as.com Ver todos los blogs >

Estilo libre

Estilo libre

El agua es la fuente de la vida. Y el agua es también fuente de muchos deportes. Lánzate de cabeza a este blog para conocer las historias sobre natación, sincronizada, waterpolo, saltos y aguas abiertas. Los cinco continentes del mundo acuático.

Calendario

marzo 2016
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

publicidad

miércoles, 23 marzo 2016

Por Alberto Martínez

Un repaso a once olímpicos

Once nadadores lograron 15 mínimas olímpicas en el Nacional de Sabadell que finalizó este martes. A menos de cinco meses de que se disputen los Juegos, el equipo sigue abierto a la espera de que se concreten nuevas mínimas en el Europeo de Londres del próximo mes de mayo y, además, a cerrar también la configuración de los relevos. Mientras tanto, repasemos los nadadores clasificados, qué peso tienen sus marcas y qué otras pruebas podrían nadar en los Juegos Olímpicos de Río.

 

MIREIA BELMONTE

Una vez superados los problemas en los hombros que la obligaron a parar en verano de 2015 y a no participar en el Mundial de Kazán, la nadadora de la UCAM vuelve a entrar en el top ten de mejores marcas mundiales de la temporada. En los 200 mariposa, su 2:06.34 es la mejor del año, y es la prueba en la que aspira al oro en los Juegos. En los 400 estilos, el 4:33.42 es la segunda mejor marca mundial después de la húngara Katinka Hosszu, mientras que en la prueba de 200 logró la séptima: 2:11.88. En los 800 libre ocupa el quinto lugar (8:27.94) y en los 400, el séptimo (4:07.01).

Mb

 

JESSICA VALL

La nadadora del CN Sant Andreu sigue sin bajar el ritmo. Consiguió las mínimas en los 100 y 200 braza. En la prueba corta marcó la décima marca anual (1:07.40) mientras que en la prueba larga, la que más domina y en la que fue bronce en el pasado Mundial de Kazán, se sitúa en la séptima posición con 2:24.45. La braza es una disciplina en la que surjen júniors con potencial, que aumentan el nivel de esos 200 que son la prueba en la que la catalana centra sus esfuerzos por nadar la final olímpica. Para ello, están intentando mejorar la técnica de nada, para que sea más eficiente, así como perfeccionar los pequeños detalles: la salida, el viraje y la primera patada.

 

MELANI COSTA

Se hizo de rogar su mínima, pero llegó finalmente por los pelos. Los 4:07.76 deja a la nadadora de la UCAM en décima posición del ránking. La medallista de plata en Barcelona 2013 no ha llegado en el mejor momento en este Nacional, y deberá mejorar la puesta a punto de cara a Río si quiere mejorar la novena plaza obtenida en los Juegos de Londres. Es muy probable que la balear se inscriba también en los 200 libre, una prueba en la que nadie logró la mínima.

 

DUANE DA ROCHA

Muy cerca de sus mejores marcas, la malacitana sabe que Río es el último cartucho de su exitosa carrera en Europa, donde llegó a ser campeona de 200, pero sin lograr grandes gestas a nivel mundial y olímpico. La nadadora del CN Mijas marcó en la prueba larga la decimoquinta marca del año (2:09.82), a siete décimas de su récord de España. La espaldista, que se entrena en el CAR de Sant Cugat, competirá presumiblemente también en los 100 espalda debido a que tampoco hay nadadoras que hayan hecho mínima en esta disciplina.

 

ÁFRICA ZAMORANO

A sus 18 años, es una de las nuevas caras de la natación española. Su margen de mejora de aquí a los Juegos es grande debido a su edad, y en Sabadell marcó 2:09.96, ahora mismo la decimosexta marca mundial de la temporada. Los técnicos esperan que gane experiencia pues su ciclo olímpico fuerte empieza después de los Juegos de Río. Capaz de nadar otras pruebas, como los estilos, podría inscribirse también en los 200 estilos, prueba en la que registro 2:13.28, la decimoctava mejor marca mundial del año.

 

MARÍA VILAS

La gallega que entrena Fred Vergnoux logró la mínima en los 400 estilos, con una carrera en la que marcó 4:38.81, el séptimo mejor tiempo del año. La nadadora del CN Riveira también podría ampliar sus programa, ya que aspiraba en los Nacionales a estar presente también en los 800 libre, prueba en la que fue tercera.

 

MIGUEL DURÁN

En primavera, Miguel Durán siempre se supera. En Sabadell rebajó el récord de España de los 400 libre, como había hecho un año antes en Málaga. Esta prueba de mediofondo está muy cara a nivel internacional, pero sus 3:48.96 son a día de hoy la novena mejor marca mundial. El extremeño, que se entrena en Madrid, podría también competir en los 200 libre en Río y, ya seguro, lo hará en el 4x200 libre.

