as.com Ver todos los blogs >

Punto Pelota

El blog de Josep Pedrerol

Un repaso a la actualidad futbolística española e internacional

Categorías

Calendario

junio 2013
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

publicidad

viernes, 28 junio 2013

Por Josep Pedrerol

La unidad del madridismo pasa por Casillas

Cambio. En los últimos tiempos, el madridismo ha cambiado. Mourinho le aportó una competitividad que estaba adormecida antes de su llegada. Denunció aquello que consideró oportuno e hizo las alineaciones en función de sus gustos o manías sin someterse al dictamen de la Prensa. Pero Mou dio un toque de atención a Casillas en forma de suplencia. Iker siempre había sido el intocable, el muchacho humilde de Móstoles, ese chaval que salvaba partidos, San Iker... Pero, algo ha cambiado.


Guerra. Iker y Mou provocaron un enfrentamiento público y privado que va más allá de la marcha del portugués. Los madridistas se han decantado por uno o por otro. No hay aficionados buenos o malos, que quede claro. Hay aficionados que creen a Mourinho y otros que apuestan por Casillas. La Prensa refleja bien a las claras ese enfrentamiento. El partido de España ante Italia fue un ejemplo de todo esto. Sus dos buenas paradas en la primera parte le convirtieron para muchos en “el salvador”. Otros, en cambio, detectaron cierta pasividad en el lanzamiento de penaltis.


Debate. Un partido de la Selección no debería convertirse en un debate sobre el portero pero así son las cosas. Mou puso a Diego López porque le dio la gana. Por la misma razón Del Bosque elige a Casillas. Al portugués se le machacó por ello. Al seleccionador se le jalea por lo mismo, poner a quien quiere en la Copa Confederaciones. Dos varas de medir que colocan a Iker en el centro de la escena.


Aviso. El debate que provocó la actuación del capitán de la selección el jueves en Brasil no es más que un aviso de lo que nos espera la próxima temporada en el Madrid. El Bernabéu se convertirá en un plebiscito sobre Casillas en cada encuentro. Mala cosa. Hay que olvidar los errores de unos y otros e intentar empezar de cero, sin rencor. El capitán del Madrid tiene mucho que decir. Sabe que hay quienes le culpan de la marcha de Mou. Otros, en cambio, se lo agradecen. Esa es la realidad. Casillas tiene que volver a recuperar esa imagen de tipo campechano y cercano que le hizo grande. Es listo, muy listo. La reconciliación pasa por su actitud generosa y abierta. Buscar un acercamiento con Arbeloa sería un buen primer paso...y Punto Pelota.

Archivado en

viernes, 21 junio 2013

Por Josep Pedrerol

Bale, Cavani y la partida de ajedrez

Fichajes. “Los noventa minutos de un partido de fútbol son la excusa perfecta para que hablemos de todo lo que le rodea el resto de la semana”. El autor de la frase lo clavó. Los aficionados vivimos con auténtica pasión el movimiento de fichajes cuando llega el verano. AS vende más periódicos que en plena competición. Punto Pelota lidera la noche deportiva de manera escandalosa en esta época también. Nos queremos ilusionar con la posible llegada de los mejores jugadores a nuestra Liga. Vivimos estos movimientos como si estuviésemos jugando la Champions. El culebrón sobre Neymar fue apasionante. Guerra de cifras, reuniones secretas televisadas en directo, movimientos de varios clubes para encarecer el fichaje culé, el enviado del Barça durmiendo en casa del futbolista... Todo este mundo del fútbol es tan grande porque ningún guionista ha sido capaz de mejorar la realidad.


Tacto. Hay que manejar los tiempos con inteligencia. Un movimiento en falso puede encarecer en más de diez millones una operación importante. Se trata de una partida de ajedrez narrada al minuto. Los medios de comunicación presionan con cifras, los futbolistas intentan influir con sus declaraciones, los agentes y representantes con sus filtraciones...


