Ferrari tendrá dos equipos en 2012 con Alonso en el A y Rossi en el B

Es el plan de Montezemolo. Por más que lo ha intentado, el presidente de Ferrari no parece tener éxito en su idea de los tres coches por equipo. El italiano está como loco por traerse a su compatriota Valentino Rossi a la Fórmula 1 y, fracasado su proyecto inicial, está pensando en tener dos equipos en el campeonato.

Para conseguirlo va a tener la ayuda del que fuera uno de los promotores de la extinta USF1, el dueño de Youtube, Chad Hurley que sigue empeñado en tener un equipo estadounidense y lo va a conseguir con el apoyo de Ferrari. Espera lograrlo en 2012.

  Rossi-formula1  

Los coches rojos seguirán compitiendo por el campeonato en el equipo A, con Fernando Alonso y probablemente Felipe Massa, aunque subir a Vettel en un monoplaza italiano es otro de los sueño de los ferraristas, pero por otra parte habrá una escudería con motores y chasis Ferrari, además de todo tipo de ayuda, con otros dos coches en los que se prentende que estén subidos un piloto estadounidense, que podría ser el joven Marco Andretti, aunque no está decidido, y como compañero de box, Valentino Rossi.

 

De esta manera el nueve veces campeón del mundo italiano de motos, tendría tiempo para intentar recuperar el trono perdido a lomos de una Ducati, seguir haciendo historia y llega a la F-1 sin ningún tipo de presión con un coche que será competitivo, pero no ganador, es decir podría quedar noveno u duodécimo sin problemas, algo que no está permitido cuando pilotas un Ferrari oficial. El equipo sería algo así como Ferrari USA como reclamo a los intereses de la marca en el mercado estadounidense y como medio para que Valentino vaya ‘entrenándose’ en la máxima categoría del automovilismo.  El proyecto está en marcha y se están dando todos los pasos para que se haga realidad. Veremos…

 PD: Por cierto, echad un vistazo a este vídeo. Espero opiniones. Saludos a todos. 

http://www.youtube.com/watch?v=sX9H917vQrg


09 noviembre, 2010 | 09:00

Red Bull ha caído en su propia trampa... y puede lamentarlo

Semana apasionante la que tenemos por delante los aficionados a la Fórmula 1. El título mundial sale a subasta a una única puja en Abu Dhabi, así que estando en el reino de los petrodólares el precio de partida parece que va a ser elevado. Y afrontamos este gran premio determinante con el run run de fondo de las famosas órdenes de equipo. Así es este negocio. Se habla de carreras, pero casi siempre también de otras cosas. Aquí no hay espacio para los desenlaces simples o relajados, todo viene envuelto en el rentable papel de regalo de la polémica, la controversia y la guerra de declaraciones.

Carrera 

Y mientras que Bernie Ecclestone se frota las manos con el final de Mundial más apretado de la historia de este deporte, en Red Bull creo que se están dando cuenta, cada día que pasa un poco más, de que han caído en su propia trampa. Me parece muy loable el discurso ése de la deportividad, la igualdad, la rivalidad justa… pero no se lo creen ni ellos. El que pone la pasta tienen que vender unos cuantos millones de latas de la bebida mágica que le ha hecho rico para pagar la juerga de la F-1 y a mí no me van a convencer con el argumento de que prefieren perder el título de pilotos antes que atentar contra el espíritu de la competición. Lo siento, pero por ahí no paso…

Equipo 

Sobre todo, porque el trasfondo del problema ha quedado bien claro a lo largo de la temporada. Con lo que en Red Bull no contaban era con un Mark Webber que les ha salido respondón, pasando de escudero fiel a incordio permanente para su niño bonito. Porque es el australiano, y no yo, quien repite sentirse menospreciado y perjudicado en su equipo en favor de Sebastian Vettel, el llamado a proclamarse campeón del mundo por primera vez por obra y gracia de los milagros de Adrian Newey. Eso, y no otra cosa, es lo que ha impedido a Christian Horner tomar las decisiones lógicas que hubiera adoptado cualquier otro jefe de equipo (seguramente con más estilo y discreción que Ferrari, todo hay que decirlo).

