as.com Ver todos los blogs >

Pedaladas

El blog de Juan Gutiérrez

Vamos a hablar de ciclismo, pedalada a pedalada. De sus gestas y de sus miserias. Desde mi experiencia como periodista en treinta grandes vueltas y en otras múltiples batallas...

Calendario

mayo 2017
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

lunes, 29 mayo 2017

Por Juan Gutiérrez

El Tour espera a Dumoulin

Tom Dumoulin alzó los brazos y se autoproclamó vencedor justo cuando vio que Nairo Quintana cruzaba la pancarta de un kilómetro a meta y sólo le quedaba un minuto para salvar el Giro de Italia. Misión imposible. Hasta esa explosión de júbilo, al ciclista de Maastricht se le veía pálido, en plena agonía. Sufrimiento extremo. El GPS del Giro, caótico y revoltoso durante toda la carrera, había vuelto a hacer una de las suyas y había situado al colombiano a solo dos segundos de la gesta. Dumoulin estaba angustiado. Y a los fieles seguidores de Nairo se les abría una ventana de esperanza. No hubo milagro. El neerlandés es muy superior en la lucha contra el reloj y no dejó escapar la oportunidad sobre los 29,3 kilómetros que conducían al Duomo de Milán. Tenía que remontar 53 segundos y le sobraron 31.

 

Dumoulin inscribe su nombre por primera vez en una grande. Y lo hace ante dos ilustres del pelotón actual: Nairo y Vincenzo Nibali. Ya estuvo a punto de lograrlo en la Vuelta a España 2015, pero sucumbió el penúltimo día en la Morcuera. Su triunfo le llega en plena madurez: en noviembre cumplirá 27 años, la misma edad que tenía Miguel Indurain cuando conquistó su primer Tour de Francia. Disculpen otra vez que los compare. Su victoria hace justicia a lo que hemos visto en la carretera: sólo los dos minutos que perdió por un inoportuno apretón pusieron incertidumbre en la general. La salud también corre en bicicleta. El último vencedor de su nacionalidad fue Joop Zoetemelk, en el Tour 1980. El ciclismo recupera a un país clásico en el palmarés de las grandes. Y estrena un campeón que apunta a cotas más altas: el Tour debería ser su próximo reto.

 

DUMOULinrosa

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

domingo, 28 mayo 2017

Por Juan Gutiérrez

Un Giro en 53 segundos

El Giro 100 se jugará en 53 segundos. En ese tiempo habitan los cuatro primeros de la clasificación general. Y esa es la distancia que separa al defensor de la maglia rosa, Nairo Quintana, y al principal favorito para coronarse en el Duomo de Milán, Tom Dumoulin. Entre medias, Vincenzo Nibali y Thibout Pinot también exprimirán sus opciones en la contrarreloj final de 29,3 kilómetros. Nada está decidido. Y, sin embargo, todas las miradas apuntan a ese alargado neerlandés que a ratos nos recuerda a Miguel Indurain, a quien sólo un apretón a deshora ha impedido tener la carrera ya sentenciada.

 

Cuando un organizador ubica una etapa cronometrada el último domingo, en detrimento del paseo festivo reservado habitualmente para ese día, sueña con llegar en una situación así. Cuatro aspirantes para una maglia centenaria. Dumoulin ha sido posiblemente el mejor de este cuarteto, pero en nada hay que desmerecer a los otros tres. El espectáculo que dieron este sábado es buena prueba de ello. Ciclismo hasta la última pedalada. En la tradición de este deporte siempre se ha sostenido que la crono final es más de reservas de fuerzas que de especialistas. Y que el maillot de líder da alas. Topicazo o realidad, a ambas cosas tendrá que agarrarse Nairo para conquistar su segundo Giro de Italia. Su gloria duerme en un colchón de 53 segundos.

 

Giro100

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

sábado, 27 mayo 2017

Por Juan Gutiérrez

El más fuerte del Giro es Landa

Mikel Landa ya había sido una vez tercero, dos veces segundo… Y este viernes, por fin, primero. Al vasco le habíamos visto errar en el remate, en esas dos llegadas con Vincenzo Nibali y Van Garderen. Como nos decía ayer Santi Blanco, seguramente le había podido la ansiedad por vencer, el exceso de ganas. Esa carga de responsabilidad por enmendar un Giro de Italia que se torció por una caída, por una maldita moto de policía mal situada en un arcén. Sin ese accidente, Landa estaría peleando ahora por el podio, incluso por la maglia rosa. Pero ya no hay remedio para eso. El alavés se ha buscado nuevas motivaciones: el Premio de la Montaña, los triunfos de etapa… Este viernes cambió de estrategia. Como se sabe el más fuerte, porque las fugas no deberían ser su sitio, sino el grupo de los gallos, decidió actuar con frialdad en la última subida y marcharse en solitario. Por fin salió bien. En la meta de Piancavallo le hemos visto llorar. Ya se merecía triunfar.

