as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

octubre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« febrero 2012 | Inicio | abril 2012 »

lunes, 26 marzo 2012

por Kiko Narvaez

Gran decepción para el cholismo, que fue a por la victoria

En la segunda parte Zaragoza y Atlético fueron a por el triunfo a pecho descubierto.


Engalanada se presentó La Romareda para ofrecerle todo su apoyo al equipo. La épica victoria en Valencia hizo a los maños apropiarse del lema del Cholo de “en el fútbol y en la vida siempre hay que creer” y de la mano de una afición consciente de que era una de las últimas vidas, los de Jiménez empezaron jugando uno de sus partidos más completos. El atasco y la falta de claridad en el centro del campo hacían que los atléticos ignorasen esa parcela. Cuando los partidos están así es cuando Adrián debe echar una mano en la creación. Cinco minutos bastaron para que Arda Turan y Falcao se juntaran y metieran el miedo en el cuerpo a los maños. A pesar de la falta de combinaciones ofensivas, los rojiblancos llevan fiabilidad y competitividad en sus camisas como logos de publicidad. Las urgencias y las necesidades zaragozistas podían ser aliados del atlético. En el segundo tiempo tenían que destaparse y Jiménez escenificó con el cambio de Micael que iba a por la victoria y empezaba a ver más zonas del campo libres.


El Cholo también aportó, quitando un deslucido doble pivote y dando entrada a más transparencia en la salida con Mario Suárez, Fran Mérida y el deseado Diego, que unidos a Adrián y Falcao son cartas para ganar un órdago. Iba también claramente a por los tres puntos. Fueron unos últimos minutos de alta tensión. Uno seguía creyendo y el otro seguía soñando con la Champions. La lucha fue a pecho descubierto, empleando ambos todas sus armas con el ambientazo de La Romareda de fondo. Las tablas del tiempo reglamentario no satisfacían a ninguno. Y la moneda al aire se tiró en los cuatro minutos de prolongación. En el tramo final daba la impresión que por calidad caería por la cara rojiblanca, pero el Zaragoza tampoco quería que cayera de canto. Y la dichosa moneda al aire la tumbó Godín con una imprudente y arriesgada acción en la que, aunque lo único que hace es querer tapar, Undiano se equivoca porque Postiga no hace ninguna intención de chutar y se deja caer. La engalanada Romareda vivió motivos para creer y acabó con una lógica euforia porque ha sacado seis puntos para soñar con la salvación ante Valencia y Atlético. Y el cholismo se quedó con una gran decepción porque fue a por los tres puntos, nunca pensó en arañar uno, y se quedó sin sumar ni uno.

Archivado en

jueves, 22 marzo 2012

por Kiko Narvaez

Ganó quien más lo buscó con juego, garra y valentía

La victoria de los de Simeone permite que sigan con el objetivo de ir a la Champions.


A diferencia del Valencia, que estira más su plantilla cambiando a veces hasta seis o siete jugadores, de los inmersos en la Europa League se enfrentaban los dos Atletics, conjuntos que exprimen su plantel. En la jornada anterior ambos sufrieron el desgaste jugando un fútbol de menos intensidad. La duda era cual de los dos había almacenado antes ese oxígeno del que tanto depende la filosofía de sus míster. Ambos tenían alguna baja importante, mucho más para mí la de Fernando Llorente, futbolista que le sumó un compromiso brutal a la hora de presionar a lo que ya traía de serie. Y da esa pausa que agradece el equipo para salir, la deja en ventaja a los que vienen de cara y desmarques al sentido contrario del balón que despeja al equipo en días nublados. El que anoche pareció el sol para su equipo fue Arda Turan, el único que brillo en los primeros 45 minutos. El turco parecía el único que tenía cobertura con el balón en todo el campo. Fue quien más lo intentó en un partido de sensaciones de amagues, pero sin golpeos.

 

Lo intentaron mucho más los del Cholo, pero sin profundidad. Lo intentó el Atlético durante todo el partido, pero se acentuó mucho más su empuje tras el descanso. El equipo de Cholo salió a por el partido superando en todos los duelos a los de Bielsa. En época de rebajas los atléticos se hubiesen llevando las mejores prendas, capitaneados por un Arda Turan que realizó un partidazo clonándose de Diego. Y hay alguien que no decepciona porque siempre que un balón necesita un empujocinto aparece Falcao. El colombiano siempre tiene las orejas tiesas para cobrarse cualquier pieza. Los de Bielsa tenían al suyo, Llorente, en el sofá de casa.

 

El cambio de San Jose por Ander Herrera benefició a los rojiblancos madrileños porque el equipo vizcaíno perdió control en el centro del campo. El Atlético tapó con juego, garra y valentía el rasguño que se hizo en Mallorca. Juanfran volvió a sacar el kerts en el último tramo de partido y se mostró de nuevo imparable dando a Falcao el segundo gol. Ganó quien más lo buscó y ahora el Atlético sigue con el objetivo de la Champions en el futuro mientras deja al Athletic de Bilbao con la Europa League como prioridad.

