as.com Ver todos los blogs >

Pedaladas

El blog de Juan Gutiérrez

Vamos a hablar de ciclismo, pedalada a pedalada. De sus gestas y de sus miserias. Desde mi experiencia como periodista en treinta grandes vueltas y en otras múltiples batallas...

Categorías

Calendario

octubre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

lunes, 20 octubre 2014

Por Juan Gutiérrez

El ciclismo pierde una buena oportunidad si desoye a Tinkov

El equipo Tinkoff-Saxo ha pedido por escrito una reunión este miércoles en París con los organizadores de las tres grandes rondas para avanzar sobre el desafío lanzado por su patrón Oleg Tinkov a los cuatro principales líderes: Alberto Contador, Vincenzo Nibali, Chris Froome y Nairo Quintana. Dudo mucho que se celebre el encuentro. Al anfitrión, el Tour de Francia, no le interesa demasiado promocionar este reto. ¿Para qué? La Grande Boucle ya tiene asegurada la presencia de los cuatro. Y tendrá siempre a los mejores: el Tour es el Tour.

 

Tinkov es propenso a las bravuconadas, especialmente en Twitter. Pero esta vez su idea no era tan loca como pudiera aparentar. Al menos, merecía la pena que hubiera un debate en torno a la posibilidad de que los mejores ciclistas corran las mejores carreras, como ocurre en la mayoría de deportes: tenis, golf, motor… Sé que el nivel de exigencia no es el mismo, claro. Pero con una buena planificación, lograr tres picos de forma está al alcance. Son 63 días de competición.

 

  Tink

 

Eusebio Unzué, de naturaleza conservador, se ha expresado abierto a esta iniciativa. Dave Brailsford, de naturaleza innovador, también está por la labor. Hasta la fecha, tan sólo Vincenzo Nibali se ha mostrado públicamente en contra, aunque su equipo, el Astana, tiene ahora mismo problemas mayores que este desafío por culpa de tres casos acumulados de dopaje. Convencer a uno es más fácil que convencer a cuatro, de ahí la insistencia del Tinkoff. Pero si el Tour tampoco tiene mucho interés, las puertas dejarán de estar entornadas para cerrarse a cal y canto.

 

Al menos habrá quedado el debate sobre las conciencias. O eso espero. Hay una vieja idea de reducir días a la Vuelta o incluso al Giro. Una idea impulsada especialmente por las asociaciones ciclistas y que está presente en las mesas de trabajo por la reestructuración del ciclismo profesional que está planteando la UCI. Tanto a Javier Guillén como a su antecesor Víctor Cordero se les ha escuchado en varias ocasiones decirlo: “Si la Vuelta sacara algo a cambio, si eso sirviera para que estén los mejores corredores, se podría plantear”.

 

Quizá esa amputación del calendario sea el camino. Quizá. Pero entonces ya no podríamos hablar de las tres grandes, porque habría grandes menos grandes. El reto es correrlas con el formato actual. Con la expectación que se ha creado, me temo que se está perdiendo una gran oportunidad de que el ciclismo afronte otra de sus benditas locuras. Porque sin ese punto de demencia, el ciclismo que hoy conocemos no existiría.

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

lunes, 29 septiembre 2014

Por Juan Gutiérrez

Valverde: podios de mucho mérito, pero sin gloria

El debate en torno a Alejandro Valverde es constante. ¿Sus resultados le alzan al Olimpo del ciclismo o, por el contrario, confirman que es un conformista coleccionista de podios? ¿Su carrera ha estado bien orientada? ¿Se ha obsesionado tanto con las grandes vueltas o con el maillot arcoíris que ha perdido su instinto de ganador? Todas esas preguntas nos las hemos hecho en infinidad de ocasiones. Con respuestas para todos los gustos.

 

A continuación voy a dar una opinión más sobre este asunto. Que no tiene por qué ser la definitiva, simplemente es mi opinión. Creo que en el origen del análisis estaremos todos de acuerdo: Valverde tiene un enorme talento natural para el ciclismo. Pero a partir de ahí, podemos entrar en diversas discrepancias.