Horner 

Pero ahora resulta que se ven atrapados en su propia hipocresía. Deben aguantar el farol después de llevar semanas, como bien ha dicho Alonso, criticando a la escudería de Maranello por lo que pasó en Alemania. Ellos son ecuánimes y nobles, no como los demás, así que toca apechugar con tanta demagogia. Estoy absolutamente convencido de que si la situación fuera la inversa, que la ventaja correspondiera a Vettel, el pobre Webber habría tenido que tragar quina y asumir su papel segundo. Así que en Red Bull no dan órdenes de equipo porque no son las que les gustarían, ni más ni menos…

Alonso 

Lo peor del caso, al margen de tanta falsedad, es que siempre hay quien aprovecha la coyuntura para intentar restar valor a la sensacional temporada de Alonso y Ferrari. Ya sabemos, recurso fácil: si el asturiano gana el título será por los siete puntos que le cedió Massa en Hockenheim, algo que nunca ocurrirá en el santuario de Red Bull. Patrañas. Éste es un deporte de equipos y quien no quiera entenderlo es que está hablando de otra cosa. Quizá de un campeonato de squash de la comunidad de vecinos, pero desde luego que no de Fórmula 1…

El domingo salimos de dudas.

20 octubre, 2010 | 17:28

EagleRider: donde los sueños se hacen realidad

Hola a todos de nuevo.

De vuelta a casa. Escribo estas líneas sobrevolando Estados Unidos, rumbo a Nueva York desde San Francisco, como escala hacia Madrid. Antes de nada, disculparme por no haber podido acudir a esta cita en el blog en la última etapa de mi viaje por California. La jornada final resultó larga e intensa, como merecía la clausura de la aventura y la despedida de nuestros anfitriones de EagleRider. Lo fue tanto, que ésta es la primera oportunidad que he tenido de ponerme delante del ordenador en las últimas 36 horas, de las que tan sólo descuento un par de ellas para dormir antes de salir desde el hotel hacia el aeropuerto, a las cuatro de la madrugada del martes.

 
Saloon 

La cuarta etapa del Tour Eaglerider nos llevaría desde Yosemite a la meta simbólica del Golden Gate. La climatología quiso ser más generosa con nosotros esta vez y nos permitió disfrutar en todo su esplendor de los paisajes del parque natural y de más de 300 kilómetros de moto con sol y agradables temperaturas. Visitamos algunos lugares pintorescos, como el que dicen es el saloon más antiguo del estado, aunque creo que la mente de todos ya viajaba de forma anticipada a lo que sería la emocionante llegada a San Francisco.

Puente 

Entrar en la ciudad no fue fácil. Porque no lo es mantener agrupada y ordenada una caravana de más de veinte Harley por las enormes autopistas americanas atestadas de coches. Nuestros guías tuvieron que emplearse a fondo, como pastores con sus rebaños, y para nosotros también resultó algo estresante, la verdad. Con hasta seis carriles por dirección, los coches llegan por todas partes, los camiones se interponen en tu camino, tomar la salida adecuada a veces no es fácil y hasta nos encontramos un colchón tirado en mitad de la carretera (que, por suerte, pudimos esquivar todos).

Golden 

Pero la llegada a esa gran ciudad que es San Francisco compensó tanta tensión. Primero, fotos de rigor desde la distancia con el Golden Gate al fondo; después, atravesarlo como quien alcanza un gran objetivo, la tierra prometida. Fue algo especial y la sonrisa se dibujaba en el rostro de cada uno de nosotros cuando nos colocábamos en paralelo al manillar de nuestras motos, con el pulgar apuntando hacia arriba, hacia los inmensos pilares que dan sustento a este prodigio de la ingeniería.