Archivado en

lunes, 19 marzo 2012

por Kiko Narvaez

La única alegría de la tarde fueron los dos goles de Torres

La única alegría que me llevé de cuatro a cinco de la tarde fue oír como Fernando Torres rompía su sequía goleadora. El exrojiblanco marcaba dos goles al Leicester y, en las redes, aparte del balón, también dejaba alojado el alivio, la desconfianza, la desesperación, la ansiedad y las dudas que le hacían salir a jugar encorsetado y temiendo al área como si estuviera llena de cocodrilos. Ha sido demasiado tiempo para que en jugador de su categoría no sintiese el abrazo de sus compañeros. Estoy seguro de que esto le va a servir para liberarse y a esas sensaciones positivas que da físicamente les acompañe el gol y se alejen sus miedos a fallar.

 

Como decía, los dos goles del Niño fueron la única alegría que me llevé como rojiblanco ayer a la hora de la siesta, ya que los del Cholo tuvieron una primera mitad plana con un Mallorca esperando propuesta del rival para en cualquier distracción golpearte. El control y las ideas las tenían, pero no acompañaba la chispa ni la velocidad. El comienzo del segundo tiempo fue una locura con gol de rebote del Mallorca, golazo a renglón seguido de Pereira, y penalti y expulsión de Ramis que no supo aprovechar Falcao, a quien entre amagos se le fueron las ideas tirándolo flojo y al centro. Rápido se recompuso el colombiano con una obra de arte en forma de vaselina. A partir de entonces, con un jugador más el Atlético fue a tumba abierta sin avasallar pero sí siendo merecedor del empate. La vuelta seguro que fue dura para el equipo, por la gran oportunidad desaprovechada para oler a Champions, porque te vuelves con cara de incredulidad, sin saber explicar cómo controlando el partido, con un equipo que te esperaba agazapado y que tuvo una efectividad del cien por cien, van y te ganan. Alivio para los de Caparrós que consiguieron el resultado que querían por el camino diseñado y preocupación para los rojiblancos por lo que conlleva tantos partidos con plantilla corta.

 

La semana pasada los europeos pincharon: perdió el Athletic en Osasuna y empató el Valencia en Mestalla. Mucho trabajo de buena recuperación y de decisiones le quedan a Cholo para priorizar entre llegar lejos en Europa league o aspirar a puestos de Champions en la Liga BBVA. En eso también es en lo que está inmerso uno de los nuestros, Fernando Torres, que anoche dormiría a pierna suelta y sin esa mochila de dudas, con la que sí durmió el Atlético de Madrid, que duda de estar preparado para sus dos grandes objetivos.

Archivado en

domingo, 11 marzo 2012

por Kiko Narvaez

Victoria vital para frenar la anemia de puntos

Vital, imprescindible o decisiva fue la victoria del Atlético ante el Granada. Puede sonar exagerado lo que suponían los tres puntos de ayer, quedando aún doce partidos para el Atlético, pero viniendo de resultados desagradecidos con el juego del equipo del Cholo, el triunfo se hacía importantísimo para cortar la anemia de puntos que padecían los rojiblancos en el ultimo mes. Simeone tiene buen léxico a la hora de hacerles creer que se puede. El Cholo atesora un fantástico poder de convicción, pero una victoria como la de ayer es un impulso para que sus palabras sigan calando en el ánimo de los futbolistas. Fue una victoria basada en la seriedad. Fue un partido retorcido, en el que a pesar de las bajas de los andaluces, que pensaban más en el partido siguiente y perdieron una buena oportunidad de pescar en el Calderón ante un equipo con la luz de reserva encendida y obligado a llevar la iniciativa sin sus patriarcas del balón, llámense Tiago, Diego y las incorporaciones de Filipe Luis. Fue un partido espeso, sin ideas en el que un golazo de Miranda puso al equipo por delante cuando el atasco era soporífero para todo el mundo menos para la afición rojiblanca, ayer repleta de niñas y niños (¡hay futuro!). Los 50.000 sí estuvieron despiertos todo el encuentro.



Los rojiblancos supieron moverse ante las adversidades y manejar los tiempos. Estuvieron serios y sin alardes, faltándole oxígeno a Falcao y Adrián en la presión, lo que obligaba a multiplicarse al centro del campo. Sólo algún chispazo de Koke y un incansable Gabi nos despertaban del letargo hasta que Juanfran hizo la jugada de la mañana. El lateral fabricado por Cholo es una prolongación sobre el césped de la honestidad del argentino y con una galopada antológica, trufada de autopases y casta en los minutos de prolongación, puso el balón con calidad, en bandeja para que Falcao marcase. No será un partido que pase a la historia pero si al libro del Cholo para que se lo lea de vez en cuando a sus pupilos. Para que les repita su mensaje, que se puede ganar desde la unión ante la falta de oxígeno. Lo reitero: de cara al futuro la de ayer fue una victoria vital, imprescindible y decisiva.

