as.com Ver todos los blogs >

El retrovisor

El retrovisor

Una mirada diferente del mundo del motor. Mi visión particular del sector del automóvil y la moto, las tecnologías de vanguardia, el tráfico, la seguridad vial y el respeto medioambiental. Si te gusta conducir, éste será un espacio que podremos compartir.

Categorías

Calendario

abril 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« diciembre 2011 | Inicio | febrero 2012 »

lunes, 30 enero 2012

Por Raúl Romojaro

Mi carril derecho

Creo que todos, con más o menos frecuencia, nos preguntamos para qué sirven nuestros impuestos. Pagamos un dineral y nos puede llegar a parecer que realmente el esfuerzo redunda en poco beneficio directo para nosotros. Yo, sin embargo, he tenido suerte con mi contribución al erario público, porque ha servido para que me construyan un carril exclusivo en las carreteras. Sí, como lo cuento: el de la derecha de la calzada…

Dere01

Es la explicación que encuentro a que cada día pueda circular, a mi ritmo y sin muchos estorbos, por esa zona de la carretera. Los demás conductores deben ser conscientes de tal privacidad, porque se apartan amablemente, incluso cuando ello suponga circular apelotonados por los otros carriles. Yo les adelanto por la derecha, al más puro estilo british, les observo para saber que todo va bien y me devuelven la mirada con complacencia, con la tranquilidad de quienes saben estar haciendo lo correcto. Para qué extrañarse de ver a otro vehículo adelantado por donde no debería…

Dere02

Es una buena costumbre y un beneficio valioso en mis desplazamientos. Sólo debo estar pendiente por si aparece algún despistado para frenar mi velocidad, inconsciente él de que por donde mejor se rueda es por el centro de la calzada, incluso por la izquierda… También me topo con los vehículos pesados, que más lentos y problemáticos no tienen otra opción que ir por esa zona que en realidad me pertenece. Supongo que tendrán un permiso especial de la Dirección General de Tráfico para ocupar el carril derecho, siendo como es un hábito tan escasamente propagado entre los demás.

Dere03

Lo que sí me preocupa, debo admitirlo, es que los agentes de la ley no me reconozcan y tengan la tentación de sancionarme por adelantar por la derecha. Si algún día me requieren como posible infractor, espero que me identifiquen, porque de otro modo tendré difícil explicarles las razones que me llevan a circular de ese modo, ocupando con descaro el carril de la derecha vacío, pudiendo ir como todos los demás entorpeciendo la fluidez por los de la izquierda. Debe ser así, sin duda, porque todavía estoy esperando que un miembro de la Benemérita increpe, no ya multe, a uno de esos oKupas de los carriles izquierdos…

Dere04

Y el dato definitivo para discernir que la derecha de la carretera lleva mi nombre es que no puedo ni siquiera imaginar que el resto de los automovilistas ocupe los otros porque les importa un bledo la seguridad vial, porque carecen de consideración alguna hacia los vehículos más rápidos o porque no tienen respeto por el los demás conductores. Coincidiréis conmigo en que eso es un tremendo disparate, ¿verdad?

Archivado en

jueves, 19 enero 2012

Por Raúl Romojaro

La extraordinaria aventura viajera de Alicia Sornosa

Creo que hace como unos veinte años que conozco a Alicia Sornosa. Hija del gran ‘Correcaminos’, Jaime, piloto de relumbrón en las carreras nacionales de automovilismo tres décadas atrás, siempre ha tenido una pasión irrefrenable por el mundo del motor. Me sorprendía que una chica (espero que no lo toméis como un comentario machista) mostrara ese interés por cualquier artilugio que pudiera arrancarse, tanto en su tarea periodística como en sus incursiones de piloto. En este caso era obvio aquello de que de casta le viene al galgo, pero a mí me parecía admirable esa entrega de Ali a la causa.

Ali01

Hace unos meses, Alicia me llamo y me dijo que iba a darse la vuelta al mundo en moto. Así, sin anestesia ni tiempo para digerirlo. Yo pensé que era un proyecto a medio plazo, para madurar y trabajar en él. Pero no. “Empezamos en poco más de un mes”, me explicó. Yo no podía dar crédito. Había conocido a Miquel Silvestre, viajero impenitente, se había contagiado de su entusiasmo y había decidido unirse a su proyecto de la “Ruta de los Exploradores Españoles Olvidados”. Así que se puso a buscar los recursos necesarios (ardua tarea), a preparar su propia BMW F 650 GS (a la que bautizó como ‘Descubierta’) y también su cuerpo y su mente para semejante desafío.

Ali02

Ahora que creo que no me escucha (anda por Australia), puedo reconocer sin ningún rubor mi error: tenía el convencimiento de que Alicia estaría de vuelta en casa en un par de meses. Pensando en la magnitud del reto y en la precipitación para afrontarlo, albergaba serias dudas sobre su preparación para realizarlo con éxito. Y en este caso, nada que ver con que sea una chica… Me parece tremendo lanzarse a recorre el mundo en moto en cualquier condición y creía que sólo unos cuantos superdotados podían alcanzar este sueño. Y, sinceramente, no encuadraba a nuestra protagonista en ese reducidísimo grupo, como prácticamente haría con la mayoría de personas que conozco (empezando, desde luego, por mí mismo).

