as.com Ver todos los blogs >

Pedaladas

El blog de Juan Gutiérrez

Vamos a hablar de ciclismo, pedalada a pedalada. De sus gestas y de sus miserias. Desde mi experiencia como periodista en treinta grandes vueltas y en otras múltiples batallas...

Calendario

enero 2017
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

lunes, 16 enero 2017

Por Juan Gutiérrez

Contador a cero

Siempre he pensado que todos los cambios importantes de la vida son para bien. O al menos esa tiene que ser la actitud. Después de varios aperitivos, la temporada ciclista 2017 arranca este martes con el pistoletazo al World Tour en el Down Under. En las próximas fechas, muchos corredores aparecerán con nuevos maillots en sus respectivos debuts. Ya los han enseñado en entrenamientos y en actos oficiales. Uno de ellos será Alberto Contador, que desde el mismísimo 1 de enero ha mostrado esa actitud: el cambio al Trek-Segafredo tiene que ser para bien.

 

Apenas habían pasado unos minutos de ese 1 de enero cuando colgó un vídeo en las redes sociales para brindar por sus “nuevas ilusiones”, que relacionó con el maillot del Trek-Segafredo. En la escenografía había dos elementos que llamaban la atención: una copa de cava y el trofeo del Giro de Italia. Rápidamente muchos vinculamos ambos símbolos con su expatrón Oleg Tinkov, ese mismo que se dedicó a insultar a Contador en los últimos meses del año: “pato mareado”, “corredor de mierda”… La copa nos transporta a una frase del ruso: "Contador es una persona triste que nunca brinda con champán". Y el trofeo nos lleva a la victoria más importante del madrileño con los colores del Tinkoff. En la reciente entrevista que tuve con el ciclista de Pinto, el pasado viernes, le pregunté por este asunto, pero no quiso ahondar: “Soy una persona que borra rápido aquello que no le suma”.

 

A Alberto Contador se le nota liberado. Lo diga o no. En su encuentro con la prensa en Mallorca no paró de elogiar a sus nuevos compañeros, con Bauke Mollema a la cabeza: “Cuando hay un buen ambiente, cuando todos luchamos por los mismos objetivos, se ahorra muchísima energía”. El madrileño quiere poner el cuentakilómetros a cero: año nuevo, vida nueva. Desprende más tranquilidad, aunque aún se le escapen rencores como esas ácidas críticas a su antigua marca de bicicletas: Specialized. Contador está centrado en hacer un buen arranque de sesión y en preparar el Tour de Francia sin cometer los errores de otras campañas: “Quiero llegar más fresco, al cien por cien”. Evidentemente, cada temporada que pasa lo tiene más complicado, son ya 34 años, pero al menos se merece disputar la carrera en igualdad con sus rivales: sin caídas como las de 2014 y 2016 o sin saturaciones como la de 2015.

 

Conta

 

A cualquier empresa que invierta en deporte hay que darle las gracias por adelantado, aunque algunos patrones todavía no hayan aprendido que rebosar dinero no tiene que equivaler necesariamente a ser un tirano o un maleducado. El despido de Biarne Riis fue un error ‘empresarial’ del ruso, que dejó al grupo huérfano de la persona que mejor sabía coordinarlo. De nada le sirvió ser tan experimentado hombre de negocios. Luego también hay una norma que no siempre se cumple en algunas compañías: el respeto al trabajador. En definitiva, la imagen que ha dejado Tinkov de sí mismo es la de un mal gestor y la de un multimillonario caprichoso que se ha dedicado a alardear de riqueza. Eso sí: sus pavoneos no han evitado que al final haya dejado a 70 personas en el paro, por mucho amor que haya expresado por el ciclismo.

 

Eso ya es pasado para Contador y para el deporte. Así que miraremos al frente, a este nuevo pelotón tremendamente remodelado, a ese reestructurado calendario con el ampliado World Tour, a esos duelos Nibali-Aru o Froome-Quintana, a esos veteranos españoles Valverde-Contador que se resisten a rendirse… A esas clásicas cada vez más cercanas, a ese Giro del Centenario, al Tour, a la VueltaCuando las bicicletas echan a rodar, a mí se me sigue poniendo la piel de gallina. Por muchas cosas que cambien.

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

lunes, 19 diciembre 2016

Por Juan Gutiérrez

Muchos sí saben quién es Amador

Siempre he pensado que si quieres saber algo de un barrio, de una localidad o de un país, lo mejor es hablar con un taxista o con un peluquero. En su contacto diario con gente tan diversa se impregnan de una contrastada visión social. Para saber hay que bajar a la calle o que la calle venga a ti.

