as.com Ver todos los blogs >

Fiebre maldini

El blog de Julio Maldonado

enlace

Categorías

Calendario

noviembre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« noviembre 2013 | Inicio | febrero 2014 »

jueves, 30 enero 2014

Por Julio Maldonado

Pensando en…fútbol colombiano. En un lugar de Antioquia. Ahí debutó Juanma Lillo

Envigado-Millonarios y el debut de Juanma Lillo en la liga colombiana. No es plaza sencilla para Lillo la de este fútbol colombiano que empieza a ser referencia en Sudamérica, y por muchas cosas. La cantidad de futbolistas que saca en casi todos los puestos. Primer nivel Armero, Zúñiga, Zapata, Perea, Guarín, Gio Moreno, Quintero, McNelly, Bacca, Muriel, Ibarbo, Teo Gutiérrez, Ramos, John Córdoba, Muriel o Jackson Martínez. Y me dejo varios. Y para el primerísimo nivel a Falcao, Cuadrado o James Rodríguez cuya temporada en el Mónaco es fabulosa. Colocar a este o aquel en un escalón u otro es cuestión de gustos, aunque Falcao está fuera de catálogo. Lo cierto es que Colombia es campeona de América sub 20, que hizo una clasificación fantástica para Brasil 2014 y que su liga es seguida por atención por muchos clubes europeos.

 

Lillo

 

A Millonarios ha llegado Juanma Lillo. Millonarios, el mítico equipo de aquel ballet azul que maravilló en los cincuenta, que tuvo a Di Stefano, Pedernera o Néstor Rossi en plena apertura de fronteras en los futbolistas argentinos entonces. Millonarios, el equipo más laureado de Colombia pero que difícilmente puede competir hoy con Atlético Nacional de Medellín. Torneo difícil y plaza más aun para Lillo, exigencia por historia, menos nivel de plantilla . Doble dificultad. Todo empezó el sábado en Antioquia ante el Envigado, modesto a años luz de sus vecinos Atlético Nacional o Independiente de Medellín pero capaz de producir talentos como Guarín, Quintero o el gran James Rodríguez. También Pabón o John Córdoba, trabajo de cantera mediante. Hoy Envigado es mucho menos y el partido lo dejó claro. Envigado-Millonarios, por tanto. Y el fútbol de Lillo en estado puro. Gran trabajo de presión alta, dos puntas bien abiertos en Dayro Moreno y Agudelo, falso nueve, recuperación y mucha circulación de balón. Buen trabajo de Robayo en la derecha, destellos del veterano Candelo y mucho peso en el primer tiempo de Vasquez. Candelo y Vasquez, dos zurdos que deberían ser el armazón del mediocampo de este Millonarios que hizo un primer tiempo magnífico. Más problemas en el mediocentro con Juan Ortiz, al que una lesión gravísima frenó la temporada pasada. La llegada de Vargas podría superar ese problema. Muy buen primer tiempo decía, con un excelente Dayro Moreno. Comprometido, trabajador, de movilidad permanente, marcó los dos goles y habrá que ponerle en la lista de candidatos para entrar en la lista por Falcao para el mundial. Si ha vuelto el mejor Dayro Moreno, Lillo puede sonreír. Todo felicidad hasta que las piernas no dieron más y el equipo se desinfló en toda la segunda parte. Sufrió atrás, metido en el borde del área, achicando balones como pudo. De la capacidad para que el equipo mantenga esa presión dependerán las opciones de Millonarios, cuyos partidos van a ser siempre foco permanente de atención en Colombia. Ahora llega el debut en casa ante La Equidad, luego vendrán los más duros. Aquí les seguiremos.
 
Otro día hablamos de los amistosos de verano entre Boca y River, que dejaron al joven Luciano Acosta como estrella naciente. Otro nuevo Riquelme que apunta como lo hacía Paredes justo hace un año. Prometido queda.

Archivado en

jueves, 09 enero 2014

Por Julio Maldonado

Pensando en la Premier: a propósito de Moyes, Scholes y Ferguson

Dos años han pasado desde que Sir Alex Ferguson recuperase a la desesperada a Paul Scholes. Retirado tras la derrota en la final de Champions ante el Barcelona, el técnico reunió a la plantilla, le explicó la decisión y horas después Scholes jugaba un partido de Copa ante el Manchester City. Aquella fue la única manera de resolver el problema en el mediocentro, síntoma claro de mala planificación de mercado. Era el ocho de enero de 2012, sólo unos días antes y hubiésemos pensado en la inocentada. Pero no.

Moyes
Han pasado dos años, y los problemas de creación del equipo en esa posición siguen intactos. Ya sin Scholes ni Ferguson, pero con la misma mala planificación. La llegada de Moyes y las lesiones de Van Persie o de los centrales afectan, pero la raíz del problema de este Manchester United al que se le esfuma la temporada está ahí. Sencilla, cristalina. La huida hacia delante de colocar a Rooney de mediocentro tuvo su efecto, e incluso en esa posición jugó el partido del último título de Premier ante el Aston Villa. Rooney es el futbolista inglés más completo del momento y puede jugar ahí, pero alejarle tanto del área no es buen negocio. Desde que Ferguson rescatase a Scholes el Manchester United ha firmado a Van Persie, Buttner, Kagawa, Zaha y Fellaini como futbolistas con minutos de verdad en el primer equipo. Un delantero estrella y de funcionamiento garantizado (Van Persie), un mediapunta al que han  condenado al bajo rendimiento al sacarle de posición (Kagawa), un extremo rápido sin minutos (Zaha) y un experimento de momento fallido como Fellaini, jugador que pienso tenía en el Everton su tope. Si también lo tenía Moyes lo dirá el tiempo, pero las decisiones con Fellaini son difícilmente entendibles. En su Everton marcó once goles la última temporada, jugando cerca del área. Allí le buscaban mucho en largo para aprovechar su envergadura, su facilidad para chocar contra los centrales, para ganar pelotas por arriba. Pero el mismo Moyes se empeñó en alejarle del área y ponerle al lado de Carrick (humillación 4-1 ante el Manchester City) o incluso como único mediocentro (derrota en Old Trafford 0-1 ante el Everton). Y no. Lo cierto es que el club ha sacado la luz roja de alarma y se moverá en el mercado en busca de refuerzos. Veremos si ahora sí para el puesto que verdaderamente necesita porque la pareja Carrick-Cleverley ya no alcanza.


No todo son malas noticias. El buen nivel del recuperado Fletcher con sus desplazamientos de balón, la aparición de Januzaj y las mejorías de Valencia y Welbeck pueden ilusionar en Old Trafford. Y volverá Van Persie, y Rooney garantiza rendimiento. Pero la sensación hoy es de temporada perdida. Casi impensable ya ganar la Premier, e incluso con problemas serios para entrar entre los cuatro primeros con Arsenal, Manchester City, Chelsea, Liverpool e incluso Everton. Fuera de la Copa y con una semifinal de Copa de la liga por remontar ante el Sunderland. Y a este nivel ganar la Champions suena a ciencia ficción, por mucho que este grandioso club jamás se dé por vencido. Como puse un día en twitter y exagerando un poco, tal vez Ferguson acabe haciendo “un Scholes”.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00