Ali03

Sin embargo, mi amiga Ali sigue ahí… y ahora completamente en solitario. Miquel y ella decidieron hace unas semanas separar sus caminos para darle otro enfoque a la aventura y nuestra chica, lejos de amedrentarse, decidió que era una nueva oportunidad que el viaje, el destino, le daba. Así que está por las Antípodas, ya sin la ayuda de nadie (que desde luego era mutua con su compañero), buscándose la vida para financiar un proyecto tan costoso y superando dificultades que a mí, incluso desde la distancia y cuando la leo cómodamente sentado en el sofá de casa, me espantan…

Ali04

Ya digo que admiro la vitalidad y la pasión de Alicia desde hace mucho tiempo, pero con esta exhibición me ha ganado definitivamente para la causa. En el deporte estoy acostumbrado a asistir a demostraciones de pundonor, sacrificio e ilusión inconmensurables y la de esta joven madrileña se aproxima mucho a las más grandes y admirables. Ella tenía un sueño y lo está persiguiendo, qué digo, lo está alcanzando. Sufro por ella, lo confieso, porque el mundo es muy grande y hostil, pero día a día me está enseñando que los límites son más los que cada uno nos ponemos que los que realmente existen. Es bajita y parece frágil, sin embargo no lo es.

Ali05

Por todo ello, me permitiréis que os recomiende el seguimiento de sus andanzas, porque además se lo curra sin descanso y con talento (en ocasiones me da la impresión que está en Chamberí antes que en Adelaida). Tiene su blog (www.aliciasornosa.com) y la podéis encontrar en Facebook y Twitter,  lo que deberíais hacer sin dudarlo si os interesan las motos, los viajes, las aventuras, la vida… A mí, al menos, leerla y disfrutar de su coraje y felicidad me hacen a menudo ver un poco menos oscuros estos tiempos difíciles que nos toca vivir. Hay vida, hay ilusión, hay esperanza… Alicia lo sabe y nos lo cuenta.

Archivado en

viernes, 13 enero 2012

Por Raúl Romojaro

El sector del automóvil está con el agua al cuello

ATT008M

Desear feliz año en este 2012 recién estrenado es, más que nunca, lo mejor que podemos decir, falta nos va a hacer a todos.... Porque incluso queriendo ser positivos y optimistas, cuesta de lo lindo mirar con ilusión a los próximos doce meses. La situación es delicada y uno de los sectores que más está padeciendo la crisis económica que nos azota es el del automóvil. Un bien de consumo costosísimo y con una enorme dependencia, como el de la vivienda, de la capacidad crediticia de los compradores, que en estos momentos roza la inexistencia.

Renault_28677_1_6

Así que las ventas del pasado año se desplomaron, quedándose en niveles propios de dos décadas atrás. Un drama para una actividad que da empleo, de forma directa e indirecta, a millones de personas en este país y que se está destruyendo a un ritmo que exige medidas inmediatas para detener semejante sangría. No sólo por la trascendencia de proteger esos puestos de trabajo, que desde luego también, sino por las nefastas consecuencias que el envejecimiento del parque automovilístico tendrá en la seguridad vial y la siniestralidad en nuestras carreteras.

Auto_02_med

La renovación de vehículos ha sufrido un frenazo que nos lleva a tener cada día más coches viejos en circulación. Incluso en el mercado de segunda mano los compradores buscan opciones antiguas porque son, obviamente, las más baratas, muchas por encima de los diez años, los llamados coches ‘mileuristas’ (término tremendo sea cuál sea su aplicación). Automóviles menos seguros y más contaminantes que están muy lejos del ideal que persiguen los fabricantes, que miran a un futuro con emisiones reducidas y tecnologías avanzadas que protejan a los usuarios antes y después del accidente. Pero de poco servirá tener supercoches si nadie puede comprarlos, obviamente.

Auto_05_med

Así que el nuevo Gobierno tiene una patata muy caliente con el sector de la automoción. Sí, sé que son muchas con las que intenta no quemarse, pero sinceramente creo que deberían colocar ésta en un lugar prioritario, en ese primer estante de la lista de tareas pendientes que exigen una solución urgente. Y a todo lo anterior debemos sumar la influencia que la matriculación de automóviles tiene en las arcas públicas, en forma de impuestos. Por cada coche que se deja de vender, no sólo nuestras carreteras son un poco menos seguras, también Hacienda renuncia a una aportación significativa. Empleo, seguridad, medio ambiente, fiscalidad… Pocos argumentos más son necesarios para tomarse muy en serio la precaria situación de un sector vital para la recuperación de un país. Si nadie afronta tal coyuntura con acierto y decisión, nos arrepentiremos de ello más de lo que podamos imaginar…

De las motos, ya hablamos otro día... Los disgustos, mejor de uno en uno.

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00