 

  Kiato

 

Vamos a lo más reciente, que son sus seis medallas en los Mundiales: dos de plata y cuatro de bronce. Cuando le vimos subido al podio de Hamilton 2003 como subcampeón, todos celebramos su irrupción con solo 23 años, porque proyectaba un gran futuro. Le adivinábamos vestido algún día con el arcoíris, entre otras muchas gestas. Luego nos enteramos de que Paco Antequera le tiró de las orejillas porque con su ímpetu de juventud podría haber puesto en peligro el oro de Igor Astarloa. Precisamente ese ímpetu es lo que el murciano ha ido perdiendo con el tiempo. ¿Para bien? Pues no siempre.

 

A Valverde lo ‘domesticaron’ cuando llegó en 2005 al equipo de Eusebio Unzué. Y que conste que no voy a cuestionar la productividad de este equipo: ahí está su palmarés desde los tiempos de Reynolds. Sólo valoro lo que concierne al murciano. De repente se decidió que si quería ganar una gran vuelta tenía que poner freno a ese ímpetu original, a esa voracidad, a su hambre de campeón… Para ganar una grande hay que regular, guardar siempre algo para el día siguiente. Ese era el mensaje. Y así fue como Valverde conquistó la Vuelta a España de 2009: sin una sola victoria de etapa. Con un ciclismo absolutamente en contra de su naturaleza.

 

  Valverde

 

Es su único triunfo en una grande. Valverde tiene, además, otros cinco podios en la Vuelta. Y las seis medallas en los Mundiales. Y en el Tour de Francia ni siquiera se ha subido al cajón, su mejor clasificación ha sido el cuarto puesto de este mismo año. Todos estos resultados son muy meritorios, no lo vamos a negar. Pero no dan la gloria. Recuerdo a un exciclista que me dijo una vez: “El segundo clasificado es el primer perdedor”. Y lo comparto por completo.

 

Michael Kwiatkowski se enfundó el domingo el arcoíris porque jugó al todo o nada. Ahí es donde nos hubiera gustado ver más veces a Valverde. Con ese ímpetu que sirvió para que una vez Antequera le tirara de las orejillas… Siempre es mejor que coleccionar podios, por muy meritorios que sean. Este año, yo me quedo con la imagen de Valverde en la etapa de Cumbres Verdes y en esas jornadas iniciales de la Vuelta, en las que, desahogado por el liderazgo de Nairo Quintana, jugó a ser él mismo. Nos mostró su esencia. Se divirtió y nos divirtió.

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

Por Juan Gutiérrez

Otro bronce para Valverde, su sexta medalla en un Mundial

El oro se volvió a resistir. Alejandro Valverde sumó su sexta medalla mundialista, cuarta de bronce, pero el maillot arcoíris reposará durante el próximo año en el cuerpo del polaco Michal Kwiatkowski, que obtuvo el premio a su picardía y atrevimiento finales sobre el trazado de 254,8 kilómetros de los Mundiales de ciclismo en ruta de Ponferrada 2014. La plata se la colgó el gran favorito: el australiano Simon Gerrans.


Valverde ya lo había anunciado el día anterior: “Todos sabemos dónde hay que atacar para ganar”. Efectivamente, todos los sabían. Ese punto era el último repecho, el Mirador, a falta de 5 kilómetros. Y así fue: Purito Rodríguez rompió el grupo de los nobles con una arrancada a la que luego dio continuidad Valverde. Y junto a él, varios de los grandes candidatos: Gerrans, los belgas Van Avermaet y Gilbert; el danés Breschel, el francés Gallopin…

 

Valve

El problema para ellos es que Kwiatkowski había decidido antes romper el guión. Como todos sabían dónde había que atacar, el polaco lo hizo un poco antes. Con sigilo. Kiato arrancó a 7 kilómetros de la meta, enlazó con los cuatro fugados (De Marchi, Gautier, Valgren Andersen y Kiryienka), tomó un poco de aire y se marchó en solitario. Había que tener buenas piernas para resistir el zarandeo final. Las tenía. Y también había que esperar que atrás surgieran los titubeos. Alguno hubo. Gilbert tiró a saco en favor de Van Avermaet, pero Kwiatkowski aguantó en cabeza y se coronó campeón del mundo con 24 años.

