as.com Ver todos los blogs >

Final de Recta

Final de Recta

Unas ruedas, un motor y buscar sus límites, da igual dónde, cómo y cuándo. Éste es un blog sobre carreras, deporte, emoción y pasión. Aquí encontrarás mis opiniones y experiencias… y espero contar también con las tuyas.

Calendario

octubre 2011
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

publicidad

miércoles, 26 octubre 2011

Por Raúl Romojaro

Cambio de marcha

Cambio de registro. O mejor aún, y ya que esto va sobre ruedas, cambio de marcha. ‘Final de Recta’ me ha acompañado desde la aparición de los blogs en As.com, pero ahora deja paso a ‘El retrovisor’. No es, claro está, sólo un nuevo nombre. Lo que de verdad adelanta esta denominación son contenidos totalmente diferentes, pasando del asfalto de los circuitos… al de las carreteras. Y explico las razones.

Foto4

AS es un medio deportivo, la competición es nuestra razón de ser y, cada día, los mejores especialistas nos transmiten sus emociones. Fórmula 1, MotoGP, monoplazas, rallys, trial, motocross, campeonatos estadounidenses, el Dakar… Todo contado con detalle y esmero, incluyendo los sensacionales blogs de nuestros expertos: Mela Chércoles, Manuel Franco, Rafa Paya y Pipo López. Por eso pensé que quizá había llegado el momento de diversificar, de buscar nuevos territorios que nos permitan ofrecer a quienes nos siguen (gracias anticipadas por hacerlo) contenidos más variados pero también, esperamos, interesantes. Y también porque a mí, diariamente, me podéis encontrar en las columnas de opinión de nuestro periódico..

Foto2

Y es así como surge ‘El retrovisor’. Su nombre pretende anticipar que ofrecerá una visión particular, como no podía ser de otro modo en un blog, de los temas que trate. La mía personal, a través de ese espejo que nos da una perspectiva diferente a nuestro paso, sobre todo lo relacionado con el mundo del motor… pero fuera de la competición. ¿A qué me refiero? Pues sencillo, desde la ingeniería del automóvil a los problemas cotidianos de nuestro tráfico; de la pasión por los viajes en moto a las nuevas fuentes de energía para el sector; de los lanzamientos más atrevidos al recuerdo de algunos esos vehículos que marcaron nuestras vidas; de experiencias personales a inquietudes colectivas… Carreteras, neumáticos, multas, radares, peajes, gasolineras, manillares, volantes, navegadores, despistados al volante y quemadillos sobre ruedas, talleres, ITVs, recambios y hasta chatarra (perdón, que ahora se llama reciclaje)…

Foto3

En fin, todo cuanto alimenta mi pasión por el motor y acierte a intuir que puede disfrutar de cierto interés para los que estáis al otro lado de esa pantalla. Siempre sin intención de sentar cátedra ni de convencer, sólo de compartir y disfrutar. Me parece, no sé a vosotros, un apasionante viaje. ¿Me acompañáis? Espero que sí…

Nos vemos en ruta…

Archivado en

martes, 16 agosto 2011

Por Raúl Romojaro

De vuelta tras cumplir un sueño

6607 

¡Hola a todos!

Tras una larga ausencia por aquí (las últimas semanas antes de las vacaciones fueron realmente intensas de trabajo) regreso a la carga tras haber podido realizar uno de mis grandes sueños, que quisiera compartir mínimamente con vosotros. Os adelanto que no os voy a hablar de Alonso, Lorenzo, carreras o títulos, así que si esos son tus intereses prioritarios, quizá sea justo éste el momento de abandonar la lectura de mi modesto blog…

Hoy quiero hablaros del viaje vacacional que he tenido la oportunidad de hacer durante dos semanas, materializando el sueño de completar la Ruta 66 en Estados Unidos al manillar de una Harley-Davidson. Podría escribir un libro (aunque otros mucho más curtidos que yo en este mítico periplo lo harían mejor) sobre la experiencia, pero como tampoco quiero que os aburráis más de la cuenta, sólo os voy a intentar ofrecer alguna de las claves de la 66, por si tenéis algún interés en un viaje que, al menos para mí, resultará inolvidable.