 

En mi reciente viaje de vacaciones a Costa Rica, pura vida, también quise saber. Bebí de muchas fuentes, pero quien mejor me informó, cómo no, fue un taxista de San José. Entre mis inquietudes estaba el deporte, por aquello de la deformación profesional. Ya había podido observar que el fútbol es el deporte rey, que Keylor Navas es el principal ídolo, que se sigue LaLiga tanto o más que su competición doméstica. También me topé con numerosos practicantes de surf. Con muchos admiradores de las disciplinas de lucha: el último combate de Connor McGregor en la UFC levantó una enorme expectación. Y vi bicicletas, claro, pero no las mismas bicicletas que te encuentras en España o en Europa, sino unas bicicletas de menor calidad y que generalmente se usan como transporte, aunque también me crucé un domingo con un carrera cicloturista por el Caribe Sur. En estos días, por cierto, se está celebrando la Vuelta a Costa Rica (categoría 2.2).

 

  Volcan arenal

 

“¿Cuáles son los deportes más seguidos en Costa Rica?”, le pregunté a mi taxista. “El fútbol es el más seguido, mucho más que el resto, aquí hay mucha locura con el fútbol”, me confirmó. La primera respuesta era obvia, porque yo mismo había podido comprobar cómo sonaban los cláxones por todo el país tras la goleada de Costa Rica a Estados Unidos (comparen ustedes el tamaño de ambos territorios y comprenderán la euforia). Y también cómo el derbi Real Madrid-Atlético estaba puesto en las televisiones de todos los establecimientos.

 

“Después del fútbol, pero lejos del fútbol, los dos siguientes deportes son el ciclismo y el surf. Más que el béisbol y el boxeo, que también gustan bastante”, añadió el taxista. “¿El ciclismo?”, me interesé. “Sí, sí… Aquí se practica mucho. Y desde que está Andrey Amador, mucho más. No nos perdemos el Giro de Italia, ahí siempre lo hace bien. Andrey es muy conocido acá. Y muy querido”, me explicó.

 

Tico

 

El pasado martes recordé rápidamente mi conversación con el taxista, después de hacerse pública la bronca que tuvo Amador con un policía de tránsito de su país. “Usted no sabe quién soy yo”, le repitió varias veces el ciclista. “No me interesa”, le respondió el oficial. Al parecer, el capitán Marvin Ovares es de los pocos que no conocía al tico del Movistar. O quizá sí lo conocía, pero cumplió su obligación en un país que, al no tener ejército desde 1948, vuelca toda su confianza y su seguridad en la omnipresente policía. Por eso le multó y le decomisó su bicicleta, sin duda la bicicleta más cara que existe en Costa Rica. Los medios de comunicación de allá la tasan en diez millones de colones (unos 20.000 dólares) y estiman que la reparación costará en torno a un millón (2.000 dólares). Si bien el agente se mostró poco tolerante durante su actuación, no es menos cierto que la actitud de Amador, rodando en una vía peligrosa y prohibida, y resistiéndose al alto, no fue un buen ejemplo ni para los aficionados de su país, ni para el resto del mundo. Porque Andrey, para los que sí sabemos quién es, se ha convertido ya en un deportista que trasciende las fronteras de Costa Rica. Y eso obliga a un comportamiento. Finalmente Amador reflexionó y pidió disculpas al oficial. Rectificar siempre honra.

 

Tras su ilustración sobre el deporte tico y sobre otras varias cuestiones, el taxista me apeó en el centro de San José y me cobró el doble de lo que luego embolsé a otro colega en el desplazamiento de vuelta al hotel. Quizá me incluyó un extra por la información. No fue, ni mucho menos, lo peor que me ocurrió en un viaje donde viví el desvío de mi avión de ida por la erupción del volcán Turrialba o el retraso de dos días en mi vuelo de regreso por la inoportuna visita del huracán Otto. Y, pese a todo, Costa Rica me pareció un país maravilloso. Un paraíso. Pura vida.