Diferencias. Cavani ha dicho abiertamente que sueña con el Real Madrid. Estrategia pura. Medida de presión. El futbolista fuerza al Nápoles a negociar o, por lo menos, a escuchar al Madrid. Higuaín buscaba abaratar su traspaso cuando pegó la rajada en la zona mixta tras el último partido. El argentino buscó a la Prensa, la utilizó para dar un toque al club. Todo está estudiado. El futbolista se limita a seguir las consignas. Hay jugadores que participan de ese juego. Otros no. En el caso de Gareth Bale es mucho más difícil. El Madrid sabe que el galés sería incapaz de hacer unas declaraciones como las de Higuaín y que en ningún caso se declararía en rebeldía. Este tipo de futbolistas dificultan el trabajo de sus pretendientes.


Paciencia. Esto no ha hecho más que empezar pero se nota la impaciencia en algunos sectores. Ver que tu máximo rival se refuerza a conciencia pone de los nervios a más de uno. Pero, ojo, no hay que caer en la trampa. Los exámenes llegarán a finales de agosto. Ahí sabremos quiénes han hecho mejor sus deberes. Después llegará el momento de poner las piezas en el tablero, en el terreno de juego, aunque esa ya será otra historia...Y Punto Pelota.

Archivado en

sábado, 15 junio 2013

Por Josep Pedrerol

Cristiano dará el ‘sí quiero’ al Real Madrid

El equipo a la espalda. El madridismo de Cristiano queda fuera de toda duda. ¿Acaso no ha dado muestras suficientes de su compromiso con el Real Madrid? Pensar o decir lo contrario sería de necios. Este tipo se ha partido la cara por los suyos. Se ha echado el equipo a la espalda cuando a otros les quemaba el balón. Su pasión por el fútbol, su exagerada pasión por el fútbol, le ha hecho grande. Esa obsesión por ser el mejor le ha acompañado desde que era un chaval. Con su fichaje por el Madrid cumplió un sueño. Cristiano es feliz en el Madrid. Ha pasado de incomprendido a idolatrado. Ha suavizado sus gestos. Se muestra más solidario, más compañero, más cercano.

 

La mejor noticia. Cristiano se ha ganado el derecho a renovar en las mejores condiciones. Se lo ha ganado a pulso en cada partido, en cada entrenamiento, en cada comparecencia pública. El club va a estar a la altura, debe estar a la altura. Florentino dijo en Punto Pelota que el Madrid ganaría la Décima con el portugués en sus filas. Y eso es lo que espera la afición.

 

La ampliación del contrato de Cristiano será la mejor noticia para los madridistas. Pero, habrá que tener paciencia. El deseo de renovación por las dos partes no supone que vaya a ser fácil. El contrato de su vida. Le quedan dos años de contrato y algunos miembros de su entorno le aconsejan esperar ese tiempo para firmar el contrato de su vida. Quedaría libre para negociar con cualquiera sin traspaso alguno. Ofertas no le faltarían. Cristiano escucha los consejos, bienintencionados todos, sonríe y calla. La decisión es suya y sólo suya, pero no vendrá determinada por el dinero o, mejor dicho, no únicamente por el dinero. Quiere sentirse útil, importante, fundamental en el proyecto que ahora empieza. Ancelotti hablará con el portugués nada más llegar. Y Zidane también. El francés es alguien muy valorado por Cristiano.

 

Una charla larga. Y luego le tocará a Florentino. Hablarán cara a cara, sin intermediarios. Hace falta una charla larga, sincera, directa. Cristiano no ha salido de la cantera pero vive el Real Madrid como si hubiese nacido en Concha Espina. Quiere disfrutar del fútbol en el equipo de su vida. No se imagina con otra camiseta. Esa es la realidad. Quiere celebrar la Décima, la ansiada Décima, por todo lo alto. Renovará su contrato... Y Punto Pelota.