En la lucha por la plata, Gerrans batió al sprint a Valverde, que enlazó su tercer bronce consecutivo y aumenta su colección de medallas a seis: dos platas (2003 y 2005) y cuatro bronces (2006, 2012, 2013 y 2014). El oro se le resiste… A su 34 años y con los llanos recorridos de Richmond (EE UU, 2015) y Qatar (2016) por delante, quizá para siempre.

Kiato

 

La selección de Polonia había apostado por Kwiatkowski desde el principio. De hecho, fue el primer equipo que tomó la cabeza para neutralizar la escapada inicial de Quintero (Colombia), Kvasina (Croacia), Polivoda (Ucrania) y Savickas (Lituania). A 80 kilómetros cogió las riendas Italia con el primer movimiento táctico de interés: se produjo un primer corte con gente relevante, donde España metió a Purito y Jesús Herrada, en primer término, y después a Dani Navarro en otro grupo. Los desafiantes aventureros, con Tony Martin como principal gallo, no lograron abrir hueco, pero alertaron a los grandes equipos. Esto ya iba en serio.

La selección de Javier Mínguez no cogió la responsabilidad hasta la última vuelta. Ahí, sí.  De Marchi (Italia), Gautier (Francia), Valgren Andersen (Dinamarca) y Kiryienka (Bielorrusia) rodaban delante con una ventaja de unos 40 segundos. El equipo español puso en cabeza a la locomotora Jonathan Castroviejo y luego a Ion Izagirre, para reducir la diferencia prácticamente a la nada. Luego fue Dani Moreno quien dio un paso al frente para lanzar el ataque en cadena de Purito y Valverde. La fuga era historia. Aunque por allí, sigilosamente, se había colado un tal Michal Kwiatkowski. Nos costará deletrear el nombre: algunos ya le llamaban Kiato.

 

(Crónica del Mundial de Ponferrada publicada en as.com)

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

jueves, 25 septiembre 2014

Por Juan Gutiérrez

La UCI libera a las Federaciones o se harta de ellas

Kreuziger

 

Me disponía a escribir algo sobre Bradley Wiggins cuando en mi correo electrónico ha saltado una llamada: ‘Communication-UCI’. Al leer el mensaje me he llevado una grata sorpresa cuando he visto que el Comité Director de la Unión Ciclista Internacional ha decidido crear un Tribunal Antidopaje independiente para juzgar los casos que antes recaían en sus Federaciones Nacionales. La medida coincide con una reivindicación que llevo tiempo expresando en este y en otros foros. Así que de momento aplazaré mi post sobre el Sir y haré unas valoraciones sobre lo que este nuevo órgano significa, a mi entender, para el ciclismo.

 

Hasta ahora, la UCI delegaba en sus Federaciones Nacionales los casos de dopaje internacionales, con una propuesta de resolución disciplinaria que unas veces eran compartidas por esa federación, pero otras muchas no. Tenemos el affaire reciente de Roman Kreuziger, que ha sido absuelto por el Comité Olímpico Checo, cuando la UCI requería una sanción por irregularidades en su pasaporte biológico. Más conocido en España es el positivo de Alberto Contador, a quien la RFEC exculpó también en contra de la opinión de la UCI. O anteriormente el proceso de Alejandro Valverde por su implicación en la Operación Puerto.

 

La UCI ha chocado numerosas veces con las resoluciones de las Federaciones Nacionales, que posteriormente ha recurrido al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). En la misma tesitura se ha encontrado en repetidas ocasiones la IAAF con los atletas españoles, entre los que podríamos citar a Paquillo Fernández y a Josephine Onyia, aunque no hace falta irse tan lejos: actualmente ha apelado la decisión de la RFEA de no castigar a Marta Domínguez por su pasaporte anómalo.

 

  JoseRodriguezMarta

 

Estas idas y venidas de recursos se convierten en un sinsentido con consecuencias catastróficas para los deportes afectados y muy jugosas para los abogados especialistas en estos pleitos. Por un lado, el proceso se dilata innecesariamente en el tiempo, con paradojas tales como tener a Contador ganando un Giro que luego le va a ser desposeído. Y por otro supone un gasto desmesurado para las federaciones nacionales, a veces golpeadas por la crisis, y para la propia UCI.

