as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

septiembre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« mayo 2012 | Inicio | julio 2012 »

viernes, 29 junio 2012

por Kiko Narvaez

España debe bautizar tu penalti: a lo ‘Panenramos’

Decías, Sergio, al finalizar el partido que ahora había que pensar en la final, que de los segundos nadie se acuerda. Lo que sí te puedo asegurar, Ramos, es que vuestra generación va ser recordada en la historia del fútbol español con letras mayúsculas, pase lo que pase el domingo. La gente se siente muy orgullosa de vosotros, la forma de conseguirlo calan en el corazón de la afición de La Roja. Sin perder vuestras señas de identidad os estáis adaptando perfectamente a los problemas que os encontráis en el camino, como los dos días menos de descanso o el ser un equipo con muchísimos kilómetros en las piernas. Dais la sensación de tener todo controlado, siguiendo el guión establecido por Del Bosque. Resalto, Sergio, la textura de nuestra piel impenetrable, la textura de la piel de toro, con el tiqui-taca por muleta. España buscaba la final y ahí estamos jugando contra los Cristiano, Benzema, Ribéry, Nani, Meireles, Pepe, Debuchy... Jugadorazos y grandes equipos que por las exigencias a los nuestros se infravaloran.


Ante Portugal hicisteis de todo. No perder la compostura en los 90 minutos de partido cuando os incomodaban. Arriesgasteis en la prórroga con los dos Red Bull del míster. Tanto Pedro como Navas abrieron el campo, dejando a Iniesta más adentro y a Xabi Alonso con mayores galones. Y el equipo empezó a volar en busca de Rui Patricio ante una superada Portugal. Para el final, los penaltis, demostración de personalidad. El Santo Casillas y tu penalti, que ya debería bautizarse en España a lo Panenramos. Yo no soy devoto de esta forma de lanzarlo. Siempre pensé que si un portero lo adivina lo para siempre. A un lado, véase Cesc o Pepe, a pesar de que lo acierten puede ser gol. Pero el tuyo, Sergio, fue diferente. Da igual que hubiesen pasado por el confesionario del meta portugués sus 22 compañeros. Ninguno hubiese acertado. Jugaste con el penalti del Bayern de Múnich. Todos creíamos que ibas a asegurar y no. Con un muletazo a la lógica tiraste a Rui Patricio a un lado y la pelota entró al son de bulerías y fandango, lenta, con un compás que mi paisano José Mercé hubiese firmado.


Fue la culminación a una actuación perfecta estando con las emociones controladas (tu alma de delantero a veces te jugó malas pasadas). Tarzán de Camas, con ese nivel de concentración, eres el verdadero rey de los centrales. Con este nivel de competir y esta personalidad me da igual cualquiera que sea el rival del domingo. Orgullosos de ti, Sergio. Orgullosos de todos vosotros. Pero que muy orgullosos.

Archivado en

lunes, 25 junio 2012

por Kiko Narvaez

La fórmula Del Bosque

Qué miedo tenía mi brother Matallanas antes del partido de Francia. Parecía que tenía el síndrome del entrenador de nuestro rival. Da igual que fuese Italia poblando la defensa, que Francia o Croacia podasen su centro del campo talentoso cortando a Jelavic, Nasri o Menez, que el Mata tenía dudas evocando la olvidada maldición de cuartos. Las alineaciones presagiaban lío postcuartos para alguno de los mister. Del Bosque abrazado al nueve guadiánico y Blanc ignorando la fórmula con la que ilusionó a Francia.

 

Pasó en Sudáfrica con resultados exiguos. A mí, sin embargo, ver España me traslada a un spa: pura tranquilidad, con un manejo a su antojo del partido. Tocó y tocó y tocó sin desespero, sabiendo que ya llegará la hora de la campanada. España tiene el balón en neto y los demás, en bruto. Es la fórmula Del Bosque y, aunque a un servidor prefiera a un perenne que a un guadánico nueve en punta, la España de Del Bosque camina con paso firme. En otros partidos destacamos individualidades, en este me quedo con el colectivo. Me recordó al partido de Sudáfrica ante Portugal. Se jugó con solvencia, con un Xabi Alonso determinante, un Sergio Ramos imperial y un Jordi Alba que pasa de mosca cojonera en defensa a pavo real en ataque en una milésimas de segundo. Estos tres protagonizan mi podium. Y Matallanas, cúrate es síndrome, ¡que no te pega nada!