 6601

- ¿Merece la pena hacer la Ruta 66?
- Sin duda alguna, una vez en la vida es altamente aconsejable para cualquier apasionado a los viajes y al mundo del motor. De una tacada te llevarás una idea muy fiel de la realidad de un gran país como Estados Unidos, con su variedad de paisajes, climas y gentes, recorriendo entre ocho y diez estados (dependiendo de los desvíos que realices) y visitando lugares emblemáticos como Monument Valley, el Gran Cañón, Las Vegas, el desierto del Mojave, Chicago, Los Ángeles…

- ¿Y repetirías la experiencia?

- Excepto si me tocara la lotería, diría que en principio no. Me explico. Volvería mañana a Estados Unidos pero a hacer otros viajes igualmente interesantes aunque quizá menos míticos o conocidos: la Costa Oeste por California, Sturgis, Florida, el Norte hacia Canadá… Después de la 66, que insisto me parece ineludible, hay mucho más que ver en aquel país.

 
6603 

- ¿Época del año para hacer el viaje?

- Excepto por obligaciones laborales, yo evitaría el mes de agosto… que ha sido justo cuando la he hecho yo. Demasiado calor en determinados puntos, así que mucho mejor en junio o en la primera quincena de julio. Eso sí, en esa época tendrás más riesgo de mojarte algún día… pero ya sabes, es solo agua lo que cae.

6605 

 - ¿Cuánto tiempo es necesario para completarla?

- Yo le dedicaría dos meses para enterarme bien de todo lo que te ofrece… Pero como eso es imposible (al menos para mí, por tiempo y financiación), lo cierto es que completa, de Chicago a Los Ángeles, se puede hacer en dos semanas, alternando días de kilometraje largo (por encima de 500 kilómetros) con otros algo más cortos (en torno a 300), más alguno de descanso en las grandes ciudades.

 - ¿Solo, acompañado o con viaje organizado?

- Yo solo no lo haría jamás. No es un país peligroso para viajar, pero pinchar en el Mojave puede ser una experiencia desagradable si nadie te acompaña. Un grupo de amigos es una buena opción, no demasiadas motos para dar agilidad al pelotón, dentro y fuera de la carretera. Yo me decidí por un viaje organizado y he vuelto contento, pese a los inconvenientes de rodar un grupo de casi veinte motos. Viajando a tu aire puedes ajustar más los presupuestos y el programa a tus necesidades, sin embargo tienes más tranquilidad, garantías y comodidad (por ejemplo, asistencia en ruta y posibilidad de llevar más equipaje del que permite una moto) con un especialista en el viaje, sobre todo si no te defiendes mínimamente en inglés. Si me lo permitís, os hago dos recomendaciones al respecto: Aventurismo y Route 66 Experiencie, ambos grandes conocedores de la Ruta y alquiladores de motos con la empresa líder en USA, EagleRider.

6606 

- ¿Qué tipo de moto es preferible utilizar?
- Son muchos kilómetros diarios y a ritmo Made in USA, lo que se traduce en laaaargas horas de conducción. Te diría que hicieras lo posible por alquilar una Softail que permita llevar equipaje (una Heritage) o preferentemente una Touring: si vas solo puede estar bien una Road King y si te acompaña alguien en la moto, sin duda una Electra. Con cualquier otra cosa diría que te arrepentirás cuando lleves siete horas de moto diarias durante varias jornadas. Si no te van las Harley, una BMW RT o una Honda GoldWing son la alternativa. Aunque América desde un hierro de Milwaukee parece que se disfruta un poquito más…

 6604

- ¿Y por cuánto sale la broma?

- Lamentablemente, te pongas como te pongas, por mucho… Es un viaje caro: avión de recorrido largo, dos semanas de moto con seguros (un palo en USA), hoteles, comida, gasolina (aunque es barata), algún capricho o recuerdo… El precio puede variar dependiendo de la fórmula que elijas, en las empresas que he comentado te puedes informar y sobre esa base, calcular cuánto te puede costar si vas a tu aire: será algo menos, pero tampoco esperes milagros porque estos especialistas ajustan mucho los precios de motos y hoteles como mayoristas que son. Pero como referencia, calcula que por menos de 3.500 o 4.000 euros para una persona será difícil hacerlo (yendo dos ya cuesta menos, claro, no hay que tener dos motos o dos habitaciones de hotel).

Archivado en

miércoles, 15 junio 2011

Por Raúl Romojaro

Recuperando la fe en la especie humana

Caída 

Hola de nuevo a todos.