Alquiler 

El recorrido por las calles de la ciudad fue otro regalo para los sentidos. Empleamos más de media hora en llegar a la sede de EagleRider en San Francisco, el lugar donde nuestras motos podrían ya descansar después de cuatro días y más de 1.200 kilómetros. Y lo merecían, habían respondido al desafío sin rechistas, como fieles compañeras de una aventura inolvidable. Me despedí cariñosamente de mi Road King azul y plata, como si pudiera entenderme, como si tuviera vida… ¿O es que acaso la tenía? En la puerta de la central de alquiler, varias limusinas nos esperaban para llevarnos al hotel de nuestra última noche en Estados Unidos. Un guiño más al “american way of live”.

Boss 

El balance del viaje, como ya sabréis si me habéis concedido el privilegio de seguir mis apuntes de estos días, es inmejorable. No sólo por la experiencia personal, que desde luego que sí, sino también por haber podido descubrir una empresa que, básicamente, se dedica a hacer los sueños realidad. Y es cierto que lo consiguen. Con profesionalidad y pasión; con una experiencia de casi veinte años y la capacidad de gestionar más de ¡tres mil motos! en todo el país; con vocación de servicio al cliente y voluntad de superación. Eso, que no es poco, es EagleRider. Su motor se llama Chris McIntyre, su presidente fundador que nos acompañó durante los cuatro días de ruta al manillar de su moto personal, una preparadísima y preciosa Heritage de carburación y escapes atronadores. Y os puedo asegurar que conocerle ha sido otro de los regalos de este viaje: carismático, ingenioso, entusiasta, apasionado, afable y sincero. Un triunfador hecho a sí mismo, aunque suene a tópico, pero que sigue con los pies en la tierra y disfrutando cada minuto en que consigue hacer felices a sus clientes (que dice terminan siendo sus amigos) mientras les descubre América subidos en una moto.

Yosemite 

Chris y su equipo de EagleRider os esperan. Sé que no es fácil, que encontrar el dinero necesario es casi una misión imposible en los tiempos que corren, que estos viajes son caros, que la oportunidad de hacerlos parece sernos esquiva un día tras otro, que los sueños a veces nos dan la impresión de ser sólo eso, sueños… Pero si me permitís el consejo, no renunciéis a ellos. La experiencia os resultará tan inolvidable como a mí y todos los esfuerzos que os haya supuesto serán entonces insignificantes. Yo, desde luego, empiezo a mismo a ahorrar para mi próximo viaje…

Gracias por haberme acompañado en el primero. Volvemos a la carga, que este fin de semana nos esperan Alonso y Corea…

23 julio, 2010 | 22:31

La locura de Alonso

 

Por su interés me limito a reproducir la columna de opinión del  periodista británico Tony Dodgins en Autosport.com. Espero vuestros comentarios. ¿Vosotros creéis en la remontada?

 

Algunos pensaran que Fernando Alonso está loco cuando dice que él aún puede ganar el título, pero analicemos la situación.

En Bahrain Alonso calificó tercero detrás de Felipe Massa al no conseguir su mejor sector en la vuelta de calificación, pero no hubo ningún error en la carrera, era segundo por delante del brasileño en la primera curva y después sacó el máximo provecho cuando el hombre de la pole, Sebastian Vettel sufrió problemas. La carrera del Ferrari de Alonso fue perfecta.

La siguiente, en Australia, donde Alonso se quedó a un par de décimas de Vettel en la lucha por la pole, tuvo el problema del toque con Schumacher en la salida. Su recuperación desde la parte de atrás fue poderosa hasta que se encontró con su compañero, que era mucho más lento y se tuvo que quedar ahí, algo que no le gustó mucho.

 

En Malaisia, Alonso se vio perjudicado por las previsiones de Ferrari lo que le condenó a ser decimoquinto en la parrilla. En carrera, estaba luchando por la octava plaza con Button cuando su motor falló, pero dejó Sepang a sólo dos puntos del líder del campeonato.

 

En China, Alonso cometió el primer error de la temporada cuando se saltó la salida y fue sancionado con un drive through. Después de tres paradas en boxes luchó hasta conseguir acabar cuarto.