Archivado en

viernes, 07 junio 2013

Por Josep Pedrerol

Adiós Mourinho, adiós campañas

Espíritu ganador. Ha llegado el momento de buscar la reconciliación en el madridismo. Mourinho es un personaje que va más allá de lo convencional: se marca un objetivo y arrasa con todo, para bien y para mal. Eso le ha convertido en uno de los mejores entrenadores del mundo. Vive el fútbol con una intensidad máxima. No quiere perder, no puede y no lo soporta. No concibe la derrota en su vocabulario y por ello castiga a los acomodados, a los vagos y a los jetas. Cree que su liderazgo pasa por tratar a todos por igual, y por tanto, no quiere distingos con las estrellas. Así lo comentaba en la apasionante entrevista exclusiva que concedió a Punto Pelota el otro día.

 

Tensión. Su fórmula ha sido perfecta hasta llegar al Madrid. Mourinho marca la línea a seguir a sus futbolistas en el campo y fuera. Las apariciones públicas forman parte de su juego. Su partido dura más de 90 minutos. La presión se ejerce en el césped y las salas de prensa. Algunos futbolistas se han negado a seguirle. El portugués juega a la confrontación. Casillas, en cambio, ha buscado el entendimiento, con el Barça de Xavi, por ejemplo. Mou se ha desgastado. La tensión que maneja forma parte de su trabajo. El que no aguanta, cae. El que se cree superior desaparece. El técnico busca seguidismo, implicación total. O aceptas su forma de trabajar o no tienes hueco. Pero Mourinho tiene dos caras: duro y paternal a partes iguales. En Valdebebas se ha ganado el cariño de todos los empleados. Ha cuidado mucho a aquellos que se dejan el alma por el Madrid desde el anonimato. En la Ciudad Deportiva ha sido feliz, pero no tanto con el primer equipo.

 

Blindaje. Las filtraciones a la prensa por parte de algunos jugadores le han puesto de los nervios y no ha conseguido el blindaje del vestuario. Siente que se partió la cara por los futbolistas y que algunos le traicionaron. Tuve la oportunidad, junto a Siro López y José Antonio Luque, de compartir una larga charla con él y su equipo técnico la semana pasada. Estaba triste. Saludaba uno por uno a todos los chavales de la cantera que pasaban por delante. Con todos tenía un gesto de complicidad, una carantoña, a todos les llamaba por su nombre. Ha sido feliz en el Madrid, pero se va con la sensación del trabajo inacabado y con el gran objetivo, La Décima, sin conquistar. Así son las cosas.

 

El futuro. Ahora llega una etapa nueva, sin sobresaltos, con los futbolistas menos tensionados pero con una afición atenta y alerta. Se va Mou con una labor que será reconocida con el paso del tiempo. Ahora toca buscar el entendimiento entre todos. El madridismo necesita recuperar la unidad. El vestuario debe evitar reproches y venganzas. La afición debe volver a cantar al unísono. Y la prensa, olvidar los odios y las campañas para acercarse a la gente y hacerles disfrutar de nuevo con el espectáculo más bonito del mundo: el fútbol... Y Punto Pelota.

Archivado en

viernes, 31 mayo 2013

Por Josep Pedrerol

La noche de las despedidas: el adiós de Mou

Puro sentimiento. Llegó la noche de las emociones. Lágrimas, alegrías y despedidas. Son los exámenes finales para aquellos que cuentan con su última oportunidad para la salvación. Es lo peor de nuestra Liga. Es bajar al infierno con el objetivo de regresar a Primera lo antes posible. De lo contrario, asomará la posibilidad de la desaparición, el hundimiento de clubes históricos incapaces de sobrevivir a una deuda asfixiante. Revolotean los maletines. Los futbolistas adquieren protagonismo más allá del terreno de juego. Algunos ya han hecho sus deberes llamando a colegas de otros clubes. Se pactan las cifras. Se estudia la manera de que nada falle. Así está montado este negocio en el que el entrenador mira para otro lado. Primas por ganar, el eterno debate.

 

La sonrisa de Abidal. También se discute la última plaza de Champions y hasta la Europa League esta noche. Jornada de despedidas, muchas. Falcao dirá adiós al Atleti para iniciar su aventura en Mónaco. Hay que respetar su decisión. Ha tenido un comportamiento impecable en todo momento. La afición rojiblanca ha disfrutado mucho con él. Merece decidir su futuro como le plazca. Y también se va Abidal, un tío grande que ha sabido superar su enfermedad con una sonrisa. Él ha sido el más fuerte, el más valiente, el más optimista del vestuario azulgrana. Se va por culpa de una directiva que se llena la boca de unos valores que pisotea a las primeras de cambio.

