as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

junio 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

sábado, 14 junio 2014

Por Kiko Narvaez

Del Bosque debe detectar rápido el tratamiento

Sigo creyendo en esta Selección, pero el técnico debe hacer reaccionar a los jugadores.


Tropiezo o batacazo. Ahí está la cuestión después de la dolorosísima derrota ante los holandeses. Fueron solo unos segundos que luego marcaron una gran diferencia. La zurda de Silva y la cabeza de Van Persie. El de Arguineguin tuvo la sentencia tras decidir la sutileza que no le compró el meta holandés. Tras unos primeros 45 minutos controlados por La Roja, el delantero holandés sí aprovechó su oportunidad para rematar increíblemente un centro desde 50 metros de Blind. Para los de Van Gaal fue pura energía y confianza la inyección del gol y salieron con otras intenciones tras el descanso.


Una alicaída España no digirió bien el empate. Es como si el golpe les hubiese dejado sin aire. Perdían todos los duelos con De Guzman y De Jong que presionaban la sala de máquinas anticipándose a los creadores. También perdieron los conceptos defensivos ante los pelotazos cruzados de Blind a Robben y Van Persie, que se sintieron muy cómodos emparejados hombre con hombre a los centrales ante la falta de basculación de los laterales o la inclusión entre ellos de uno de los del doble pivote. Cuando lo hubo, pues Del Bosque lo desmontó en el cambio de Xabi Alonso por Pedro.


Yo creo en esta Selección. En la primera parte manejaron el partido. Fue el estado de ánimo el que marcó la diferencia de los segundos 45 minutos. Es ahí donde debe ahondar Vicente del Bosque y su cuerpo técnico, deben buscar los motivos de esa falta de reacción. Nadie mejor que Del Bosque para hacer una resonancia y saber si es algo puntual o intentar aprovechar los grandes recursos que tiene entre los 23 seleccionados. Encontrar los motivos de la falta de reacción es el paso entre tropiezo y batacazo. Es la diferencia entre el primer y el segundo tiempo. No es lo mismo irte al descanso con 2-0 que con 1-1, pero tampoco el empate era tan grave.


Los internacionales tienen ante Chile la oportunidad de demostrarlo, de disipar cualquier duda, de tirar de orgullo y unión y demostrar que solo fue una zancadilla, que para tirar a esta Selección hace falta más. Del Bosque debe hacer una radiografía de urgencia, exhaustiva y exigente para detectar rápido el tratamiento, como se exige en las fases finales. A lo mejor las medidas pueden ser injustas, pero hay que tomarlas porque un nuevo error te manda a casa.

Archivado en

lunes, 26 mayo 2014

Por Kiko Narvaez

La buena ola del Atlético y el nuevo desafío del Cholo

Por mucho que se me pasasen por la cabeza pasajes del pasado. Por más que pensase en la dificultad de volver a llegar a una final de Champions con los jeques y con Bayern, Madrid y Barça de por medio. Por la crueldad de visualizar el final del partido y la explosión de liberación cuando pitase el árbitro. Por muchas lamentaciones que escuché ninguna fue rival para el orgullo. El orgullo de ver a tu equipo vaciarse hasta la extenuación. Ese orgullo que me impidió estar triste por ver a los jugadores vacíos, exprimidos ante el terrible desgaste que conlleva jugar tantos partidos a esos grados de intensidad. Ese orgullo fue el que me hizo despertarme el domingo aún más atlético. Hubo partido. Con un Gabi imperial que, exceptuando a Di María, ganaba todos los rechaces y duelos, pero no existió en la prórroga. A partir del minuto 70 el equipo se atrincheró como otras muchas veces defendiendo su gol. A los blancos ya no les valía sólo con el corazón y la entrada de Isco y Marcelo hizo que el control del juego se tradujesen en jugadas de peligro. Fue un partido muy de la fábrica del Cholo.