 

Barcelona trajo la suerte cuando salía cuarto tras los Red Bull y Hamilton en la parrilla pero después consiguió el segundo puesto en la carrera después de que Vettel sufriera un problema de frenos en las últimas vueltas y Lewis estrellara el McLaren. Con cinco carreras, Alonso seguía a sólo tres puntos de la cabeza en la batalla por el campeonato, por detrás de Button.

Alonso1  

En Montecarlo, Alonso tenía un coche rápido y tenía mucha confianza en sus posibilidades de vencer a los Red Bull, pero cometió su segundo error de la temporada cuando se estrelló con fuerza en Massenet el sábado por la mañana, dañar su chasis y dejándose a sí mismo fuera de la calificación. Un comienzo en el pitlane no es lo que se quiere en Mónaco, pero se detuvo pronto después de varios adelantamientos. Además se enfrentó al reto de los neumáticos y terminó sexto. Una vez más, acabó el gran premio a sólo tres puntos del líder, entonces Mark Webber. Escapó bien de la situación.

 

Turquía fue la única carrera en la que Alonso estuvo por debajo en cuanto a rendimiento. Y la culpa fue del F10 de Ferrari, no de su piloto. Únicamente cuatro puntos con un octavo puesto, tras luchar con Petrov no es lo que tenía en mente, pero se mantuvo optimista porque esperaba más en Canadá y sabía que empezarían a introducir importantes mejoras para Valencia que habían funcionado bien en el túnel del viento.

 

Las últimas tres carreras le han ido realmente mal a Alonso, pero de nuevo, nada que ver con su falta de ritmo sino con otros factores o simplemente con la mala suerte.

 

En Montreal Alonso pudo haber ganado, pero tuvo un tropiezo dos veces al encontrarse con doblados y con pilotos lentos lo que le impidió quedar por delante de Button y Hamilton.

 

En Valencia no puede haber duda de que en circunstancias normales, el español habría terminado segundo tras Vettel y quien sabe si incluso hubiera tenido suficiente ritmo para desafiar al de Red Bull. Aunque hubiese hecho lo correcto en el manejo de la situación cuando Webber sufrió el accidente y la salida posterior del coche de seguridad, no se puede negar que no debería ser posible que un monoplaza se quedé tan lejos haciendo las cosas como se deben hacer.

 

Después en Silverstone, la pena por cortar la curva en el adelantamiento a Kubica fue excesivamente dura. Si un piloto pone una rueda entre sus rivales a 300 km/h es algo dudoso, pero si está al lado de un coche más lento y se ve obligado a echarse al césped… Sobre todo si estamos tratando a animar a los pilotos a que se adelanten unos a otros. Sería justo que hubiera dejado su lugar al otro piloto, pero cuando el piloto en cuestión se ha tenido que retirar, hubiera sido mejor dejar las cosas tranquilas.

También es irónico que Nigel Mansell que cuenta con algunos de los más espectaculares y atrevidos adelantamientos en la F-1 haya ayudado a los comisarios a tomar la decisión.

  Alonso2
 

La cuestión es que Alonso, debido a decisiones polémicas y otras inoportunas salidas del coche de seguridad fue penalizado con un grado totalmente desfasado con respecto a su delito. Afortunadamente la selección española de fútbol ganó el Mundial para mejorar su estado de ánimo, a pesar de que el árbitro Howard Webb dejara a los holandeses suplantar a Bruce Lee en, al menos, 45 minutos. Alonso debió preguntarse en esos momentos por una conspiración antiespañola, entonces con cierta razón.

 

Así que, tomando la temporada de Alonso hasta ahora en su conjunto, en las 10 carreras hasta la fecha, algo ha ido mal en el 80% de ellas y solo el 20% se pueden atribuir a él, el 30% si se quiere ser excesivamente duro con el asunto de Kubica.

 

Desde cualquier punto de vista está claro que ha sido extraordinariamente desafortunado en este Mundial. Un implacable y combativo piloto como Alonso que calificó tercer en Silverstone, sólo superado por los Red Bull, es consciente de que estar ahí por delante de Hamilton es el primer paso para poder superar al británico. Algo que hizo de forma tan convincente cuando ambos eran compañero de equipo en 2007. Alonso en esa carrera debería haber terminado tercero.