 

Todo esto se podría evitar si las Federaciones Nacionales fueran más ‘obedientes’ y no buscaran el constante enfrentamiento con sus Federaciones Internacionales. Aunque en su descargo también hay que señalar que algunas veces han tenido que resolver los casos sometidas a presiones incluso políticas, como pudimos ver en España con la intrusión de un presidente del Gobierno y de un líder de la oposición hoy presidente del Gobierno.

 

Ante este panorama me parece coherente que el propio órgano internacional, en este caso la UCI, asuma directamente las decisiones disciplinarias. Así no se llevará sorpresas con las Federaciones Nacionales, a la par que recorta enormemente los gastos y los plazos. Este método ya funciona en la Federación Internacional de Tenis (ITF), aunque ahí me voy a pillar los dedos, porque me cuesta ponerla como un ejemplo en la lucha antidopaje.

 

El Tribunal Antidopaje de la UCI entrará en vigor en 2015 para juzgar los casos internacionales. Para entonces, la Federación Española de Ciclismo se habrá liberado totalmente de esas funciones, porque los casos nacionales ya habían sido asumidos por la Agencia Española Antidopaje tras la aprobación de la nueva ley. Se cumple también así una machacona reclamación de José Luis López Cerrón desde que llegó a la presidencia, porque, en plena apretura del cinturón, veía marcharse un goloso dineral solamente en litigios.

 

  Cerron-Cookson

Archivado en Ciclismo , Deportes

jueves, 18 septiembre 2014

Por Juan Gutiérrez

Voigt y la UCI abren un nuevo horizonte al récord de la hora

Voigt

 

Me alegra que los actuales jerarcas de la UCI hayan reactivado el récord de la hora con la reapertura de su reglamento. Si un ciclista puede rodar sobre una determinada bicicleta en una contrarreloj de ruta, ¿por qué no va a poder utilizar la misma durante su tentativa en un velódromo? Ese es el pensamiento expresado en voz alta por el actual presidente, Brian Cookson. Un argumento coherente, lejos del sinsentido que suponía haber retrotraído la plusmarca a las bicicletas de los tiempos de Eddy Merckx.


Gracias a esta nueva reglamentación, este jueves se ha podido disfrutar de una gran fiesta en el Velódromo de Grenchen (Suiza), donde Jens Voigt se ha despedido del ciclismo a los 43 años con el récord de la hora: 51,115 kilómetros. Atrás queda ya la marca casi clandestina del checo Ondrej Sosenka en Moscú en 2005: 49,700 km. El alemán es un ciclista carismático, un tremendo rodador muy respetado en el pelotón, que se ha regalado un récord mundial un día después de su cumpleaños y en el día de su jubilación. Cuando ha completado los 60 minutos, Voigt ha colgado literalmente su bicicleta Trek. Hasta aquí hemos llegado.


Voigt sabe que su nuevo récord es carne de cañón. Y esos cañones se llaman Fabian Cancellara, Bradley Wiggins, Tony Martin o incluso Tylor Phinney. La importancia de lo que ha ocurrido hoy en Grenchen no es tanto la marca del alemán, muy previsible, sino el horizonte que se abre en una especialidad con mucho atractivo. Probablemente estemos en las puertas de una nueva era y de desafíos a la altura de aquellas confrontaciones Obree-Boardman-Indurain-Rominger de los años 90.

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

lunes, 15 septiembre 2014

Por Juan Gutiérrez

Y ahora, con Nibali y Quintana

Cuando Vincenzo Nibali ganó el Tour de Francia, muchas voces minusvaloraron su victoria porque Alberto Contador y Chris Froome, accidentados en la batalla, no habían rivalizado con el Tiburón del Estrecho. En esta Vuelta a España se cayó Nairo Quintana cuando vestía el maillot rojo, pero no tendré la malicia de agarrarme a esa excusa para justificar que el madrileño ha ganado porque no estaba el colombiano. Las caídas forman parte de la competición. Lo que sí nos dejó el Tour fue unas ganas enormes de ver a Contador contra Froome. Y eso sí que lo hemos disfrutado en la Vuelta. Siempre nos quedarán dudas sobre si la recuperación de uno no fue tan buena como la del otro, si este o aquel llegó más mermado que el contrario. Pero el escenario y la situación eran los que eran, y ahí el Pistolero de Pinto se ha llevado el triunfo porque es un corredor como la copa de un pino y porque ha sido el mejor. Simple.