En estos tiempos convulsos que nos ha tocado vivir, reconozco que hay ocasiones en las que pierdo la fe en la especie humana. Un mundo de engaños políticos, de fraudes económicos, de desamparo para los más débiles, de dictadores que campan a sus anchas, de pueblos oprimidos, de niños que siguen muriendo de hambre… En fin, un panorama desalentador que provoca mi pesimismo y desesperanza. Sin embargo, en ocasiones aparecen en nuestras vidas personas o gestos que nos permiten recuperar la confianza en que un mundo mejor es posible, que no todo está perdido. Como me ocurrió a mí hace sólo unos días… y por partida doble.

Radio 

Estuve visitando a Julián Simón mientras seguía hospitalizado en Madrid, recuperándose de la grave lesión fruto de su caída en Montmeló. Tenía ganas de verle, porque me parece un chaval estupendo y porque quería comprobar que su estado de ánimo era tan favorable como el que se apreciaba en sus declaraciones y en sus tweets (es un auténtico apasionado de las redes sociales, básicamente porque le hacen sentirse algo más cerca de esa afición que le aprecia tanto como él a ellos). Yo le esperaba en su habitación mientras estaba en rehabilitación y allí apareció Julito, al fondo del pasillo, andando con muletas sólo tres días después de una intervención complicadísima de tibia y peroné, con la sonrisa en el rostro y arropado por un manto de optimismo que me resultó admirable.

Julito 

Pasé con él unos minutos y cuando dejé la clínica, me sentía algo diferente. Más animado, tranquilo e ilusionado. Simón me había transmitido unas sensaciones tan positivas que había conseguido contagiarme. Y entonces pensé que gracias a gente como Julito la vida es un poco mejor y merece la pena ser vivida. Hay esperanza. Ni una sola palabra para su verdugo turco, nada de resentimientos, el concepto rendirse no existe en su esquema mental y la mirada siempre hacia delante, pensado que lo mejor está siempre por llegar. Y agradecimiento, mucho agradecimiento por el cariño que estaba recibiendo y hacia el doctor Villamor, el médico que encabezó el equipo de cirujanos que reconstruyó la pierna derecha que tenía destrozada.

Syd 

Y una asociación de ideas automática me insufló de inmediato otra dosis de optimismo en estado puro. No voy a caer en la tentación de contar de cuándo viene mi relación con Ángel Villamor (a modo de resumen queda la foto de más arriba, de un servidor flanqueado por el maestro Valentín Requena y el propio doctor, en Sidney a comienzos de los 90, creo recordar), ahora que es toda una eminencia y el médico de cabecera del mismismo Rey Juan Carlos. Pero lo que sí me gustaría es hacer referencia a otra persona fuera de serie, de los que también me permiten recuperar esa fe perdida, que ha hecho de su pasión su profesión y de su profesión su vida. Y esa actitud no es otra que una entrega incondicional a los demás, ejerciendo la traumatología con un talento tan descomunal que sólo es comparable a la sensibilidad hacia sus pacientes. Apuesto a que hay otros médicos con semejante vocación de servicio, con tantas ganas de hacer el bien sin más, pero personalmente como Villamor conozco a pocos…

Así que la visita a Julito me resultó tan provechosa como gratificante. Un gran piloto pero sobre todo una gran persona; un gran médico pero sobre todo otra gran persona. Con tipos así es algo más fácil creer que no todo está perdido, que saldremos adelante pese a que haya otros muchos que parecen empeñados en lo contrario, en arruinarnos la vida… Gracias por existir.

Archivado en

martes, 31 mayo 2011

Por Raúl Romojaro

Ángel Nieto ya tiene su premio Príncipe de Asturias particular

¡Hola a todos!

Cambiamos el paso. Aparco en este post la Fórmula 1 y me subo a la moto. A una pequeña Derbi 50cc con la que Ángel Nieto, allá por finales de los 60, abrió una senda de triunfos para el deporte español que hoy todavía continúa, incluso con mucho más esplendor y consistencia. Y lo hago porque este pasado fin de semana he pasado un par de días disfrutando de MotorAstur, la primera edición de un gran salón dedicado al mundo del motor que se ha celebrado en Gijón. Mi compañero y amigo Mela Chércoles les echaba una mano con la organización a los promotores del evento y para allá que nos fuimos los dos…

Agradecimiento 

Pero lo hicimos por mucho más que ser testigo de lo que puede convertirse en una cita importante para todos los aficionados al deporte de Asturias y la zona norte de España. Queríamos estar también en Gijón para apoyar el argumento principal de esta primera edición de MotorAstur: la petición formal del premio Príncipe de Asturias de los Deportes para Ángel Nieto. La idea me pareció sensacional desde el principio; quiénes mejor que los propios asturianos para solicitar que, de una vez por toda, se haga justicia tanto con el 12+1 como, sobre todo, con lo que él representa: la semilla de un motociclismo español que tantos y tantos días de gloria nos está dando.