 

Tal vez tuvo su merecido por cuando dijo a la tribuna ‘Bye bye…”, en dirección a la tribuna principal cuando Hamilton y Button solo pudieron ser cuarto y 14ª, respectivamente. Fue solo una broma sin ninguna mala intención, pero que fue recogido por los micrófonos de la televisión en el News of the World bajo el titular ‘Alonso se burla de los fans’.

  Alonso3  

Lo cierto es que cuando se olvida todo y se mira la clasificación, Hamilton tiene 145 puntos en el liderato y Alonso es quinto con 98. Pero hay un margen en la F-1, hay una serie de cosas que han pasado, ninguna de manera razonable para Fernando en las últimas carreras, si no hubiera sido así, Alonso estaría por delante con 137 puntos y Hamilton tendría 135.

 

Por eso, con nueve carreras por delante no es una locura pensar en la recuperación de Alonso. Y más con la guerra civil que existe en Red Bull y la que puede tener lugar en McLaren.

Alonso está 47 puntos por detrás, pero eso son solo dos victorias con la puntuación actual. Y hay pocas dudas sobre su esfuerzo y a donde va a ir el de Ferrari a partir de ahora.

 

 Por cierto, Fernando Alonso ha sido nombrado, por sus propios compañeros, el mejor piloto de la F-1 actual. ¿Vosotros también los pensáis?

17 julio, 2010 | 18:03

La importancia de llamarse Ferrari


Hubo un tiempo en la Fórmula 1 en la que llevar un coche rojo con un caballito pintado era sinónimo de triunfo. El monoplaza era el mejor, el más rápido y fiable, el piloto era el mejor y el sólo nombre de los chicos de Maranello asustaba en la Federación Internacional de Automovilismo. 

Ese tiempo ya pasó.

Ahora, ni el coche es el más rápido, ni la gente de la FIA beneficia a Ferrari. ¿Y el piloto? Para mí sigue siendo el mejor, aunque es cierto que Hamilton es quien ha logrado lo que solía hacer Fernando, es decir, estar líder sin tener el mejor coche, incluso tiene pinta de ganar el campeonato si la cosa no cambia mucho. La manera en la que lo ha conseguido es otra historia, pero el dato es ese. Ahora bien lo cierto es que Alonso comenzó ganando con el coche rojo y después no ha vuelto a subirse a lo más alto del podio por unas razones u otras (Ver Reportaje Diario AS: Imprevistos y poca suerte en el ecuador


Dice Luca Cordero di Montezemolo, presidente del equipo rojo, que menos llorar y más demostrar que son Ferrari. No le falta razón. Han fichado a Alonso para que de el máximo, incluso si el coche no lo tuviera, pero tampoco han mandado al español a luchar contra los elementos como la Armada Invencible. Y también debe demostrar él mismo, con la presión a la FIA que sea necesaria, que el asturiano merece, al menos ser tratado como uno más. 

1115MontezemoloBeachesFerrari
 

Y es que a nadie escapa que Charlie Whiting, el famoso director de las carreras de F-1, no tiene un poster del bicampeón de Oviedo colgado en la pared de su habitación. Y tampoco de un coche italiano. 

Jean Todt lo fue todo en Ferrari, en la época en la que los coches rojos ganaban carrera tras carrera. Quizá sea necesaria una reunión de Montezemolo con él. Quizá sea necesario un toque de atención de Alonso al equipo o a la inversa.  Lo que es verdad es que las cosas no están funcionando en Ferrari como debería y un fracaso en la Scuderia sería terrible para Alonso. Estamos en la mitad del campeonato. Aún todo puede cambiar. 

noviembre 2010

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Estás en Final de recta, un blog sobre Fórmula 1 y todo lo que la rodea: carreras, rumores, fichajes, historia, estadísticas... Con especial atención a lo que hagan Alonso, De la Rosa y Gené.

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Prisacom S.A. - Ribera del Sena S/N - Edificio APOT - Madrid [España]