Eso sí, yo no me tomaría este duelo Contador-Froome como una especie de eliminatoria para designar al mejor ciclista de grandes rondas del mundo. Este año, Contador ha ganado la Vuelta, pero Nibali ha conquistado el Tour y Quintana, el Giro. Froome no ha mojado en ninguna grande, pero en España ha vuelto a demostrar su competitividad. Esa eliminatoria está aún pendiente y no será entre dos, sino entre cuatro. A mí esta Vuelta me deja un buen sabor de boca, pero también me ha abierto el apetito: Contador, Froome, Nibali y Quintana, en plenitud. Quizá el año próximo, quizá en el Tour.  ¡Qué ganas!

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

domingo, 14 septiembre 2014

Por Juan Gutiérrez

El recuerdo de Fignon acechó a Rominger

La última vez que la Vuelta a España no terminó en Madrid fue precisamente con una contrarreloj en Santiago de Compostela, igual que hoy, aunque aquella de 1993 partió de Padrón y tuvo un recorrido bastante más largo: 44,6 kilómetros.

 

Cuando se dieron las primeras referencias, “19 segundos  de Alex Zülle sobre Toni Rominger en el kilómetro 15”, la Sala de Prensa fue un clamor: “¡Otra vez como el día de LeMond y Fignon!”. Los teclados dejaron de sonar. Algunos de aquellos periodistas habían tenido que tirar sus crónicas a la papelera en el Tour 1989. Cuatro años después, una nueva remontada al acecho: “En el km 37, la ventaja es de 50 segundos”.

 

Rominger había partido con 1:17 de renta sobre Zülle. La diferencia tenía que ser suficiente para un especialista como él, a pesar de que en esa edición no había ganado ninguna crono: Zülle le batió en Navacerrada y Melcior Mauri en Zaragoza.

 

Pero la noche anterior a aquel 16 de mayo, Rominger no pudo dormir, con problemas gastrointestinales. Por la mañana se levantó cariacontecido y revisó el trazado, plagado de repechos. Llovía en Galicia. El desá­nimo invadía al suizo del Clas. “Sus piernas están vacías”, le dijo el masajista Marcelino Torróntegui a su director, Juan Fernández. Pero cuando le dieron esa referencia de 50”, justo cuando dejó de llover, Rominger exprimió sus fuerzas y salvó el maillot amarillo por 29”. Era el segundo de sus tres triunfos consecutivos en la Vuelta.

 

(LA RUTA DE LA VUELTA: Contrarreloj de Santiago de Compostela, 21ª etapa)

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

sábado, 13 septiembre 2014

Por Juan Gutiérrez

La esencia del Chava en cinco piedras

José María Jiménez (El Barraco, 6-2-1971) nunca ascendió a Ancares. En sus tiempos aún no se había incorporado a la Vuelta a España, donde sólo se ha subido dos veces. En la primera, como puerto de paso en 2011, Dani Moreno lo coronó y Michael Albasini ganó en Ponferrada. Y en la segunda, ya como final de etapa, se impuso Purito Rodríguez en 2012.


Chava nunca lo subió, pero es un puerto a su medida. Por eso Unipublic lo eligió para rendirle homenaje, después de cumplirse los diez años de su muerte (Madrid, 6-12-2003). El vencedor de la etapa recibirá un trofeo diseñado y donado por su hermano, el escultor y pintor Juan Carlos Jiménez Sastre.


No será el único tributo. El Club Deportivo José María Jiménez, gestionado por su mujer, Azucena, y apoyado por mucha gente de El Barraco, también ha donado un trofeo, que entregará su amigo Santi Blanco al vencedor de la Montaña, una clasificación que Chava ganó cuatro veces (1997, 98, 99 y 2001), sólo igualado por Moncoutié y superado por Laguía (cinco).


