as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

octubre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« marzo 2012 | Inicio | mayo 2012 »

sábado, 28 abril 2012

por Kiko Narvaez

Un abuelo de 109 años, ganador y con salud

El club colchonero rubricó un cumpleaños brillante metiéndose en su sexta fi nal europea. Se sufrió lo imprescindible para aspirar a un nuevo éxito continental.


En el día que nuestro Atlético de Madrid cumplía 109 años, los jugadores, con Cholo y sus ayudantes a la cabeza, consiguieron regalarle una nueva fi nal de la Europa League. No fue una fi esta llena de lujos ni de confetis hasta que Adrián decidió romper la piñata con un golpe preciso, lleno de sensibilidad a la hora de bajar con el pecho un buen balón de Diego. El asturiano esperó el momento justo para empeinarla al otro palo con una preciosa parábola. Fue el momento donde se lanzaron los fuegos artifi ciales en casa de los nietos rojiblancos que veían como su abuelo de 109 años de nuevo vuelve a ser protagonista en Europa. Antes habían sufrido durante 35 minutos un desconcierto desconocido en la época del cholismo, gracias a un magistral Canales que llevaba el peso del partido y que sacó el catálogo de controles y pases a la altura de alguien con duende, alguien especial. Sergio, desde aquí te animo para que superes este nuevo obstáculo, los amantes al buen fútbol necesitamos de tu presencia para seguir disfrutando con este deporte. Notó el equipo de Unai su baja y la llegada de Gabi junto con Adrián en la derecha sumaban cinco en el medio, donde controlaron más el partido esperando una contra para dejarlo fi niquitado. ¿Quién dijo que llegar a una fi nal no tiene momentos de sufrimiento? Cierto es que de las cuatro jugadas, el Pupas fue el que menos padeció, o fueron más pupas los demás. Nunca entendí ese apodo del Pupas al abuelo que en sus 109 años de existencia tiene 23 títulos y está a las puertas de otro. Eso del Pupas, (¡que no sé ni para que lo estoy escribiendo!), provoca hipocondría en la cantera colchonera, porque cualquier traspiés de los críos se vende como una caída al pozo y una justifi - cación, cuando hay que inculcarles que están en un club ganador con una salud de hierro. No será nada fácil. En absoluto porque enfrente tendremos al Athletic de Bilbao, un equipo del que he quedado abducido este año por su propuesta y su deslealtad a la especulación. Los de Bielsa han hecho una competición para la historia. Como los del Cholo. Ahora deben rematarla en Bucarest.

Archivado en

lunes, 23 abril 2012

por Kiko Narvaez

Arda enganchó la ola buena con la Champions cerca

La mejor versión del futbolista turco explotó en una tarde de fiesta en el Vicente Calderón.


Comenzó el Atlético de Madrid con la inercia de la ola buena provocada el jueves ante el Valencia. Comenzó el partido ante el Espanyol todavía sudando adrenalina y siendo su empuje una prolongación del jueves. Comenzó mandón y yendo a marcar desde el principio, cosa que ocurrió gracias a la pizarra: bloqueo de Domínguez y espectacular cabezazo de Godín. La tensión y concentración muchas veces se miden por rechaces o por marcajes incómodos y en un saque de banda los rojiblancos dejaron al mejor periquito controlar y girarse enhebrando por las piernas de Domínguez un genial pase que aprovechó Didac para hacer el empate. Hasta el descanso se cambiaron las tornas y Sergio le quitó la batuta a Diego y leyendo los espacios empezó a surtir balones a su gente. A Sergio le hicieron la falta que Romaric volvió a dejar en calzoncillos a Courtois detrás de la barrera. Menos mal para el genial portero belga que la pelota se encontró con el poste.

En la segunda parte el Atlético salió en busca de esa ola buena otra vez. Simeone pedía a la grada, que estaba preciosa repleta de niños orgullosos de llevar la rojiblanca, que arrastrase al equipo en la búsqueda de el empuje, la garra y el juego. Y Arda Turan se convirtió en el mejor surfero. Un excelente pase de Juanfran lo transformó en gol con una excelente chilena. Un golazo para entusiasmar a los críos de los 50.000 del Calderón. Pero Arda tenía su tarde de cara a puerta y levantó a la parroquia colchonera del asiento con una serie de caracoleos en el área. El balón entró despacito y la pasión turca se desató a orillas del Manzanares, un río para los surferos colchoneros. Este Atlético es un equipo abonado a grandes segundos tiempos, un equipo en el que Diego encuentra a su socio Turan que le desahoga en la creación en tres cuartos. El turco es un futbolista que está calando en los aficionados rojiblancos. Tras su primer gol le pedía al Cholo que se quitase la chaqueta. A Turan le faltaba gol y montarle una base física que le haga aguantar el partido completo, algo que Simeone le quiere inculcar. Es su asignatura pendiente, la que le haría dar el salto de calidad. Meritoria la victoria del Atlético ayer después de la paliza que tenían en sus piernas y el desgaste psicológico que tienen unas semifinales europeas. El Espanyol se mostró endeble e inseguro atrás, al que Coutinho y Verdú no echaron un cable dedicándose solo a la construcción. Buena pinta tiene esta ola de cara a ver en el horizonte la visita del Málaga y de nuevo la posibilidad de la Champions como premio final.