 

EDUARDO SOLAECHE

Su récord de España de los 200 estilos (1:58.80) le acredita como la séptima mejor marca mundial del año. El madrileño de 22 años, que se entrena en Florida junto con el entrenador de Ryan Lochte, ha ido limando poco a poco su marca hasta conseguir esta clasificación. Una de las incógnitas es ver si la Comisión Técnica lo incluye en el relevo 4x200 o si en cambio convoca a algún otro nadador que no haya logrado mínima olímpica pero que tenga mejor marca en los 200 libre.

Mc

 

HUGO GONZÁLEZ

Aunque sólo logró una mínima olímpica a sus 17 años (cumplidos hace un mes), los límites de este mallorquín que se crió entre Murcia y Madrid son inescrutables. Sus 1:57.00 son la quinta mejor marca mundial del año. Al margen de esa mérito, logró las seis mínimas para el Europeo júnior y podría ampliar su repertorio olímpico en los 100 espalda y 200 estilos. Como en el caso de África Zamorano o César Castro, el objetivo es que viva la experiencia olímpica con vistas a los Juegos de 2020. Hugo es un diamante y un prodigio, y el agua es su medio natural.

 

CÉSAR CASTRO

Otra perla de la natación extremeña y de solo 17 años. Sus 15:08.01 en los 1.500 libre le vale el billete olímpico y son la octava mejor marca mundial del año. Su crecimiento hasta Río puede ser notable, aunque la prioridad es vivir la experiencia. Nadará el relevo 4x200 libre, donde acreditó la mejor marca de su edad. Este joven talento puede ser el futuro nadador que rompa el récord de España de Marco Rivera en el 1.500 libre, en vigor desde Roma 2009.

 

JOAN LLUÍS PONS

Su récord de España en los 400 estilos, en una carrera emocionante, le vale para conseguir su primer billete olímpico. Este mallorquín afincado en el CAR de Sant Cugat logró 4:15.49, la octava mejor marca mundial del año. A sus 19 años, el nadador se centrará únicamente en esta prueba con el objetivo de seguir mejorando su marca personal, con vistas también a los Juegos de 2020.

Archivado en

sábado, 20 febrero 2016

Por Alberto Martínez

El cáncer: de Shanteau a Dekker

Con tres medallas olímpicas a su espalda, logradas en Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012 en las pruebas de relevos, la holandesa Inge Dekker preparaba a conciencia sus cuartos Juegos Olímpicos cuando le sobrevino una noticia terrible: un cáncer de útero. Mediante la Federación Holandesa de Natación, la nadadora comentó lo siguiente. “Evidentemente, es muy impactante cuando este tipo de noticias llegan. En los últimos tres años apenas me he centrado en los Juegos Olímpicos de Río y, después de todo este esfuerzo, escucho algo así. De repente, la vida se detiene y se ve cuanto relativo es todo. En los días pasados ​​me he acostumbrado a la noticia y estoy mirando hacia el futuro con confianza. Me quedo con lo positivo y daré lo mejor para recuperarme bien. Voy a dejar de lado las cosas que no puedo controlar, y no quiero poner los Juegos Olímpicos de Río fuera de mi cabeza”. 

 

Dekker

La velocista, que la temporada pasada estuvo entre las mejores en las pruebas rápidas, no quiere tirar la toalla pese a la adversidad de su enfermedad. Un caso parecido le ocurrió al estadounidense Eric Shanteau antes de competir en Pekín 2008. El 19 de junio, a una semana de los trials americanos, se le diagnosticó un cáncer testicular. “Esto no es gripe, es cáncer”, sentenció en una emotiva conferencia de prensa. Pero Shanteau, que por aquel entonces apenas tenía 24 años, decidió retrasar su tratamiento para poder vivir la experiencia de competir en unos Juegos, lo que había sido el sueño de su vida. Y así se lanzó al Cubo de Agua de Pekín batiendo sus mejores registros pero sin el premio del podio. 

 

Apenas un mes y medio después, se confirmó que el tratamiento había eliminado las células cancerígenas de su cuerpo y que había superado la enfermedad. Decidió el espaldista seguir con la natación y ayudar a otras personas con problemas a sobreponerse a sus contratiempos a base de voluntad y de colocar nuevas metas en su vida, como hizo él posteriormente. Shanteau llegó a los Juegos de Londres como relevista del equipo estadounidense de 4x100 estilos. Ganaron la prueba y aquel joven que antes de Pekín vio como el mundo se le venía encima, se había colgado un oro en la cita olímpica. 

