as.com Ver todos los blogs >

Mr. Pentland

Mr. Pentland

Míster Pentland fue justo lo que la mayoría llevamos dentro: un entrenador. El precursor y más innovador. Este rincón tratará de su gremio. De los inicios, las trayectorias y las anécdotas de sus sucesores. Modestos y profesionales. Españoles y foráneos. De club o seleccionadores. Bienvenido. Pase y tome asiento. Aquí tiene su banquillo.

Calendario

junio 2017
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« La mano que despide a Luis Enrique | Inicio | Pepe sólo debe ser el primero »

04 junio, 2017 | 17:03

Por Alfredo Matilla

Ya nadie duda de Zidane

Más allá de la consagración del Madrid como mejor equipo de Europa tras la Duodécima y de la confirmación de Cristiano como el mejor delantero del momento con el quinto Balón de Oro en su mano, hay un hombre que sale de Cardiff levitando: Zidane. El entrenador que hace sólo 513 días llegó entre un mar de dudas e incluso visto como el escudo de su presidente tras el tropiezo con Benítez, ya lleva más Champions que temporadas en el club blanco. Pese a que hace nada se seguía cuestionando su futuro, dependiente como siempre de los títulos, se podrá pasear por Cibeles como uno de los hombres más importantes en la historia de este club, con la ventaja de que tiene más futuro que pasado. Gento, Di Stéfano, Puskas y demás mitos del madridismo ya tienen junto a ellos a otro ídolo que ha sido decisivo en un tercio de las Orejonas del Madrid, nada más y nada menos, después de ganar una como jugador (2002), otra como ayudante de Ancelotti (2014) y dos más como entrenador (2016 y 2017).

Con Zidane siempre se ha dudado. Dudas, dudas y más dudas. Pero él siempre ha acabado por convencer a todos con paciencia, profesionalidad, sabiduría y, sobre todo, resultados. En su etapa como jugador ya le sucedió. En su debut hubo runrún, en sus inicios se cuestionó hasta que maridara con el resto y al final, pasó lo que pasó. Magia, magia y más magia como respuesta, hasta que una volea de leyenda dio una Champions al Madrid que le relanzó al santoral blanco. Florentino Pérez, el presidente que le trajo y le mimó, fue precisamente el que le dio la alternativa en el banquillo. Primero, dándole el Castilla, donde se dudó (otra vez) en primer lugar de su preparación (tuvo una denuncia por ejercer sin carnet) y después de sus notas a final de curso. Aun así, el club tenía fe ciega en su talento. Por eso pasó pronto al primer equipo al lado de Ancelotti, donde hasta los que más le conocen dudaban de su papel por esa timidez que dejaba entrever un carácter introvertido. Otro error. Zizou comenzó a ganarse desde entonces a la plantilla. Fue clave en la resurrección de Benzema, en la madurez de Varane y en el hambre de los canteranos. Con esa unión empezó todo.

Cuando llegó Benítez al Madrid, Zidane se apartó de la escena y muchos, cómo no, dudaron (ay las dudas) de su papel desde entonces. El técnico francés siguió puliendo su formación mientras era asesor del presidente, encargo que nunca dejó de cumplir estuviera o no presente; fuera oficial su apoyo o informal. Florentino era el que tenía más fe en Zizou. Por eso, tras 18 jornadas grises en la temporada 2015-16, donde el Madrid caminaba con una irregularidad desesperante (0-4 del Barça en el Bernabéu con Messi en el banquillo), el club decidió dar un paso que muchos no entendieron. El Madrid acababa de empatar en Mestalla con una buena imagen y venía de golear a la Real (3-1) y al Rayo (10-2), pero al menor tropiezo el presidente tenía clara su jugada. Benítez fuera. Llegó Zidane, entre dudas, y las despejó de un plumazo. En el banquillo se manejó con la solvencia que ahora ha confirmado: contando con todos, tomando decisiones de enjundia y poniendo once hombres y no once nombres. En la sala de prensa se comportó con una solvencia desconocida: afable, ajeno a las polémicas, con una calma y una sonrisa contagiosas. Trajo el equilibrio y la calma con el río bien revuelto. Y así, formando una familia con más hambre que fútbol, ganó la Undécima, sin importarle que se hablaba despectivamente más de su flor que de su pizarra.

Ziiiiibuena

Pero su verdadero examen llegó esta temporada. Empezaba desde el inicio, con el efecto motivador ya disuelto por el tiempo y con la responsabilidad de gestionar un grupo al que se le perdonó todo por la Champions pero del que heredó varios marrones que consiguió templar en primera instancia hasta que se pudieran solucionar. La nueva obsesión era la Liga y, por tanto, tenía la misión de concienciar y convencer a la plantilla de que al reto obligado de cada año de Europa había que unir ahora el de un campeonato añorado. No valía ser buenos en las eliminatorias sino que había que ser los mejores cada tres días. Lo logró. Necesitaba a todos y todos le respondieron. El Madrid consiguió la Liga tras algunas dudas (siempre las dudas) por pinchazos incomprensibles o por el empeño de Messi (2-3) y, para colmo, lo bordó con esta Champions con un golpe en la mesa (1-4).

El primer día de Zidane con el Madrid (5-0 al Depor) el 9 de enero de 2016 ya dio el primer aviso de su personalidad. Del once de Benítez en el partido previo se cayeron Danilo y Kovacic para dar cabida a Carvajal e Isco, dos de los pilares de este Madrid. Su primer equipo fue Keylor, Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo; Kroos, Modric, Isco; Bale, Benzema y Cristiano. Desde ese momento no hizo caso de rumores y dio plenos poderes a Keylor, confirmó a Carvajal hasta convertirlo en el mejor lateral del momento, supo atreverse con Casemiro como ancla en las buenas y en las malas y no sólo como proyecto o parche, como hizo Benítez, que lo quitó contra su voluntad al primer tropiezo con él al mando. Zidane también supo repartir minutos, tener enchufados a Lucas Vázquez, Asensio y Morata, poner las pilas al personal en el apartado físico y demostrar valentía para sentar a James (80 millones de euros), para dosificar a Cristiano y para romper definitivamente un 4-3-3 que descosía al equipo. Con el 4-4-2, dio solidez al equipo y ofreció a Isco el lugar que le correspondía hasta lograr cambiar su intención de irse por sus ansias de renovar. Parecía que Zidane no hacía nada y en realidad lo estaba haciendo todo.

Zidane ha acabado en su último once con sólo dos modificaciones del que eligió para estrenarse: salvo Varane y Casemiro, el resto fueron los mismos. Lo que realmente ha cambiado es la mentalidad. Este Madrid camina firme hacia el futuro. Las dudas ya no apuntan al banquillo. Ahora éstas se sitúan justo enfrente. Son para el rival. Y ése es el gran mérito de Zidane, que despejó la gran incógnita pese a tener un año más de contrato (”está claro, me quedo”). ¿Alguien seguirá siendo capaz de dudar de su valía? Viendo como le abrazaban anoche entregados hasta los suplentes más suplentes, y escuchando incluso a Morata con ganas de continuar, la respuesta parece cantada. La única duda con el técnico es cuántas copas más va a levantar.

 

Publicar Comentario

Comentarios

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00