Archivado en

sábado, 21 abril 2012

por Kiko Narvaez

Los 97 minutos y 30 segundos más completos

Y en el minuto 97 y 30 segundos se elevó Ricardo Costa como si hubiese pisado una mina y les quitó las tarjetas de embarque a los rojiblancos con destino a Bucarest. Fue un cabezazo que dejó contrariado al aficionado rojiblanco, el cual disfrutó y empujó a su equipo a realizar los 97 minutos y 30 segundos más completos de los últimos años. Los hinchas colchoneros se fueron orgullosísimos de sus jugadores por el derroche y la ambición demostrada en esos 97 minutos y 30 segundos, pero también se marcharon del Calderón con una sensación de no dejar la semifinal liquidada, algo que sí habrían conseguido con una ventaja mas amplia, la que habían merecido en los 97 minutos 30 segundos que duró el partido. Desde el pitido inicial se pudo ver la diferencia con la que encararon ambos conjuntos el partido. Hubo presión, movilidad e intensidad grabada en las botas rojiblancas, que por medio de Arda Turan desvalijaban una y otra vez a los defensas valencianistas, que se vieron impotentes en los 97 minutos y 30 segundos. Parecía que el golpe de Jonas antes del descanso minaría la moral, pero ocurrió todo lo contrario.

 

Fueron 97 minutos y 30 segundos rojiblancos y así hasta poner el 4 -1 en el marcador con goles que estuvieron a la altura de la noche, con confusos defensores y delanteros en estado de gracia. Hasta que llegó el gol de Ricardo Costa, que amargaba la mágica noche rojiblanca dándole a Mestalla y a sus jugadores la posibilidad de imitar lo vivido ayer en esos 97 minutos y 30 segundos, que me gustaría preguntarle al señor Thomson: ¿por qué fueron tantos?

Archivado en

martes, 17 abril 2012

por Kiko Narvaez

Vitamina pragmática para un Atleti en el alambre

Ganó en el campo de Vallecas, donde no es nada fácil jugar


Victoria regenerativa la del Atlético de Madrid en el difícil campo de Vallecas. El guantazo de Cristiano en el derbi lo había dejado sin hierro, sudoroso y con las piernas temblorosas en el alambre. El lado oscuro de la Liga a un lado, pensar sólo en las semis de la Europa League, al otro. El partido fue gris en lo futbolístico pero pragmático, muy pragmático. Jugar en Vallecas no es nada fácil. Lo dice uno que sufrió mucho cada vez que jugó ahí. Y los de Sandoval lo demostraron a pesar de las bajas, sobre todo la de Diego Costa, en los comienzos de ambos tiempos achuchando a los rojiblancos. Tanto Trashorras como Movilla empujaban a Tiago y Mario hacia Courtuois y los de Cholo sufrían una desconexión con la gente de arriba. El técnico argentino había sacado a Salvio en detrimento de Arda para la pelea, el desgaste y aprovechar la última media hora para que el turco ayudase a Diego a la hora de incrementar la posesión de pelota. Y acertó en esa decisión.


Cuando más inclinado estaba el campo ante nuestro grandísimo portero Courtois, apareció el hurón Juanfran para sacar un balón de atrás a Falcao, que amagó a un Raúl Bravo, que arriesgó demasiado, para recortar y marcar con una tranquilidad admirable a Cobeño. Al Tigre no le pudieron amaestrar en ningún momento. Siempre guerrero, comprometido y concentrado, con las orejas empinadas, esperando su oportunidad. Me gustó, y no sólo por lo que supuso su acción, me gustó la actitud de Falcao, no rehuyendo nunca la pelea por cualquier melonazo que venía del cielo. No exageramos si decimos que estamos ante uno de los cinco grandes nueves del mundo, en lo que se refiere a remates y movimientos dentro del área. Debe mejorar su juego de espalda, fijar a su marcador aguantando y oxigenando al equipo cuando jueguen a la contra. Vitamina muy importante la ingerida en el campo de Vallecas que deja a los de Cholo todavía en el alambre.

Archivado en

viernes, 13 abril 2012

por Kiko Narvaez

Cristiano transforma un deporte de equipo en uno individual

En el Calderón, Cristiano Ronaldo siguió haciéndose un hueco en el Olimpo del fútbol.