 

Amador poli

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes , Viajes

miércoles, 09 noviembre 2016

Por Juan Gutiérrez

El ciclismo es tendencia en Silicon Valley

Ya está mundialmente aceptada como verdad absoluta que las tendencias tecnológicas proceden de Silicon Valley, aunque para ello haya que convertir en tendencia la falta de sexo. Muchos habitantes del Valle del Silicio no tienen tiempo para perder su virginidad, como se relataba en un reciente reportaje, pero sí lo buscan y lo encuentran para practicar deporte. Y últimamente, y cada vez más, para montar en bicicleta. Así nos lo contaba hace unos días Jean Claude Biver, el director ejecutivo de la empresa relojera suiza Tag Heuer, cuando presentó en Qatar su alianza de patrocinio con el equipo BMC para la temporada 2017.

 

Biver aterrizó en Doha en su avión privado en la víspera de los Campeonatos del Mundo de carretera. El ejecutivo asistía al acto de presentación del acuerdo: Tag Heuer, un mecenas habitual del deporte, volvía al ciclismo más de 20 después. Su nuevo socio es BMC, una marca de bicicletas en la que encuentra varios puntos en común: “Es tecnología, exclusividad, calidad… Y también es suiza. Un matrimonio perfecto”. Al frente de BMC hay un viejo amigo, otro empresario de éxito: Andy Rihs, que ya estuvo en el pelotón con sus audífonos de Phonak.

 

  Tag Heuer - Saint Regis Doha - Press Conference BMC - 31 (1)

 

Rihs y Biver reunieron a un puñado de periodistas para explicarles el trato. Las palabras más repetidas fueron “tecnología” y “futuro”. Biver puso el ejemplo de Silicon Valley, el vivero de las tendencias mundiales, donde “el ciclismo está sustituyendo al golf como preferencia deportiva. Hay miles de personas que lo practican, grupos que ruedan con sus bicicletas a las cinco de la mañana, al mediodía o por la noche”. El director ejecutivo de Tag Heuer también habló del gran futuro en China… Y sentenció: “Si no inviertes ahora en ciclismo, no eres un emprendedor”.

 

Más que en las competiciones de ciclismo, el futuro está en el mercado de bicicletas. Ese es el mensaje. Los equipos profesionales ya llevan unos años que lo han entendido: todos cuidan con mimo a su patrocinador, todos exponen sus máquinas bien aseadas en las salidas de las carreras. Allí, los ojos de los aficionados chequean cuál puede ser su próxima compra. Todos conocemos a alguien dispuesto a hacer una cara inversión en una bicicleta. La directora de marketing de Cofidis, Carolina de la Calzada, facilitó un dato en el reciente Foro Eventos Deportivos ED16, que organizó AS: “Desde que somos patrocinadores del ciclismo nos hemos convertido en la primera financiera para la adquisición de bicis”.

 

Las encuestas de hábitos deportivos en España dan siempre el mismo resultado, como le gustaba repetir al expresidente del CSD Jaime Lissavetzky: “Hay más bicicletas que balones en los hogares españoles”. Aunque el estudio se olvidara de los bañadores como ‘prenda deportiva’, esa realidad marca un camino… Una tendencia que no llega de Silicon Valley, sino que es tan seductora que ha encandilado incluso a los influencers de California. Si el futuro está en las bicicletas, el ciclismo profesional tiene que saber exprimirlo.

 

Tag Heuer - Saint Regis Doha - Press Conference BMC - 88
 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes , Web/Tecnología

lunes, 24 octubre 2016

Por Juan Gutiérrez

Muchos aplausos para la sancionada Sharapova

Nunca me ha gustado sacar el ventilador y esparcir la basura hacia otros deportes para tapar o justificar los pecados del ciclismo. Recordar, por ejemplo, los homenajes que recibieron en su día Gurpegui o Giovanella en San Mamés o Balaídos no iba a arreglar en esa época el gran lastre que arrastraba el pelotón desde tiempo atrás con el dopaje.

 

Pero una cosa es no sacar el ventilador y otra diferente es vivir en la ceguera voluntaria. Hemos elogiado muchas veces a los atletas por cómo han señalado y hasta han evitado en podios y en competiciones a rivales vinculados con el dopaje.

 

  17904082

 

En la otra cara de la moneda nos encontramos con el tenis y, en particular, con el caso de María Sharapova. Es cierto que le ha llovido alguna crítica en el circuito tras su positivo con meldonium, pero en general ha habido más solidaridad y comprensión hacia ella que veto o censura. La marca Nike no tiene ningún problema en seguir asociada a la deportista, igual que Head se felicitó en un comunicado por la reducción (que no absolución) del tiempo de suspensión de la rusa.