Emocionado 

Al margen de oficializar este deseo a través de la Cámara de Comercio y la Feria de Gijón (magníficas instalaciones las que tienen, por cierto) el acto resultó tremendamente emotivo. Allí estaban toda la saga Nieto junto al patriarca: sus hijos Gelete, Pablo y el pequeño Hugo, y también Fonsi, su sobrino. Todos compartieron protagonismo, se emocionaron y nos hicieron emocionarnos. Pero lo más importante es que, como el propio Ángel dijo, nos marchamos de allí con la sensación que él ya tiene su Príncipe de Asturias y quizá el más importante: el del cariño y la admiración de todos los asturianos.

General 

Porque cuanto ocurrió en Gijón salía del corazón, del corazón de los aficionados y del corazón del homenajeado. Palabras sinceras, gestos de reconocimiento, cordialidad, simpatía, emociones… Todo mucho más genuino y valioso que cualquier galardón que pueda conceder un sesudo grupo de expertos encerrados a deliberar en un despacho, ajenos a la realidad de la calle. Porque lo que se vio en Asturias es sólo una muestra de lo que podríamos encontrar (lo sé por propia experiencia, lo he comprobado en multitud de ocasiones junto a Ángel) en cualquier otro lugar de España. Por eso Ángel estaba tan feliz, tan sensibilizado, tan orgulloso… Él es un piloto del pueblo y tiene el premio del pueblo.

Archivado en

miércoles, 11 mayo 2011

Por Raúl Romojaro

Recuerdos de mi primer gran premio de Fórmula 1

Hola de nuevo a todos.

Me reencuentro con vosotros en este espacio, hoy con talante bastante nostálgico. He pensado que estaría bien recuperar los recuerdos de mi primer gran premio de Fórmula 1, no como aficionado sino ya ejerciendo esta profesión que desde hace tanto tiempo me apasiona (me haría feliz saber que todos vosotros disfrutáis como yo de un trabajo tan gratificante y enriquecedor). Adelanto que son mis vivencias personales, nada que ver con las carreras o sus resultados, que para eso ya están las estadísticas…

Cuando comencé a escribir en el AS en el año 1986 (y excepto un paréntesis en el que no me quedo otra que cumplir con la Patria), lo único que tenía en la cabeza era precisamente eso: trabajar. Carreras, entrenamientos, presentaciones de nuevos modelos de coches y motos, más carreras… Todo me valía, todo me entusiasmaba, aquello era un sueño para mí, recurriendo al tópico de los tópicos. Por eso en 1989, cuando me tocó disfrutar de unas vacaciones, decidí que no había un plan mejor que coger un coche y marcharme a cubrir la información de los grandes premios de Portugal y España. Por lo visto, no había tenido suficiente con todas las carreras del Mundial de motos de aquella temporada, que era a lo que principalmente me dedicaba en aquellos años.

Así que pedí prestado un coche de prensa, un sensacional Volkswagen Golf GTI, y me marché con mi novia primero a Estoril y a continuación, a la siguiente semana, a Jerez. No se podía pedir más. Un buen coche, una mejor compañía, unos miles de kilómetros por delante, playita y dos grandes premios para descubrir en directo las diferencias entre la Fórmula 1 y mis habituales motos. Lo de la acreditación era bastante más sencillo que ahora y no me costó demasiado conseguir los dos pases de prensa que necesitaba. Me planté con ellos en Estoril y nada más pisar el circuito ya me di cuenta de que el montaje era de bastante más nivel que el del otro Mundial. No se acercaba, ni por asomo, a lo que ahora se puede encontrar en el paddock de cualquier circuito, pero a mí, como profano entonces de los entresijos de la Fórmula 1, me pareció impresionante.

XXXPEREZ 

No me podía creer que me tuviera delante de mí admirado Senna, a Prost, Piquet, Berger, Mansell… Me cruzaba con ellos y me parecía estar viéndoles a través de la pantalla de la tele, como lo hacía cada fin de semana de carreras. Lamentablemente, la eventualidad de mi paso por este Mundial y mi condición de joven periodista no propició que pudiera tener un acceso más directo a cualquiera de estas grandes estrellas. Yo era un aprendiz (además de español, con otra consideración muy distinta a la que tenemos ahora en el paddock) en un deporte que ya entonces se podía considerar como uno de los más profesionalizados y exclusivos del mundo.

