as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

octubre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

lunes, 20 octubre 2014

Por Kiko Narvaez

El infiltrado Koke, el gigante Godín y la ‘Turanina’

Vuelta a los cinco centrocampistas, acompañando a Mandzukic y arropando a Godin y Giménez, y nueva victoria solvente y justa de los rojiblancos. Este dibujo, diseñado tambien ante Sevilla y Juventus, está siendo a día de hoy más productivo para la huestes del Cholo. Ayer se le sumó mayor libertad al infiltrado Koke para jugar por dentro levantando dolor de jaqueca a Salva Sevilla, Cañas y Lucas Vázquez, que no se ponían de acuerdo a la hora de desconectar al madrileño, dejando todo el pasillo izquierdo a Ansaldi. Los rojiblancos se aprovecharon de un Koke en estado puro, jugando de primera a Juanfran o buscando la ‘Turanina’, esa que tanto le gusta al turco como sí de un pivote de fútbol sala se tratara mete culo y da un respiro al equipo para posibles desdoblamientos.

 

Koke demostró ser el auténtico líder del equipo, cerrando y abriendo, creativo y comprometido. La maniobra del Cholo fue determinante sobre todo en el primer tiempo ya que en el segundo fue el omnipresente Godín el que se convirtió, una vez más (¡ya no me acuerdo cuántas!) en gigante, demostrando que lleva dos años en el podium de mejores centrales del mundo. Es difícil ver un partido del Atlético que no te gane a los puntos. Sus encuentros suelen durar doce asaltos, mientras los de arriba vencen por K.O. Se fueron los rojiblancos al vermú con el alivio de no verse descolgado de los de arriba. El gigante Godín y el infiltrado Koke pusieron la primera aceituna rojiblanca del día.

Archivado en

domingo, 05 octubre 2014

Por Kiko Narvaez

El Atlético es más incómodo y con menos fisuras con cinco en el medio

El Valencia ganó la partida con su salida. El Atleti se repuso, pero los che cerraron la puerta. El penalti fallado fue un lastre.

 

El de Mestalla era partido de máxima tensión en los primeros minutos. Los de Nuno, en clara comunión con su afición, andan con la autoestima por las nubes y con seis días para preparar sus partidos sin desgaste entre semana. Se auguraba una salida en tromba y ese arreón cogió a Miranda a pierna cambiada en tres acciones que aprovecharon los che para dejar el partido de cara (contra cualquier otro rival hubiera quedado sentenciado). Los del Cholo se repusieron tirando de casta y orgullo pudiendo dejar el encuentro camino del descanso con un solo gol en contra de haber marcado Siqueira el penalti. Los rojiblancos de nuevo se sintieron mucho más sólidos y cómodo a partir de que Griezmann cayese a banda y liberando a Koke por el centro, pasando del 4-4-2 a cinco en el centro del campo. Hasta que vayan asimilando algo que Diego Costa y David Villa hacían de maravilla sin balón, veo al Atlético más seguro con el centro del campo más poblado. Tengo la sensación de que el Atlético es más incómodo y con menos fisuras cuando mete uno más en el centro del campo con Koke y Gabi por dentro. Aunque en el segundo tiempo lo intentó, el lastre del penalti parado por Diego Alves y los minutos de Champions en las piernas hicieron mella para asustar a un Valencia que cerró filas con Orbán y Augusto.

Los che han ganado en seguridad defensiva con las llegada de Otamendi y Mustafi. El vértigo arriba lo ponen Piatti, Rodrigo, Gayà y Alcácer. Le queda a Nuno trabajo con la pareja de medias puntas Andrés Gómes y Parejo, los motores de creación, ambos grandes peloteros pero que coinciden en desaparecer por momentos. El de Mestalla fue un partidazo entre uno que está y otro que se le espera.

Archivado en

domingo, 28 septiembre 2014

Por Kiko Narvaez

El Atlético recupera el aroma de la temporada pasada

Simeone bajó al césped y el Atleti dio la sensación de jugar con 12. Alentó a todos sus feligreses.


Bajó el Cholo al césped, que no al banquillo, y de nuevo los rojiblancos dieron la sensación de jugar con 12. El míster, que estuvo semanas secuestrado exageradamente en la pecera, pisó de nuevo el verde para corregir en primera persona a los suyos y alentar a todos sus feligreses. Ha dicho que le valdrá como experiencia de cara al futuro y será raro que se vuelva a repetir porque el Cholo se hace indispensable sobre el césped, por su manera de transmitir y de llegar a su manada.