Pues nada, voy a tener que seguir siendo “católico” en vez de “cristiano”. El portugués, al igual que lo hizo Messi hace unas semanas en el Calderón, demostró por qué su grandeza le llevará al olimpo de los elegidos. Tanto uno como el otro nunca se desinflan cuando su equipo necesita un salvavidas. Cristiano salió al rescate del Madrid cuando más insulso era su juego (previa ayuda de Courtuois al ponerse detrás de la barrera en su golpeo) y, tras el gol del rentable Falcao, volvió a aparecer para enganchar un disparo cuya parábola y ubicación solo esta al alcance de CR7, hasta que alguien me demuestre lo contrario.


Cristiano y Messi son jugadores que con el paso del tiempo y golazo a golazo van dejando su precio como una limosna. Ambos transforman, en muchos partidos, un deporte colectivo en un deporte individual. Marcan la diferencia y no necesitan de la elaboración del juego, ni de la asociación con otros compañeros, ni siquiera de las asistencias, para ser los protagonistas. El portugués y el argentino, el argentino y el portugués son dos futbolistas que quedarán en la historia del fútbol. Son diferentes. Son especiales. Son elegidos.


En el derbi, a nivel colectivo, la cosa estuvo igualada. Mientras Cristiano Ronaldo no apareció y a Diego le aguantó el fuelle hubo alguna opción para el Atlético. Pero si aliñas el partido con los condimentos que tiene Mou en el banquillo, dos top mundiales como Ozil e Higuaín, ingredientes delicatessen, del Club del Gourmet, de auténtico lujo. El resultado puede tildarse de exagerado y abultado, pero fue merecida la victoria de los blancos en el Manzanares,  donde el físico, el fondo de armario y, sobre todo y por encima de todos, la presencia Cristiano Ronaldo superaron el efecto Cholo Simeone. Fue tras el gol de Falcao cuando más se acrecentó esa enorme diferencia. A día de hoy y si no hay contratiempos de lesiones, cambios climáticos, cataclismos o desastres naturales, si Madrid y Barcelona están a su nivel, ni la perfección en la táctica te augura la más mínima posibilidad de éxito. Porque aparecen Messi o Cristiano, te encuentran el defecto y ganan el partido. Yo futbolísticamente soy más de la religión messiánica, pero he de reconocer que la creencia cristiana es también muy potente. Los dos están ya en el Olimpo del fútbol. ¡Y lo que les queda por delante!

Archivado en

lunes, 09 abril 2012

por Kiko Narvaez

El Atleti, desaparecido y maniatado, se aleja de la Champions

Me quito el sombrero con el Levante de Juan Ignacio Martínez


Máxima atención, a tope de concentración. Esas son las premisas del juego del pañuelo. Y en los diez primeros minutos está claro que el Levante siempre se llevó el trozo de tela. Dos pelotas al cielo del Ciutat de Valencia y anticipación de los blaugrana. Si hubiesen quedado solo dos cruasanes en el buffet de la mañana esos hubiesen sido para Koné y Valdo. Demasiada ventaja para un equipo, el Levante, que me obliga a quitarme el sombrero para hacer este artículo. 19 millones de presupuesto y 48 puntos los que le cortejan. A un equipo como el granota, que no se ruboriza a la hora de atrincherarse y esperar la descomposición del rival, si le sumas dos goles de ventaja en diez minutos entra en juego ‘amortiguadores’ Koné dándole aire al equipo, la varita en la zurda de Barkero y el otro fútbol que tan bien manejan Ballesteros y compañía. Protestas, interrupciones que no dejan dar continuidad al juego del rival, a pesar de que el Atlético lo intentó...


De nuevo los rojiblancos estuvieron mejor en el segundo tiempo, pero totalmente impotentes ante ese muro de hormigón que monta el entrenador de la temporada 2011-2012: Juan Ignacio Martínez. Desaparecidos y maniatados, los jugadores rojiblancos se alejan, demasiado ya diría yo, de la Champions League. Como le sucede al Athletic, las semifinales de Europa League ponen mucho y te distraen, y en campos y ante equipos como este Levante se paga caro. Pestañeas un minuto y a remar todo el partido, pero ayer el Atlético no estaba para imitar a Cambridge y a Oxford. Y eso que en el segundo tiempo el Atlético intentó remar hacia el gol. Pero ya era tarde. El juego del pañuelo lo ganó claramente el Levante. En diez minutos.

Archivado en

viernes, 06 abril 2012

por Kiko Narvaez

La improvisación y el talento marcaron la diferencia

Fue cambiar al Rey Diego al centro y al Alfi l Adrián en banda y llegar el jaque mate atlético.