Así que mi contacto con los pilotos se centró en Luis Pérez-Sala, que corría con aquel Minardi que tantos disgustos nos dio. Así que allí estaba yo, en su motorhome para hacerle una entrevista al catalán y bajo la supervisión de Manuel Gómez-Blanco, que era su mánager. Me atendieron con absoluta cordialidad e incluso con una cercanía que agradecí sinceramente, fue como un soplo de confianza en una tormenta de frialdad generalizada. Cosas de la vida, Luis y Manuel se han convertido después, con el paso del tiempo, en buenos amigos, compañeros de profesión (se encargan de la información del mercado del automóvil en ‘El País’) y hasta compañeros de aventuras ciclistas…

De Estoril volví a coger mi Golf y puse rumbo, por la costa, hacia Jerez. Era el segundo capítulo de mi periplo iniciático y tampoco el escenario se quedaba atrás. Playa antes de empezar el gran premio, pescaito y langostinos, un poquito de fino para aderezarlo todo y de nuevo al circuito para contar a los seguidores de la Fórmula 1 (muchos menos que ahora, os lo puedo garantizar), lo que ocurriera en aquella carrera. No era mi ambiente, pero la experiencia fue magnífica, un curso intensivo en el que aprendí muchas cosas que en ocasiones aún recuerdo y que me descubrió en vivo las razones por las que este deporte es algo tan especial. ¿Algo malo de aquel viaje? Pues sí: me rompieron una ventanilla del coche, me robaron la radio y tuve que volver a Madrid sin ese cristal. Pero fue sólo una anécdota entre dos semanas inolvidables. Ha llovido desde entonces, ahora que lo pienso. Y cómo hemos cambiado…

 

Archivado en

miércoles, 04 mayo 2011

Por Raúl Romojaro

El cuento de la lechera de Hispania acaba antes de empezar

Hispania 

Hola de nuevo.

Como os avancé justamente ayer, pensaba profundizar en este blog sobre mis percepciones a propósito del equipo Hispania. Y digo pensaba porque he cambiado de opinión. Lo siento, pero el cuento de la lechera de HRT termina sin haber apenas empezado. Y os explico las razones para este final precipitado…

Me niego a no poder opinar sobre cualquier asunto sin ser víctima de insultos, ataques e incluso amenazas. Acepto cualquier crítica desde el respeto y la consideración, pero nada de todo lo demás, no tengo ni ganas necesidad. Me puedo ahorrar todas las explicaciones que pensaba dar, estamos en un blog de opinión y puedo elegir escribir de este asunto o de cualquier otro… y eso es lo que haré.

Soy consciente de que con mi renuncia, lo que se escudan en el anonimato para atacarme con desprecio se podrán sentir ganadores. Lo asumo. Pese a ello, insisto en que no estoy dispuesto a propiciar que sigan retozando a mi costa en el charco de sus propias miserias. Pido disculpas a todos los que merecen mis explicaciones, aquéllos con los que podría compartir información, opinión y argumentos, los que incluso sin entenderme respetan (que no aceptan) mi punto de vista.

Ni siquiera han pasado 24 horas de la publicación de mi primer post y ya estoy hastiado y decepcionado de tantos mensajes y tweets (públicos y privados) ofensivos, irrespetuosos y dañinos. No les voy a dar más argumentos para que satisfagan sus frustraciones a mi costa. No merecen ni mi tiempo, ni mi esfuerzo.

Nos volvemos a ver pronto por aquí, pero con otro guión diferente.

Gracias por atenderme…

Archivado en

martes, 03 mayo 2011

Por Raúl Romojaro

El cuento de la lechera de Hispania (1ª parte)

Hola de nuevo a todos.
Antes de nada, disculparme por la demora en la actualización de este blog. La verdad es que con el trabajo diario del periódico, mis columnas de opinión en As o As.com, el Twitter y otros compromisos profesionales me queda poquito tiempo para poner al día este espacio de encuentro con vosotros, en el que tan sólo pretendo ofrecer mi punto de vista más personal sobre algunos de los asuntos de actualidad del deporte del motor.

