a la Copa del Mundo, que se celebrará en las próximas fechas, para conocer de primera mano las puntuaciones de los jueces en una competición internacional. Su objetivo es saber qué es exactamente lo que se pide después de los resultados del pasado Europeo. España puede enfrentarse a un cambio profundo en sus coreografías, lo que también requerirá más trabajo.

 

  1. El Mundial es diferente: Los jueces en esa competición son distintos y más heterogéneos a los de los Europeos. La presión o la importancia de Rusia es menor, al juntarse con árbitros de Estados Unidos, China, Japón, Canadá… España mantiene de momento su estatus a nivel internacional, después del Mundial de Barcelona, por lo que deberá demostrar que lo del Europeo fue solamente un accidente.

 

 

Estas son las causas de la decepción de Berlín y las oportunidades que se le presentan el equipo de sincro en el futuro. Acostumbradas a proporcionar medallas olímpicas, ahora afrontan un momento decisivo para mantener su jerarquía antes de los Juegos de Río. “Quizás nos hemos equivocado”, declaró Jaumà. Si es así, queda un año para enderezar el rumbo. Hay que apoyarlas y animarlas porque ellas han escrito grandes páginas del deporte español desde el año 2000.

Archivado en Deportes , RFEN , Sincronizada

jueves, 14 agosto 2014

Por Alberto Martínez

Los alemanes no son tan eficaces

Los Europeos de Natación de Berlín, que reúnen a más de 4.000 deportistas de todo el continente, arrancaron entre la indiferencia y la ineficacia. Indiferencia por la poca publicidad que la LEN y la propia ciudad le han dado al evento, comidilla entre la ‘forofada’ española que ha decidido acompañar a sus familiares deportistas en estas fechas vacacionales y cuya presencia ayuda a colorear las gradas. Únicamente, a escasos metros del Velodrom, la zona donde se ubica la piscina de sincro, saltos y natación, una pancarta gigante con la imagen de la húngara Katinka Hosszu publicita el acontecimiento. La natación y todos sus derivados no son deportes mediáticos y de tirón entre la población, pero hace un año, en el Mundial de Barcelona, las gradas del Sant Jordi llegaron a reunir a más de 5.000 personas para ver una final de sincro y el Ayuntamiento se volcó en dar a conocer este acontecimiento. Es Berlín una ciudad alternativa, histórica pero parece que poco dada a eventos de este tipo…


  1

 

Si el ayuntamiento de la ciudad apenas le ha dado bombo a este campeonato y eso que ya han debutado dos de sus estrellas, Lurz y Mauer, nadadores de aguas abiertas, la ineficacia es otro de los puntos a destacar en un Europeo que utiliza las mismas instalaciones del año 2002 y que, algunas de ellas, no están acondicionadas ni para la prensa ni para los aficionados de a pie. Qué decir del recinto donde se disputan las finales de aguas abiertas, construido en 1936 para los Juegos Olímpicos y que no se ha retocado desde entonces. Hasta una periodista alemana preguntó ayer a varios compañeros: “¿Qué han pensando cuando han entra
do en esta sala de prensa?”. La respuesta de todos fue unánime: “Que los alemanas no son tan eficaces”.

  2

 

Archivado en Deportes , Natación , RFEN , Sincronizada , Waterpolo

lunes, 11 agosto 2014

Por Alberto Martínez

Phelps: ¿decepción u optimismo?

La participación de Michael Phelps en los Nacionales de Irvine (Estados Unidos) ha levantado opiniones de todo tipo. El mejor nadador de todos los tiempos ha logrado meterse en las cuatro finales en las que ha competido obteniendo los siguientes resultados: segundo (100 mariposa y 200 estilos) séptimo (100 libre) y no se metió en la final en el 100 espalda. La mayoría de titulares van asociados a términos como “decepción” o “fracaso”. Pero analicemos prueba a prueba a ver cuáles son las posibilidades en la vuelta del de Baltimore.

