as.com Ver todos los blogs >

Pedaladas

El blog de Juan Gutiérrez

Vamos a hablar de ciclismo, pedalada a pedalada. De sus gestas y de sus miserias. Desde mi experiencia como periodista en treinta grandes vueltas y en otras múltiples batallas...

Calendario

julio 2017
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

lunes, 19 diciembre 2016

Por Juan Gutiérrez

Muchos sí saben quién es Amador

Siempre he pensado que si quieres saber algo de un barrio, de una localidad o de un país, lo mejor es hablar con un taxista o con un peluquero. En su contacto diario con gente tan diversa se impregnan de una contrastada visión social. Para saber hay que bajar a la calle o que la calle venga a ti.

 

En mi reciente viaje de vacaciones a Costa Rica, pura vida, también quise saber. Bebí de muchas fuentes, pero quien mejor me informó, cómo no, fue un taxista de San José. Entre mis inquietudes estaba el deporte, por aquello de la deformación profesional. Ya había podido observar que el fútbol es el deporte rey, que Keylor Navas es el principal ídolo, que se sigue LaLiga tanto o más que su competición doméstica. También me topé con numerosos practicantes de surf. Con muchos admiradores de las disciplinas de lucha: el último combate de Connor McGregor en la UFC levantó una enorme expectación. Y vi bicicletas, claro, pero no las mismas bicicletas que te encuentras en España o en Europa, sino unas bicicletas de menor calidad y que generalmente se usan como transporte, aunque también me crucé un domingo con un carrera cicloturista por el Caribe Sur. En estos días, por cierto, se está celebrando la Vuelta a Costa Rica (categoría 2.2).

 

  Volcan arenal

 

“¿Cuáles son los deportes más seguidos en Costa Rica?”, le pregunté a mi taxista. “El fútbol es el más seguido, mucho más que el resto, aquí hay mucha locura con el fútbol”, me confirmó. La primera respuesta era obvia, porque yo mismo había podido comprobar cómo sonaban los cláxones por todo el país tras la goleada de Costa Rica a Estados Unidos (comparen ustedes el tamaño de ambos territorios y comprenderán la euforia). Y también cómo el derbi Real Madrid-Atlético estaba puesto en las televisiones de todos los establecimientos.

 

“Después del fútbol, pero lejos del fútbol, los dos siguientes deportes son el ciclismo y el surf. Más que el béisbol y el boxeo, que también gustan bastante”, añadió el taxista. “¿El ciclismo?”, me interesé. “Sí, sí… Aquí se practica mucho. Y desde que está Andrey Amador, mucho más. No nos perdemos el Giro de Italia, ahí siempre lo hace bien. Andrey es muy conocido acá. Y muy querido”, me explicó.

 

Tico

 

El pasado martes recordé rápidamente mi conversación con el taxista, después de hacerse pública la bronca que tuvo Amador con un policía de tránsito de su país. “Usted no sabe quién soy yo”, le repitió varias veces el ciclista. “No me interesa”, le respondió el oficial. Al parecer, el capitán Marvin Ovares es de los pocos que no conocía al tico del Movistar. O quizá sí lo conocía, pero cumplió su obligación en un país que, al no tener ejército desde 1948, vuelca toda su confianza y su seguridad en la omnipresente policía. Por eso le multó y le decomisó su bicicleta, sin duda la bicicleta más cara que existe en Costa Rica. Los medios de comunicación de allá la tasan en diez millones de colones (unos 20.000 dólares) y estiman que la reparación costará en torno a un millón (2.000 dólares). Si bien el agente se mostró poco tolerante durante su actuación, no es menos cierto que la actitud de Amador, rodando en una vía peligrosa y prohibida, y resistiéndose al alto, no fue un buen ejemplo ni para los aficionados de su país, ni para el resto del mundo. Porque Andrey, para los que sí sabemos quién es, se ha convertido ya en un deportista que trasciende las fronteras de Costa Rica. Y eso obliga a un comportamiento. Finalmente Amador reflexionó y pidió disculpas al oficial. Rectificar siempre honra.