 

Por detrás se jugaba otra partida. Tom Dumoulin sufrió en la última ascensión, pero los demás tampoco iban sobrados. Sólo así se entiende que no hayan aprovechado su crisis para eliminarle de la pelea rosa. El neerlandés ha aprendido muchas cosas en los últimos tiempos, por eso no se cebó con sus rivales. Subió a su ritmo, reguló las fuerzas y no le salió tan mal. Nairo Quintana sólo le aventaja en 38 segundos, lo que obliga al colombiano a remacharle en la etapa de este sábado. Si no lo consigue, a Dumoulin todavía le resta la contrarreloj del domingo. Ahí es el amo. Antes de la subida también estuvo contra las ruedas, cuando sus contrarios aprovecharon un despiste de novato para romper la carrera en pedazos, como ocurriera el año pasado en la jornada de Sabiñánigo de la Vuelta a España. El día anterior, enfadado, Tom había manifestado su deseo de que Nairo y Nibali no se auparan al podio de Milán. Ante una rajada así, sus rivales, más experimentados, optaron por hablar sobre la carretera.

 

Landagana

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

viernes, 26 mayo 2017

Por Juan Gutiérrez

Lágrimas en la carretera

Con un mes exacto de diferencia, Michele Scarponi y Nicky Hayden se han dejado la vida en la carretera. Un ganador del Giro de Italia y un campeón del Mundo de MotoGP. Los dos montaban en bicicleta y los dos fueron arrollados por coches en Italia. El problema es internacional. Y afecta sin distinciones a cualquiera que practique el ciclismo. Da igual que seas ganador del Tour de Francia, como le ha ocurrido recientemente a Chris Froome, o que seas un ciudadano que te desplazas para comprar el pan o a tu puesto de trabajo. Entre las fechas de las muertes de Scarponi y Hayden, en España hemos vivido capítulos escalofriantes, como esa conductora sin carnet que, borracha y drogada, arrollaba a un pelotón de triatletas y mataba a tres de ellos en Oliva en una mañana de domingo.

 

Hay veces que la responsabilidad del conductor es clara. Aunque no siempre. Dicen que Hayden se saltó un stop, que la persona que manejaba el automóvil está rota de tristeza... Somos seres humanos. Entre los pilotos hay una enorme pasión por el ciclismo, que incluso lo utilizan como parte de su preparación: Aleix Espargaró, Fernando Alonso, Maverick Viñales, Nani Roma, Roberto Merhi... Quiénes mejor que los deportistas del motor que montan en bici para entender a ambas partes. Casi todos los que practican el ciclismo son también conductores. No se trata de señalarnos unos a otros. Se trata de convivir, de respetarnos... Y de cumplir las leyes. Siempre habrá accidentes, pero muchos se pueden evitar. El ciclista es la parte débil. Y cuando una vida se va, nadie puede devolverla.

 

Bicihayden

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

Por Juan Gutiérrez

El apretón de Dumoulin y el eterno debate

A Pedro Delgado le gusta contar la anécdota de esa etapa llana del Tour de Francia de 1985 en la que Greg LeMond se hizo sus necesidades encima porque, en plena tensión por los abanicos, no pudo parar a aliviarse. No fue el caso de Tom Dumoulin, que el pasado martes sí visitó el prado, cuando ya había comenzado la decisiva subida a Umbrailpass. El apretón le costó más de dos minutos de pérdida y, aunque mantuvo heroicamente la maglia rosa, puede costarle también un Giro de Italia que llevaba bastante bien encauzado. Su persecución posterior reabrió un eterno debate del ciclismo. ¿Hay que ralentizar para esperar a un corredor que sufre una caída, una avería o cualquier otro contratiempo? Dumoulin no recibió ese favor, aunque él sí lo hiciera el domingo cuando Nairo Quintana sufrió una caída y tuvo que cambiar dos veces de bicicleta.

 

Tampoco se esperó el año pasado a Steven Kruijswijk cuando, también vestido de rosa, sufrió un accidente en un descenso. O, sin ir tan lejos, cuando los Sky rodaron por los suelos en la presente edición por culpa de una moto. Hay miles de ejemplos, en las dos caras de la moneda. ¿Por qué unas veces sí y otras no? En el Tour de 2010, Alberto Contador quedó señalado en Francia por atacar a Andy Schleck cuando se le salió la cadena en el Balès. Unos días después, Carlos Sastre soltó aquella frase de “estamos haciendo del ciclismo una patraña de niñatos”, a la par que recordaba que el pelotón nunca se había apiadado de él. El debate es infinito, pero yo soy de la opinión que, para no caer en agravios comparativos, lo mejor es no parar nunca. Si se aplica siempre el mismo criterio, se hace justicia. Todos iguales.