 

En primer lugar, Phelps estuvo 15 meses seguidos sin seguir un plan de entrenamiento, hasta que a finales del año pasado comenzó nuevamente las rutinas con Bob Bowman. Unas rutinas distintas, con más horas de gimnasio y menos en la piscina. Phelps está intentando ser otro Phelps, más rápido y explosivo, menos resistente. También debe pulir más su técnica, porque en distancias tan cortas no valen los errores en salidas o virajes.

 

Con todos estos condicionantes, analicemos pues. La primera tarde en Irvine, Phelps finalizó séptimo en los 100 libre, una prueba que nunca (o hace mucho) ha nadado el estadounidense de forma individual, solo en relevo. Phelps marcó 49.17, setenta centésimas por debajo de su mejor marca antes de los Juegos de Londres, por ejemplo. Le condenó su viraje, pésimo, como él y su técnico comentaron. Un viraje que le hizo perder posiciones y le restó tiempo. “El resultado fue deprimente”, dijo Phelps al finalizar. En los 100 mariposa, el de Baltimore marcó por la mañana la mejor marca mundial del año (51.17) pero en la final quedó segundo y fue derrotado por primera vez en esta prueba desde 2004. Luego llegaron los 100 espalda, una modalidad también nueva para el Tiburón, que desde 2009 no nadaba al máximo nivel. Quedó cuarto en su serie de la mañana (53.76) y fue eliminado. Por último, el de Baltimore finalizó segundo en los 200 estilos (1:56.55), marcando la tercera mejor marca del año.

 

Phelps

 

Las conclusiones parecen obvias. Phelps, para llevar tan poco entrenamiento en su cuerpo, sigue a nivel de final olímpica en los 200 estilos y los 100 mariposa, dos pruebas que domina y en las que cimenta parte de sus éxitos. Está al nivel de los mejores del mundo, prueba de ello haber establecido la mejor marca mundial del año en mariposa y poseer ya la tercera en los estilos. Es en las pruebas nuevas donde Phelps flaquea, pero donde tiene margen de mejora. Trabajar los virajes, las salidas y ganar velocidad son sus retos en los 100 libre y espalda, donde tiene mucho margen de mejora, aunque la competencia a nivel internacional es mucho mayor.

 

Es por eso que, en su primer gran campeonato y en pleno proceso de entrenamiento, aún es pronto para hacer un veredicto sobre Phelps. Puede ser que ya no sea capaz de ganar entre seis y ocho medallas en Río de Janeiro, pero sí de nadar tantas finales como se proponga y pelear por cuatro o cinco podios, suficiente para seguir agrandando la leyenda del mejor de la historia. 

Archivado en Deportes , Natación

lunes, 14 julio 2014

Por Alberto Martínez

Europeo de waterpolo: ¿Por qué no repetir?

Budapest acoge desde hoy un Europeo de waterpolo bastante abierto en categoría masculina y femenina. Después de los Juegos de Londres y el Mundial de Barcelona, y a dos años de la siguiente cita olímpica, las selecciones afrontan (muchas de ellas) un año de barbecho, de cambios generacionales o de sistemas, por lo que este campeonato suele estar repleto de sorpresas.

 

Sorpresa es la que espera dar el equipo masculino, que debuta esta noche ante Hungría (20:30) con tres noticias. La primera de ellas es el debut de Gabi Hernández, que fue un jugador de carácter, perteneciente de forma intermitente a la generación de oro de nuestro waterpolo en los 90, capaz de jugar en diez clubes distintos en sus once años de carrera. Un nervio, un ganador, un hombre de poca experiencia en los banquillos pero con un marcado carácter. Una personalidad que le ha hecho (y ahí la segunda noticia) prescindir de Dani López-Pinedo, el portero que con sus paradas hizo campeón de Europa al Atlètic-Barceloneta. Lo que deja entrever que Gabi no se casa con nadie, exige a todos lo mismo y es capaz de tomar decisiones que responden a su propia lógica, no a la común. Con esta y otras ausencias no tan sonadas, cuatro serán los debutantes en una Selección que tendrá carencias en la boya, posición que únicamente Sziranyi puede ocupar de forma habitual.