Simeone potenció con Saúl el centro del campo, dándole de nuevo a un gran Gabi la posibilidad de morder arriba, y al canterano buscar con desmarques la espalda de los centrales aliviando a Mandzukic. El Atlético hizo un fútbol más directo, con aroma a temporada pasada, y acabó arrollando a los sevillistas en el primer tiempo y controlando a Banega y Denis Suárez en el segunda mitad. La línea a seguir es ésta y los nuevos tienen que asimilarla. Conseguir objetivos es estar preparado para tu momento porque todos son indispensables. Deben ir alternado momentos de presión e intensidad con los de repliegues intensivos, cerrando juego interior. Después, el genio Koke sacará la pizarra y el rotulador para señalarles dónde las pone y partidos como el del sábado ayudan a Simeone a convencerlos.


Ya quedan en el olvido los miedos que traían habitualmente el Día de las Peñas en el que la fiesta se quedaba en los prolegómenos. Hasta eso ha cambiado el Cholo y esta vez la familia rojiblanca tuvo el Día de las Peñas feliz ante un gran rival, vio a su ídolo de vuelta en el banquillo, disfrutó viendo a Saúl, otro de los polluelos del Cerro, volar, a Miranda y Godín de nuevo haciendo de Bacca otro prisionero, a Raúl Jiménez sonreír con su gol y, lo más importante, los 50.000 del Calderón vieron a su Atleti jugar, competir y ganar.

Archivado en

lunes, 22 septiembre 2014

Por Kiko Narvaez

Griezmann enriquece al Atlético

El Atlético tuvo ocasiones para ganar al Celta. Lo pasó mal durante diez minutos, pero luego se sobrepuso al gol de Pablo Hernández. Con Griezmann en plan jugón.

 

La portería del Atlético cobró vida en la última semana. Estábamos acostumbrados a que el entramado defensivo achicase la portería hasta dejarla en una de hockey y contra Olympiacos y Celta se ha agrandado de tal manera que a pesar de que las llegadas fueron esporádicas siempre terminaron en la red. La altitud en la que se instalaron los rojiblancos tiene sus obligaciones en base al resultado, pero no tiene que haber mal de altura ni exagerar en las conclusiones.

Ante el Celta, el equipo produjo ocasiones de sobra para salir victorioso. Sólo tuvo 10 minutos de confusión después del impensable gol de Pablo Hernández para luego, de la mano de Griezmann, crear múltiples ocasiones. El francés fue la llave para facilitar la labor del pasador con movimientos al espacio creando ocasiones y situaciones de peligro con ventaja para el compañero. El Cholo tiene los recursos de Mandzukic y Raúl Jiménez, dos futbolistas de protección de pelota y remates en centros laterales. Al mexicano hay que darle tiempo de adaptación y conocimiento de los compañeros. Para mi gusto, los veo produciendo más jugando solos que juntos, pues así se convierten en previsibles y condicionan a los centrocampistas y centrales a buscar el pelotazo.

La polivalencia de Griezmann enriquece el fútbol atlético. A pierna cambiada para buscar su disparo o pase en profundidad, por la izquierda buscando centros y sin balón puede liberar a Koke o Arda para ‘mediapuntear’. El Cholo sigue probando y ajustando cosas y vista la productividad ofensiva va por buen camino, contando también con su comodín infalible Raúl García, que en partidos decisivos nos recuerda al Atlético de la temporada pasada.

Archivado en

viernes, 12 septiembre 2014

Por Kiko Narvaez

Koke, de pollo del Cerro del Espino a gallo del Calderón

Simeone y el Profe Ortega han añadido matices a su juego y han esculpido un jugador físico-táctico.


Si hay alguien que representa la nueva era que vive la familia rojiblanca es Koke. El polluelo del Cerro del Espino ya se ha convertido en gallo del Calderón y es a día de hoy un futbolista total. Ahora que tanto se habla de los canteranos del Atlético, aconsejaría a los encargados de los habitantes del Cerro que tanto él como Gabi se sienten con los chavales explicándoles la historia y los últimos cuatro años del equipo del Manzanares, un conjunto ganador y sin complejos en el que lo de el pupas sólo era una justificación de perdedor.