 

El fin de ciclo de Mou. También hoy diremos adiós al personaje al que más tiempo le hemos dedicado en los medios de comunicación. Se marcha Mourinho, el entrenador que ha intentado imponer disciplina en el Madrid y devolver al club al lugar que le correspondía en Europa, tras ocho años de ridículos consecutivos. Le faltó La Décima. La tuvo cerca, muy cerca, en tres ocasiones, pero se le esfumó. Se va con la sensación del trabajo inacabado pero cree que su adiós es lo mejor para todos. Llegará un técnico conciliador, amable, cordial. Buscará la alianza con los líderes del vestuario para asegurarse un camino sin sobresaltos. Mou acaba un ciclo de tres años intensos, tremendamente intensos. Algunos recordarán, una y otra vez, sus errores. Inevitable. Ha cometido muchos. Tiene enemigos. Pero, la mayoría de aficionados madridistas le darán las gracias por su trabajo, por la defensa del Madrid en todas sus comparecencias públicas y por su honestidad. Feliz noche a todos y a las doce... Especial Punto Pelota. ¡Nos vemos en la tele!

Archivado en

sábado, 25 mayo 2013

Por Josep Pedrerol

Mourinho se va; el mourinhismo continúa

Despe

dida. Mourinho dirá adiós al Real Madrid el próximo 2 de julio. Habrá acabado una etapa convulsa en el club blanco, una etapa en la que el portugués se puso como escudo ante todo y ante todos. Mou se irá pero su lucha por defender el papel de los entrenadores ante los futbolistas quedará. Perdurarán en el recuerdo sus errores, bastantes, sus salidas de tono, muchas, pero también el legado de un tipo que se ha partido la cara por su equipo hasta el último día. No se besó el escudo ni peloteó a la grada. Se ganó a los aficionados porque siempre defendió al club. Ha sido el blanco perfecto para muchos, sobre todo para la Prensa. Se marcha con la tristeza de no haber conseguido su objetivo, el sueño de todos los madridistas, la obsesión del club, la Décima, la anhelada Décima. Se va dolido con algunos futbolistas. Jamás imaginó que Pepe fuese capaz de traicionarle en el último minuto. Peleó por mejorarle el contrato y le defendió a capa y espada en todas sus comparecencias. Pero así es este mundo y lo sabe.


Legado. Mourinho se marcha pero el mourinhismo queda. Los aficionados van a estar muy atentos a lo que pase a partir de ahora. Ancelotti tiene que ganarse al vestuario pero no al precio que sea. El italiano, míster tranquilo, debe saber que el madridismo defiende a sus símbolos pero no a cualquier precio. La afición ha criticado a Mou por muchas cosas pero siempre le ha aplaudido por la disciplina que impuso. Los pesos pesados pondrán a prueba al aún técnico del PSG nada más llegar. Ellos se sienten ganadores con la marcha de Mourinho pero se equivocan. El público les exigirá compromiso y profesionalidad. El nuevo técnico no tiene un trabajo fácil. Se trata de imponerse sin molestar, de mandar sin ofender, de decidir sin alterar. A eso se le llama mano izquierda pero sin que le tiemble el pulso.

Culpable. Mou dice adiós señalado por buena parte de los medios de comunicación como el único culpable, algo que no le preocupa. Lo que no acaba de entender son las últimas pitadas del Bernabéu. La perspectiva del tiempo aportará la frialdad necesaria para juzgar. Puede estar tranquilo. Esos pitos de ahora fueron ovaciones durante casi tres años. Y debe tener algo muy claro. Los aficionados tienen memoria. No olvidarán que Mou recuperó la autoestima de un club adormecido que se estaba acostumbrando a caer de mala manera en Europa. Mejoró en competitividad pero no ganó la Décima, su único pecado. Con su marcha son varios los jugadores que se sienten aliviados. Que sea para bien. El madridismo dictará sentencia...y Punto Pelota.