 

Sharapova no ha parado de participar en exhibiciones durante su castigo. La última noticia es que el próximo 2 de diciembre jugará en la Caja Mágica contra Garbiñe Muguruza, en una reedición de 'La Batalla de las Superficies', organizada por la misma empresa del Open de Madrid. Por lo visto, ni la tenista hispano-venezolana ni nadie de su entorno han valorado que pueda perjudicar a su imagen. Nos fijaremos también en las gradas: seguro que habrá muchos aplausos.

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

lunes, 17 octubre 2016

Por Juan Gutiérrez

No hay disculpa para España

Desierto

 

Estuve en Qatar por primera vez en 2007. Cubrí la vuelta que organiza ASO y que, por aquellos tiempos, siempre ganaba Tom Boonen. De las 15 ediciones disputadas, siete se las ha adjudicado el belga. También aquel año. Entonces seguí una etapa en el coche del Saunier Duval, con Pietro Algeri al volante. No esperaba ver gran cosa, pero me sorprendió la dureza de la jornada a causa del viento. El pelotón llegó a la meta roto en mil pedazos.

 

Estuve en Qatar por segunda vez hace poco más de una semana. Acudí invitado a un acto de BMC y Tag Heuer. Me encontré allí con un colega belga, que justo venía de inspeccionar el recorrido del Mundial profesional de fondo en carretera. “Muy duro. Se va a romper la carrera en el desierto por el viento. Muy bueno para Boonen. También para Van Avermaet”, me dijo.

 

Grupo

 

Los belgas sabían cómo, cuándo y dónde se iba a quebrar el pelotón. Sus rivales, también. Y entre esos rivales, los españoles. “No hay disculpa que valga”, dice Javier Mínguez. Pues eso. No había factor sorpresa. Las excusas suelen ser síntomas de debilidad. Que si el recorrido no nos va, que si no estamos acostumbrados a este ciclismo. En ese caso, te quedas en casa. Si vienes al Mundial, hay que competir. Y no meter a nadie arriba fue un fracaso. Casi tanto como meter solo a uno en el segundo grupo. Había otra fórmula de hacerlo: en la escapada inicial. Pero tampoco ahí hubo españoles. Sí se colaron el eritreo Berhane, el sudafricano Dougall o el marroquí Ait el Abdia, que acabaron todos ellos por delante de los pupilos de Mínguez. O más bien deberíamos decir del pupilo, porque únicamente Imanol Erviti terminó la carrera. Y con la cabeza alta. Podemos hacernos los dignos y pensar que la primera fuga de un Mundial no es sitio para los españoles. ¿Y cuál es el sitio? ¿La 33ª posición? ¿Perder las opciones a 170 kilómetros de la meta? ¿Acabar con un solo ciclista?

 

Claro que todos sabíamos que España tenía escasas posibilidades de subir al podio de este Mundial. No se le pedía eso. Solo lucha y dignidad.

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

miércoles, 12 octubre 2016

Por Juan Gutiérrez

Castroviejo persevera y triunfa

Jonathan Castroviejo ha obtenido el premio a la perseverancia. Por fin su anhelada medalla. El año pasado se quedó a tres segundos del bronce (Jerome Coppel) en la contrarreloj del Mundial de Richmond y hace dos meses fueron cuatro segundos los que le separaron de ese mismo metal (Chris Froome) en los Juegos Olímpicos de Río.

 

El vizcaíno de 29 años no se ha rendido. Después de la Vuelta a España exprimió su forma, pese al cansancio, y se proclamó campeón de Europa en Plumelec. Era el aviso de que un podio grande estaba por llegar. Y por fin está aquí. Castroviejo conquistó este miércoles la medalla de bronce con seis segundos sobre Macej Bodnar: la fortuna se ha girado. Lo hizo además en unas condiciones adversas: no tanto por el calor, que afecta a todos, como por un recorrido plano que el propio Castroviejo definió como "anti-yo".

 

  Castro

 

En su sexta participación mundialista, Castro ha recogido los frutos de las semillas que venía sembrando desde hace tiempo. Como la hormiguita. El vasco es un gran ciclista, un buen compañero y un excelente gregario. Nunca ha escatimado un ápice de esfuerzo cuando ha trabajado para otros. Y, paralelamente, ha sabido encontrar su sitio para el lucimiento personal.