 

Era un Madrid impotente y no se veía a la BBC (desacertado Bale y limitados Cristiano y Benzema). Pero el cabezazo de Ramos rompió la roca atlética. Y rota la roca empezó a filtrase los atacantes de los blancos, que estaban más cómodos y sin oposición y entonces los Godín, Miranda, Tiago y Gabi no daban a basto. La estocada de Ramos fue definitiva. Ni las piernas ni la mente estaban programadas para la prórroga. Después de 40 años tenían la copa a 90 segundos y el gol los mando al abismo sin aire. Eso lo detectó el Madrid rápido y con más oxígeno que el Atleti terminó imponiéndose en una prórroga en la que fue superior. Felicito a los madridistas por su título. Ahora hay que seguir creyendo en el Cholo y sus discípulos. El entrenador argentino es un hombre de desafíos ya tiene otro para la temporada próxima. El Atlético ha enganchado la ola buena y debe aprovechar la unión en el césped y la estabilidad institucional para seguir creciendo. Esta temporada el Atlético de Madrid dio tres pasos adelante. Y ya no debe retroceder.

Archivado en

lunes, 19 mayo 2014

Por Kiko Narvaez

Un campeón humilde y sin complejos

El guerrero Atlético ha sido justo campeón de Liga. El consenso sobre el merecimiento es mundial.


Recapitulando las portadas y las crónicas de la prensa nacional y mundial hay consenso: un guerrero Atlético de Madrid ha sido justo campeón de Liga. Todos coinciden en sus titulares y sus análisis y te recorre una enorme satisfacción al comprobar que lo que sientes con tu pasión rojiblanca es lo mismo que tu equipo transmite al mundo del fútbol. Porque en la vida no todo se puede explicar y hay cosas que sólo se pueden sentir. Los atléticos saben de qué les hablo. El fútbol es efímero y olvidadizo y los méritos, que fueron infinitos, no se celebran en una plaza ni una fuente.


Se lesionaron Diego Costa y Arda, Alexis marcó un golazo que no existe en los catálogos de goles, un Camp Nou con noventa mil y sus tifos… Todo iba camino de quedarse en un meritorio casi milagro. Pero los rojiblancos salieron del vestuario tras el descanso al son que les toca Simeone, nuestro flautista del Calderón. Y rápidamente visualizamos de nuevo el “siempre hay que creer”. Y se fueron a por el empate con el Guaje Villa emocionándonos con la solapa llena de estrellas y dejándose el alma en la presión. Arda y Koke, los chicos de la batuta tocando el tambor, Gabi ondeando su bandera rojiblanca al grito de “al abordaje”, el creyente Tiago emocionado cada vez que habla de su equipo, el ejemplo y eficacia de Raúl García y la guardia pretoriana de Courtois, la línea de cuatro anticipándose y desdoblándose concentrados. Y Diego Costa es un delantero total. Aúna algo envidiado por cualquier entrenador: empieza la presión y finaliza las jugadas con gol. El Atlético es un equipo que juega bien al fútbol, como en esos primeros 20 minutos espectaculares y de gran intensidad en los que sorprendió a todo el mundo teniendo el control del centro del campo y alternando presión arriba con repliegue intensivo, sabiendo leer el partido en cada momento y eso sólo lo hacen equipos sin complejos.


Todo esto que sentimos desde la llegada del Cholo Simeone. Lo reconocieron los noventa mil del Camp Nou (con esos aplausos al terminar el partido y entonando el “¡Atleti, Atleti!) Todo eso también se recordará siempre cuando contemos la épica victoria. Para el final me quedo con lo que más profundo me llegó. Cuando nos avisaron de la rueda de prensa, la imagen que vi fue la del general que hizo bajar a sus mandos para que viera todo el mundo que estaban a su misma altura. Cholo, te pasa con los rivales igual. Los respetas de la misma manera. Eso se llama humildad, la misma humildad que desprende tu equipo. La misma humildad que detectaron los noventa mil del Camp Nou y los titulares de la prensa mundial.

