as.com Ver todos los blogs >

Categorías

Calendario

junio 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« enero 2013 | Inicio | marzo 2013 »

martes, 26 febrero 2013

por Kiko Narvaez

Las innegociables rotaciones del Cholo dan sus frutos

Pude vivir en mis carnes que en momentos determinados el jugador necesita un descanso.


Llegó el Cholo a la rueda de prensa exultante, orgulloso y con una sonrisa que ni el mismísimo Jim Carrey hubiese sabido imitar. Alabó el derroche de calorías de su equipo a pesar de quedarse en inferioridad, aunque lo que realmente quiso realzar fue los cambios de Cebolla, Mario y Raúl García en un claro ejercicio de homenajear a los que se reivindicaron en Moscú, cuajando un partido meritorio por la climatología y el campo más propio de un partido de la NFL.



Para el Cholo es innegociable su lucha para tener el mayor número de efectivos expectantes durante el año y el esfuerzo de la Europa League dando descanso en las caballerizas a los pura sangre, dio lugar a que el equipo no se cayese físicamente en el segundo tiempo y se encaramase a los 56 puntos en Liga reafirmando su fórmula y colocándose mucho más cerca del objetivo número uno de la entidad: la Champions League. Pude vivir en mis carnes, después de jugar Liga, Selección, viajes, Copa, Champions, UEFA... que en momentos determinados necesitaba que Biagini o Correa cogiesen mi testigo por el cansancio acumulado. Soy militante, creyente y practicante rojiblanco partidario de las rotaciones para cumplir objetivos. Cosa que a día de hoy va bien encaminada y con el lema de Simeone impoluto: "Cuando hablo de mi equipo siempre hablo en plural".

Archivado en

lunes, 18 febrero 2013

por Kiko Narvaez

Se necesitan decodificadores de fútbol

El equipo del Cholo fueron superiores con el brasileño a la cabeza del equipo colchonero.


A pesar de que semanas atrás le cayó un Rayo al Atlético de Madrid con aquella entrada en escena inusual en Vallecas y luego llegó el tropiezo con Rubin, en un encuentro que se pudo empatar y acabó con la jugada tonta de la jornada, seguro que el Cholo aprendió de esa imprudencia, porque no se debe jugar a la ruleta rusa en un partido de ida. El equipo A de nuevo apareció en Zorrilla con Diego Costa a la cabeza, pero sin imitar a Murdoch y siendo el más cuerdo del partido. Estuvo imperial la ‘Avenida Rojiblanca’ con Courtois, Miranda, Gabi y el brasileño. Los de Cholo fueron netamente superiores al equipo de Djukic, con quien discrepo con lo de que el Valladolid fue “pardillo y gilipollas” porque su rival sí les superó. En 90 minutos cada equipo coge un camino hacia la victoria y el Atlético de nuevo diseñó el que más le gusta, apoyado por ese gol tempranero que facilita desplegar esa telaraña que atrapa al rival.


De cara al futuro hay deberes por hacer, que pasan cuando el rival marca antes y se echa de menos contar con más decodificadores de fútbol como Arda o Diego, esos futbolistas que dan nitidez a la posesión del balón y permiten jugar en HD, el nivel necesario para la Champions. Mientras tanto, el Equipo A sigue ganando con ese guión hermético. Y gana partidos con merecimiento.

Archivado en

miércoles, 06 febrero 2013

por Kiko Narvaez

Diego Costa no es el Anticristo

Por mucho que escaneen sus acciones, Diego Costa no es el Anticristo ni el Lucifer del siglo XXI. Es un futbolista que necesita de la disputa, la refriega y la crispación para sentirse metido en el partido. De esta forma también despierta a la afición igual que contagia a sus compañeros y desquicia a los rivales como ocurrió una vez más ante el equipo de Pepe Mel, partido en el que sobró su entradón a Rubén Pérez igual que el salivazo de Amaya.

 

Es cierto que la línea es muy fina y corre el riesgo, como ocurrió en el Bernabéu, donde el que salió desquiciado fue él en su disputa ante Sergio y Pepe y dejó de producir peligro mermando a su equipo. En tiempos en los que el teatro aparece más de la cuenta y un simple roce o empujón se simula como un atropello, la afición rojiblanca está encantada con Diego Costa, como lo estuvieron en Albacete, Vigo, Valladolid o Vallecas. Y cualquier afición de cualquier equipo anhela un futbolista como el brasileño, de esos que no paran de luchar para que su equipo consiga el triunfo. Sus armas, que para muchos son denunciables, ya tienen en el terreno de juego un juez que las castiga. Diego, me gusta que después de los partidos respetes los códigos, pero no repitas la entrada tan fea que le hiciste a Rubén Pérez porque ahí te los saltaste. Y en ese tipo de jugadas, como en los escupitajos, no debe existir amnistía.

Archivado en

martes, 05 febrero 2013

por Kiko Narvaez

Los galones, el rango y la piel de Gabi

Volvió de Zaragoza con los lumbares fortalecidos a base de echarse el equipo a la espalda.


Sólo hay que fijarse en el centro del campo para ver cómo le brillan los galones al poseedor del brazalete. Gabi venció al dicho de que segundas partes nunca fueron buenas. Desde su vuelta se ha hecho el dueño del centro del campo. Corneta en mano manda a su escuadrón a asfixiar al rival cuando lo requiere y a tirar de la cuerda hacia atrás cuando es necesario. No escatima un segundo en el lamento y gasta toda su fuerza en no perder la compostura. Contra el Betis de nuevo demostró el rango que tan gustoso le ha concedido el Cholo, ese que por un transparente cordón umbilical los une. Muchos dicen que es Diego Costa la imagen del míster. Yo creo que es Gabi su prolongación sumando campo, ascendencia en el vestuario y apariciones públicas.


Son ya 50 puntos y muchos equipos devorados a fuego lento, sin prisa pero sin pausa, y con un Gabi que con su madurez y galones nos guía a obviar la palabra renunciar. Esta segunda parte es mejor que la primera porque Gabi regresó de Zaragoza con los lumbares más fortalecidos a base de echarse el equipo a la espalda, siendo una pieza vital para la salvación de los maños. Decía con toda la razón el Cholo que si fuese aficionado se sentiría orgulloso de su equipo. Y con gente como Gabi es mucho más fácil sentirse orgulloso de los futbolistas del Atlético porque el capitán es un ejemplo para todos. Gabi se deja la piel, ahora más gruesa y más madura, en el césped.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00