 

En los chicos serán más importantes las sensaciones que los resultados, pues aún se espera que Hungría, Croacia, Serbia, Italia y Montenegro puedan estar un ápice por encima de los españoles. Quedar entre los siete primeros es asegurarse un puesto en el Mundial de Kazán, en 2015. He ahí el objetivo.

 

 

  3

Las chicas, en cambio, dejarán las sensaciones a un lado porque son una realidad desde hace más de dos años. Plata en Londres, oro en Barcelona, ahora quieren subir al podio Europeo (el que les falta) batiendo a la poderosa Hungría en su casa. Las magiares les tienen ganas, después de que el combinado de Miki Oca las eliminará en los Juegos y en el Mundial en las semifinales. El seleccionador repite la misma convocatoria de hace un año.

 

Nadie duda de las chicas, que se han llevado algún que otro traspiés en la fase de preparación, pero que mantienen ese gen competitivo que las hace únicas. La ambición será máxima pero hay que recordar el desgaste que ha sufrido el CN Sabadell toda la temporada, exigido en especial en Europa, al ganar la Champions y hacer una dura preparación al jugarla en las piscinas de Can Llong. Habría que no olvidar también que mantener la excelencia es una tarea complicadísima y que, si no consiguen el oro en Budapest, no sucede nada: esta generación seguirá en lo más alto y aún tiene un recorrido que va incluso más allá de Río.

 

Hoy, y hasta el día 26 (esperemos), los equipos españoles de waterpolo son protagonista en Teledeporte, cadena que dará todos los partidos. Los chicos esperan apuntarse al carro ganador de las chicas en un año histórico, en el que el CN Sabadell femenino y el Atlétic-Barceloneta masculino han sido campeones de Europa de clubes. ¿Por qué no repetir?

Archivado en Deportes , RFEN , Waterpolo

martes, 17 junio 2014

Por Alberto Martínez

Mireia, entre el cloro y el agua dulce

El pasado domingo, en el Lago de Banyoles, Mireia Belmonte logró proclamarse campeona de España de 5 kilómetros en aguas abiertas, lo que le da un billete para el próximo Europeo de Berlín (13 al 24 de agosto). No es la primera vez que la nadadora de la UCAM participa en esta especialidad. Antes del Mundial de Barcelona, se lanzó a las aguas del puerto de la capital catalana para buscar ese mismo pasaporte. En aquella ocasión, pecó la inexperiencia en una modalidad en la que nadar no es, en ocasiones, lo más importante. La estrategia, el dominio del recorrido y la lucha por la posición son elementos a tener en cuenta y, quizás, más determinantes. El desconocimiento provocó que Mireia quedase eliminada tras superar la primera baliza.

 

En aquella ocasión, y en otras charlas más informales, su entrenador Fred Vergnoux ha mostrado el convencimiento de que su pupila más aventajada puede triunfar en esta modalidad y que su reto está en los Juegos de Río, en 2016, cuando el calendario entre la piscina y las aguas abiertas pemite compaginar ambas pruebas. Por eso mismo, y pensando siempre en nuevos retos, el francés cree que Mireia puede brillar también en las aguas brasileñas y en Berlín, este verano, se probará.

 

1375377409030belmonte-detdn

 

Mireia sigue con el reto de ser oro olímpica en su cabeza, acostumbrada desde 2011 de subirse a los podios cada año, ya sean en Europeos, Mundiales o Juegos Olímpicos. Tras cambiar el chip en Londres, y soltar todo su talento, la badalonesa, de 23 años, amplía su abanico para escoger antes de la cita de Río cuáles serán aquellas pruebas en las que tendrá más posibilidades de conseguir una medalla de oro. Vergnoux tiene claro cuál es el camino para que los sueños de Mireia se hagan realidad.

Archivado en Deportes , Natación

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00