as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

diciembre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« abril 2012 | Inicio | junio 2012 »

jueves, 31 mayo 2012

por Kiko Narvaez

Valerón se merece una puerta con su nombre en Riazor

Se merece regresar al pedestal futbolístico. Disfrutaremos otro año con su fútbol en el Depor.


Había pasado prácticamente un año y de nuevo vi la estampa de mi admirado Valerón con su Riazor de fondo atendiendo a los medios. En la escena de la temporada pasada, el canario estaba intentando explicar el descenso del Depor, algo que no se podía creer que les hubiera pasado a ellos después de tener infinidad de ocasiones ante el Valencia. El domingo le volví a ver con esa sonrisa típica suya que nos cautivó al vestuario rojiblanco a pesar de aquellos duros días de truenos. No sé en cuál de los dos momentos me emocioné más, si hace un año al verle roto e incrédulo nada más descender, o viéndole el pasado domingo contento sin euforias por el merecido y rápido retorno a la Liga BBVA, pero sí tengo claro que Juan Carlos se merece volver al pedestal futbolístico, a ese élite en la que habitó con su fútbol formidable. En su momento, durante cinco años, fue el mejor mediapunta de España engrandeciendo las figuras de Roy Makaay, Albert Luque o Diego Tristán, a quienes un partido sí y otro también atiborraba de pases de gol eclipsando al mismísimo genio Djalminha.

A pesar de las numerosas operaciones en sus maltrechas rodillas, se recuperó y volvió a jugar. En el último año ha sacado su catálogo en el infierno de la Segunda demostrando que el ingenio se imponía y podía a sus problemas físicos. Siempre estuvo contento y nunca exigió un contrato mejor aduciendo depresiones u ofertas estratosféricas, que tenerlas las tuvo, y muchas. Siguió fiel y leal a su Deportivo de la Coruña. Sobran los motivos para que Valerón, latente en el imaginario del aficionado deportivista actual, pase a la posteridad y sea recordado el futuro con una puerta en Riazor con su nombre y estampa. La honestidad, la humildad y la lealtad estarían contentas de ver como uno de sus máximos representantes reciba ese homenaje en vida. Muchos nos hemos quedado con las ganas de que te hubiera pillado en plenitud para que lo bordases en La Roja junto a Xavi, Iniesta, Silva, Cazorla y cía. ¡Pero qué alegría que sigas un añito más jugando! ¡Seguiremos disfrutando con tu fútbol, Flaco!

Archivado en

martes, 29 mayo 2012

por Kiko Narvaez

Salomón Obama y los minicracks de Benalmádena

Miles de ilusiones se mezclaron en el torneo. Es el inicio de una bonita aventura para los chicos.


Doscientos cuarenta críos y miles de ilusiones se mezclaron el pasado fin de semana en Benalmádena en el campeonato de España de fútbol 7, jugado por chavales nacidos en 2000. Estaban todos los clubes de la Liga BBVA encuadrados en cuatro grupos de cinco equipos. Exceptuando Valencia y Atlético de Madrid, que desde el inicio demostraron ser unos aspirantes claros al campeonato, todos los conjuntos empezaron la competición timoratos y cohibidos por la trascendencia del torneo con las cámaras de televisión allí presentes. Con el paso de los partidos los críos empezaron a soltar lastre y con mayor tranquilidad empezamos a disfrutar de por qué son los elegidos entre miles de niños de toda España.

Ahí estaba Abel, premio al mejor jugador del torneo, que bien se podría haber llamado premio Fernando Llorente. Abel, delantero centro del Valencia, espigado con gran coordinación en sus inteligente movimientos. Es una delicia verlo jugar de espaldas a la portería aguantando la pelota y definiendo con maestría. De los tiqui-taquita, esos pequeños talentos premio Iniesta, de los ingeniosos nos quedamos con Lara, del Sevilla, Pau, del Barça, Cristian, del Levante, Alfredo, del Málaga, y Enri, el GPS del Valencia. El premio Jesús Navas de las bandas podría repartirse entre los zurdos Tofo (Mallorca) y Juan (Málaga) y, por la derecha, Óscar (Atlético de Madrid), Imad (Barça). La estatuilla Piqué iría para Arnau, del Barça, Nico, del Rayo Vallecano, y Benja Garay, del Madrid, defensas altos con zancada y una salida de balón trasparente. Los guantes Iker Casillas irían para Álvaro, guardameta del Real Madrid.