Hispa01 

Y como precisamente de eso se trata, de expresar mi opinión con mayor detalle del que puedo en otras tribunas, hoy os quería aclarar un par de aspectos sobre un tema tan espinoso como el del equipo Hispania de Fórmula 1. He sido muy criticado, cosa que asumo siempre que se haga desde el respeto (lo cual no es tan habitual como sería deseable) por cuestionar el sentido y viabilidad del proyecto de José Ramón Carabante. He tenido que escuchar casi de todo y con muy poco acierto la mayoría de las veces, la verdad: que si pretendo hundirles (demasiado poder se me concede, sin duda), que si les tengo manía, que si les ataco por no se qué entrevista que no dieron a mi medio, que no tengo ni idea de lo que hablo, que escribo al dictado de Adrián Campos (con quien no tengo contacto desde hace más de un año)… En fin, mil y una explicaciones para algo mucho más sencillo que todo eso.

Hispa02 

Podría escribir un libro sobre todo esto (aunque no creo que le interesara a nadie), pero voy a intentar resumir algunas de las claves para no resultar demasiado aburrido. Lo primero y más importante es que no tengo nada personal en contra de Carabante ni ningún otro componente del equipo, entre otras cosas porque son pocos a los que conozco. Dicho esto, quien tenga interés puede recurrir a las hemerotecas para comprobar que este periódico y este periodista han apoyado desde hace mucho tiempo (y mucho tiempo es mucho tiempo, incluyendo antes de la explosión de la Fórmula 1 en este país con la llegada de Fernando Alonso) la posibilidad de tener una escudería española en los grandes premios.

Hispa03 

Nadie puede pretender, ni yo desde luego, que un nuevo equipo nos deslumbre a las primeras de cambio como si fuera uno de esos nombres legendarios de la especialidad. Claro que Hispania no es Ferrari o McLaren, me está pareciendo ridículo hasta escribirlo… Pero eso no quiere decir que no se deba exigir una mínima solvencia y dignidad a cualquier proyecto que se inicia, sobre todo cuando se toma con él la bandera de todo un país, poniendo tanto y tan importante sobre el tapete de juego. Y en mi opinión, por supuesto discutible, HRT no ha cubierto tales expectativas. La idea se puso en marcha en el que quizá es el peor escenario posible de la historia en términos financieros, pero considero que tal circunstancia tampoco es excusa para todo lo demás. Básicamente, porque si el proyecto era inviable lo adecuado hubiera sido abortar la operación antes de hipotecar el prestigio de nuestro automovilismo.

Hispa04 

Creo que me he metido en un pequeño charco intentado explicaros esto… No he hecho sino empezar y ya se me está yendo el argumento de líneas, que sé que la gente no lee tanto en la web. Así que creo que me va a dar para otro post (por lo menos) en un intento de dejar lo más clara posible mi postura al respecto. Os contaré cuanto pueda, aunque anticipo que no será todo. Os explico por qué. Una parte, porque sin evidencias al respecto no se puede hacer público y otra, por consideración hacia los implicados. Porque aunque muchos creen que estoy deseando tener el más mínimo argumento para cargar tintas como Hispania, la realidad, os lo puedo garantizar, es que callo más de lo que publico… Y también os justificaré los motivos de este silencio asumido.

Más explicaciones, en el próximo capítulo… si es que os interesa, claro. Mientras, vamos a disfrutar del GP de Turquía, ojalá nos llevemos la primera alegría del año con Alonso y su Ferrari.

Archivado en

lunes, 04 abril 2011

Por Raúl Romojaro

Jaime Alguersuari, toda una vida bajo presión

Ayer comentaba, con una persona que ha seguido muy de cerca la carrera deportiva de Jaime Alguersuari, el tremendo papelón que tiene el catalán esta temporada. No sólo debe seguir curtiéndose en la Fórmula 1, que ya es bastante, sino que se ha autoimpuesto el desafío personal de superar a su compañero Buemi y, de remate, también tiene sobre su cabeza una espada que no se llama de Damocles sino de Ricciardo. Red Bull ha decidido apostar claramente por su última joya de la cantera y le ha colocado en Toro Rosso como tercer piloto, con derecho a coche los viernes y a modo de amenaza permanente para los dos titulares. Tanto es así, que en el programa deportivo del australiano se da prioridad a los grandes premios sobre las World Series y en las fechas de coincidencia de ambos certámenes estará en Fórmula 1…

 Jaime01

Me parece una situación nada cómoda no sólo para un piloto, diría que para cualquier profesional, que tus jefes te estén recordando de forma constante que si tu rendimiento no es el esperado tienen el recambio preparado. Por supuesto que hablamos de la competición de élite, donde los errores no se perdonan y la exigencia es máxima, pero esa sensación de verte cuestionado, evaluado en cada momento, debe resultar realmente estresante. La ventaja en este caso para Alguersuari es que se ha criado deportivamente en la cuadra de Red Bull y está habituado a convivir con tanta presión desde que era un niño.