 

La natación es un deporte duro, que requiere una fuerza mental insólita para entrenarse la mayor parte del tiempo solo, peleando contra el agua, sin más compañía que tu conciencia. Es por eso que, ante las adversidades, muchos optan por seguir adelante y combatir cualquier inconveniente. Ahora es el turno de Dekker.

 

@super_martinez

Archivado en

lunes, 18 enero 2016

Por Alberto Martínez

La increíble evolución de la máquina Ledecky

Este fin de semana en Austin se ha celebrado el circuito Arena de natación, una competición que reúne a las estrellas estadounidenses a menos de siete meses de los Juegos Olímpicos de Río. No están los nadadores en su mejor momento, después de toda la carga de entrenamientos en la primera fase de la temporada, donde el volumen neutraliza la velocidad. Pero siempre hay excepciones, talentos de la naturaleza, cuerpos preparados para marcar una época.

 

Y este es, sin duda, Katie Ledecky. Desde 2012, la nadadora de 18 años domina las pruebas del fondo de piscina: 800 y 1.500 libre. A partir de 2013, logró bajar de cuatro minutos en los 400 libre y ampliar su dominio. En el Mundial de Kazán, el pasado verano, fue un paso más allá y, al margen de pulverizar récords en las tres anteriores pruebas, logró añadir a su palmarés los 200 libre. ¿Tiene techo esta joven cuyo cuerpo aún no ha alcanzado la plenitud?

 

Ledecky

En Austin ha superado dos nuevas barreras al margen de superar nuevamente su récord mundial de los 800 libre y plantear la posibilidad de que, en el futuro, sea capaz de bajar de ocho minutos. Pero está añadiendo nuevas pruebas a su repertorio. La primera barrera ha sido mejorar su marca personal en los 200 libre y establecer el nuevo récord estadounidense de 18 años, superando al anterior que estaba en manos de Missy Franklin (1:54.43). Esta marca pone de manifiesto su mejoría y la consolida como máxima favorita al oro en los Juegos de Río. Pero su grandeza y ambición van más allá. Ledecky también se apuntó los 100 libre con una marca de 53.75, registro con el que hubiese sido sexta en los Mundiales de Kazán. ¿Se lanzará en Río a los 100 libre? ¿Tiene opciones de medalla?

 

Esa es la gran pregunta sin resolver. La australiana Shane Gould, quien logró en los años 70 tener todos los récords del estilo libre, consideró en una entrevista a AS el pasado verano que todavía no, que para nadar un 100 libre había que desarrollar más la musculatura, madurar el cuerpo, y someterse a un talento más específico. Pero parece que Ledecky desafía lo establecido. La estadounidense ha aprovechado estos meses de entrenamiento para mejorar estas pruebas rápidas, dada su superioridad en las pruebas de mediofondo y fondo. “He sido capaz de trabajar un poco más en las pruebas más cortas este año, por lo que todo ese trabajo ha dado sus frutos”, comentó la propia nadadora.

 

En los planes de Ledecky están los 100 libre. Otra cosas es que sea capaz de superar sus marcas en un segundo en estos siete meses y superar a las australianas hermanas Campbell, la sueca Sarah Sjostrom, la danesa Ottesen o la holandesa Ranomi. Esas mujeres, cuerpos labrados en el gimnasio, experiencia internacional en multitud de competiciones, y nadadoras explosivas en pruebas de piscina corta y en los 50 metros, serán un hueso duro de roer para Ledecky, quien afronta siete meses para poder preparar una machada histórica.

 

@Super_martinez

Archivado en Deportes , Natación , RFEN

martes, 22 diciembre 2015

Por Alberto Martínez

Las elecciones, después de Río

Como es habitual en los años olímpicos, es turno de elecciones para las federaciones deportivas. Y eso, en un deporte tan importante como la natación, que engloba cinco disciplinas (natación en línea, waterpolo, saltos, sincronizada y aguas abiertas), siempre es noticia y fruto de debate. En esta edición, ya se puede dar por confirmado que las elecciones a la presidencia se celebrarán después de los Juegos de Río, entre septiembre y octubre, y no antes, como ocurrió en 2012.

 

Carpena

Precisamente, lo que aconteció después de los Juegos de Londres es lo que ha propiciado que la mayoría de miembros de la Junta Directiva y de la Comisión Delegada hayan hecho campaña a favor de que las elecciones se celebren tras la cita más importante del año. Hagamos memoria y tiremos de hemeroteca. En mayo de 2012, a las puertas de unos Juegos en los que la natación española se encaminaba hacia la mejor actuación de su historia, Fernando Carpena ganó con amplia mayoría sobre su opositor por aquel entonces Lluís Bestit: 83-12.