El trofeo lo ha diseñado Alejandro Cremades, un escultor de Elda. La obra incorpora piedras de cimas donde venció el abulense, que ha recogido su viuda durante el verano: Angliru, Xorret de Catí, Cerler, Ordino-Arcalís y Pal (aquí ganó dos veces). “El trofeo lleva así una pequeña esencia de Chava”, dice Azu. Su palmarés se completa con triunfos en Los Ángeles de San Rafael, Demanda y Lagunas de Neila. En total, nueve. Su esencia.

(LA RUTA DE LA VUELTA: Santo Estevo-Ancares, 20ª etapa)

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

viernes, 12 septiembre 2014

Por Juan Gutiérrez

Delio Rodríguez ya se coronó de rojo en 1945

Los belgas Gustaaf y Alfons Deloor, vencedor y segundo en la Vuelta a España 1936, se convirtieron en los primeros hermanos que compartían podio en una gran ronda. El suceso se repitió en la edición de 1950 con los gallegos Emilio y Manuel Rodríguez Barros. También hubo una fratría en el cajón del Tour de Francia 2011, pero en los puestos segundo y tercero: los luxemburgueses Andy y Frank Schleck.


Antes de que Emilio y Manuel Rodríguez hicieran el doblete, Delio también había ganado la Vuelta en 1945. Junto a José y Pastor, en total hasta cinco hermanos se dedicaron al ciclismo.


El mejor, sin duda, fue Delio Rodríguez, que aún ostenta el récord de victorias de etapa: 39 en sólo seis participaciones. En 1941 sumó 12, una marca superada por Freddy Maertens en 1977 con 13. Únicamente no mojó en su debut en 1936. También tiene el honor de haber ganado en Oviedo la primera contrarreloj en 1941. Y de haberse coronado en 1945 con el maillot rojo, hasta entonces reservado al último clasificado, que impuso el nuevo organizador, el diario Ya. Unipublic decidió rescatar ese color en 2010.


En 1986, otro gallego ganó la Vuelta: Álvaro Pino. Curiosamente, natural de Ponteareas, igual que los Rodríguez, lo que convierte a este municipio de Pontevedra en el más laureado de España. A 16 kilómetros está Mos, la localidad de Óscar Pereiro, vencedor del Tour en 2006.

 

(LA RUTA DE LA VUELTA: Salvaterra do Miño-Cangas do Morrazo, 19ª etapa)

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

jueves, 11 septiembre 2014

Por Juan Gutiérrez

Los conspiradores Julián Berrendero y Fermín Trueba

La Vuelta a España visitó por primera vez Galicia, decíamos ayer, con cuatro metas consecutivas en 1936. El belga Gustaaf Deloor, ganador también en 1935, vestía plácidamente el maillot naranja de líder.


Deloor tuvo en 1935 la oposición de Mariano Cañardo, pero éste atropelló un perro en la 2ª etapa de 1936 y cedió 17:59. Desde ese día, el único afán del líder fue colocar segundo a su hermano Alfons. Los ocho extranjeros se coaligaron con este fin. Y los españoles hicieron también una alianza, liderada por Cañardo, para conservar la segunda plaza de Antonio Escuriet con una táctica defensiva.


La pasividad en las etapas gallegas de A Coruña (17ª) y Vigo (18ª), con promedios de 25 km/h, crisparon al organizador, que amenazó con convertir los 178 km hacia Verín (19ª) en una crono. Los ciclistas se pusieron las pilas y Fermín Trueba venció en esta localidad.


Esa noche en el hotel, Trueba y Julián Berrendero le contaron la alianza al exciclista Óscar Leblanc, que les incitó a atacar por el bien de la Vuelta, e incluso les pagaría por ello. El penúltimo día, los dos rebeldes rompieron la carrera y el pacto. Escuriet se hundió en Zamora y Alfons se puso segundo. En la jornada final, Berrendero y Trueba volvieron a dar guerra camino de Madrid. Los conspiradores tuvieron buenas ganancias esos dos días, que no compartieron con el resto de españoles. La coalición estaba rota. Volaron puñetazos y Berrendero tuvo que salir escoltado por la Guardia Civil.

(LA RUTA DE LA VUELTA: A Estrada-Monte Castrove, 18ª etapa)

 

Archivado en Ciclismo , Deportes

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00