 Jaime05

Me contaba esa persona tan cercana a Jaime, que en cierta ocasión, cuando corría el campeonato británico de Fórmula 3 con sólo 17 años, Helmult Marko, el responsable del programa de jóvenes pilotos de la bebida energética, le dijo que si Alguersuari no ganaba determinada carrera podía quedar perder el beneplácito de Red Bull. Nunca se supo si era un farol motivante o una posibilidad real, porque el barcelonés ganó aquella competición, siguió en el programa y meses después nos le encontramos en la F-1. Pero me puedo imaginar la tensión con la que Jaime pudo afrontar aquel desafío, consciente de que lo que estaba en juego era mucho más que un triunfo, podía ser su carrera deportiva.

 Jaime04

Supongo que en ese tipo de situaciones son las que forjan el carácter de una persona, más aún de un adolescente como era entonces. Quizá por ello Alguersuari me gusta casi tanto por su madurez como por su habilidad al volante. Cuando le conocí personalmente, ya como campeón de la F-3 británica y esos 17 años, me impresionó lo claras que tenía las cosas, su perfecta visión del asunto, su tranquilidad ante lo que se le venía encima… Me recordaba yo a su edad, en la del pavo, pensando sólo en motos y chicas, pero todo en desorden y sin constancia en ninguna de las dos cosas, y con los estudios como un mal inevitable. ¡Qué diferente la cabeza de este chaval! La verdad es que entonces le envidié y pensé que quizá sí, que podía estaba delante de un proyecto de campeón…

 Jaime03

Todavía hoy no tengo la certeza de que sea así, porque sigue siendo demasiado pronto para emitir un juicio tan arriesgado, al menos para mí. La evidencia es que Alguersuari quema etapas, que continúa en la Fórmula 1 cuando muchos le habían dejado ya fuera, que su experiencia es cada día mayor… y que mantiene esa tensión de un permanente examen, de un matar o morir instalado en su vida que, seguramente, le hará más fuerte si es que, precisamente, consigue sobrevivir en esa jaula de depredadores en que se ha convertido el programa Red Bull. Lo bueno, insisto, es que ha hecho de ello su forma de vida, así que está preparado como pocos para soportar tanta presión. Y a mí me sigue pareciendo un entorno tan duro y exigente como el primer día, por lo que de antemano me parece merecedor de todos los respetos.

Archivado en

lunes, 21 marzo 2011

Por Raúl Romojaro

Arranca una temporada decisiva para Fernando Alonso

1100003_sfm 

Se ha hecho esperar, pero ya está aquí. No, no me refiero a la primavera, que también, sino al Campeonato del Mundo de Fórmula 1 que arranca esta semana en Australia, tras la triste (por lo que supone para el país) suspensión de la cita inaugural de Bahrein. Todos los aficionados al automovilismo tenemos, supongo, muchas ganas de que comience la acción, el invierno se hace largo sin carreras y los test de pretemporada alivian pero no curan nuestro síndrome de abstinencia particular.

 110173tst

Además, el Mundial se presenta tan apasionante como el del año pasado, con muchas incertidumbres y grandes ambiciones para Fernando Alonso, nuestro piloto estrella. También hay que seguir muy de cerca, por supuesto, a Jaime Alguersuari en esa evolución que debe auparle hasta un equipo más competitivo que Toro Rosso a medio plazo, a un destino en el que realmente tenga opciones de demostrar hasta dónde puede llegar en este deporte. Sin embargo, es obvio, todos soñamos con volver a disfrutar de un campeón español y la apuesta firme e inminente no es otra que la del asturiano.

 110166tst

Sin duda, estamos en ciernes de una temporada decisiva para él. Lejos queda ya, el tiempo vuela, su doblete con Renault de 2005 y 2006, por lo que seguir alimentando la ilusión a base de recuerdos ya caducos es cada vez más complicado. Por fortuna, nuestras esperanzas se reforzaron el año pasado con ese subcampeonato que no fue un título por tan poquito, dándonos la moral suficiente para pensar que, inevitablemente, nos reconciliaremos con la gloria tarde o temprano. Aunque ya debería ser temprano…

 110157tst

Mi confianza en el talento, el trabajo, la constancia y la calidad de Alonso se mantiene sólido como una roca. Creo que es el mejor piloto de la parrilla (lo que no quiere decir necesariamente siempre el más rápido) y que con un coche competitivo y un equipo acertado no debe haber rival que se le resista. Y parece que tanto el F150 (se llame ahora cómo se llame, que ya me he perdido…) como la estructura de Maranello se han reforzado convenientemente para dar a su candidato al título (Massa sigue teniéndolo todo por demostrar) esos medios que le ayuden a rematar la faena.