Archivado en

lunes, 12 mayo 2014

Por Kiko Narvaez

No hubo precipitación ni agarrotamiento

El Atlético no hizo nada diferente frente al Málaga, sólo le faltó acertar. El equipo sigue en el paritorio, esperando a dar a luz a una Liga sin epidural, apretando en cada partido.


Después de 37 jornadas cada equipo está en el lugar de la tabla que le corresponde. El problema es que cuando te pasa alguna desgracia al final del campeonato la trascendencia es mayor. El Atlético no hizo nada diferente a lo que venía haciendo durante todo el año. Raúl García peinó y el Guaje la mando al travesaño. Otra pelota parada de Koke y Raúl García, con Alderweireld delante, no pudo conectar a las redes. Una jugada calcada a la de Oporto y Caballero se la sacó a Villa. Tenía la duda de si la trascendencia del partido podría crear ansiedad a los del Cholo, agarrotarlos o caer en la precipitación. No detecté ninguna de estas tres situaciones. El Atlético jugó como siente y sabe y le faltó materializar alguna oportunidad y defender ese gol como este equipo sólo sabe.


Hablo de 37 jornadas y la justicia que traen porque durante el curso hay travesaños, goles en propia puerta, errores arbitrales, algún fallo de tu portero o centrales, falta efectividad en momentos determinantes y esto le pasó al Atlético en siete días, en las dos últimas jornadas de esas 37 disputadas. Esto demuestra la dificultad que conlleva ganarle una Liga a los dos monstruos. Uno de ellos, hasta con siesta de por medio, aún depende de sí mismo para ganar la Liga. Los rojiblancos no pueden permitirse ni pestañear. Ahora todos sacan sus cuentas pero la Liga de 38 jornadas es la de la regularidad y al final cada uno queda donde realmente mereció. El Atlético sigue en el paritorio esperando dar a luz a esta Liga sin epidural, apretando y sufriendo cada partido. Ya le queda un último empujón y será en el Camp Nou donde jugará sin ansiedades, sin miedos y con la fe por bandera ante un conjunto azulgrana que después de 37 jornadas también se mereció pelearla. Porque en mayo nadie se encuentra por casualidad arriba. Y hablo de justicia, no de mérito porque en eso los rojiblancos ya campeonaron hace tiempo.

Archivado en

viernes, 02 mayo 2014

Por Kiko Narvaez

¡Qué bonito se ve todo desde la nube colchonera!

Nada más acabar la semifinal de la Champions, recién conseguida la plaza para la final de la Copa de Europa después de 40 años, la palabra que más escuché entre los jugadores y el cuerpo técnico fue “Levante, Levante y Levante”. En esta espiral en la que se ha metido el equipo no hay tiempo para recrearse ni regodearse. Una clara demostración de que no hay distracción es que el Atlético fue el único equipo que quiso mientras el resultado fue de 0-0 en la eliminatoria y el único que arriesgó para ganar después del 1-1.

 

En Valencia, con Raúl García y su marcador Gayá, se buscó la victoria por aire. En Londres, por tierra con Adrián. Así es el míster rojiblanco. Siempre cuenta con recursos y variantes en el juego, lo que supone una demostración del respeto que le tiene a cualquier rival a la hora de estudiarlo y preparar el partido. Todos estos preparativos no nublaron al equipo después del pitido final. Simeone, puedes estar tranquilo porque tu discurso tiene clavados los pies de tu manada en el suelo y muy despiertos. Mientras la afición sigue soñando encima de una nube, en esta nube que nos habéis subido con vuestra fe, convicción, pasión y unión.

 

Si supieseis, Cholo, tú y tu manada, lo bonito que se ve todo desde aquí arriba, acompañado de Valentín, un jubilado que me cuenta sus batallas del Metropolitano en el gimnasio. Disfruto con mi compadre el fisio Pedro Bounty, que fue quien me leyó los primeros mandamientos rojiblanco allá por el 93. Alucino junto a mis hermanos jerezanos, mi Pompa y mi Toni, nuestro Godín de La Granja. Sueño con Marci y su hijo Diego, orgulloso con la foto con su Gabi a cuestas. Y me emociono con el gesto de Torres de no celebrar un gol en toda una semifinal de Champions (ya me cautivó el Niño al celebrar un gol suyo en una final europea con el arquero que hacía un exjugador del Atleti).