 

Pero, con es autoridad democrática, decidió, después de Londres, dar un giro a la sincro y prescindir de Anna Tarrés, lo que provocó la no aprobación de la natación principalmente catalana, con mucho peso debido a su gran número de clubes. Para que no ocurra lo mismo, ahora exigen que Carpena explique claramente quienes son sus líderes en las distintas áreas, seleccionadores y cuál va a ser el plan de trabajo en el siguiente ciclo olímpico. Hay muchos nombres en el aire. ¿Qué pasará con Fred Vergnoux? ¿Y con la sincro? ¿Se enderezará el rumbo del waterpolo masculino?

 

Por el momento, y a la espera de los acontecimientos en Río y en las otras competiciones de 2016, Fernando Carpena se postula como el único candidato. No obstante, lo que ocurra en los Juegos puede despertar alguna que otra propuesta, teniendo en cuenta los resultados, con la duda de las medallas de las sincro o las siempre complicadas del waterpolo. Mireia Belmonte se antoja nuevamente la mejor baza del presidente.

 

@super_martinez

Más información acuática.

Archivado en Natación , RFEN , Saltos , Sincronizada , Waterpolo

miércoles, 16 diciembre 2015

Por Alberto Martínez

La natación catalana, turbina española

La Federació Catalana de Natació celebró su tradicional comida de Navidad con los periodistas que cubren habitualmente la información acuática, con sus directores técnicos, miembros de la Junta Directiva y algunas de sus deportistas más relevantes, como Ona Carbonell, Jessica Vall, Iñaki Aguilar, Albert Puig y la joven saltadora Claudia Gilabert. Un encuentro agradable que sirve para recordar el gran trabajo de esta federación en aras de los éxitos mundiales de la natación española.

 

Podríamos comenzar a enumerar algunos de ellos, pero quizás la radiografía más exacta es ver qué opciones tienen de clasificarse para los Juegos de Río en las cinco disciplinas olímpicas. Los primeros clubes acuáticos nacieron en Cataluña y esta comunidad sigue siendo la turbina de una natación que ha mejorado en los últimos años con deportistas de otras regiones, como por ejemplo Extremadura, donde en los últimos cinco años han salido nadadores de primer nivel nacional como Miguel Durán, Fátima Gallardo o César Castro. Una gota del despertar de este deporte que todavía tiene mucho camino por recorrer y muchas semillas por plantar.

 

NATACIÓN: Pongamos como ejemplo el equipo que acudió a la pasada Amsterdam Swin Cup, primera competición en piscina olímpica. De los 16 que viajaron, había cinco catalanes: Mireia Belmonte, Jessica Vall, Judit Ignacio, Albert Puig y Juanmi Rando. Hay que añadir a Marina García, que se encuentra entrenando en Estados Unidos, y a algún otro joven valor que puede tener alguna opción de colarse en la próxima cita. Pero, si nos ceñimos a esos 16, la representación catalana es del 31%, algo menor que otras campañas, eso sí, pero igual de relevante porque entre este grupo están los nadadores que más opciones tienen de apuntarse una medalla o una final en Río, como son Mireia, Judit y Jessica.

 

Natacion

SINCRONIZADA: Para no trasladarnos a Kazán y sí en cambio poner la vista en Río, cojamos como ejemplo la convocatoria que hizo Esther Jaumà y Ana Montero para la última estadía de Sierra Nevada del pasado mes de noviembre. De las 18 nadadoras que se concentraron, 13 de ellas pertenecen a clubes catalanes. Se trata de Ona Carbonell, Paula Klamburg, Ariadna Ariso, Clara Basiana, Berta Ferreres, Helena Jaumà, Cecilia Jiménez, Paula Klamburg, Sara Levy, Meritxell Mas, Gemma Mengual, Paula Ramírez, Cristina Salvador e Itziar Sánchez. Todas estas nadadoras representan el 72% del grueso de las candidatas a ir a los Juegos y del futuro equipo para Toquio 2020.

 

SALTOS: La última semana de noviembre, los cinco saltadores que componen el equipo nacional se concentraron en el CAR de Sant Cugat y en sus adecuadas y espectaculares instalaciones para practicar este deporte. Quizás esta es la disciplina más embrionaria de la natación catalana, que tradicionalmente ha estado por detrás de Madrid y Canarias en categorías absolutas (donde sí tienen desde hace años unas de las pocas piscinas de saltos para entrenarse), no tanto en categorías de edades. Pero en esta convocatoria ya apareció una chica catalana, del CN Barcelona. Se trata de Claudia Gilabert. Esto representa el 20% del equipo.

 

AGUAS ABIERTAS: Aunque esta disciplina fluctúa en nombre de participantes, ya que hay nadadores de piscina que se aventuran a buscar las clasificaciones olímpicas, como es el caso de María Vilas o de Mireia Belmonte, el 50% de los que acudieron a la estadía en Fuerteventura hace una semana eran catalanes. Se trata de Erika Villaecija, Antonio Arroyo, Pol Gil, Judith Navarro, Pau Curtu y Pablo Pedrosa.