 

Dumoulin

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

miércoles, 17 mayo 2017

Por Juan Gutiérrez

Cocinero antes que Fraile

Omar Fraile ha ganado las dos últimas ediciones de la Montaña de la Vuelta a España. Este premio no tiene el mismo prestigio que antaño, cuando Federico Martín Bahamontes y Julio Jiménez dominaban en los 50 y los 60. En los últimos tiempos tampoco suelen meterse en la puja los gallos de la clasificación general, salvo que vayan dando bocados a las cumbres por la propia inercia de la lucha por el maillot de líder. Aun así, conquistar la Montaña no es nada fácil. Hay que estar escapado durante horas para puntuar en los puertos intermedios, un día tras otro, sin muchas esperanzas de llegar con la cabeza de carrera. Puntuar y luego ganar la etapa está al alcance de muy pocos: Virenque, Majka… Fraile se ha curtido en estas batallas, que le han dado el fondo y el aprendizaje para rodar en grupos reducidos o solo durante muchos kilómetros. Fue cocinero antes que fraile.

 

El vasco, en plena madurez ciclista (cumplirá 27 años en julio), aprovechó esa experiencia este miércoles en una etapa de media montaña para sumar un buen puñado de puntos (coronó tres puertos en primera posición y otro en tercera) y, sobre todo, para lograr su primera victoria en una gran ronda, que a la par es el segundo triunfo español en el Giro 100 (el otro se lo llevó Gorka Izagirre). Fraile tuvo piernas, olfato y un brillante remate. No era sencillo, porque en la escapada viajaban certeros cazadores. El segundo clasificado, Rui Costa, fue campeón mundial en 2013 y tiene tres victorias en el Tour. El tercero, Pierre Rolland, ha vencido dos veces en el Tour, una de ellas en Alpe d’Huez. En este nivel no se regala nada. También por eso, el Movistar preparó una emboscada con Andrey Amador a Tom Dumoulin, que el equipo de la maglia rosa supo salvar. No sin un desgaste que, quizá, pague en jornadas venideras.

 

  Fraile

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

miércoles, 10 mayo 2017

Por Juan Gutiérrez

El desafío de Nairo es posible

Lo escribí hace más de tres meses en el blog Pedaladas, así que ahora no me voy a contradecir. Más bien me voy a plagiar. Las experiencias de los últimos años han extendido la teoría de que no es posible disputar al máximo rendimiento el Giro y el Tour en la misma temporada. El debate ha reaparecido con Nairo Quintana, después de que Alberto Contador naufragara en el intento. Muchos piensan que el colombiano da una enorme ventaja a Chris Froome para la ronda francesa, pero no creo que sea tanta, quizá porque en ciertas cuestiones del ciclismo soy un clásico. Si desgranamos el listado de corredores que han logrado este doblete, solo vemos a siete grandes campeones: Coppi, Anquetil, Merckx, Hinault, Roche, Indurain y Pantani. El reto no está al alcance de cualquiera. Ni ahora, ni antes.

 

Por eso, en la decisión de Nairo no veo las heridas del futuro, sino el desafío del presente. Sólo reservado para leyendas. Podrá conseguirlo o no, pero hay que admirar su valentía. “Que no le haya salido bien a otros, no significa que no sea posible”, opina Eusebio Unzué, que tira de su propia historia para reforzar sus convicciones: Pedro Delgado, en 1988, y Miguel Indurain, entre 1992 y 1994, ganaron el Tour previo paso por el Giro. El técnico también apoya sus conclusiones en la edad de madurez de Nairo (27 años), en su experiencia en las grandes (ocho, con dos victorias y tres podios)… Y en que entre el final del Giro y el inicio del Tour hay tiempo suficiente para recuperar: 33 días. Eso sí, para empezar la casa por los cimientos hay que ganar este Giro 100. Vincenzo Nibali y Mikel Landa no se lo van a poner nada fácil.

 

Nairo

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

miércoles, 19 abril 2017

Por Juan Gutiérrez

Valverde: ese chaval de 37 años

Alejandro Valverde cumplirá 37 años el próximo martes, 25 de abril. A esa edad la mayoría de los ciclistas están ya retirados, o compiten a un nivel muy inferior a sus tiempos gloriosos. Valverde continúa al máximo rendimiento. En lo que llevamos de temporada en 2017 ha sumado 10 de las 19 victorias del equipo Movistar, lo que le convierte en el pichichi mundial. Ha corrido tres vueltas, y ha conquistado las tres, todas ellas por delante de Alberto Contador: Andalucía, Cataluña y País Vasco. Su palmarés asciende ya a 107 triunfos, sin contar, obviamente, aquellos que obtuvo durante su descalificación por la Operación Puerto. Cuando preguntas cuál es su secreto, la mayoría de los que le conocen contestan lo mismo: tiene la misma ilusión que cuando era un juvenil, le gusta el ciclismo y disfruta de su trabajo.

