as.com Ver todos los blogs >

BOX 19

El blog de Manuel Franco

Hola, me llamo Manuel Franco y soy el enviado especial de AS a los grandes premios de Fórmula 1. También me podéis escuchar en la SER, en El Larguero y en Fórmula SER. Espero vuestra participación en esta nueva aventura.

Calendario

octubre 2016
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

« septiembre 2014 | Inicio | diciembre 2014 »

jueves, 16 octubre 2014

Por Manuel Franco

Año sabático. Por Álvaro García Cuesta

Quiero abrir mi blog a los amigos. A genios que uno se encuentra en el camino de la vida, de los viajes, de la Fórmula 1, a personas únicas y especiales. El primero no podía ser otro. Álvaro García es un cámara excepcional, antes en la Sexta, ahora en Antena 3, lleva seis años en el Mundial de Fórmula 1, conoce el paddock como nadie, a los pilotos como pocos, la esencia de este deporte y podemos decir, aunque él no lo sepa, que es un gran periodista. Álvaro, asturiano, oviedista, culé y un amigo de diez, susurra canciones de escuchar a Quique González y Leiva, es uno de esos con los que siempre se quiere estar, sensato y divertido, un tipo muy jodido de separarte de él. Además está dotado de una sensibilidad especial para la vida, para escribir. Aquí les dejo esta delicia. Lean despacio. Disfruten…

La foto

 

Jueves 12 de Marzo de 2015. Llego al circuito de Albert Park en Melbourne, Australia. Primer gran premio del año, y como cada siempre al inicio de cada temporada empiezo a analizar a los grandes equipos mientras los pilotos de cada escudería se dirigen hacia el final del paddock. Ellos, los héroes de este deporte de velocidad imposible van de dos en dos para hacerse la foto oficial. Los primeros en aparecer son Lewis Hamilton y Nico Rosberg brillantes con su número uno y el mundial de constructores a sus espaldas. Acto seguido se acerca Daniel Ricciardo con su eterna sonrisa, junto a su nuevo compañero, el joven ruso Daniel Kvyat. Sigo esperando, los siguientes en pasar son dos pilotos vestidos de blanco Martini, uno rubio y otro moreno, se hacen la foto, posan junto a su casco y rápidamente Bottas y Massa abandonan la nube de fotógrafos. Al irse se cruzan con dos tipos que vienen vestidos de rojo brillante charlando entre ellos como lo hicieron durante todo el 2014 en los drivers parade. Son Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen, uno sonríe porque estrena traje y el otro posa con sus gafas de sol y su gorra plana aguantando el tiempo justo sin darles casi tiempo a los fotógrafos para lograr esa instantánea tan deseada.

Me paro a pensar sobre quienes serán los siguientes en llegar, y aparecen los chicos de McLaren con sus nuevos motores japoneses debajo del brazo, pero entre ellos tampoco está.

Podría seguir con el resto de la parrilla, pero ya no pensaría en nada tan excepcional y diferente como lo que estaba esperando.

Esperaba a ese piloto, ese con el que sueña cada asiento, cada volante, cada motor, cada mecánico, cada ingeniero, cada jefe de equipo de cada escudería para sacar más de lo que tiene cualquier coche de carreras de Fórmula 1. A ese tipo, al que temen el resto de pilotos.

Sigo en Albert Park, han pasado tres días y ya es domingo, es el día de la carrera. Estoy en la parrilla, voy haciendo zigzag con mi cámara de coche en coche esquivando a los monoplazas, mecánicos, ingenieros, famosos, a Bernie, pero no lo encuentro, no veo a la persona que llevo sacando en directo seis años seguidos mientras llega con su monoplaza a la parrilla rodeado de mecánicos, levantando ligeramente la cabeza para colocar su coche en el sitio perfecto del cajón de salida.

Nos obligan a abandonar la parrilla, y mientras ese tipo rubio con gafas de sol nos va conduciendo hacia la salida, yo sigo esperando que aparezca, sigo buscando, pero allí no está.

Me siento delante de un monitor dentro de un hospitality cualquiera a esperar la salida, esas que eran como su casa, suerte y momentos de magia para regalar. Los cinco semáforos ya están en rojo, se van apagando de uno en uno hasta que ya no queda ninguno encendido y comienza el Gran Premio de Australia 2015.

Yo no me imagino un año sin Messi, sin Nadal, sin Kobe. No me quise creer nunca aquel año sin Jordan...

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00