 

WATERPOLO: Solo hace falta echar un ojo a la División de Honor masculina y femenina para percatarse de que la mayoría de equipos que compiten y que pelean por el título son catalanes. Así se traduce luego en las convocatorias internacionales. De las primeras listas de preconvocados para el Europeo de Belgrado, en categoría masculina hay 10 de los 18 jugadores, mientras que en categoría femenina el número aumenta a 12 de las 17 nadadores. En el cómputo global, el 63% del equipo es nacido o crecido en el waterpolo catalán. En categoría masculina, hay muchos nadadores nacidos fuera de Cataluña que se han formado en el Centro de Tecnificación de la Catalana.

 

Un protagonismo que, además, hay que sumar otros aspectos relevantes, como la capacidad organizativa de eventos como el Mundial de Barcelona, el próximo Europeo de Waterpolo en 2018 y la gran mayoría de competiciones nacionales de todas las disciplinas. Unos argumentos fruto de la cultura deportiva arraigada en Cataluña y de la buena gestión del equipo que lidera Enric Bertran.

 

@super_martinez

Archivado en

lunes, 30 noviembre 2015

Por Alberto Martínez

Reflexiones acuáticas en un café de Gijón

El Campeonato de piscina corta de Gijón finalizó con una poco relevante actuación de los nadadores de categoría sénior, cuyas marcas no mejoraron las de la edición anterior en Sabadell. Este no era el objetivo, porque la preparación de los deportistas está única y exclusivamente enfocada a los Juegos Olímpicos de Río, por lo que nadie ha preparado este campeonato, no hay tampoco alicientes para conseguir unas mínimas y clasificarse para unos Europeos (el equipo ya está cerrado y únicamente acudirán cuatro jóvenes), y todos se centran, como es obvio, en la temporada de piscina olímpica, que arranca en dos semanas con la participación del grueso del equipo español en la Amsterdam Swim Cup. Además, el Nacional del curso pasado se hizo más tarde, después de que los nadadores hubiesen asimilado las concentraciones en altura.

 

Esta situación ha abierto el debate entre diferentes técnicos y personas vinculadas a la natación, que reflexionan sobre la idoneidad de este tipo de campeonatos en años olímpicos. Uno de ellos fue Fred Vergnoux, quien consideró que este Nacional se podía haber hecho en larga porque toda la preparación está enfocada a ello (de hecho, en diciembre de 2007, en plena preparación olímpica para Pekín, el campeonato se hizo en piscina olímpica y curiosamente también en el CN Santa Olaya). Las tesis del francés las respaldan otros técnicos catalanes. Hay otras posturas que chocan, pues consideran que nadar en piscina corta favorece la mejora de algunos elementos técnicos que luego pueden marcar la diferencia en la piscina larga, como por ejemplo los virajes, indispensables cuando nos enfrentamos a una piscina de 25 metros o que hay tiempo suficiente para preparar la cita de Río y no hay que desvirtuar el calendario habitual.

 

DSC_1063

Pero hay una tercera reflexión, la cual comparto aplicando la lógica de otros deportes. Es la de crear categorías más concretas en la natación española que marquen la preparación y que sean más ambiciosas. Crear diferentes tipos de selecciones que preparen realmente las competiciones que tocan.

 

Selección A: Hay nadadores, como podrían ser Mireia Belmonte, Melani Costa, Duane da Rocha o Jessica Vall, que por edad y por trayectoria, tienen un único objetivo en la temporada, como pueden ser los Juegos. Además, su objetivo de la temporada no será alcanzarán las mínimas porque se da por hecho que lo harán. Para todos ellos será la última oportunidad (si no son capaces de desafiar las barreras fisiológicas del paso del tiempo) de brillar en un acontecimiento olímpico, por lo que campeonatos como el del pasado fin de semana no les aportarían demasiada cosas. Digamos que este grupo de nadadores deben medir bien sus competiciones y afinar para cuando estas lleguen, calculando cada metro que nadan y que todo en su entrenamiento sea productivo en pos de ese objetivo.

 

Selección B: Todos los nadadores y cualquier deportista pasa por un momento de aprendizaje físico y mental hasta que se conviertan en máquinas casi perfectas o al menos alcancen el límite de sus posibilidades. La natación española cuenta con jóvenes valores que están en ese momento de consolidación y lo que necesitan es competir, estimularse ante nuevos retos, ganar confianza colgándose medallas. ¿Qué hubiera sido de Mireia sin los éxitos de la temporada de piscina corta? Le ha aportado mucho y Fred lo tuvo claro desde el primer día. Que en 2010 fuese la reina en Doha desencadenó todo lo demás. En este grupo podremos incluir a nadadores del estilo Fátima Gallardo, Marc Sánchez, Miguel Durán, Carlos Peralta, María Vilas, Albert Puig… Lo suyo debe ser competir, ir a todos los campeonatos posibles, como podía haber sido este Europeo de corta. ¿Qué les podría suponer una final o una medalla? Motivación y confianza, dos aspectos que son pilares para desarrollar mejor el entrenamiento de la natación.