 

Podría seguir analizando a los inquilinos de esta gran nube de ilusión, entusiasmo y esperanza rojiblanca hasta el lunes, pero no puedo porque hay que bajar el domingo otra vez al suelo que pisáis vosotros para alentaros en el Ciutat de Valencia. Se habla de 8.000 atléticos y es una movilización llamativa, pero se necesita más para que el campo del Levante se convierta en un mini Calderón. Estáis a tiempo para uniros a la caravana de la temporada 13/ 14… El 14, ¡que bonito número Cholo!

Archivado en

jueves, 17 abril 2014

Por Kiko Narvaez

Los herederos del Cholo Simeone en el Atlético

De todo equipo que marco época con su estilo siempre salieron discípulos que siguieron el camino de su maestro, con pequeños retoques, pero con la esencia de la obra. Si miramos la etapa de Sacchi se dedicaron al banquillo los Ancelotti, Rijkaard, Donadoni, Gullit, etc. De la era de Cruyff y su Dream Team se dedicaron a ser técnicos los Guardiola, Eusebio, Chapi Ferrer o Sergi. Los estilos del Milán de Sacchi y del Barça de Cruyff perduran en la historia del fútbol por cómo achicaban unos y por cómo abrían el campo los otros, con ese ‘4’ por delante de la defensa. Del estilo tiquitaca de Luis y Guardiola también saldrán de cara al futuro entrenadores y Xavi Hernández es el principal candidato.

 

Del Atlético del Cholo detecto que está cogiendo forma un estilo, una forma de vida de color rojiblanco. Perdurará su manera de competir y de cerrar cualquier opción de que te creen peligro con los interiores, una convicción desde la pizarra para defender todos a una, todo desde una gran fortaleza mental. Es un equipo de granito. De este Atlético opositarán en un futuro para técnicos gente como Tiago, Godín y, sobre todo, Gabi. No sé cuáles serán las intenciones de Gabi de cara al futuro y menos ahora que está inmerso en plena batalla, pero como atlético me parece que reúne todo para ser un elemento importantísimo para la entidad en el futuro. Vive en el centro de la obra del Cholo.

 

Deportivamente conoce los problemas de los de atrás y las necesidades de los de arriba y cuando toca salir a explicar lo hace con prudencia, honestidad y con la pasión rojiblanca. Son detalles de la obra del Cholo que, aparte de lo futbolístico, también está dejando una herencia que en unos años puede seguir dando su fruto. Y como alumno aventajado tenemos a nuestro Gabi, centrado ahora en ir final a final. P.D. Mañana es viernes de pasión. Ya sabéis que todos debemos ir al Calderón. Nos espera una final contra el Elche y el equipo necesita de vuestro apoyo. Yo también cambié el billete de las vacaciones por una entrada para la final de mañana del equipo de Simeone.

Archivado en

lunes, 07 abril 2014

Por Kiko Narvaez

Prefiero a Diego Costa a tope que a Diego a toda costa

Sería una temeridad poner a Costa con una mínima duda. Una recaída sería un mes de baja.


Todas las miradas en estos días están puestas en la forma de trotar de Diego Costa. Prefiero a un Diego Costa al 100% que a un Diego a toda costa. Hay que correr riesgos cero con el crack rojiblanco. Sería una temeridad ponerlo con una mínima duda. El equipo está a seis partidos de poner la bandera rojiblanca en lo más alto. Y por sus características una recaída en sus problemas musculares podría suponer un mes de baja y un mes sin Diego Costa es mucho tiempo hasta para este increíble Atlético. La posible baja del delantero solo se podría equiparar a que le faltaran Iniesta y Messi al Barça o Cristiano y Modric al Madrid. Su aportación y cualidades sobre todo para el partido de mañana son importantísimas. Ofrecérse al espacio dejado por los blaugrana, aguantar la pelota para desahogar a su equipo o incomodar la salida de balón son motivos suficientes para lamentar su falta, pero seguro que no lo son para llorarlas en el vestuario. Prefiero un Diego Costa al cien por cien que tener a Diego a toda costa.