Archivado en

jueves, 08 marzo 2012

por Kiko Narvaez

No manchemos la honradez y la honestidad de los árbitros

Quiero gritar que debemos parar estos comentarios. Los comités deben cortar este aluvión de insinuaciones. ¿Qué os parecería si un árbitro viese a un jugador hablar con otro y, al fallar una ocasión, dijese que la ha fallado premeditadamente?


Pónganse los guantes! Y no para pelear en el ring arbitral a ver quién lleva razón, pónganselos para que no se nos vaya definitivamente el asunto de las manos. Ahora se lleva el tema Piqué por su imprudencia a la hora de utilizar el término premeditación. Antes fue lo de “vete de fiesta con ellos”, algo que se entiende estando con las máximas pulsaciones, pero que en frío se pide disculpas aludiendo que en ese estado de excitación algo dije sin concretar el desliz. Lo mismo que dejar caer UNICEF como valedor para ganar una Champions bañada de vergüenza o que es más fácil en Vallecas pitar a favor del Madrid por miedo, según Piti… ¿Qué tendría que decir la Real entonces después de lo de San Mamés? ¿O el Atlético del despeje de puños de Busquets o del fuera de juego de Falcao? Ejemplos tenemos a puñados cada jornada.


Mi intención no es buscar un conejillo de Indias. Quiero gritar que debemos parar estos comentarios que manchan la honestidad y honradez del colectivo arbitral, donde, como en cualquier profesión, los hay de 2 y los hay de 10. Después nos echaremos las manos a la cabeza por el caldo de cultivo “adulterado” que se está creando. No creo que sea bueno que los críos lean eso de “¡vete de copas con ellos!” o lo de “Me daría vergüenza ganar un título así” o lo de “premeditación”. ¿Qué os parecería si un árbitro viese a un jugador hablar con otro y al fallar una ocasión dijese que la falló premeditadamente? Es hora de que los comités corten ya este aluvión de insinuaciones, justificaciones, sospechas permanentes y declaraciones de culpabilidad. No es normal que la gente que nos enseña cosas de reglamento y motivos de interpretaciones arbitrales como Urizar Azpitarte, Ramos Marcos o Andújar Oliver tengan más trabajo y trascendencia que las crónicas y los análisis del partido en sí. Sería bueno dedicarse sólo al fútbol. Y que los de traje y corbata, los dirigentes, dejasen de dar consejos al futbolista que ellos luego no cumplen. Para nuestro deporte no sería nada bueno que un hijo preguntara mañana a su padre: ¿Papá, en el fútbol siempre gana el mejor?

Archivado en

domingo, 04 marzo 2012

por Kiko Narvaez

Cabo Cañaveral tendrá que esperar para el Atleti

Un tiempo para cada equipo y el empate, que no satisfizo ni a Atleti ni a Sevilla, fue justo.


Le faltaban al Cholo sus jefes de zona para encarar un partido de machos ante este Sevilla que también sueña con meterse en puestos Champions. Godín, Diego y Falcao son los jefes de ese pasillo de seguridad y, junto con Tiago, son las voces de cada zona del campo. Podríamos pensar que eran demasiadas e importantes bajas ante un rival en franca mejoría que va asimilando las ideas de Míchel. Un Sevilla que recibía al Atlético con la confianza recuperada y una afición empujando con fuerza. Era partido de inflexión, de esos que cuando concluye la Liga son recordados. El Sevilla se presentaba en Nervión pudiendo ganar su tercer partido seguido, dando un aviso a Cabo Cañaveral para su despegue hacia arriba. El Atlético llegaba con mucho más fútbol que puntos, con el objetivo de evitar escuchar el tiempo que lleva sin ganar y que el efecto Cholo se desinflaba. El objetivo colchonero era seguir sumando crédito a pesar de las bajas de sus jefes de zona.



Cabo Cañaveral tendrá que esperar también al Atlético para su despegue. El empate no satisfizo a ninguno. Fue un tiempo para cada equipo y las tablas se pueden considerar justas. Si a Cholo le hubiesen concedido un deseo está claro que se cumplió con el gol de Salvio, que fue el mejor en el primer tiempo. El equipo, que no podía contar con Diego, Arda y Falcao, que tanto libera a Adrián, era el ideal para mantener el resultado. Pero en el segundo tiempo se cayó y el centro del campo desapareció. Y el Sevilla se hizo con las riendas, con un Jesús Navas que está obligando a todos los laterales a comprarse Espidifen. ¡Qué quebradero de cabeza eres Jesús, mi alma! A pesar de que el empate es poco botín, ambos equipos siguen mejorando y veo con optimismo el futuro para Míchel y Simeone. Sigo viendo el vaso medio lleno porque aunque los que abren el grifo ayer no jugaron, el Atlético nunca perdió la cara al partido.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00