 

Selección C: Este criterio se rige por la edad. Esos jóvenes talentos entre 15 y 18-19 años que necesitan medir bien los éxitos y los fracasos, no asignarles expectativas demasiado elevadas ni utópicas, ni tampoco frenarlos con retos asequibles. No hay que ponerle diques al mar, y la naturalidad es la clave con todos ellos. Ya irán derribando puertas y ascendiendo en función de todo lo anterior, y la clave es facilitarles y guiarles en el camino. ¿Qué hacer con ellos? Está también en fase de competición pero al estar en una edad psicológicamente tan inestable, no se pueden aplicar criterios globales, sino que cada nadador deberá tener un plan de competición acorde con sus sensaciones y estados de ánimo.

 

Este artículo es una recopilación de ideas surgidas en el Nacional, de reflexiones de técnicos, nadadores y personas vinculadas estrechamente a este mundo. Como siempre, la financiación puede ser un problema a la hora de enviar nadadores a competiciones europeas o mundiales. Campeonatos como el de este fin de semana son básicas para la evolución de la natación. Los clubes, sobre todo los más modestos, se vuelcan y eso es esencial para que las licencias aumenten y el nivel de base crezca. Ahora bien, ¿debe participar todo el mundo?, ¿hay que buscar nuevos alicientes?, ¿hay que organizarse de otra manera?

 

 

Archivado en Deportes , Natación , RFEN

viernes, 27 noviembre 2015

Por Alberto Martínez

La natación como estilo de vida

El Nacional de piscina corta, y cualquier otra competición que aglutine a la natación española, no solo cuenta con la participación de medallistas mundiales como Mireia Belmonte, Jessica Vall o Melani Costa, ni tampoco con prometedores deportistas, como África Zamorano o Hugo González. También cuenta, en su inmensa mayoría, con nadadores anónimos para el gran público pero cuya vida gira en torno a la natación aunque sean conscientes de que el camino hacia el éxito y la repercusión es más bien pedregoso. Pero su mayor mérito es tener este deporte como estilo de vida.

 

Maletas llenas de ilusión por competir después de meses de duros entrenamientos y esfuerzos, como es el caso, por ejemplo, del Natació Barcelona, cuya expedición, formada por 11 miembros, voló el pasado jueves por la tarde hacia Gijón con ganas de mejorar y disfrutar de la competición. Aunque los recursos no son los mismos que un nadador becado por el Comité Olímpico Español (COE), el sacrificio acostumbra a ser idéntico. Como esos tres días a la semana que, chicos y chicas que aún están en la ESO o Bachillerato, comienzan los entrenamientos a las 6:00 de la mañana antes de empezar los estudios a las 9:00, y regresan a la piscina o al gimnasio una vez terminan el horario escolar hasta las 18:30 o 19:00 de la tarde.

  67575_1

Una vida dedicada al deporte y al estudio, a la formación de cuerpo y mente, con el valor añadido de que saben que el deporte les ayudará a vivir pero no vivirán del deporte. Un estilo de vida que también es sacrificado para los padres, quienes se levantan a las 5:00 para llevar a sus hijos/as al entrenamiento y luego empiezan una jornada laboral y familiar que, en muchos casos, no finalizará hasta las 23:00 u 00:00.

 

Es la otra cara del deporte, vital para que el nivel de la natación se mantenga o aumente, porque la labor que realizan los clubes es indispensable para la captación de talentos y también para que este tipo de campeonatos tengan sentido y se conviertan en una fiesta acuática. En este campeonato toman parte 126 entidades. Es ahí dónde se tiene que poner el foco y las máximas ayudas.

Archivado en

martes, 17 noviembre 2015

Por Alberto Martínez

El caso Qing Wenyi o las sombras chinas

El deporte chino despertó la semana pasada triste por el fallecimiento de la nadadora Qing Wenyi, de 17 años, campeona nacional en edad juvenil en los 100 y 200 braza. Pocas informaciones trascendieron sobre su muerte. La única explicación es que Qing se encontró mal por la noche, lloró, gritó y perdió el conocimiento. Tuvo una dolencia en el corazón que provocó su defunción sin que la pudieran reanimar en el hospital. Ni la Federación de Natación China ni el Gobierno dieron más detalles, y a los dos días se procedió a su incineración sin que se le pudiese practicar una autopsia para determinar las causas de su muerte. Este último aspecto representa algo imprescindible para conocer si había tenido alguna enfermedad congénita que se había manifestado, con tal de seguir contribuyendo al avance científico en este tipo de dolencias súbitas, como reza por otra parte la Carta Olímpica.