Este Atlético está trabajado para encarar desafíos en vez de partidos. Mañana en el Calderón saldrán concentrados, apasionados y defendiendo con honor esa idea en la que tanto creen. Enfrente tendrán a un equipo favorito. Siempre me sale ese adjetivo cuando veo a Messi en el otro lado. La duda es sí empezará Martino como acabó en la ida: con Iniesta por dentro y Neymar en la izquierda o preferirá sobar y sobar con Cesc por dentro. Neymar es más influyente en la izquierda. Cuando juega en la derecha, tengo la sensación de que juega con un parche. Será ese detalle táctico el que nos indique la intención del Tata de encarar el encuentro en modo ‘sobar’ o en modo ‘abro y profundizo’. Para mí, este es el modo más peligroso del Barça. Iniesta cual mariposa revoloteando y distrayendo con su vistosidad y Neymar y Messi esperando con el aguijón. Mariposas contra búfalos, esa es la cuestión. La estampida contra el colorido. Y en ese paisaje prefiero a Diego Costa al cien por cien que a Diego a toda costa… y ojalá llegue Arda porque el turco en estos partidos se agranda y les disputa los mejores lances técnicos a las figuras del Barcelona.

Archivado en

lunes, 31 marzo 2014

Por Kiko Narvaez

Los atléticos y la temporada de su vida

Seguramente padezcan de insomnio los discípulos del Cholo. Porque visto el partidazo que realizaron en La Catedral todos estuvieron despiertos. Ni con el gol de Muniain los rojiblancos se descompusieron. Tenían las ideas claras. Sosa, para aprovechar sus pases y verticalidad a la espalda de Balenciaga, en detrimento del jugón Arda, y saquear la espalda de San José con la potencia de Diego Costa, que se mutó en el demonio de Tasmania en La Catedral.

Los de Valverde bajaron la presión arriba hace un mes y eso lo aprovecharon los del Cholo para jugar más cómodos en la transición defensa-ataque. Solo con los pelotazos y segundas jugadas sufrieron algo, pero nunca en robo ni elaboración. Justamente los Filipe Luis, Koke, Gabi, Costa, Courtuis, etc. se sacuden de las flores tiradas por el mundo del fútbol. Yo quisiera hacer un stop en la persona de Raul García. Magnífico a la hora de presionar e incomodar la salida de balón.

Su labor de casco azul para ayudar a Gabi y Mario son de las que para los entrenadores relucen en la oscuridad de la labor sorda. Supo reaccionar el Cholo cuando detectó que el ritmo del partido arrolló a Turan y dio entrada al Cebolla por Raúl García para liberar al turco. Se ganó con autoridad, mejorando en la elaboración y cierres de pasillos interiores del rival. Es indispensable que el equipo siga en la misma línea mañana en el Camp Nou. No hay respiro.

Es lo que tiene estar realizando la temporada de vuestras vidas. No os podéis parar a relamerse de las extraordinarias victorias que se están cosechando. Colgar la bandera en la cima requiere muchos sacrificios y vosotros chavales ya demostrasteis que estáis sobradamente preparados. No dudéis de que la familia rojiblanca estará de sherpa para lo que necesitéis. Los serphas colchoneros son muy conscientes del mérito que tiene haber llegado hasta aquí. Los aficionados tampoco tienen tiempo para analizar lo recorrido, sólo aliento para seguir animando a los suyos. Hasta el final.

Archivado en

jueves, 27 marzo 2014

Por Kiko Narvaez

Sosa y Diego fueron un soplo de aire fresco

El argentino aportó a balón parado y el brasileño estuvo más conectado que últimamente.


