as.com Ver todos los blogs >

Pedaladas

El blog de Juan Gutiérrez

Vamos a hablar de ciclismo, pedalada a pedalada. De sus gestas y de sus miserias. Desde mi experiencia como periodista en treinta grandes vueltas y en otras múltiples batallas...

Calendario

julio 2017
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« El día que Bruyneel hizo "tras moto" a rebufo de Indurain | Inicio | El 'agua clara' de Vittel se usó como un símbolo antidopaje »

lunes, 03 julio 2017

Por Juan Gutiérrez

El 'gigante' François Faber se emborrachó para ganar

François Faber, campeón del Tour de Francia en 1909, no tenía el biotipo de ciclista de la época. Medía casi dos metros y pesaba más de 90 kilos. Era un grandullón al que apodaron el Gigante de Colombes. Nació en Francia (26-1-1887), pero adoptó la nacionalidad luxemburguesa de su padre. Su madre era de la Alsacia-Lorena, en ese tiempo del Imperio Alemán.

 

La localidad de Longwy, que hoy recibe al Tour por sexta vez, estaba en uno de los pocos sectores que pertenecían a Francia desde el Tratado de Frankfurt de 1871 tras la Guerra Franco-Prusiana. Faber logró allí dos de las 19 victorias que acumuló en la Grande Boucle, en 1913 y 1914. Esta última dejó una imagen muy cómica: el luxemburgués cruzó la meta completamente borracho.

 

Faber partió ese día de Belfort desde la décima plaza, con más de siete horas de retraso respecto al líder y posterior vencedor Philippe Thys. Su fuga fue consentida, para desesperación del patrón el Tour, Henri Desgrange, que no vio con buenos ojos “su acuerdo con algunos camaradas”.

 

El luxemburgués llevaba suficiente ventaja, pero en la última hora de carrera se le vio un comportamiento extraño. A 10 kilometros del final colisionó contra un coche. Su enorme humanidad cruzó la meta en un continuo zigzagueo. El corresponsal del Sporting relató que llegó “cocido”, que “no encontraba la carretera lo suficientemente amplia” y que sólo “su instinto” le permitió acabar “porque no veía ni los árboles”. Faber se había estimulado con alcohol. Unos hablaron de champán, otros de coñac. Quizá bebió ambas cosas. Al día siguiente volvió a vencer, en Dunkerque. Ya estaba sereno.

 

Faber murió al año siguiente, el 9 de mayo de 1915, en la I Guerra Mundial, donde se alistó en la Legión Extranjera. Su cuerpo nunca fue recuperado.

 

LA RUTA DEL TOUR: 3ª etapa, Viviers-Longwy

 

Faber

Comentarios

Publicar un comentario

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00