Una mención especial para Salomón Obama, que fue centro de unos silbidos y gritos fuera de lugar. El delantero colchonero, injusta víctima de las críticas de algunos, demostró unas condiciones futbolísticas extraordinarias y que, a pesar de las sospechas de muchos sin pruebas, sólo se dedicó a jugar al fútbol con un carnet que dice que nació en febrero de 2000. Agradecer a toda la gente de Benalmádena el trato recibido y pedir disculpas a esos minicracks que se quedaron en la lista de espera y que no tengo dudas de que con el paso de los años protagonizarán futuros artículos. Entre que son sólo 12 minutos cada tiempo y que algunos caen eliminados pronto es imposible elegir en tres días justamente entre doscientos cuarenta aspirantes a futbolistas. Vimos sonrisas y lagrimas. A los que llorásteis quiero recordaros que tenéis 12 añitos. Esto no es el final de nada, es el principio de todo, ¡Fenómenos!

Archivado en

jueves, 17 mayo 2012

por Kiko Narvaez

El Tigre nos ha taladrado el corazón colchonero

El Atlético debe hacer todo lo que pueda para que Falcao continúe. Las respuestas del colombiano sobre su futuro no dan opción a las malinterpretaciones.


Le preguntaban a Falcao en Bogotá: “¿Chelsea o Manchester?”. “Atlético de Madrid”, rugió el Tigre?”. “¿Madrid o Barça?”. “Atlético ”, volvió a rugir. No es cuestión, en momentos de recortes y crisis, imitar a mi paisana Lola Flores y pedir un euro por atlético para ayudar a la definitiva compra del colombiano, pero sí que la contestación que nos taladró el corazón a los aficionados rojiblancos no dio opción a malinterpretaciones, ni a que alguna puerta se quedase encajada. En tiempos de ajustarse el cinturón, de gastar sólo lo que generas y de equilibrar las cuentas, entendería la posible venta de Radamel. Pero hay una cosa que no se vende: las formas, el agradecimiento y la sensibilidad que tuvo el 9 con su club. Por ello pediría a los dueños que hagan lo indecible y lo imposible porque se quede en el Calderón. Debe ser ese, una vez que se firmó al Cholo por temporada y media, el objetivo prioritario: exprimirse las neuronas y buscar debajo de las piedras para tener la temporada que viene a Falcao en busca del primer objetivo: la clasificación para la Champions, después de ganar nuestra segunda Champions particular en tres años, porque por presupuesto el Atlético de Madrid cumplió objetivo en Europa en una competición que empezaron 193 participantes. Falcao honró esa camiseta desde el minuto 1, dejándose la piel en cada partido, sin rehuir a un encontronazo y ofreciéndose cada segundo, fuese en el desierto o en la Antártida. El colombiano y la lealtad de los rojiblancos se merecen hasta la última gota de sudor y que se levante hasta la última piedra.


Parece que dieron el pistoletazo de salida en promocionar a futuribles Balones de Oro. A pesar de ser sólo mayo se postuló el nombre de Falcao, en un trofeo que recuerdo que es individual y no colectivo. Por eso tendrá el colombiano que luchar con los 70 inservibles goles de Messi, pero como es premio individual al argentino le puede servir para conseguir su cuarto Balón de Oro.

Archivado en

viernes, 11 mayo 2012

por Kiko Narvaez

Los dos minutos del Cholo y su perfecto guión para campeonar

Esperó al principio de la celebración para dejar el protagonismo a sus jugadores.


El momento fue de los que se te quedan grabados para toda la vida. Fueron solo un par de minutos pero, ¡que par de minutos! El Cholo, un amigo recto como una estaca, traje negro ceñido como un muñeco de cera, impertérrito —pena míster que los ojos vidriosos delataban que había un ser humano, un atlético más superemocionado dentro de ese traje—, dio un paso atrás en los primeros compases de la celebración dejando a sus jugadores el protagonismo de la fiesta. Tuvo el temple suficiente para no dejarse llevar por la euforia y salir corriendo hacia el córner estirando la camisa para delante como cuando marcaba un gol. Decía Guardiola cuando le preguntaban por la diferencia entre jugar y entrenar que la satisfacción es diferente. Y asegura Pep que es muy gratificante ver cómo todo lo que pensaste, todo lo que diseñaste se refleja en el terreno de juego. Ayer el Cholo disfrutaba con los protagonistas del guión escrito por él y su cuerpo técnico, por el optimista Mono Burgos estudiando el pin ball y por el Profe Ortega, el otro crack en la sombra.