Y ganar, ganar, ganar y volver a ganar”, repetía el gran Luis Aragonés. “Y picar, picar, picar y volver a picar”, gritan los jugadores rojiblancos cada partido. Ocurrió en el Villamarín y volvió a pasar ante el Granada cuando el equipo no encontraba la lucidez para superar el buen trabajo de los de Lucas Alcaraz. Amagaron, pero no golpearon en sus contras, muy bien llevadas por Brahimi (¡ojo a este pelotero!) y por la potencia de Riki, que morían en la orilla sin salpicar a Courtois. Antes habíamos visto la plácida victoria del Barça a su manera: recreándose en el área y marcando goles con olor a Channel Nº 5. Los rojiblancos vencieron también a su manera: inalterables, picando, picando, picando y picando piedra, adelantándose con su gol lleno de sudor. La imagen de este Atlético es ver en acción a Diego Costa con la publicidad en el pecho “saber competir”.


En el fútbol del Cholo no existen pequeños detalles. Para el entrenador argentino todos los detalles tienen gran importancia. Semanas atrás, Simeone argumentaba que la dilatación en los cambios era debida a que no terminaba de ver a la gente del banquillo adaptándose al ritmo que había en el verde. Tengo la sensación de que los inquilinos del banco rojiblanco, vistas sus últimas aportaciones, se han ganado saltar al ruedo cuando el toro no está picado. Sosa y Diego Ribas dieron aire fresco al equipo. El argentino aportó en las acciones a balón parado y el brasileño estuvo más conectado que en sus últimas apariciones generando fútbol. Su aportación fue una gran noticia para los rojiblancos que van a necesitar de todos para “ganar, picar, ganar, picar, ganar, picar, ganar y volver a picar y volver a ganar”.

Archivado en

lunes, 24 marzo 2014

Por Kiko Narvaez

Esto no es un sueño, nosotros a lo nuestro

Llegada la jornada 29, sumando errores y aciertos, cada uno está donde debe.


Iba el conductor del AVE tranquilo en el viaje de vuelta de Sevilla la expedición rojiblanca. El hombre, consciente de llevar a los legionarios del Cholo en sus vagones, no temía cualquier avería, ya que sí el convoy se paraba, el Profe Ortega los podría alinear y, como con el coche de los Picapiedra, todos sacarían los pies por abajo y llevarían a toda le expedición rojiblanca a Atocha. Los colchoneros lideran esta Liga a base de lucha, corazón y sufrimiento. El del Benito Villamarin fue otro partido más sacado a base de casta. Sabía el Cholo que el Betis había tenido un desgaste terrible físico y emocional el jueves, poniendo en liza para los primeros rounds a un equipo más serio dejando para los últimos asaltos el talento del Diego Ribas y del Guaje Villa. La expulsión de Braian y el consiguiente gol de Braveheart Gabi allanaron el camino para la victoria. Qué pena para el beticismo la llegada tardía de los N’Diaye, Adán, Baptistao, Calderón y la autoestima porque seguro que a estas alturas otro gallo les cantaría.


Muchos piensan ahora que la obligación del Atlético a campeonar puede hacer que se congestionen y atenacen. Para nosotros en el 96 fue todo lo contrario. Esa presión nos dio más fuerza y fe, algo de lo que esta plantilla va sobrado. Para ello es fundamental, vital, diría yo el apoyo de los 50.000 del Calderón. Y parece un sacrilegio pedir esto a una afición que en Segunda fue de 42.000 socios el primer añito y 43.000 el siguiente, pero el equipo os necesita más que nunca. Y el miércoles empieza una de las finales. También sería vital olvidarnos de persecuciones y manos negras. En la jornada 29, sumando errores y aciertos, cada uno está donde debe. Ni premeditación ni árbitros a la carta. Esos son ingredientes dañinos para el caldo y la buena salud del fútbol de cantera. Esos mensajes hacen daño al fútbol y al fútbol hay que amarlo y respetarlo. Ese discurso es ahora de otros. Los atléticos a lo nuestro. A luchar y pelear hasta el último minuto el último balón del último partido.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00