as.com Ver todos los blogs >

El retrovisor

El retrovisor

Una mirada diferente del mundo del motor. Mi visión particular del sector del automóvil y la moto, las tecnologías de vanguardia, el tráfico, la seguridad vial y el respeto medioambiental. Si te gusta conducir, éste será un espacio que podremos compartir.

Categorías

Calendario

octubre 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« mayo 2012 | Inicio | agosto 2012 »

jueves, 26 julio 2012

Por Raúl Romojaro

Las tardes veraniegas de los jueves en el 'Bar 66'

Mi amigo Mario tiene un bar. Lo sé, eso no es nada de extraordinario, no tendría el atrevimiento de reclamar vuestra atención ni un segundo por algo tan intrascendental sino fuera porque el ‘Bar 66’ de Soto del Real, en Madrid, es un tanto especial. Podría hablaros de sus originales tapas, de sus sabrosas hamburguesas con nombres como Harley, Victory o Indian, o de lo fresquitas que están las cervezas, pero lo diferente de este bar va mucho más allá… Me explico.

66

Cada semana, Mario no sólo se lo curra a tope para sacar adelante un negocio en estos tiempos convulsos sino que también se esmera para que su establecimiento sea algo más que un simple bareto, de esos que tenemos a miles en nuestro país. Porque de otra cosa no podremos presumir por aquí, pero de bares… Su objetivo es que el 66 se convierta regularmente en un punto de reunión para motoristas con ganas de rodar por la sierra madrileña, todo un paraíso de la moto. Así que tira de móvil, de Facebook y de WhatsApp para convocar las tardes de los jueves veraniegos a un buen grupo dispuesto a pasar un rato divertido.

6600

Yo, con eso de trabajar casi todos los fines de semana en el AS por las carreras, me he podido acercar a algunos de los jueves del Bar 66 y la verdad es que la experiencia resulta enriquecedora. No me refiero tan sólo a lo gratificante de montar en moto con un grupo de amigos, de hacerse un par de puertos sin prisas pero sin pausas, de deleitarse con unos paisajes que poco tienen que envidiar a los de escenarios míticos de las montañas europeas… Mi percepción se traslada hasta cada uno de esos personajes, conocidos para mí algunos y otros no, que dejan en la cuneta sus problemas, las apreturas económicas, los desplantes de su jefe o las broncas familiares para conciliarse con su vida, con su felicidad, de una forma tan simple como ir en moto.

6601

En la puerta del 66 se aparcan carísimas Harley junto a esas BMW que parecen dispuestas a surcar el planeta (ya sabéis, aquello que os conté en su día del síndrome de Miquel Silvestre), pasando por algunas deportivas, coreanas de precio asequible o preparaciones custom espectaculares. Da lo mismo el aparato, lo que cueste, su cilindrada o planteamiento, porque lo único que realmente quiere Mario es gente con ganas de pasarlo bien, de buen rollo y sin estridencias o piques.

6603

Una forma sana de entender la moto, que tanto abunda pero que en ocasiones tanto cuesta encontrar. Sin embargo, en el Bar 66 ese ambiente parece tan garantizado como las exquisitas hamburguesas o las cervezas frías (por supuesto también sin alcohol para quien decida tomarse más de una). Así que ya sabes, te propongo un buen plan para la tarde de cualquier tarde de jueves de este verano: acércate a Soto del Real (sólo llegar hasta allí ya puede merecer mucho la pena si sabes elegir el recorrido) y descubre que todo esto que te cuento es bastante más que yo tenga un amigo con un bar…

6602

Archivado en

viernes, 13 julio 2012

Por Raúl Romojaro

La subida del IVA es la puntilla para el sector del automóvil

Malos tiempos para la lírica. No encontramos a nuestro alrededor una buena noticia ni husmeando debajo de las alfombras. Incertidumbre, pesimismo, desánimo, decepción… Sensaciones que envuelven nuestra realidad cotidiana y de las que es muy difícil escapar. No es que quiera ser yo tremendista ni agorero, pero lo cierto es que las expectativas invitan a poco optimismo, menos incluso aún con las recientes medidas de choque adoptadas por el Gobierno para reducir el déficit de esta casa en ruinas en la que parece haberse convertido España.

IVA01

Dejo las connotaciones políticas del asunto, no es éste el espacio para ello ni tampoco yo el analista indicado (aunque la moda periodística parezca ser opinar de lo que sea y donde sea aunque no se tenga la más remota idea al respecto). Sin embargo, sí que nos ocupa aquí lamentarnos por las tremendas consecuencias que la subida del IVA va a acarrear para el sector de la automoción, entendido en su más amplia concepción: coches, motos, industria auxiliar, componentes, red comercial… Los afectados, las marcas, han venido haciendo hasta el momento esfuerzos ingentes para capear el temporal, lo que les he abocado a encontrarse ya con la soga al cuello. Los márgenes de beneficio son escasos, en ocasiones nulos, y mantener la actividad ha pasado a convertirse en un milagro diario. Ahora, el incremento de esos tres puntos en la base impositiva que grava al automóvil puede ser la puntilla que noquee a un sector estratégico para la economía del país.

IVA04

Lo preocupante del asunto es que los que mandan no parecen ser conscientes de ello y hacen caso omiso a las constantes reivindicaciones de los afectados. Asumo que muchos e importantes los frentes abiertos, los conflictos por resolver y las soluciones que buscar, pero diría que no tantos con la trascendencia de éste al que nos referimos. La caída en el consumo se traduce siempre en un prejuicio para la economía de un país, especialmente cuando afecta a productos tan vapuleados por los impuestos como los del automóvil: el dichoso IVA al 21 por ciento, el impuesto de matriculación, el de circulación, los combustibles, los seguros, los talleres… Castigar de este modo la venta de vehículos supone, en el sentido más literal del término, paralizar una nación.

IVA03

Tampoco olvidemos el envejecimiento que está sufriendo el parque automovilístico español y los efectos que el fenómeno puede tener en la seguridad. No se produce la renovación deseable y, por si esto fuera poco, sus propietarios alargan hasta el límite (y en ocasiones más allá) las operaciones de mantenimiento, con lo que nuestras carreteras se están poblando de coches, motos, furgonetas o vehículos comerciales en un estado que no es el más adecuado para garantizar la seguridad de sus ocupantes y quienes les rodean. Otro factor clave no sólo por la trascendencia propia de lo que está en juego, la vida de personas, sino también por la carga para las arcas públicas que puede suponer en gasto sanitario y social.


IVA05

La verdad es que podría seguir y seguir esgrimiendo argumentos para justificar la necesidad urgente de un plan específico de la reactivación del sector de la automoción, pero para qué... Supongo que tampoco tiene mucho sentido hacerlo porque parecen evidentes para cualquiera, así que sólo nos queda esperar que los políticos que deben afrontar este desafío lo vean igual de claro y, de una vez por todas, busquen soluciones para una industria que agoniza. Sí, lo sé, visto lo visto yo tampoco soy demasiado optimista…

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00