 

Esta temporada había empezado torcida para él. Al término de la última etapa de la Vuelta al Algarve, en Malhao, Castroviejo sufrió una caída cuando se dirigía al autobús de su equipo: fractura de una vértebra y del cúbito. La mala suerte zarandeaba al Movistar, todavía con escalofríos por el tremendo accidente de Adriano Malori en el Tour de San Luis. Castroviejo no se recuperó a tiempo para ser incluido en la alineación del Tour de Francia, pero sí para brillar en la última parte de la campaña. Visto con perspectiva, la desgracia quizá haya acabado favoreciéndole. Ha terminado fresco y esplendoroso. Y aupado al mismo podio que dos campeones del mundo: Tony Martin y Vasil Kyrienka. Ahora le faltan dos peldaños para el arcoíris. Persevera y triunfarás.

 

  Podio

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

lunes, 19 septiembre 2016

Por Juan Gutiérrez

Los Europeos de ciclismo siempre fueron los Mundiales

Varias personas me han preguntado en los últimos días mi opinión sobre la reciente celebración de unos Campeonatos de Europa para ciclistas profesionales de ruta. El título continental no existía hasta el presente 2016 en esta categoría, que internacionalmente se limitaba a los añejos Mundiales y, desde 1996, a los Juegos Olímpicos y a sus primos hermanos (como los Juegos Europeos). A mí su creación me parece perfecta: si existe en otros deportes, incluso en deportes de bicicleta, ¿por qué no en el ciclismo de carretera?


La respuesta a esta última pregunta está en la historia y en la tradición del ciclismo. Cuando nacieron los Mundiales, en 1927, este deporte era prioritariamente europeo. Y lo siguió siendo durante mucho tiempo. Hasta 1982, cuando el estadounidense Greg LeMond se colgó la plata, todos los podios habían sido plenamente continentales. En total: 48 ediciones consecutivas de dominio.


Ahora vamos por la 82ª edición y la presencia no europea ha crecido entre los medallistas, evidentemente, pero con cuentagotas y, sobre todo, disparada en el presente siglo. En total ha habido once podios en la historia, cinco de ellos desde 2009. Estas son las once medallas: los estadounidenses LeMond (oro en 1983 y 1989 y plata en 1982 y en 1985) y Armstrong (oro en 1993); el canadiense Steve Bauer (bronce en 1984); y los australianos Cadel Evans (oro en 2009), Allan Davis (bronce en 2010), Matthew Goss (plata en 2011), Simon Gerrans (plata en 2014) y Michael Matthews (plata en 2015).

 

Evans



En cuanto a las sedes, la apertura más allá de Europa fue anterior, con las celebraciones en Montreal (Canadá) en 1974 y en San Cristóbal (Venezuela) en 1977, aunque tampoco se ha generalizado y se completa con únicamente seis salidas más: Colorado (USA) en 1986; Utsunomiya (Japón) en 1990; Duitama (Colombia) en 1995; Hamilton (Canadá) en 2003; Melbourne (Australia) en 2010, y Richmond (USA) en 2015. Sólo falta África.


La globalización del ciclismo, que siempre ha sido uno de los grandes objetivos de la UCI, casi hasta la obsesión, camina con lentitud, pero en los últimos años con paso firme. En el World Tour hay equipos profesionales de Estados Unidos, Sudáfrica y Australia. Asia asoma con dos grandes escuadras en Bahrain y China para el próximo año. En el palmarés de las grandes se han inscrito estadounidenses, colombianos, canadienses y australianos. Y también un africano, aunque de nacionalidad británica: Froome. Ya no hay marcha atrás, más bien lo contrario. Los deportes son también reflejo del mundo que habitamos.


Por eso no es extraño que Europa asiente su tradicional lugar con la defensa de sus grandes carreras (que son casi todas) y con la inauguración de estos Campeonatos en Plumelec. Otra cosa será comprobar qué arraigo van a tener en el pelotón profesional. De momento, que haya ganado Peter Sagan prestigia el estreno… Sagan lo prestigia todo.

Sagan

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

domingo, 11 septiembre 2016

Por Juan Gutiérrez

“Kelly tuvo bonificaciones hasta en los hoteles”

“Al menos puedo decir que me ganó un pedazo de corredor”, recuerda Anselmo Fuerte (27-01-1962, Madrid), 28 años después de perder la Vuelta a España ante Sean Kelly.


Aquella era la primera vez que Las Rozas aparecía en el trazado, como salida de una crono de 30 kilómetros con destino a Collado Villalba, en la penúltima etapa. Fuerte llegaba con el maillot amarillo, con 21” sobre Kelly y 52” sobre Reimund Dietzen. Dos días antes le había atacado dos veces en Navalmoral. Un día antes le había arrancado hasta en cuatro ocasiones en Navacerrada. Pero el irlandés respondía con solvencia.


