as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

abril 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« octubre 2012 | Inicio | diciembre 2012 »

viernes, 30 noviembre 2012

por Kiko Narvaez

Un pedazo de colchón de ocho puntos para soñar

Los atléticos son en este derbi más optimistas. Enfrente habrá un Madrid que llega con rabia.


Los rojiblancos van a dormir esta noche postrados en un colchón de ocho puntos, que ni los mejores modelos de Lo Mónaco, Flex o Pikolín lo superarían. Esta distancia en la tabla les convierte en inmunes a cualquier ataque de ansiedad de años atrás. Hay que sumar a ese confortable colchón el hecho de que el Cholo aumentó la autoestima y ahuyentó los complejos. Por ello, los atléticos son más optimistas de cara a este derbi que en otras ocasiones, porque ven que su equipo pisa con paso firme y es un conjunto fiable, estable y rentable.


Enfrente tendrán un Real Madrid enrabietado tras una derrota en Liga. Los blancos siempre viven con presión, porque de la herida de un tropiezo pasan directamente a una amputación cuando repiten un traspié. El Madrid es un conjunto más vulnerable esta temporada de visitante (Sevilla, Dortmund, Getafe, City y otra vez en Sevilla con el Betis), pero en el Bernabéu son casi imbatibles y aunque no hagan un partido completo te acaban apabullando.


Es obvio que, junto a la del Barça, cuenta con la mejor plantilla del planeta y con su catálogo de recursos pueden desequilibrar una gran pizarra en una milésima de segundo. El partido del Bernabéu es un encuentro para soñar, no para quedarse dormido. Me da pavor un gol tempranero que, como ya pasó en Valencia, se me hace insuperable para la forma de jugar de los del Cholo. Chavales, espero que el descanso en ese pedazo de colchón y con los fantasmas de la ansiedad ahuyentados, os permita seguir soñando plácidamente.

Archivado en

martes, 20 noviembre 2012

por Kiko Narvaez

El patriarca Godín nunca baja la guardia

Sin hacer grandes alardes el Atlético sigue con paso firme.


Sigue con paso firme el Atlético de Madrid esta temporada. Sin hacer dobles piruetas ni ejercicios de virtuosismo los rojiblancos dan la sensación de jugar siempre con una red que los protege en todo momento. Le ha pasado en Cornellà, en Anoeta y en Los Cármenes. El equipo nunca pierde la compostura y acaba imponiéndose a los rivales en cuanto estos paran a coger aire. Sufrió sobre todo por los problemas que le crearon Siqueira y Benítez en la banda izquierda por la basculación al centro de Raúl García. Entonces fue cuando de nuevo se multiplicó el Patriarca de la defensa Diego Godín. Con sus botas impregnadas de silicona fue cerrando los huecos que dejaron Juanfran o Miranda, sobre todo en los primeros 45 minutos. Da gusto ver al central uruguayo atento, concentrado, sin bajar la guardia. En temporadas anteriores le creó problemas alguna laguna en un ataque de riesgo a la hora de sacar la pelota. Ahora esas alegrías se han diluido.


Aunque echo de menos algunos momentos de improvisación y lucidez con el balón en los últimos encuentros, el hábito que ha cogido el Atlético, al igual que el patriarca de la zaga, están dando sus frutos en forma de puntos. El Atlético hace guardia en la garita esperando su momento. Sin esa lucidez ni esa improvisación, que volverán, el Atlético ha ganado partidos que no se hubieran ganado sin la fe en el trabajo colectivo que ha inculcado Simeone.

Archivado en

martes, 13 noviembre 2012

por Kiko Narvaez

Un Peter Pan maduro y con un discurso claro

Con el síndrome de Peter Pan me encontré al Cholo en los estudios de la Ser. Hecho un chavalín se presentó en Gran Vía 32: rapado como antaño, vaqueros estrechitos y desgastados, botas DG con camisa ajustada, como si los años no hubiesen pasado y con pinta de estar todavía en activo. Su apariencia es muy diferente a cuando Joserra empezó la entrevista, en la que se mostró como un Cholo maduro, cuajado y con el discurso claro. Contestaciones extensas queriendo explicar y dejar el mensaje de que su fuerza es la unión del grupo y de la gente que le rodea a la hora de planificar el trabajo. No regateó ninguna pregunta, fue tajante a la hora de repetir que al único equipo que no entrenaría es al Real Madrid. Simeone es leal a sus principios y los rojiblancos son sus colores.

 

Reconoció admirar a Mou por la manera en la que se adaptó a fútbol, culturas e idiomas distintos, cosechando éxitos allá por donde fue. Simeone estuvo relajado, distendido, con tiempo hasta para las divertidas anécdotas de cuando habla de fútbol con su padre (el Cholo se dirige a su padre como Simeone), lejos de ese rol distante que mantiene en las ruedas de prensa. De todos es sabido que su lema partido a partido es el single más escuchado en el vestuario rojiblanco. Eso nos hizo quedarnos sin la confirmación de una renovación inmediata, algo para mi vital en el futuro del Atlético. El Cholo consiguió estabilidad en el equipo, en el discurso de puertas hacia fuera y en la recuperación e identificación del orgullo de una afición con sus jugadores. No veo en el presente un movimiento más imprescindible que la renovación de Simeone de cara a la temporada que viene. El Cholo es el pilar más consistente para seguir construyendo un mañana más ilusionante.

Archivado en

lunes, 05 noviembre 2012

por Kiko Narvaez

Al ‘9’ del Atlético le tienen esposado dentro del área

No me hizo falta una infusión para tranquilizarme o digerir la derrota en Mestalla del Atlético de Madrid. Cuando se corta una racha de resultados tan larga como la de los rojiblancos es mucho más importante el siguiente partido, ese en el que rápidamente pones la tirita y no dejas que en la herida entre otra derrota que pueda infectar el estado de ánimo apareciendo las dudas. La imagen dada como grupo siguió en la línea del hermetismo, al igual que la actitud. El Atlético de Madrid no perdió la cara nunca y sólo una genialidad de Soldado deshizo el empate a cero. Fue a partir de entonces cuando se hizo notar más que Tiago echó el ancla demasiado cerca de los centrales y Emre no encontraba la batuta. Mejoró el equipo con la fuerza del Cebolla en banda y la libertad de Arda descosiéndolo de la banda.

 

Del colegiado, que se fue abucheado del estadio, decir que como todo ser humano tuvo un mal día y que de haber habido pantallas en el Calderón hubieran coincidido las hinchadas en la nada gentil despedida, ya que fueron clarísimos los penaltis al colombiano. Eso sí los jugadores de ambos equipos dieron un gran ejemplo y a pesar de la tensión y crispación vivida en los 95 minutos que se jugaron, con numerosos roces, acabaron abrazándose en el círculo central. Debería el capitán recordarle a los árbitros antes de los encuentros que en jugadas a balón parados estén atentos porque el de Mestalla fue el quinto partido en el que al ‘9’ del Atlético le tienen detenido, metido en un calabozo y esposado en el área sin posibilidad alguna de rematar.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00