 

Son muchas las webs internacionales de natación que han relacionado este caso con el supuesto dopaje que se le atribuye a la natación china desde hace décadas y su voluntad de ocultarlo. La página Swimvortex ha recopilado información sobre esta chica y destaca en primer lugar la opacidad de las autoridades chinas ante este caso. Por otro lado, se desconoce la religión de sus padres, aunque en la mayoría de casos deben pasar varios días antes de proceder a su incineración, y en este en concreto apenas transcurrieron dos días. Sin duelo, en voz baja, la familia despidió a Qing.

 

Qingwenyiwadafina-800x536

“La causa de la muerte puede ser una enfermedad del corazón asociada con estimulantes”, comentan desde China según Swimvortex. En el artículo inciden en la metamorfosis que sufrió Qing desde los 13 a los 17 años, donde pasó de ser una niña a poseer rasgos “masculinos” promovida por la fe en alcanzar unos Juegos Olímpicos. Algunas de sus compañeras destacaron que ella creía que podía ganar dos oros en el futuro en las pruebas de braza. Los entrenamientos de Qiao eran duros, habituales en la natación de alto nivel, con una media de entre ocho y diez kilómetros al día, más sesiones de gimnasios y trabajo en seco.

 

Hay que recordar que en el pasado Mundial de Kazán, el nadador chino y plusmarquista mundial de 800 y 1.500 libre, Sun Yang, no participó en la prueba larga debido a unas molestias en el corazón durante el calentamiento. No es la primera vez que le pasó algo parecido al nadador chino, que además ya fue suspendido tres meses por dar positivo en un control antidopaje en su país en 2014. La confusión y los rumores también rodearon aquel caso, que pasó de la anécdota a la noticia en Kazán.

 

Sin ánimo de sembrar dudas, la natación mundial sigue con la mosca detrás de la oreja por lo que sucede en China y por su poca transparencia en casos tan trágicos como el de Qing. Fred Vergnoux, técnico de Mireia Belmonte, tiene una frase que refleja bastante bien el potencial de China en este deporte: “Estoy seguro que Mireia llegará genial a Río en 200 mariposa. Pero puede salir otra china que nadie conoce y quitarle el oro”. Ese “que nadie conoce” refuerza el enigma. Una manera de operar que, cuanto menos, despierta la incertidumbre.

 

@super_martinez

Archivado en

miércoles, 04 noviembre 2015

Por Alberto Martínez

¿Cómo es el día a día de un nadador olímpico?

Un nadador del grupo de entrenamiento de la RFEN, que aspire a clasificarse para los Juegos Olímpicos de Río, debe someterse a un duro trabajo que engloba once meses al año sin apenas descansos, con una jornadas de ocho horas repartidas entre trabajo de gimnasio, piscina, fisioterapia y otro tipo de actividades esporádicas para romper la monotonía. ¿Cómo es el día de uno de estos deportistas? 

 

5:45-6:00 Suena el despertador. El nadador escoge la hora en función de si reside en el mismo CAR de Sant Cugat o fuera de las instalaciones. El primer desayuno se basa en fruta y zumos, dependiendo de lo que tenga cada deportista en la habitación. No se le da mucha importancia a esta comida del día porque en la primera parte de la sesión se consume principalmente la cena del día anterior

 

6:30 Gimnasio. El trabajo principal es cardiovascular. Así lo realizan los deportistas durante 50 minutos. Los últimos 10 minutos de la sesión tienen como objetivo fortalecer la zona de la espalda, la más castigada por el tipo de deporte que realizan. Pequeños trabajo de fuerza, con varias serires y repeticiones, antes de entrar en el agua. 

 

7:30 Piscina. El principal trabajo es aeróbico, de volumen. Los nadadores acumulan muchos kilómetros y se focaliza en el fondo, con tal de adquirir capacidad suficiente de kilómetros para afrontar toda la temporada (suelen nadar cuatro kilómetros). A medida de que avanzan los días, se intercala este trabajo con otro de mayor intensidad, en función de cada nadador y de cada prueba: series de velocidad, simular ritmo de prueba… 

 

Piscina

10:00 Desayuno. Suele realizarse de forma conjunta y es más alto en calorías que el primero del día.

 

10:30- 13:15 Tiempo libre. Los nadadores tienen tiempo para descansar o estudiar. Muchos de ellos, que realizan módulos o carreras a distancia, aprovechan para adelantar trabajos, enviar emails y desconectar de la piscina.

