as.com Ver todos los blogs >

Pedaladas

El blog de Juan Gutiérrez

Vamos a hablar de ciclismo, pedalada a pedalada. De sus gestas y de sus miserias. Desde mi experiencia como periodista en treinta grandes vueltas y en otras múltiples batallas...

Calendario

abril 2017
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« septiembre 2016 | Inicio | noviembre 2016 »

lunes, 24 octubre 2016

Por Juan Gutiérrez

Muchos aplausos para la sancionada Sharapova

Nunca me ha gustado sacar el ventilador y esparcir la basura hacia otros deportes para tapar o justificar los pecados del ciclismo. Recordar, por ejemplo, los homenajes que recibieron en su día Gurpegui o Giovanella en San Mamés o Balaídos no iba a arreglar en esa época el gran lastre que arrastraba el pelotón desde tiempo atrás con el dopaje.

 

Pero una cosa es no sacar el ventilador y otra diferente es vivir en la ceguera voluntaria. Hemos elogiado muchas veces a los atletas por cómo han señalado y hasta han evitado en podios y en competiciones a rivales vinculados con el dopaje.

 

  17904082

 

En la otra cara de la moneda nos encontramos con el tenis y, en particular, con el caso de María Sharapova. Es cierto que le ha llovido alguna crítica en el circuito tras su positivo con meldonium, pero en general ha habido más solidaridad y comprensión hacia ella que veto o censura. La marca Nike no tiene ningún problema en seguir asociada a la deportista, igual que Head se felicitó en un comunicado por la reducción (que no absolución) del tiempo de suspensión de la rusa.

 

Sharapova no ha parado de participar en exhibiciones durante su castigo. La última noticia es que el próximo 2 de diciembre jugará en la Caja Mágica contra Garbiñe Muguruza, en una reedición de 'La Batalla de las Superficies', organizada por la misma empresa del Open de Madrid. Por lo visto, ni la tenista hispano-venezolana ni nadie de su entorno han valorado que pueda perjudicar a su imagen. Nos fijaremos también en las gradas: seguro que habrá muchos aplausos.

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

lunes, 17 octubre 2016

Por Juan Gutiérrez

No hay disculpa para España

Desierto

 

Estuve en Qatar por primera vez en 2007. Cubrí la vuelta que organiza ASO y que, por aquellos tiempos, siempre ganaba Tom Boonen. De las 15 ediciones disputadas, siete se las ha adjudicado el belga. También aquel año. Entonces seguí una etapa en el coche del Saunier Duval, con Pietro Algeri al volante. No esperaba ver gran cosa, pero me sorprendió la dureza de la jornada a causa del viento. El pelotón llegó a la meta roto en mil pedazos.

 

Estuve en Qatar por segunda vez hace poco más de una semana. Acudí invitado a un acto de BMC y Tag Heuer. Me encontré allí con un colega belga, que justo venía de inspeccionar el recorrido del Mundial profesional de fondo en carretera. “Muy duro. Se va a romper la carrera en el desierto por el viento. Muy bueno para Boonen. También para Van Avermaet”, me dijo.

 

Grupo

 

Los belgas sabían cómo, cuándo y dónde se iba a quebrar el pelotón. Sus rivales, también. Y entre esos rivales, los españoles. “No hay disculpa que valga”, dice Javier Mínguez. Pues eso. No había factor sorpresa. Las excusas suelen ser síntomas de debilidad. Que si el recorrido no nos va, que si no estamos acostumbrados a este ciclismo. En ese caso, te quedas en casa. Si vienes al Mundial, hay que competir. Y no meter a nadie arriba fue un fracaso. Casi tanto como meter solo a uno en el segundo grupo. Había otra fórmula de hacerlo: en la escapada inicial. Pero tampoco ahí hubo españoles. Sí se colaron el eritreo Berhane, el sudafricano Dougall o el marroquí Ait el Abdia, que acabaron todos ellos por delante de los pupilos de Mínguez. O más bien deberíamos decir del pupilo, porque únicamente Imanol Erviti terminó la carrera. Y con la cabeza alta. Podemos hacernos los dignos y pensar que la primera fuga de un Mundial no es sitio para los españoles. ¿Y cuál es el sitio? ¿La 33ª posición? ¿Perder las opciones a 170 kilómetros de la meta? ¿Acabar con un solo ciclista?

 

Claro que todos sabíamos que España tenía escasas posibilidades de subir al podio de este Mundial. No se le pedía eso. Solo lucha y dignidad.

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

miércoles, 12 octubre 2016

Por Juan Gutiérrez

Castroviejo persevera y triunfa

Jonathan Castroviejo ha obtenido el premio a la perseverancia. Por fin su anhelada medalla. El año pasado se quedó a tres segundos del bronce (Jerome Coppel) en la contrarreloj del Mundial de Richmond y hace dos meses fueron cuatro segundos los que le separaron de ese mismo metal (Chris Froome) en los Juegos Olímpicos de Río.

 

El vizcaíno de 29 años no se ha rendido. Después de la Vuelta a España exprimió su forma, pese al cansancio, y se proclamó campeón de Europa en Plumelec. Era el aviso de que un podio grande estaba por llegar. Y por fin está aquí. Castroviejo conquistó este miércoles la medalla de bronce con seis segundos sobre Macej Bodnar: la fortuna se ha girado. Lo hizo además en unas condiciones adversas: no tanto por el calor, que afecta a todos, como por un recorrido plano que el propio Castroviejo definió como "anti-yo".

 

  Castro

 

En su sexta participación mundialista, Castro ha recogido los frutos de las semillas que venía sembrando desde hace tiempo. Como la hormiguita. El vasco es un gran ciclista, un buen compañero y un excelente gregario. Nunca ha escatimado un ápice de esfuerzo cuando ha trabajado para otros. Y, paralelamente, ha sabido encontrar su sitio para el lucimiento personal.

 

Esta temporada había empezado torcida para él. Al término de la última etapa de la Vuelta al Algarve, en Malhao, Castroviejo sufrió una caída cuando se dirigía al autobús de su equipo: fractura de una vértebra y del cúbito. La mala suerte zarandeaba al Movistar, todavía con escalofríos por el tremendo accidente de Adriano Malori en el Tour de San Luis. Castroviejo no se recuperó a tiempo para ser incluido en la alineación del Tour de Francia, pero sí para brillar en la última parte de la campaña. Visto con perspectiva, la desgracia quizá haya acabado favoreciéndole. Ha terminado fresco y esplendoroso. Y aupado al mismo podio que dos campeones del mundo: Tony Martin y Vasil Kyrienka. Ahora le faltan dos peldaños para el arcoíris. Persevera y triunfarás.

 

  Podio

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00