A las condiciones técnicas que demostraba Koke en la Selección Sub-21, jugando y asociándose en dos toques, el Cholo y el Profe Ortega añadieron muchos matices y esculpieron un jugador físicotáctico mucho más completo. Ya lo pudimos ver el otro día en el semblante de Busquets, en el partido de la Selección. Se le notaba más aliviado al tener a un escudero que deja al azulgrana caer a banda en la basculación, sabiendo que tiene las espaldas cubiertas. Busi pudo hasta darse una alegría llegando al borde del área para marcar el que fue su primer gol con La Roja.


Koke mejoró en incorporar a su amplio repertorio el descanso activo: siempre en movimiento juega, despliega y repliega. En el Bernabéu, ambos equipos afrontan el derbi madrileño buscando fórmulas para sacar más brillo a su juego: los atléticos, en la fase ofensiva, y los madridistas, a la hora de ser más equilibrados sin el balón. Koke de nuevo será la esperanza de los rojiblancos a la hora de dar la pausa (a la espera de Arda), el control y el sentido al juego de un equipo que tiene como principal lema competir sin miedo. Todo ello bajo la batuta del gallo del Calderón, que no olvida que en su día fue polluelo del Cerro.

Archivado en

martes, 02 septiembre 2014

Por Kiko Narvaez

Cholo ensamblará el 'Atetris' en el mejor Atleti

El reto del Simeone será el de conformar un equipo. No será fácil, todos esperan al campeón.


Aunque fuese el último en llegar, Cerci me parece el mejor fichaje (véase precio calidad de todos los de esta temporada). Sus números así lo avalan como las necesidades del equipo, único en tener dobles números en el Calcio (14 goles, 11 asistencia). Futbolista habilidoso sin miedo a encarar, tiene gran facilidad a la hora de definir y asistir, en este Atlético de Madrid de la temporada 14-15 pienso que será una pieza importantísima. No nos quedemos con la Supercopa de España, ahí el equipo salió con el traje de la temporada pasada, léase Saúl y Raúl García, en el centro taponando juego interior y pelea de un punta como Mandzukic. La vuelta con Griezmann haciendo del Guaje en el segundo tiempo sí encontró la pausa entre líneas.


El profesor Cholo anda ensamblando esas piezas de mediocampo hacia arriba intentando volver a convertir como años atrás su Atetris en el Atlético de Madrid. Para mi este es el año más complicado de todos. La gente ya espera al campeón con las orejas tiesas y el equipo en la teoría se debilitó sobre todo con la falta del futbolista 10 para el Simeone que era Diego Costa, futbolista que acompañado por Messi y Cristiano en una subasta tendría como mejor pujador al míster rojiblanco porque el hispanobrasileño es ideal para su metodología al aunar velocidad, gol, lucha, inquietud y desesperación en el rival. Con la marcha de Costa y cía llegada de Mandzukic el equipo tiene que generar el fútbol de la época de Falcao, sobre todo en el Calderón. Y fuera de casa la velocidad de Cerci y Griezmann serán sus armas. Todo el que ha fichado por el Atleti llega con hambre y con ganas de correr. Hay que ensamblarlo de nuevo. Pero no hay nadie mejor que el Cholo para empezar el ‘Atetris’ y acabar con en Atleti.

Archivado en

sábado, 14 junio 2014

Por Kiko Narvaez

Del Bosque debe detectar rápido el tratamiento

Sigo creyendo en esta Selección, pero el técnico debe hacer reaccionar a los jugadores.


Tropiezo o batacazo. Ahí está la cuestión después de la dolorosísima derrota ante los holandeses. Fueron solo unos segundos que luego marcaron una gran diferencia. La zurda de Silva y la cabeza de Van Persie. El de Arguineguin tuvo la sentencia tras decidir la sutileza que no le compró el meta holandés. Tras unos primeros 45 minutos controlados por La Roja, el delantero holandés sí aprovechó su oportunidad para rematar increíblemente un centro desde 50 metros de Blind. Para los de Van Gaal fue pura energía y confianza la inyección del gol y salieron con otras intenciones tras el descanso.


Una alicaída España no digirió bien el empate. Es como si el golpe les hubiese dejado sin aire. Perdían todos los duelos con De Guzman y De Jong que presionaban la sala de máquinas anticipándose a los creadores. También perdieron los conceptos defensivos ante los pelotazos cruzados de Blind a Robben y Van Persie, que se sintieron muy cómodos emparejados hombre con hombre a los centrales ante la falta de basculación de los laterales o la inclusión entre ellos de uno de los del doble pivote. Cuando lo hubo, pues Del Bosque lo desmontó en el cambio de Xabi Alonso por Pedro.