Ese cuerpo técnico que, abanderado por un Falcao sublime, había hecho un partido perfecto en lo táctico y espléndido en el físico. Las individualidades estuvieron al servicio del equipo y quedará para el recuerdo atlético la cara de Falcao en esta segunda Europa League. Destacó el bloque porque los futbolistas estuvieron sobresalientes. Godín y Miranda, perfectos de concentración, anticipación, colocación y contundencia. Prodigiosa exhibición de Mario Suárez de medio centro top y Gabi siguió en su línea ascendente de terrateniente del círculo central. Arda Turan y Diego basculando y persiguiendo a su par. Los laterales acertando en todas sus acciones. Y Adrián echando un cable en defensa siempre e inventando con el balón. Courtois apareció cuando tenía que pararlas. Y lo de Falcao no hace falta que lo cuente, sólo hay que ver mil veces sus golazos. En la pelea con el maestro esta vez gano el alumno. La diferencia fue que el Cholo conocía al Bielsa entrenador y Bielsa sólo conocía al Cholo jugador. Y, por supuesto, Simeone fue respetuoso con el Athletic y con Bielsa. Se fue a por Marcelo nada más pitar el árbitro para darle la mano. Y mientras los leones, también respetuosos como debe ser con los colchoneros, estuvieron en el césped no lo celebró y lo hizo cuando se marcharon y cuando el foco había estado en la celebraron de sus futbolistas. Esas son buenas maneras de ganar.

Pero de lo que viví en Bucarest, a mí se me quedaron los dos minutos del Cholo masticando su guión en segundo plano. Me contó que después de ganar la Liga con River en el autobús comentó: “Que bonitos son estos momentos y mañana ¡puff! Todo desaparece”. Pues lo dicho, Cholo, antes de que desaparezca, disfrútalo. El gran guión que escribiste para la final merece eso y que la temporada que viene te den libertad para escribir guiones de Champions.

Archivado en

lunes, 07 mayo 2012

por Kiko Narvaez

El Atlético, Iker Jiménez y la música celestial de Champions

Ante el Málaga, el Atlético volvió a dar un cambio radical tras el descanso y fue otro.


Estoy pensando en hablar con Iker Jiménez y sus psicofonías de cara a la apasionante final de Europa League de este miércoles para que las consignas de los descansos se den antes del comienzo del encuentro. De nuevo, y no sé cuantas veces llevamos ya, los fantasmas de la precaución se quedaron en el vestuario tras unos primeros 45 minutos a merced del contrario. Los de Cholo, como ya hicieron ante el Hannover, Athletic, Mallorca o Zaragoza, se quitaron la sábana y se soltaron, ante un Málaga valiente y ambicioso en el que la punta del rombo Cazorla tocaba a su antojo y suministraba fútbol a Joaquín, Isco y Eliseu, que disfrutaban de unas décimas de segundo para parar y mirar. Todo eso se acabó en los siguientes 45 minutos. Con la entrada de Koke y una buena ración de ritmo, los de Cholo salían victoriosos en cualquier rechace, los de arriba, aguerridos y sueltos, se imponían a los centrocampistas malacitanos y superaban a unos defensores que no habían superado las 50 pulsaciones hasta entonces (da la sensación de que los conceptos defensivos están asimilados más naturales que los ofensivos). Adrián, omnipresente, apareció muchas veces. Todas sus acciones, aunque la pierda, tienen un sentido venenoso. Habría que contar sus apariciones e irlas mostrándolas en un cartelón para obligarle a ser omnipresente y apuntarle un mínimo de 10 apariciones mínimas por partido, porque, aunque la pierda, su fútbol nos lo debe.

El Atlético logró una victoria para seguir soñando con la celestial música de la Champions, aunque me siga chirriando el gol de Vela. Ahora toca pensar en los desmarques de ruptura de De Marcos, en desconectar a Ander Herrera. Toca pensar en vigilar las segundas jugadas de Fernando Llorente y en molestar al formidable ariete del Athletic en los centros laterales. Ahora toca pensar en que hay que tener precaución en la salida de balón ante la permanente presión de los de Bielsa. Son tantos detalles los que deben preparar Cholo y el Mono Burgos que, sumados al descanso que tuvieron muchos titulares del equipo vizcaíno, está clarísimo que hay que convocar a Iker Jiménez con su Cuarto Milenio en Bucarest para evitar misterios desde el minuto uno.

Archivado en

jueves, 03 mayo 2012

por Kiko Narvaez

Vuelan otros dos puntos vitales para ir a Champions

Los empates ante el Betis y la Real Sociedad alejan al equipo rojiblanco de su objetivo liguero.