En partidos de vuelta con resultados de 2-1, siempre el comienzo tiene algo de similitud en la tarjeta de presentación de ambos conjuntos: las dudas de cómo encararlos. Voy a tumba abierta con cuchillo entre los dientes a expensas de que me cojan en una contra cuando con un solo gol me vale para pasar eliminatoria, o espero bien cerradito en mi campo porque el empate me vale y simplemente amago y me quedo entre Pinto y Valdemoro, con el peligro que eso conlleva achicar agua para que en una jugada aislada te marques gol en propia puerta. Todo es respetable y ejemplos hay de todos los colores. En situaciones como esta, siempre suele triunfar la transparencia en las ideas y, sobre todo, la convicción de que el camino elegido es el correcto. Ambos equipos empezaron estudiándose y tapaditos. Los rojiblancos cumplían en defensa con las parejas Tiago-Mario y Miranda-Godín, pero la gente ofensiva del equipo no superaba la emboscada que les preparó Slomka.


Fue cambiar al Rey Diego al medio y al Alfil Adrián a banda y se vio la luz. En cualquier pase o movimiento se olía el jaque mate a la eliminatoria. La diferencia fue el talento y la improvisación, y en eso fueron superiores los del Cholo Simeone en el segundo tiempo. Adrián abrió el camino con un gol de crack. Cuando todos los atléticos estaban al borde la taquicardia por la cercanía del tanto de la tranquilidad, el asturiano tenía las pulsaciones de Indurain en reposo y se zafó del portero y dos defensas con una tranquilidad pasmosa para definir con la misma pachorra y genialidad. Empataron los alemanes, pero tenía que llegar el gol de Falcao. Y el Tigre se sumó a la fiesta con un gol de depredador que le sirvió en el pecho don Diego, completando su exhibición de la segunda parte. El Atlético de Madrid pasó a semifinales y completó el repóker de equipos españoles en semifinales, hecho que demuestra que la Liga BBVA es la más fuerte de Europa.

Archivado en

lunes, 02 abril 2012

por Kiko Narvaez

El capataz Diego guió la procesión del Domingo de Ramos

El equipo no se durmió en el primer tiempo, aunque estuvo más despejado en el segundo.


Después de las preocupaciones de Simeone con los regalos de las primeras partes, todos estábamos pendientes si el equipo salía al campo con las legañas pegadas todavía. Aunque fuimos los de afuera los que nos frotamos los ojos al ver a Adrián en el banquillo, la cantidad de partidos seguidos hicieron mella en la frescura de algunos, con el asturiano y Koke como exponentes claros. Además, a Adrián le pudo meter ayer una guindilla el Cholo en forma de banquillo porque sabe que sus condiciones son de crack. Le duró poco la tranquilidad y comodidad al Getafe que en los diez primeros minutos tuvo el control, hasta que despertó un excitado Diego que quería ser el novio, el cura y el padrino en la boda. El brasileño no escatimaba esfuerzos tanto en la elaboración como en la destruccion y, con un buen Mario Suárez de escudero, la pelota pasó a pies rojiblanco (fue el mejor partido de Suarez de la época cholista, con fluidez en el juego e imán en todos los rachaces). En los minutos de mayor insistencia llego la pelota a Filipe Luis que puso un centro templadito y lo aprovechó Salvio en su guerra de fe y convicción, ganando la partida y arrollando a Mané, y mandó la pelota a la escuadra derecha de Moyá. Eran los mejores minutos de los rojiblancos que marcaron más en la primera parte porque en el equipo de Luis García estaba Alexis, atentísimo y concentradísimo en el corte, siendo el auténtico patriarca en la defesa getafense.


El Atlético agradeció que Diego empujara a Salvio a la derecha porque para jugar en espacios reducidos es mucho mejor el brasileño en los controles y pases. En el segundo tiempo se inclinó mucho más el campo hacia la meta de Moyá que vio como Diego y Falcao marcaban sendos goles que hacían justicia a lo visto en el Calderón. Movió el Cholo bien sus piezas dosificando a sus jugadores importantes ante unas semanas comprometidas. No sé notó en absoluto a nivel colectivo el descanso del Getafe entre semana ya que se vieron superados en todos los duelos siendo un equipo espeso, previsible y sin chispa todo el partido. En la pizarra estuvo bien el Cholo dando el avituallamiento al equipo cuando lo requería: Diego y Tiago suman minutos y Adrián y Koke lo restan. Tiene que estirar la plantilla para conseguir objetivos. El Atlético durmió vivito y coleando en las dos competiciones. En el Domingo de Ramos se marcó un partido completo y destacaron los dos costaleros Mario y Gabi que cargaron bien al equipo. Y el capataz de la procesión colchonera fue Diego que lo guió como el solo sabe.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00