as.com Ver todos los blogs >

El retrovisor

El retrovisor

Una mirada diferente del mundo del motor. Mi visión particular del sector del automóvil y la moto, las tecnologías de vanguardia, el tráfico, la seguridad vial y el respeto medioambiental. Si te gusta conducir, éste será un espacio que podremos compartir.

Categorías

Calendario

marzo 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« septiembre 2012 | Inicio | noviembre 2012 »

martes, 30 octubre 2012

Por Raúl Romojaro

La oportunidad de revivir la genuina aventura de 'Easy Rider'

¡Hola a todos!

De nuevo por aquí y con ánimos renovados. Después de mi último y lacrimógeno post (lo reconozco, aunque completamente realista y justificado, por desgracia), he decidido dar un golpe de timón, olvidarme de tantas desgracias como nos rodean (ya nos las recuerdan por todas partes como para hacerlo yo también aquí) y compartir con vosotros un planazo en moto, aunque sólo sea para soñar con un futuro algo mejor en el que llegue a ser posible hacerlo realidad. Se trata de la última propuesta de los especialistas de EagleRider, ya sabéis, la empresa estadounidense líder en alquiler de motos que además organiza viajes tan impresionantes como el último que se les acaba de ocurrir: el Tour Easy Rider.

Cartel

Muchos ya os podréis imaginar de qué va la cosa, pero para los más jóvenes o los que no conozcan esta obra cinematográfica de referencia os pongo rápidamente en antecedentes. ‘Easy Rider’ es una película estrenada en 1969, presentada como ‘Buscando mi destino’ en los cines españoles, dirigida y protagonizada por Dennis Hopper junto a Peter Fonda y Jack Nicholson, que refleja un estilo de vida sobre dos ruedas, la búsqueda de la libertad sin concesiones, la experiencia única de viajar en moto y vivir con intensidad cada instante como si fuera el último… porque quizá lo sea. La acción se basa en el periplo de dos jóvenes, Billy y Wyatt, desde Los Ángeles hasta Nueva Orleans, y con el paso del tiempo se ha convertido en una obra de culto para muchos motoristas.

Easy-rider-tour2

Y como tal, ha servido de inspiración para que EagleRider organice un viaje siguiendo los pasos de estos dos personajes tan particulares a lo largo de cinco estados del país. Para ofrecer una experiencia realmente inolvidable han trabajado en colaboración con los especialistas de Sony Pictures (la productora que además ha licenciado oficialmente el viaje) para que el recorrido sea lo más similar posible al que cubrieron Billy y ‘Capitán América’ en sus fabulosas choppers. Un periplo genuino por las autopistas del sur de California, atravesando el Valle de la Muerte, tramos de la legendaria Ruta 66, para acabar en el estado del blues y el jazz, en Nueva Orleans.

Easy-rider-tour

El programa del viaje no puede ser más completo, ya que además de rodar más de 4.300 de kilómetros en Harley, los guías de la empresa llevarán a los participantes hasta los escenarios reales donde se rodaron algunas de las escenas inolvidables de la peli, les descubrirán sus secretos y curiosidades… e incluso se podrá completar una jornada de carretera al manillar de una chopper réplica de la famosa utilizada por ‘Capitán América’. Todo en un programa de quince días (catorce noches) y hospedaje en lugares tan legendarios como Death Valley, Barstow, Monument Valley, Amarillo o Nueva Orelans.

Moto

En definitiva, una propuesta tan llamativa como original, con todas las garantías de la organización de una empresa líder en su sector y que, sin duda, resultará tremendamente atractiva para cualquier apasionado a los viajes en moto. En EagleRider saben bien que hay vida más allá de otras rutas clásicas por Estados Unidos y por eso se han decidido a lanzar un tour muy especial que, obviamente, sólo tiene un inconveniente: el precio. Para una pareja, compartiendo moto y habitación, tiene un precio de 8.400 dólares. Una pasta, sin duda, y más en los tiempos que corren, pero que incluye desde el alquiler de la moto a los hoteles, pasando por la gasolina, un chaqueta custom y un casco réplica del ‘Capitán América’, con sus inconfundibles barras y estrellas… Así, quedan fuera de este presupuesto tan sólo el desplazamiento aéreo y los gastos personales durante la estancia. Creo que pronto hay un sorteo de esos multimillonarios de la ONCE… me voy corriendo a comprar un número. A ver si hay suerte, porque esto yo no me lo quiero perder.