Es difícil hacer el artículo mientras se jugaba la semifinal de la Copa de Campeones de juveniles de mi admirado Óscar Mena. Estos críos me abdujeron la primera vez que los vi en el Cerro del Espino por su fútbol alegre y vertical, lo que les supuso campeonar en su grupo. En ese equipo hay futbolistas de futuro como Manquillo (que ayer estuvo en el banquillo del primer equipo), Borja, Thomas, Ian, etc. Pero sobresale por encima de todos uno con pinta de flamenco: Oliver. Éste es un futbolista de barrio, de cuna. Oliver es un Diego talla L. Los de Mencho Mena sucumbieron por 2-1 ante el Espanyol de Barcelona, uno de los mejores criaderos futbolísticos de España. Mientras, los mayores daban sensaciones opuestas a las que ofrecieron ante el Real Betis, con un fútbol lento y previsible el día en el que se jugaban la Champions, el último vagón económico para poder hacer el desembolso que requiere el fichaje, por ejemplo, de Diego. Nos tapó el bostezo un golazo de Gabi desde el borde del área. Buen chut de Gabi, que luego le trastocó al Cholo Simeone los planes tras su imprudente llave de kárate.

Desde la expulsión de Gabi hasta el final fue un sufrimiento de los rojiblancos. No me gustó el cambio de Adrián por Diego. Para jugar en inferioridad creo que es mejor el asturiano que Falcao porque es mejor para jugar con 10 al contragolpe, más rápido en la conducción y desmarques al espacio, como ya hacía en el Depor. Volaron de nuevo dos puntos como en el Benito Villamarín. Dos puntos más que se van junto al camión de Prosegur para recaudar la pasta de la Champions y con esos puntos se esfuman las posibilidades de que Diego, un futbolista anhelado por la parroquía rojiblanca, pida asilo futbolístico en el Calderón. Su coste es muy alto y sin Champions es inviable guiarse por el romanticismo. Ese dinero sí lo invertiría en Falcao y sus 30 goles. Y seguiremos viendo crecer con ilusión a los chicos del juvenil, quienes, pese a no llegar a la final, tienen pinta de futbolistas. Para el Atleti.

Archivado en

martes, 01 mayo 2012

por Kiko Narvaez

Los del Cholo ponen kilos de ambición

El Atlético fue a por el partido y la actuación del árbitro le privó de tres puntos en Sevilla.

 

Sin reproches. Así podríamos llamar a la película vista el domingo en el Benito Villamarín. El rojiblanco fue el equipo más entero de los tres españoles que tuvieron función el jueves en la Europa League. Y fue el que mereció la victoria. Esta vez no tuvieron que pasar los primeros 45 minutos para que los rojiblancos se desperezasen. Desde el principio, con un Salvio desequilibrante, fueron superiores al Betis y buscaron a Fabricio con ahínco e insistencia. Los de Mel, que pobló el centro del campo con Iriney, Matilla y Salva Sevilla, se vieron desbordados por la mayor velocidad de circulación de la pelota de los del Cholo, que daban la impresión de que eran los que habían tenido toda la semana para preparar el encuentro. Gabi fue el terrateniente del círculo central multiplicándose y ganando en la presión.

 

Las claras ocasiones y un desafortunadísimo arbitraje impidieron ganar al Atlético. A saber: empujón de Nacho a Falcao cuando iba rematar, fuera de juego de Rubén Castro en el gol de Pozuelo y penalti a Falcao de Fabricio que lo desequilibra una vez regateado. Se puede decir que lo de no dejarse caer del colombiano fue un acto de honestidad (¡yo hubiese hincado los dientes en el césped!), pero es lo que te obligan a hacer porque si no te vas al suelo, no te pitan el penalti. Escucho y comparto eso de que al final de las 38 jornadas cada equipo está donde se merece, pero no compro el análisis de que el Atlético debió cerrar antes el partido cuando hizo méritos para ello más que de sobra. Pero la balanza que se equilibra a final de temporada en el Villamarín estuvo descompensada para el Atlético y no fue por los kilos de ambición y fútbol que pusieron los rojiblancos. El Atlético quiso cerrar el partido, no fue conformista y buscó siempre la victoria. El cansancio en los últimos diez minutos y los acertadísimos cambios de Pepe Mel le dieron chance a los verdiblancos para complicar a Courtois, que recibió dos goles en un parpadeo. En esa locura apareció de nuevo Falcao, el más cuerdo en el área, para lograr el empate definitivo. Quedan tres encuentros y los síntomas que da el equipo del Cholo son que puede acabar con 58 puntos la Liga y esperar a ver hasta dónde llegan Levante y Valencia.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00