 110152tst

Por todo esto, creo que toca ser exigentes e inconformistas con lo que nos vayamos a encontrar. Otro año en blanco, sería el quinto, me parece que supondría una catástrofe para Alonso y quienes le seguimos. Llegó a Ferrari para volver a ser campeón y ése es el único resultado que debe satisfacernos. Sinceramente, después de una campaña ya de rodaje y de cómo fueron las cosas en ella, cualquier otra opción me parecería un fracaso. No el fin del mundo, pero sí un chasco de los grandes… Las carreras no son una ciencia exacta y nadie, ni siquiera los mejores, tienen garantías de éxito, pero llegados a este punto sólo nos queda cruzar los dedos y confiar en que nuestro momento ya está aquí...

Archivado en

viernes, 25 febrero 2011

Por Raúl Romojaro

Los pilotos y los riesgos añadidos

Hola a todos, aquí estamos de nuevo.

Quería compartir hoy con vosotros un debate que ha estado muy vivo en las últimas semanas. He preferido no referirme antes al asunto por no resultar inoportuno, porque es delicado y peliagudo. Me refiero al gravísimo accidente que sufrió Robert Kubica mientras competía en un rally en Italia. Vaya por delante que nada más lejos de mi intención que cuestionar al polaco (por el que siento una enorme admiración en lo personal y en lo deportivo), ni resultar ventajista o hacer leña del árbol caído. Simplemente, quiero compartir con vosotros mi opinión sobre la conveniencia de que los deportistas tomen riesgos añadidos y gratuitos, más allá de los propios de su actividad.

 Kub01

Mi postura al respecto no es nueva, como podrán confirmar quienes la conocen desde hace tiempo. Parto de la base de que estamos hablando de deportistas profesionales, que dependen de su estado de forma para alcanzar sus objetivos y que, por tanto, no deberían arriesgar más allá de lo estrictamente necesario, de lo que exija su preparación. Desde futbolistas a pilotos se ven condicionados por cláusulas en sus contratos que delimitan las actividades que pueden realizar y personalmente me parece absolutamente legítimo que así sea. Nos referimos a proyectos tan serios como costosos, que de ningún modo pueden ponerse en peligro por un antojo de los protagonistas.

 Kub02

Pero iría más allá. Otra clave para mí esencial en este asunto es el talante de los deportistas de élite: competitivos, ambiciosos y entregados a la causa del éxito. Vamos, que estos chicos no van despacio ni a comprar el periódico, no conocen el significado de la palabra límite y les apasiona ganar hasta al parchís. No sirve el planteamiento de “participo en esta carrera pero de verdad de voy con cuidado”. Básicamente porque carrera y cuidado son dos términos incompatibles en la misma frase… especialmente cuando se refiere a personajes que han hecho de triunfo el motor de sus vidas.

 KUB03

Entiendo que un piloto pueda hacer ciclismo como preparación física, por supuesto que debe de entrenarse en las sesiones previstas para ello, hacer kárting o motocross para no perder frescura de pilotaje durante el invierno, incluso que participe en pruebas de exhibición en circuitos cerrados, tipo motorshow. Pero todo lo exceda de esto me parece un riesgo inadmisible. Estoy seguro de que en Lotus Renault están hoy (aunque no lo digan por consideración hacia su piloto, lo que les honra) muy arrepentidos de haber permitido participar a Kubica en ese maldito rally. Y que decir del bueno de Robert, que sólo espera poder competir otra vez, ponerse de nuevo al volante de un Fórmula 1 con la esperanza de que ese milagro de la cirugía moderna le haya salvado su vida deportiva… y casi la otra.

 KUB04

Lamentablemente, lo suyo ya no tiene vuelta atrás. Pero sí que creo que pilotos y equipos han podido confirmar lo que todos ya sabíamos: competir es peligroso y no conviene lanzarle al destino más órdagos de los imprescindibles. Una lección que siempre hay que tener muy en cuenta… o atenerse a las consecuencias.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00