Yo creo en esta Selección. En la primera parte manejaron el partido. Fue el estado de ánimo el que marcó la diferencia de los segundos 45 minutos. Es ahí donde debe ahondar Vicente del Bosque y su cuerpo técnico, deben buscar los motivos de esa falta de reacción. Nadie mejor que Del Bosque para hacer una resonancia y saber si es algo puntual o intentar aprovechar los grandes recursos que tiene entre los 23 seleccionados. Encontrar los motivos de la falta de reacción es el paso entre tropiezo y batacazo. Es la diferencia entre el primer y el segundo tiempo. No es lo mismo irte al descanso con 2-0 que con 1-1, pero tampoco el empate era tan grave.


Los internacionales tienen ante Chile la oportunidad de demostrarlo, de disipar cualquier duda, de tirar de orgullo y unión y demostrar que solo fue una zancadilla, que para tirar a esta Selección hace falta más. Del Bosque debe hacer una radiografía de urgencia, exhaustiva y exigente para detectar rápido el tratamiento, como se exige en las fases finales. A lo mejor las medidas pueden ser injustas, pero hay que tomarlas porque un nuevo error te manda a casa.

Archivado en

lunes, 26 mayo 2014

Por Kiko Narvaez

La buena ola del Atlético y el nuevo desafío del Cholo

Por mucho que se me pasasen por la cabeza pasajes del pasado. Por más que pensase en la dificultad de volver a llegar a una final de Champions con los jeques y con Bayern, Madrid y Barça de por medio. Por la crueldad de visualizar el final del partido y la explosión de liberación cuando pitase el árbitro. Por muchas lamentaciones que escuché ninguna fue rival para el orgullo. El orgullo de ver a tu equipo vaciarse hasta la extenuación. Ese orgullo que me impidió estar triste por ver a los jugadores vacíos, exprimidos ante el terrible desgaste que conlleva jugar tantos partidos a esos grados de intensidad. Ese orgullo fue el que me hizo despertarme el domingo aún más atlético. Hubo partido. Con un Gabi imperial que, exceptuando a Di María, ganaba todos los rechaces y duelos, pero no existió en la prórroga. A partir del minuto 70 el equipo se atrincheró como otras muchas veces defendiendo su gol. A los blancos ya no les valía sólo con el corazón y la entrada de Isco y Marcelo hizo que el control del juego se tradujesen en jugadas de peligro. Fue un partido muy de la fábrica del Cholo.

 

Era un Madrid impotente y no se veía a la BBC (desacertado Bale y limitados Cristiano y Benzema). Pero el cabezazo de Ramos rompió la roca atlética. Y rota la roca empezó a filtrase los atacantes de los blancos, que estaban más cómodos y sin oposición y entonces los Godín, Miranda, Tiago y Gabi no daban a basto. La estocada de Ramos fue definitiva. Ni las piernas ni la mente estaban programadas para la prórroga. Después de 40 años tenían la copa a 90 segundos y el gol los mando al abismo sin aire. Eso lo detectó el Madrid rápido y con más oxígeno que el Atleti terminó imponiéndose en una prórroga en la que fue superior. Felicito a los madridistas por su título. Ahora hay que seguir creyendo en el Cholo y sus discípulos. El entrenador argentino es un hombre de desafíos ya tiene otro para la temporada próxima. El Atlético ha enganchado la ola buena y debe aprovechar la unión en el césped y la estabilidad institucional para seguir creciendo. Esta temporada el Atlético de Madrid dio tres pasos adelante. Y ya no debe retroceder.

Archivado en

lunes, 19 mayo 2014

Por Kiko Narvaez

Un campeón humilde y sin complejos

El guerrero Atlético ha sido justo campeón de Liga. El consenso sobre el merecimiento es mundial.


Recapitulando las portadas y las crónicas de la prensa nacional y mundial hay consenso: un guerrero Atlético de Madrid ha sido justo campeón de Liga. Todos coinciden en sus titulares y sus análisis y te recorre una enorme satisfacción al comprobar que lo que sientes con tu pasión rojiblanca es lo mismo que tu equipo transmite al mundo del fútbol. Porque en la vida no todo se puede explicar y hay cosas que sólo se pueden sentir. Los atléticos saben de qué les hablo. El fútbol es efímero y olvidadizo y los méritos, que fueron infinitos, no se celebran en una plaza ni una fuente.