Archivado en

miércoles, 20 junio 2012

por Kiko Narvaez

Póngame un ‘9’, por favor

Quién no tiene estos días un nueve en su boca en nuestra España futbolera? Esos jugadores específicos que se pelean con los centrales, que esperan al acecho cualquier pase de los centrocampistas o centro desde la banda de los extremos o los laterales. Los hay que vienen al apoyo y que ayudan en la elaboración como Benzema y luego, cuando se le espera, está fuera del área. Los hay que ofrecen opciones con continuos desmarques al espacio, dícese de Torres. O esos que pueden pasar sin elaborar ni entrometerse en la creación, pero que están en el área esperando su oportunidad: los Falcao, Huntelaar o lo que era Hugo Sánchez.


Fue sufrida, pero fue una merecidísima victoria ante Croacia, en un partido en el que los croatas tenían que ir a por la victoria y nos esperaron. Hubo momentos de confusión entre los nuestros, que dudaban si destaparse al valerle el empate, con el lógico miedo a un gol que les mandaba a casa. Por eso quizás se taparon más de lo que acostumbran y especularon con pases intrascendentes por temor a que nos cogieran desordenados. Tras este justo y trabajado triunfo nos deja la duda el míster con sus cambios de qué hará en cuartos, si tirará del modelo nueve o del modelo seis, que se le podría llamar así por el número de centrocampistas.


Seguro que vio a Cesc entrenándose muy bien. Pero si decides obviar al delantero hubiera sido más lógico llevar a Adrián, un futbolista totalmente distinto a Llorente y Negredo, nueves parecidos a la hora de aguantar la pelota y rematar centros desde las bandas. Confío ciegamente en esta Selección que, como dice Iniesta, “vamos de menos a más”. Tengo fe en la capacidad de Del Bosque. Nadie mejor que él para saber las necesidades de este equipo, que tan bien nos acostumbró y que tan rápido muchos olvidan sus éxitos. Mientras tanto, la España futbolera, de forma sana, tendrán estos días el nueve en la barra o el mantel. Y yo soy uno de los españolitos que siempre pediré un nueve en mi comanda.

Archivado en

martes, 12 junio 2012

por Kiko Narvaez

Vicente debe resetear el equipo y poner un ‘9’

Disfrutaron los amantes al fútbol y, por esta vez, hasta los rivales de España de un partido atractivo, que por momentos, ante la escasez de precauciones, parecía más el tercer y definitivo encuentro de la liguilla que el del debut. A pesar de los seis centrocampistas por los que optó Vicente desde el principio, la posesión del balón estuvo más repartida que nunca y los italianos, con su acordeónico sistema (gran Prandelli) se encontraron bastante cómodos creándoles confusión a Arbeloa, que debatía con Xavi dónde presionaba, o a Busquets a la hora de incrustarse entre los centrales, poniendo el dique por el centro y soltándose con efectivos a la hora de atacar.

El partido estuvo más equilibrado de lo esperado y a La Roja le sobró uno en el rondo que forman con la pelota y le faltó un nueve. Se quedaron Soldado y Adrián y tenemos a los Fer y Negredo para que inquietasen e incomodasen a los tres plácidos centrales. Con la defensa de cinco era difícil sorprender al espacio sin un rematador que distrajese a De Rossi y sus secuaces. Lo consiguió un liberado Torres, que manejó todo bien menos la espada, y un Navas, que hizo pensar a Giaccherini. A pesar de todo nos fuimos contentos por el resultado, pero sabiendo que hay cosas que configurar y resetear. Nadie mejor que Vicente para ello. Conectar para la alta competición a los Xavis y Busquets, poner un nueve que se coma lo que cuece el mejor quinteto del mundo en el centro del campo y, algo esencial, que el balón corra y no jugar en un campo con tiras de velcro que ralentiza al que mejor le fluye la pelota. Los italianos se fueron más contentos. Yo veo el vaso medio lleno con estos cracks.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00