as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

abril 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« julio 2012 | Inicio | septiembre 2012 »

domingo, 19 agosto 2012

por Kiko Narvaez

La canción hipócrita del verano

Cada vez que escucho, una pretemporada y otra también, la canción de la hipocresia pinchada por los DJs radicales en cualquier campo de entrenamiento de España, como diría mi compadre Er Pompa de Jerez, ¡me hierve la sangre! Este verano les toca a Javi Martinez y Fernando Llorente, como antes a otros jugadores, escuchar la cantinela de que no sienten los colores y de que son mercenarios. Entiendo perfectamente la desilusión de la afición rojiblanca con sus jugadores. Son sus cachorros de Lezama, esos que ven crecer (a Javi le trajeron de Osasuna pagando su cláusula). Su filosofía e idiosincrasia es admirada en todo el mundo. Veían como la temporada pasada pusieron unos cimientos sólidos y con la juventud de sus futbolistas y los problemas económicos que acucian a los terceros en discordia eran argumentos suficientes para ser Champions las próximas temporadas. Ahora, ante la posibilidad real de que se vayan dos de sus buques insignia, llegan los insultos y reproches que años atrás aguantaron otros. Y se marchan de manera legítima y de frente pagando su cláusula, o decidiendo no renovar, pero dejando un dinero muy bueno para el club.


Siempre me pregunté dónde estaban esos aficionados cuando jugadores que son leales a sus clubes fueron humillados y vejados obligándolos a entrenar solos y a horas inéditas, algunos sin balones, ni agua ni hielo ni vendas. Nunca vi pancartas de ánimo ni gritos de aliento para ellos. Esa es la cuestión: ¿se mira el amor a unos colores o la calidad y el protagonismo del jugador a la hora de recriminarle? Mientras tanto, sigue sonando cada verano la contradictoria canción de la hipocresía. ¡Y me hierve la sangre! No lo puedo evitar, Pompa.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00