Se lesionaron Diego Costa y Arda, Alexis marcó un golazo que no existe en los catálogos de goles, un Camp Nou con noventa mil y sus tifos… Todo iba camino de quedarse en un meritorio casi milagro. Pero los rojiblancos salieron del vestuario tras el descanso al son que les toca Simeone, nuestro flautista del Calderón. Y rápidamente visualizamos de nuevo el “siempre hay que creer”. Y se fueron a por el empate con el Guaje Villa emocionándonos con la solapa llena de estrellas y dejándose el alma en la presión. Arda y Koke, los chicos de la batuta tocando el tambor, Gabi ondeando su bandera rojiblanca al grito de “al abordaje”, el creyente Tiago emocionado cada vez que habla de su equipo, el ejemplo y eficacia de Raúl García y la guardia pretoriana de Courtois, la línea de cuatro anticipándose y desdoblándose concentrados. Y Diego Costa es un delantero total. Aúna algo envidiado por cualquier entrenador: empieza la presión y finaliza las jugadas con gol. El Atlético es un equipo que juega bien al fútbol, como en esos primeros 20 minutos espectaculares y de gran intensidad en los que sorprendió a todo el mundo teniendo el control del centro del campo y alternando presión arriba con repliegue intensivo, sabiendo leer el partido en cada momento y eso sólo lo hacen equipos sin complejos.


Todo esto que sentimos desde la llegada del Cholo Simeone. Lo reconocieron los noventa mil del Camp Nou (con esos aplausos al terminar el partido y entonando el “¡Atleti, Atleti!) Todo eso también se recordará siempre cuando contemos la épica victoria. Para el final me quedo con lo que más profundo me llegó. Cuando nos avisaron de la rueda de prensa, la imagen que vi fue la del general que hizo bajar a sus mandos para que viera todo el mundo que estaban a su misma altura. Cholo, te pasa con los rivales igual. Los respetas de la misma manera. Eso se llama humildad, la misma humildad que desprende tu equipo. La misma humildad que detectaron los noventa mil del Camp Nou y los titulares de la prensa mundial.

Archivado en

lunes, 12 mayo 2014

Por Kiko Narvaez

No hubo precipitación ni agarrotamiento

El Atlético no hizo nada diferente frente al Málaga, sólo le faltó acertar. El equipo sigue en el paritorio, esperando a dar a luz a una Liga sin epidural, apretando en cada partido.


Después de 37 jornadas cada equipo está en el lugar de la tabla que le corresponde. El problema es que cuando te pasa alguna desgracia al final del campeonato la trascendencia es mayor. El Atlético no hizo nada diferente a lo que venía haciendo durante todo el año. Raúl García peinó y el Guaje la mando al travesaño. Otra pelota parada de Koke y Raúl García, con Alderweireld delante, no pudo conectar a las redes. Una jugada calcada a la de Oporto y Caballero se la sacó a Villa. Tenía la duda de si la trascendencia del partido podría crear ansiedad a los del Cholo, agarrotarlos o caer en la precipitación. No detecté ninguna de estas tres situaciones. El Atlético jugó como siente y sabe y le faltó materializar alguna oportunidad y defender ese gol como este equipo sólo sabe.


Hablo de 37 jornadas y la justicia que traen porque durante el curso hay travesaños, goles en propia puerta, errores arbitrales, algún fallo de tu portero o centrales, falta efectividad en momentos determinantes y esto le pasó al Atlético en siete días, en las dos últimas jornadas de esas 37 disputadas. Esto demuestra la dificultad que conlleva ganarle una Liga a los dos monstruos. Uno de ellos, hasta con siesta de por medio, aún depende de sí mismo para ganar la Liga. Los rojiblancos no pueden permitirse ni pestañear. Ahora todos sacan sus cuentas pero la Liga de 38 jornadas es la de la regularidad y al final cada uno queda donde realmente mereció. El Atlético sigue en el paritorio esperando dar a luz a esta Liga sin epidural, apretando y sufriendo cada partido. Ya le queda un último empujón y será en el Camp Nou donde jugará sin ansiedades, sin miedos y con la fe por bandera ante un conjunto azulgrana que después de 37 jornadas también se mereció pelearla. Porque en mayo nadie se encuentra por casualidad arriba. Y hablo de justicia, no de mérito porque en eso los rojiblancos ya campeonaron hace tiempo.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00