 

13:15-14:15 Comida. Los nadadores suelen comer en el centro alimenticio del CAR, en el que realizan una dieta semanal compensada y propia para deportistas, aunque cada día pueden escoger la cantidad y los platos a comer al ser tipo buffet. Proteínas, fbra e hidratos de carbono, los platos favoritos.

 

14:15-15:30 Descanso. En este tiempo, los nadadores aprovechan para socializarse en el restaurante o descansar en la habitación.

 

15:45 Piscina. Los primeros 30 minutos se realiza un calentamiento en seco, en el que se trabajan brazos y piernas. A las 16:15 se lanzan al agua y empiezan con trabajos de mayor intensidad y trabajos aeróbicos. Suelen nadar 4 kilómetros más.

 

19:00 Gimnasio. Durante una hora, y después de toda la carga de trabajo del día, los nadadores realizan pesas para fortalecer la musculatura. El trabajo en seco y de gimnasio ha ido ganando peso con el paso de los años, sobre todo en los velocistas.

 

20:30 Cena. Suele ser mucho más ligera que la comida, pero más fuerte que lo recomendado para una cena de una persona que no sea deportista de elite.

 

22:00 Dormir. Es la hora que recomiendan los técnicos, con tal de que los nadadores puedan dormir ocho horas.

 

Estos entrenamientos se realizan lunes, martes, jueves y viernes. Los miércoles y los sábados, únicamente las sesiones de la mañana. Y el domingo es el día festivo. En función de cada deportista o del periodo de la temporada varía. Así como de su estado físico o de si están inmersos en competición, donde aprovechan para entrenar más en piscina. En total, los nadadores pueden acumular 80 kilómetros en la piscina.

Archivado en

martes, 01 septiembre 2015

Por Alberto Martínez

Waterpolo: cambios para los Juegos de 2020

En el pasado Mundial júnior de waterpolo hubo una novedad significativa, que pudo pasar desapercibida para aquellos que únicamente se quedaron con el subcampeonato de la Selección femenina. Pero tras ese éxito, y tras ese torneo disputado en Grecia, había un cambio de reglamentación que trastoca el waterpolo del futuro en su fondo y forma. Cada equipo jugó con un hombre menos. Ya no eran siete los waterpolistas que formaban de inicio, sino seis. ¿Por qué, primero, estos cambios?

 

"En los próximos Juegos de Toquio, en 2020, quieren igualar los mismos equipos en waterpolo masculino y femenino. El COI no permite que haya más deportistas. Si se hacen los cálculos, para poder igualar equipos la única solución es reducir el número de jugadores por equipo. El Mundial era una prueba piloto para aplicar esto”, comenta Dani Ballart, entrenador del CN Sant Andreu y comentarista de TVE. El campeón olímpico en Atlanta ’96, una eminencia en esto del waterpolo, considera que lo llevarán a la práctica y confiesa que se generan situaciones surrealistas: “A nosotros no nos gusta. Además, los árbitros señalan exclusiones en cualquier roce. Eso provoca que haya situaciones surrealistas, como lo que ocurrió en el Estados Unidos-España de la fase de grupos de ese Mundial. Llegó a jugar la portera suplente americana de jugadora porque había muchas expulsadas y no quedaban jugadoras de campo. Eso es un riesgo para una portera que no está acostumbrada al contacto y que se puede lesionar. Son experiencias todavía, pruebas piloto, pero creo que lo llevarán a cabo”.

 

Atletic-sabadell El mundo del waterpolo no ha reaccionado demasiado bien a estos cambios. El seleccionador femenino estadounidense, Krikorian, campeón del mundo, olímpico y de la Liga Mundial lanzó el siguiente tuit en pleno campeonato. “No me gusta esto de jugar con cinco”. Ballart lo argumenta: “O cambian las reglas o la manera de arbitrar o es muy difícil jugar así. No tiene mucha lógica, pero parece que la FINA está muy contenta. Hay resultados abultados. Hay muchas exclusiones y más goles. Es más fácil encontrar el camino del gol y cuantos más haya, más espectáculo para la gente. Hay más alternancias, como si fuera balonmano en vez de waterpolo”.

 

Por el momento, fue únicamente una prueba piloto aunque no se descarta que después de los Juegos de Río la FINA empieza a tomarse más en serio esta nueva reglamentación y se empiecen a aplicar estos criterios a los campeonatos internacionales, lo que provocaría, de repente, un cambio en las reglas a nivel mundial. A nivel táctico, los equipos renuncia a tener un jugador de la zona central y actúan principalmente con dos extremos, un boya y dos jugadores en medio cerrando la media circunferencia. Un waterpolo algo diferente que requerirá un adaptación rápida de todos los países.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00