Archivado en

viernes, 10 mayo 2013

Por Josep Pedrerol

Gracias, Mou, pero no toques a Cristiano

El adiós del portugués. Una parte importante del Bernabéu pitó a Mourinho el otro día. Vivimos en una sociedad en la que la gente se abraza a los triunfadores y da la espalda a los que pierden. Somos así. Muchos han estado esperando el adiós del portugués para pasarle factura. Los jugadores son egoístas por naturaleza. Lo tienen todo. Viven en su mundo de lujo, falsos amigos y focos. Saben que Mou ha perdido. Ha perdido la batalla de los resultados. Es curioso. Sólo ha perdido Mou. Da la sensación de que fue él quien falló tres ocasiones de gol en la primera parte ante los alemanes o en el lanzamiento de penaltis de las semifinales de Champions hace un año.


La valentía de Pepe.
El vestuario sabe que el técnico portugués está fuera y alguno aprovecha para mostrarse valiente en la zona mixta. Pepe llevaba desde el mes de enero sin hablarse con él. Permaneció callado pero ahora, con el futuro despejado, se solidariza con Casillas, el gran triunfador de la pelea, y despotrica de Mou.


Dos ganadores.
Defiendo la libertad de todos y por supuesto la de los futbolistas, pero aplaudo a los que dan la cara en momentos difíciles y no a los que esperan a que su rival esté en el suelo para pisarle la cabeza. Sergio Ramos es un tipo fantástico que a veces mete la pata pero es sano. Va de frente. Ha tenido problemas con Mourinho pero los ha solucionado a través del diálogo. Siempre ha apoyado a los compañeros. Es el auténtico capitán del equipo. Se ha ganado el respeto de todos, sobre todo el de Mou. Seguro que a final de temporada se fundirán en un abrazo. Son parecidos, ganadores, sinceros.


El futuro. Finaliza una etapa muy intensa en el Madrid. Los aficionados quieren pasar página. Valoran el trabajo de Mou, su cruzada contra los árbitros en España y en Europa y sobre todo el que acabase con la hegemonía del mejor Barça de la historia. Le han perdonado todos los errores, incluso que sentara a Casillas. Pero, el Bernabéu le pide, le exige, que defienda al Madrid hasta final sin loas al Barça, como hizo en sus últimas declaraciones. Pero, sobre todo, que no toque a Cristiano, el más grande. El futuro del Madrid, el futuro ilusionante del Madrld pasa por la continuidad del futbolista luso. El mensaje del aficionado merengue es bastante claro: "Gracias por todo, Mou, pero a Cristiano no se le toca...". y Punto Pelota.

Archivado en

viernes, 03 mayo 2013

Por Josep Pedrerol

Mourinho se va. Casillas, titular

Cambió la tendencia. Nunca me he tomado ni un café con Mourinho. Nos hemos saludado en tres o cuatro ocasiones que hemos coincidido y poco más. No le debo nada ni él a mí. Tampoco le tengo manía ni su presencia en el Madrid me hace tener pesadillas. Evito las obsesiones en el periodismo y en la vida. Cuando me pongo ante una cámara o un ordenador intento hacerlo sin miedos ni ataduras. Seguramente tener buena audiencia te da más libertad. Y esa suerte la tenemos en Punto Pelota. El tiempo dirá si Mou ha sido bueno o malo para el Madrid. Ahora, estamos bajo el efecto que provoca en las salas de prensa, una presencia que no deja indiferente. Qué aburrido será esto cuando se marche... Ha cometido errores, muchos. Algunos viejos madridistas, los que hablan constantemente de señorío, no han acabado de aceptar su comportamiento. Son los menos. Los jóvenes le han aplaudido. Se han entregado a una forma clara de hablar y defender el club. Es políticamente incorrecto y provocador. Un estratega manejando la comunicación, detallista, obseso de la táctica y uno de los más brillantes en el manejo del grupo. Consigue que el vestuario viva en tensión. Quienes no aguantan el ritmo se caen. Pero le ha faltado La Décima. Consiguió sacar de sus casillas a Guardiola, ganarle una Liga al mejor Barça, una Copa, por el momento, y llegar a semifinales de Champions tres años seguidos. Colocó al Madrid de nuevo entre los grandes de Europa. En los últimos años lo normal era caer en octavos o salir humillado de Alcorcón. Ha cambiado la tendencia.


