as.com Ver todos los blogs >

El retrovisor

El retrovisor

Una mirada diferente del mundo del motor. Mi visión particular del sector del automóvil y la moto, las tecnologías de vanguardia, el tráfico, la seguridad vial y el respeto medioambiental. Si te gusta conducir, éste será un espacio que podremos compartir.

Categorías

Calendario

septiembre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« Una lanza en favor del ‘downsizing’ | Inicio | Lo que no puede ser… »

martes, 15 mayo 2012

Por Raúl Romojaro

Un fin de semana de ‘Harleyterapia’

Maki

La crisis se acabó en España. Fue, eso sí, durante sólo tres días y para unos pocos afortunados, algo más de trescientos (como en la peli…). Y en el receso de este desastre nada tuvieron que ver Rajoy, Angela Merkel, el IBEX o la dichosa prima de riesgo. Un oasis de felicidad en pleno ojo del huracán, un respiro para tomar aire y seguir adelante. Justo en eso se convirtió ‘Kilómetro 0’, la gran concentración de Harley-Davidson que desde hace diez años viene organizando el Madrid Chapter, el club de propietarios de estas motos que depende de Makinostra, el primer concesionario de la marca en la capital. El evento resultó todo un éxito, empezando por la participación (se agotaron las inscripciones) y terminando por la cantidad de actividades de las que disfrutaron los harlistas, previo pago de sólo poco más de cien euros (no entiendo cómo ese dinero les pudo dar tanto de sí a la directiva del Madrid Chapter).

RR

Tuve la suerte de asistir a la mayoría de las actividades de la concentración (acabó justo para poder ver a Fernando Alonso haciéndonos soñar con el GP de España) y la verdad es que disfruté a tope. Y no sólo con lo mucho y bueno que nos propusieron los organizadores, que también, sino especialmente viendo a tanta gente feliz, despojada de sus preocupaciones cotidianas, esquivando los temores que a todos nos asaltan en estos tiempos convulsos, mirando incluso al futuro con optimismo porque ese mañana mejor les permitirá seguir disfrutando de su gran pasión por la moto.

Desfile

Es un fenómeno conocido, pero no por ello deja de sorprenderme con frecuencia. Las motos en general y las Harley-Davidson en particular nos animan a tener una perspectiva diferente de la realidad, más positiva y valiente, más próxima a lo que nos gustaría ser que a lo que en ocasiones somos. Sonrisas, abrazos, algunos besos (ellas también son esenciales, se sienten en el asiento de la moto que se sienten), música, el viento en la cara, curvas, amigos, pasión, diversión, solidaridad, libertad... Quizá así la crisis pasó de largo por ‘Kilómetro 0’, porque nada de eso se compra con dinero y disfrutarlo es privilegio casi exclusivo de quienes se ponen al manillar de una moto y se lanzan a compartir carretera y experiencias con otros que les son afines.

Chica

Lo pasamos en grande… pero porque deseábamos hacerlo. No sé si el concepto, el término, ya existía pero he bautizado el fenómeno como ‘Harleyterapia’, esa capacidad de una marca legendaria como la de Milwaukee de crear una empatía única con sus usuarios que va mucho más allá de una relación comercial, de una simple transacción que termina con la venta de una moto. Podríamos hablar incluso de un estilo de vida, pero sin llegar a disquisiciones tan profundas, lo obvio e indiscutible es que disfrutar de una Harley provoca sensaciones difícilmente comparables y que sólo aquéllos que lo han probado pueden entender…

Alcala
Es así como, de todo lo bueno que hubo en un estupendo fin de semana, me quedo con esa gente disfrutando de algo tan sencillo como rodar en moto con amigos. Quizá no necesitemos tanto para ser felices, quizá nuestros problemas serían muy diferentes si supiéramos valorar lo realmente importante, quizá nuestra sociedad, nuestro país y nuestro mundo serían mejores con menos ambiciones y más ilusiones. Yo siempre lo he tenido bastante claro (aunque no siempre haya sido capaz de conducir mi vida por los derroteros que pretendía), pero durante los tres días de ‘Kilómetro 0’  sólo he podido refrendarlo y saborearlo. Gracias por hacerlo posible, amigos…

Comentarios

Yo tambien quiero quejarme de los que ponen los antinieblas en cuanto caen 3 gotas. Decirles a estos "señores/as" que no son luces antilluvia. Solo se ponen cuando la visibilidad es reducida, por niebla o por lluvia, pero no cuando llueve un poco y se ve perfectamente. Porque las antinieblas traseras deslumbran para el que no lo sepa.

s reducida, por niebla o por lluvia, pero no cuando llueve un poco y se ve perfectamente. Porque las antinieblas traseras deslumbran para el que no lo sepa.

Publicar un comentario

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00