as.com Ver todos los blogs >

Mr. Pentland

Mr. Pentland

Míster Pentland fue justo lo que la mayoría llevamos dentro: un entrenador. El precursor y más innovador. Este rincón tratará de su gremio. De los inicios, las trayectorias y las anécdotas de sus sucesores. Modestos y profesionales. Españoles y foráneos. De club o seleccionadores. Bienvenido. Pase y tome asiento. Aquí tiene su banquillo.

Calendario

julio 2017
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

Últimas entradas

publicidad

« noviembre 2016 | Inicio | enero 2017 »

09/12/2016

Por Alfredo Matilla

Simeone y los líos de pareja

Percibo cierto revuelo en torno a Simeone por primera vez desde que llegó al Atlético. Los anteriores síntomas me los tomé como anecdóticas intermitencias. Los resultados tapan todo. Su confuso amago de abandono tras la última final de Champions ha dejado huella y ha puesto en alerta a buena parte del personal. A los aficionados colchoneros, los entiendo. Su adiós da bastante vértigo. A la gran mayoría del resto de seguidores, sinceramente no los comprendo. Hay demasiada gente, al menos a mi alrededor, deseando ver caer y huir al argentino. Unos empates en Liga y una derrota en Alemania sin consecuencias han encendido los debates.

A unos directamente Simeone no les cae bien, a otros le cansa su discurso a discurso y el resto censura su fútbol. A ellos, parece que el Atlético les gustaba más cuando se hacía divertido, si descendía o si protagonizaba las páginas de sucesos por algún puñetazo a destiempo o por sus fichajes en teletienda. Tics del pasado que le queda a esta gente, sin comprender que este Atleti ya no es ése ni seguramente lo volverá a ser. Para ellos, donde muchos vemos a Simeone como un revolucionario con sed, para otros es un incordio. Y donde el Atleti es una bendición, se presenta como una incómoda amenaza. Ésa es la realidad que de verdad inquieta. Algo que no extraña ni sorprende. Ya sucede algo similar en la política, donde en vez de aplaudir que aparezcan partidos nuevos con otras cosas que decir y mejorando con su ímpetu a la competencia, hay quien prefiere arrinconarlos para vivir en paz. Su paz. Cada día entiendo menos. No es culpar por culpar.

Por eso, ya analizo cualquier detalle y dudo si en efecto existe, como creo, un ambiente enrarecido creado desde dentro del Atleti o es que algunos se empeñan en que lo esté y no pararán hasta hacerlo realidad. Me inclino más por lo segundo.

La gente del Atleti es ambiciosa, pero no tonta. Los atléticos, ávidos de más grandeza y sufridores como pocos, adoran en su inmensa mayoría al Cholo. Un estadio entero no corea un nombre cualquiera. Los jugadores, poco pueden hacer más que ser de nuevos primeros de su grupo en Europa, de haber ganado una Liga anteayer en el Camp Nou o una Copa en el mismísimo Bernabéu y de haberse presentado a dos finales de Champions en tres años cayendo de aquella manera. Y la directiva, que siempre solía afear lo logrado en el césped, no hace más que mejorar su economía en nuestros días para reforzar el equipo a la vez que mantiene a las estrellas. No como hacía antes, gastando sin techo y vendiendo para poder comprar alguna otra pieza de nuevo ilusionante, Así, sólo nos queda mirar a Simeone. Y, particularmente, con sus cosas, creo que su mérito sigue siendo infinito. Conclusión a la que uno llega: esta crisis, originada en recientes frustraciones y alimentada por los últimos resultados adversos, igual es una más entre tantas que existen en pareja. Nada que no se pueda solucionar en Navidad, que no cicatrice el 14 de febrero y que traiga alegrías cuando toca, en la maravillosa primavera.

Simeone

No lo digo yo. Lo confirman los psicólogos. Porque este es un tema, el cholismo y el anticholismo, que me tiene en vela. Por si no lo sabían, los expertos aseguran que las relaciones de pareja (afición-Simeone también es una de ellas) viven varios baches a lo largo del tiempo. En general, La Clínica del Amor (sí, existe) resume que hay varias etapas que debemos vigilar para no descarrilar: la crisis de los dos años, la llegada de los pañales, los siete años de relación, la crisis del solsticio y el síndrome del nido vacío. Otros estudios ojeados, incluso en el Daily Mail, aseguran que “la paciencia ha menguado”. Los roces que en los años 50 aparecían a los diez años de relación se nos presentan ahora en un lustro, en la llamada “luna de miel”. Ese periodo de tiempo que, llevado al Atleti, es aquel en el que ha logrado pisar las barbas de los grandes mientras ha colado a Griezmann en las galas televisadas. Pero hay más. Dos frases encontradas en los mejores y más especializados blogs sobre asuntos de pareja resumen una teoría común aplicable a este caso futbolero. Una: “Las personas dejan de estar en ese estado de enamoramiento clásico de los primeros tiempos para enfrentarse con los problemas reales” (véase, La Liga se escapa). Y dos: “Una de las explicaciones de este riesgo de divorcio es que los miembros de la pareja atraviesan transiciones cruciales de vida (Lisboa, Milán…) y experiencias desafiantes (el Inter llama a la puerta)”. Para otros teóricos, la crisis se produce “porque todo empieza a repensarse (¿podemos mejorar?, ¿ganaremos la Primera?) y aparece la rutina (partido a partido)”.

Con tantas chorradas como escucho sobre este Atleti y Simeone, no me parece descabellado recurrir al amor y tratarlo como ciencia para entender lo que sucede en el fútbol. Sea broma o no, Simeone se hizo cargo del Atleti el 23 de diciembre de 2011, así que en nada cumplirá cinco años al lado de la gente del Calderón. A mi juicio, este bache se ha producido simplemente como consecuencia de una época de confusión creada por el propio juego y su azar. El equipo está viviendo un tránsito entre el estilo de antaño, basado en la solidez, la pierna fuerte, la contra mortal y la dulce estrategia, con el progreso hacia un fútbol más vistoso que se adapte mejor a la categoría de los nuevos fichajes. No veo nada más. Todo requiere un tiempo.

Ahora no sé qué deparará el futuro, sólo intento aclarar(me) el presente. Pero aun así, si se consultan a los psicólogos es para decirles también a qué atenerse. Y esto es lo que dicen todos. Aquellos que empiezan en esta materia, los que llevan media vida en el tajo o los que postean en rincones que es para volverse locos: “La inmadurez, la terquedad y la idealización de lo que esperamos de la relación puede llevar a la infelicidad y a sentirnos insatisfechos. Pero quienes superan esta crisis de los cinco años refuerzan su relación llegando incluso a estar juntos el resto de sus vidas”. El Inter y otras novias que pretenden a Simeone igual se cansan de esperar.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00