Las razones. Mou se va para satisfacción de muchos. Parte de la culpa es suya. Cierto. Su relación con la prensa ha sido traumática. Yo soy de los pocos que le ha defendido. Creo en la disciplina de un vestuario y entiendo que ha defendido a sus jugadores siempre, quizá demasiadas veces, en un blindaje que esos futbolistas echarán de menos. Pero enfrentarse primero a Valdano y después a Casillas ha sido demasiado. Él sabía que sentar al capitán suponía perder la batalla. El Special One asumió su marcha cuando dejó a Iker en el banco. En junio dirá adiós y Casillas volverá a ser titular. Así se acabará el problema. Seguro. Pero la afición estará muy atenta a lo que pase a partir de ese momento.


Pep y el Barça. Conozco a varios entrenadores, laureados, que siempre que llegan a un equipo establecen un pacto de no agresión con los pesos pesados del vestuario. Suelen tener pocos problemas y aguantan bastante tiempo. Eso no va con Mou. Tampoco con Pep. Le ocurrió algo parecido. Abandonó el Barça porque se enfrentó a los líderes. A algunos les dejó en la grada. No se lo perdonaron. Hizo las maletas y se fue. Los entrenadores nunca ganan cuando se enfrentan a los dueños del vestuario. Nunca.


Legado. Casillas gana. Mou pierde. Es una forma de verlo. Discrepo. La afición es la que sale peor parada con este adiós. Pocas veces he escuchado corear en un estadio el nombre de un entrenador. Él consiguió recuperar la autoestima de una afición adormecida y resignada con la superioridad del Barça. Levantó la voz. Se enfrentó a todo. A todos. Se ha desgastado. Su etapa acaba, pero los hinchas siempre le agradecerán que se haya partido la cara por el Madrid... Y Punto Pelota.

Archivado en

viernes, 26 abril 2013

Por Josep Pedrerol

A dos pasos de la Décima, se puede

Florentino da ánimos. La esperada remontada del Real Madrid empezó en el vestuario de Dortmund. Florentino bajó del palco con cara de pocos amigos. Se le escapaba la Décima, la ansiada Décima. Tampoco con Mourinho se podría conquistar el gran objetivo, el gran sueño. Su equipo había sido superado de manera preocupante. El presidente estaba enfadado. En ese trayecto hasta el vestuario hubo poco espacio para el optimismo. Pero, antes de abrir la puerta, apretó los dientes e intentó forzar una leve sonrisa de complicidad, de esperanza. Se encontró con un equipo roto. El futbolista más afectado, el más hundido, era también el más grande, Cristiano Ronaldo. El portugués está realizando una temporada espléndida. Su comportamiento está resultando ejemplar. Siempre dando la cara, tanto que en ocasiones se la han partido. Florentino estrechó la mano de todos los futbolistas con las mismas palabras: “Lo podemos conseguir. Somos el Madrid. No sería la primera vez. Jugaremos en el Bernabéu con nuestra gente”.

 

Gritos de Iker y Cristiano. Los futbolistas agradecieron el gesto y en pocos minutos cambiaron el discurso. Empezaron a creer en la remontada. Incluso Florentino se sorprendió de la rápida reacción del equipo. En el autobús, cuatro de ellos llevaron la voz cantante y lanzaron gritos de ánimo: Sergio Ramos, Xabi Alonso, Iker Casillas y, como no, Cristiano Ronaldo. En tiempo récord se había pasado del dramatismo, del pesimismo a la ilusión, a la esperanza. Antes de coger el vuelo de regreso, Mou y sus jugadores se encontraron con un grupo de aficionados que les increpó, les insultó. Con uno de ellos se enfrentó Sergio Ramos. Estas situaciones no son agradables pero pongámonos en el pellejo de esos seguidores madridistas. Habían hecho un esfuerzo enorme para estar al lado de los suyos. Habían recorrido un montón de kilómetros para disfrutar de una noche grande y se llevaron una tremenda desilusión.