En 1987 se le había escapado la Vuelta por un forúnculo que le obligó a retirarse cuando era líder. Esta vez no estaba por la labor. La organización, además, le había echado una mano con un recorrido “con montaña suave y con bonificaciones hasta en la puerta de los hoteles”, apunta Fuerte. “A mí me costaba un mundo meterle tiempo en la montaña, y él lo recuperaba rápido”. Sean Kelly salió de amarillo de aquella contrarreloj, con 1:36 sobre el madrileño.

 

Para colmo, Dietzen se quedó a dos segundos de Fuerte. No hubo paseo aquel 15 de mayo, San Isidro, en Madrid. Al contrario, el español y el alemán se jugaron la segunda plaza con las bonificaciones, que sonrieron a su rival. Dietzen sumó 11 segundos y Fuerte logró 7.

 

(LA RUTA DE LA VUELTA: La Rozas-Madrid, 21ª y última etapa)

 

Kelly

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

sábado, 10 septiembre 2016

Por Juan Gutiérrez

Cadel Evans se quedó sin asistencia y sin Vuelta

La Vuelta a España ha llegado tres veces a Aitana: Moller (2001), Piepoli (2004) y Cunego (2009). Aquel último año, Cadel Evans se puso líder en la cima alicantina, con dos segundos sobre Valverde, que cogió el maillot amarillo al día siguiente y ya lo retuvo hasta Madrid.


Evans había sido dos años seguidos segundo en el Tour, pero en aquel 2009 tuvo una pésima actuación (30º). Se presentó en la Vuelta “sin especial motivación”, con el pensamiento más puesto “en el Mundial”, pero el día de Aitana se animó y decidió luchar por la general.

 

Las opciones del australiano se esfumaron cinco días después con un pinchazo a 14 kilómetros de la meta de Sierra Nevada. Los mecánicos del coche neutro tardaron mucho en desmontarle la rueda trasera. Exactamente: 1:13 minutos. Cuando al final solventaron la avería, llegó el vehículo del Silence-Lotto y le dio una bicicleta nueva. Arriba cedió 1:08 con Valverde.

 

Evans acabó furioso, tiró su bidón de agua y dijo a un miembro de la organización: “Hoy no voy al podio”. Y no fue. Luego escribió en su web: “Un pinchazo en un momento crucial de la Vuelta es incontrolable. La torpeza del coche neutro y los vehículos de prensa bloqueando la carrera. No me lo merezco”. A partir de ahí luchó por el podio, que cerró tercero: a 1:33. Unos días después se desquitó con el maillot arcoíris en Mendrisio.

 

(LA RUTA DE LA VUELTA: Benidorm-Aitana, 20ª etapa)

 

CadelEvans

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

viernes, 09 septiembre 2016

Por Juan Gutiérrez

El 'Caníbal' Merckx devoró la Vuelta desde Calpe

Eddy Merckx (17-6-1945, Meensel-Kiezegem, Bélgica) sólo corrió una vez la Vuelta a España. Y la ganó, claro. Era el año 1973 y a la general añadió también la regularidad, las metas volantes, la combinada y seis victorias de etapa. En la montaña se tuvo que conformar con ser segundo. El primer éxito de aquella cosecha lo logró en el prólogo de 6 kilómetros de Calpe, la misma localidad que alberga hoy la meta. Luego añadió Calafell, Ampuriabrava, Torrelavega, Miranda de Ebro y San Sebastián.


Tras varios años de intento, el organizador por fin pudo tener a Merckx en la salida. Y sobre el tapete puso todos los ingredientes para que ganara: numerosas bonificaciones no sólo en la llegada, también en puertos y sprints intermedios, y 34 kilómetros contra el reloj divididos en tres días. “Hay bonificaciones hasta en las entradas de los hoteles”, se quejó Luis Ocaña. Incluso los periódicos llegaron a publicar clasificaciones paralelas que restaban ese tiempo extra.


El ‘Caníbal’ Merckx, que ya tenía tres triunfos en el Giro de Italia y cuatro en el Tour de Francia en su zurrón, ganó aquella Vuelta con 3:46 minutos sobre Ocaña y 4:16 sobre Bernard Thevenet. No volvió a la Vuelta. “Bueno, yo he cumplido mi papel. Me trajeron para ser segundo y eso he hecho”, dijo luego, irónico, Ocaña.

 

(LA RUTA DE LA VUELTA: Jávea-Calpe, 19ª etapa, contrarreloj)

 

Vu

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00