 

Tras su ilustración sobre el deporte tico y sobre otras varias cuestiones, el taxista me apeó en el centro de San José y me cobró el doble de lo que luego embolsé a otro colega en el desplazamiento de vuelta al hotel. Quizá me incluyó un extra por la información. No fue, ni mucho menos, lo peor que me ocurrió en un viaje donde viví el desvío de mi avión de ida por la erupción del volcán Turrialba o el retraso de dos días en mi vuelo de regreso por la inoportuna visita del huracán Otto. Y, pese a todo, Costa Rica me pareció un país maravilloso. Un paraíso. Pura vida.

 

Amador poli

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes , Viajes

lunes, 18 abril 2016

Por Juan Gutiérrez

Felipón

Han pasado suficientes cosas para inspirar el post de esta semana. Tenemos la triple victoria de Alejandro Valverde (dos etapas y la general) en la Vuelta a Castilla y León, que coloca en cinco su casillero de la temporada 2016 y le sitúa en posiciones de privilegio para encarar las batallas de las Ardenas (Flecha Valona y Lieja-Bastoña-Lieja) y el Giro de Italia. A propósito de las Ardenas: Enrico Gasparotto repitió triunfo este domingo en la Amstel Gold Race y se lo brindó al fallecido Antoine Demoitié. De Cauberg al cielo. Y a propósito del Giro: dos favoritos, Vincenzo Nibali y Mikel Landa, se las verán a partir de este martes en el Trentino. Camino al rosa.

 

También han ocurrido cosas fuera de la competición. Como esa implicación en los Papeles de Panamá de Eufemiano Fuentes, que no se pierde una (ya estuvo en la Lista Falciani y regularizó dinero de Suiza). O como esa suavización de las sanciones por positivo con meldonium por parte de la Agencia Mundial Antidopaje, una decisión cantada ante la lluvia torrencial de casos (cerca de 200). O como esa nueva información sobre el uso de motores y ruedas magnéticas en competiciones profesionales, solo negados por algún empecinado comentarista (no confundir con periodista).

 

FelipeMauriziaGiro2003

 

Hay muchas historias de las que escribir. Siempre. Pero en los últimos días, el ciclismo solo me trae una imagen: el recuerdo de Felipón. Me vienen a la cabeza algunas frases de sus crónicas (“el esprint fue más apretado que las tuercas de un submarino”), además de numerosos chascarrillos y expresiones que repetía con frecuencia (algunos de ellos inconfesables). Felipe Recuero, informador de ciclismo en la Agencia EFE durante más de dos decenios, falleció el pasado 12 de abril a los 56 años. Felipón fue periodista en tiempos recientes, que ya parecen muy lejanos. Recuero cubría íntegro prácticamente todo el calendario español, cuando era bastante más amplio que ahora, además de las tres grandes vueltas y los Mundiales de ruta. En Italia era muy querido, fui testigo directo durante varios Giros. “¡Felipone!”, le llamaban en la oficina permanente. Y él bromeaba: “El Giro es mi carrera favorita, porque he tenido antepasados italianos: Filippa della Recuera”.

 

Felipón era así: bromista, cariñoso, entrañable… Ejerció en una época en la que los periodistas viajábamos más cargados que ahora, con libros y recortes de prensa que reuníamos durante meses. Actualmente basta con ser hábil con los buscadores de internet. Nos engañamos pensando que ahí viene todo. También sumó miles de kilómetros al volante cuando no existían los navegadores GPS, a golpe de mapa, de intuición, de atención a los carteles y de preguntar a los paisanos. En los Giros en los que tuve más contacto con él, usualmente yo acababa más tarde, así que le llamaba para que me guiara al hotel: “Te esperamos tomando una cerveza”.

 

FelipeAdrianLlamasTour1994

 

Ese “te esperamos” aludía a Sergi Valdivieso, junto a quien viajaba en aquellos Giros. Una de sus muchas parejas de aventura, entre las que también destacaron Adrián Rodríguez Huber, Julián Redondo y su inseparable amigo Íñigo Muñoyerro. No voy a comentar aquí la aportación periodística de Felipe Recuero: fue profesional y punto. Pero sí voy a gritar muy alto que Felipón era una bellísima persona. Sus hijos Roberto y Natalia pueden estar muy satisfechos, porque su padre, allá por donde iba, siempre sembró alegría y amor. No se me ocurre mejor herencia.

 

 

Archivado en Actualidad , Ciclismo , Deportes , Viajes

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00