 

La afición y Juanito. En un país con más del 27% de paro, el fútbol ayuda a evadirse por unas horas. Esos madridistas, varios de ellos sin trabajo o con pocos recursos, se dejaron sus ahorros en el viaje a Dortmund. Resulta fácil criticar el comportamiento de ese centenar de aficionados. No es justo. Se equivocaron pero hay que disculparles. Menos disculpa merecen aquellos jugadores que no tuvieron el gesto de saludarles desde el terreno de juego al final del partido. Peor fue eso.

 

El Bernabéu, una caldera. Las camisetas blancas que llevarán los aficionados más una imagen enorme del recordado Juanito en uno de los fondos convertirán el estadio en un marco espectacular. La afición colocará el 1-0 en el marcador. Sólo faltarán dos goles para la remontada. Muchos jugadores tienen la oportunidad de demostrar que merecen vestir la camiseta del Madrid. Higuaín tiene que poner la garra de las grandes ocasiones. A Özil le toca lucir en un partido grande. Y así todos y cada uno. Cristiano estará. No es madridista de cuna. Tampoco salió de la cantera. Ni falta que hace. El portugués sí estará. Se acerca una noche grande, la mejor noche posible. La Décima está a dos pasos. Se puede... y Punto Pelota.

Archivado en

sábado, 20 abril 2013

Por Josep Pedrerol

La locura de Florentino: Bale y Kun Agüero

Renovación y examen. Florentino sabe que ha llegado el momento de dar un golpe importante sobre la mesa. Se marca como primer objetivo renovar a Cristiano Ronaldo en mayo. El portugués es el jugador más admirado por los madridistas y también el más temido por los rivales. Su continuidad se da por segura en el club. Cristiano vive su mayor idilio con la afición merengue desde que llegó. Otros casos bien distintos son los de Higuaín y Benzema. Los dos están en periodo de observación de aquí a final de temporada. Normal. Su irregularidad esta temporada es para plantearse seriamente su futuro. Benzema sigue dormido. Higuaín parece querer salir de su letargo. Veremos. En los últimos meses, Cristiano se ha echado el equipo a la espalda un día sí y otro también mientras los demás delanteros se paseaban por el césped. Tanto el francés como el argentino tienen mes y medio para demostrar que merecen un sitio. Pero no más. La paciencia se agota.

Mirada al futuro. El club se ha puesto manos a la obra. Hay que preparar un plan, el más ilusionante posible para la próxima temporada. Bale se ha colocado en el primer lugar de las preferencias del Madrid. Es seguramente uno de los futbolistas con mayor proyección de Europa. Su fichaje no será fácil. La operación rondará los sesenta millones de euros. El segundo objetivo, y en función del rendimiento de los actuales delanteros, es el Kun Agüero, un fantástico futbolista que en los dos últimos años ha pagado su no adaptación a Manchester. Es imaginativo, imprevisible, muy útil para el proyecto.

Mou y su continuidad. Florentino vuelve por sus fueros. Su último fichaje galáctico fue el de Mourinho en la apuesta más arriesgada de su mandato y el resultado ha sido óptimo. Así lo dicen las encuestas que maneja el club. El noventa por ciento de los socios aprueba con nota la gestión del técnico portugués. Ellos son quienes pagan y, por lo tanto, los que mandan. Mourinho ha recuperado la autoestima de los aficionados. Su continuidad no está descartada. No. ¿Os imagináis la que liaría si anunciara que se queda? Sólo por ver la cara de algunos ya merecería la pena. El técnico portugués ha cometido errores, por supuesto, pero hay algo que debe servir para el futuro. Mou ha mandado en el vestuario. No se ha dejado manejar por nadie. Esa es una gran noticia. La otra, que el club es de los socios y de nadie más. Así se ha demostrado a pesar de los intentos de algunos de mangonear desde fuera. Bueno para el Madrid... Y Punto Pelota.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00