 

Su última presa ha sido la Flecha Valona, que ya ha ganado cinco veces, cuatro de ellas consecutivas, con lo que aumenta su propio récord. Seguramente escucharán o leerán que esta clásica no es la más prestigiosa del calendario, y es verdad. No estamos ante uno de los cinco Monumentos del ciclismo. Ni tampoco la más dura, y es correcto. El remate en un muro resta atractivo al resto de su recorrido, porque al final todo se decide en las rampas del 26% de Huy, sin más alternativas. Pero al margen de esas consideraciones técnicas, la Flecha Valona es una de las victorias más relevantes de la temporada. Y un buen termómetro para la Lieja-Bastoña-Lieja, que también se ha anotado en tres ocasiones y que sí es un Monumento. Valverde tiene tomada la medida a ambas carreras. Ese chaval de 37 años.

 

Valverder

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

domingo, 16 abril 2017

Por Juan Gutiérrez

La esperanza se apellida Torres

Los aficionados al ciclismo estábamos tan expectantes con el arranque de las clásicas de las Ardenas, con la posibilidad de que Alejandro Valverde cerrara el tríptico con una victoria en la Amstel Gold Race, que no se produjo porque volvió a dominar por cuarta vez Philippe Gilbert, grandioso, que apenas hemos mirado de reojo al velódromo de Hong Kong, donde se han celebrado los Campeonatos del Mundo de pista. Allí aconteció, sin embargo, una esperanzadora noticia: el bronce de Albert Torres. El menorquín no es nuevo en el cajón mundialista, ya tiene cinco medallas: un oro, dos platas y dos bronces. Pero lo que hace tan diferente a este podio es que, por primera vez, este brillante pistard de 26 años ha logrado el éxito en un prueba incluida en el programa olímpico: el omnium.

 

Con cinco medallas mundiales y tres títulos de campeón de Europa, Torres sería un ídolo en muchos deportes. O al menos tan reconocido como lo fue Joan Llaneras. Pero el balear ha tenido la mala fortuna de ir a contrapié con la historia, igual que David Muntaner y Sebastián Mora, sus dos parejas en la madison. Tanto esta prueba como la puntuación salieron de los Juegos después de Pekín 2008, justo tras la jubilación de Llaneras. En su lugar entró el omnium, una combinada que en Londres 2012 y Río 2016 constó de seis pruebas en dos días y que ahora ha cambiado a cuatro en una sola jornada. Este nuevo formato favorece más al de Ciudadela, que esta temporada ya ha sido oro continental, plata en una Copa del Mundo en Apeldoorn y bronce mundial. Ilusionante cosecha para Tokio 2020.

 

Torres

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

sábado, 25 marzo 2017

Por Juan Gutiérrez

La reinserción del dopado

Hace un par de días recibí un mensaje de una persona vinculada al atletismo, que me advertía de que Raúl Chapado continúa con las mismas “tibiezas” que José María Odriozola en los asuntos antidopaje. No es el primer comentario que me ha llegado al respecto. Todo viene al hilo de la alineación que sacará este domingo España en los Mundiales de cross, en la que tres de los cinco integrantes han tenido alguna relación con casos de dopaje. Adel Mechaal, reciente campeón de Europa indoor de 3.000, está corriendo con una cautelar a la espera de que el TAS decida sobre sus tres incomparecencias. Ricardo Serrano fue detenido en 2013 en la Operación Gym-Sin por tráfico de sustancias, si bien después se sobreseyó la causa. Y Sergio Sánchez ha cubierto dos años de suspensión por un positivo con EPO.

 

El caso de Sánchez tiene más aristas, porque sí fue excluido de los últimos Europeos, pese a cumplir los requisitos. Ramón Cid, director técnico de la RFEA, reveló en AS que el leonés tenía en ese momento un expediente abierto por hacer un corte de mangas en Soria. Ahora apoya el cambio de criterio en que Sergio ha mejorado su actitud: “Todo el mundo tiene derecho a la reinserción”. En otro deporte castigado por el dopaje como el ciclismo, los dos ases españoles, Alejandro Valverde y Alberto Contador, compiten sin cargas y con aplausos, tras haber cumplido sanciones. Si se aceptan estos casos como justos, sería hipócrita señalar a un atleta por lo mismo. También entiendo que haya gente que se sienta incómoda al lado de deportistas que hicieron trampas. Pero si el derecho no se lo impide, en su derecho están.

 

Pasioncompetir

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00