Archivado en

martes, 23 octubre 2012

Por Raúl Romojaro

Una profesión tan en decadencia como desprestigiada

Hacía tiempo que no me pasaba por esta barra de bar que compartimos de cuando en cuando. Tengo que disculparme por ello, pero en la recta final de la temporada de competición, el día a día del AS me absorbe de tal manera que apenas encuentro tiempo para mucho más. Ni siquiera para vivir… Debe ser la depre otoñal, porque lo cierto es que no ando de muy buen ánimo para hablaros de coches o motos, así que me vais a permitir que me mire un poco el ombligo y lo haga de esta bendita profesión mía del periodismo del motor. Entenderé que no os interese lo más mínimo y pulséis en este mismo instante el aspa ése de cerrar la ventana del navegador…

Vaya por delante que no pretendo establecer ningún tipo de comparación con otros gremios, ni valorar las dificultades que sufren profesionales de esos sectores. Siempre que puedo intento hablar exclusivamente de lo que tengo unos conocimientos mínimos, como es el caso de este trabajo que llevo desarrollando desde hace casi 25 años (el próximo 2013 cumpliré ese bonito aniversario en el AS). Y la verdad es que el panorama es desalentador. Empezamos por el país, lo sé, seguimos por el periodismo, incluso peor, y terminamos por el especializado en motor, realmente devastador. Cada semana, y no exagero en absoluto, veo con enorme tristeza como algunos compañeros altamente cualificados pierden su puesto de trabajo, quedan fuera de la circulación laboral a causa de argumentos muchas veces peregrinos y sin fundamentos sólidos.

OpelCabrio

Probadores de mucha experiencia, una formación técnica destacable, habilidades impresionantes al volante (también al manillar) y un saber hacer que no se compra con dinero, ni con ilusión o ganas. Sólo se consigue a base de tiempo, dedicación e incluso con errores de los que aprender. Su único pecado es que, paradójicamente, pretenden tener una actividad remunerada, más que nada por aquello de pagar la hipoteca, el colegio de los niños y la factura del supermercado. Y todos esos compromisos no se pueden satisfacer simplemente invitándoles a la presentación de un nuevo modelo o probando un cochazo que les ha prestado el Departamento de Prensa de una marca.

LamboSP

Pero precisamente a esa tipología de profesionales es a lo que está llevando la en ocasiones malentendida revolución digital. Quien me conozca sabrá que soy un defensor a ultranza de las nuevas tecnologías, el periodismo y la comunicación nunca volverán a ser lo que conocimos antes de ese invento extraordinario de Internet, así que no soy en absoluto dudoso en ese sentido. El problema es otro. El problema es pretender que los contenidos, de cualquier tipo, deben ser gratuitos y asumir que los profesionales que los generan viven del aire.

Golf

En este país existen magníficas webs dedicadas al sector de la automoción, además de numerosos blogueros de talento. Todo mi respeto para ellos, que son el presente y el futuro de esta profesión, que dignifican y posicionan en la realidad de esta nueva sociedad que nos ha tocado vivir. Sin embargo, aún siendo muchos no dejan de ser una minoría. Porque lo que abunda es mediocridad, la chapuza y el desconocimiento. Aficionados que tienen todo el derecho del mundo a crear sus contenidos… pero no a querer compararlos con los de los profesionales. Y lo preocupante del asunto no es su existencia, reitero que plenamente legítima dentro de este nuevo escenario, sino que determinadas empresa del sector les otorguen precisamente esas prerrogativas de las que no deberían gozar.

Panda44

Como lo que se lleva es la web, los blogueros y los tuiteros, pues allá que vamos con ellos. Producen contenidos en una especie de diarrea creativa sin sentido ni fundamento, tantos como tan malos… pero ¡que más da! Ahora la información es de usar y tirar, nadie parece leer, nadie quiere profundizar, a nadie le interesa la calidad, lo importante es estar, no destacar. Y en estas nos encontramos. El país va a la deriva pero el periodismo se dirige al abismo. Probadores con cientos de miles de kilómetros a las espaldas ahora sólo se sientan en el sofá de su casa mientras que advenedizos sin formación ni conocimientos conducen un Porsche; blogueros con menos visitas en sus páginas que las de mi comunidad de vecinos acaparan las presentaciones de los próximos lanzamientos y los auténticos profesionales las leen en su casa con añoranza… y una sonrisa de incredulidad en su rostro.

Asumo que generalizar no es conveniente y supongo que mis comentarios molestarán a algunos de los que me lean. Allá cada cual si se adscribe a uno u otro colectivo. No pretendo ofender a nadie, ni hacer manga ancha con ese nuevo grupo de comunicadores entre los que, insisto, hay muchos realmente sensacionales. Pero si esta generalización es injusta, también lo es que un periodista veterano sea un desecho de tienta porque quiere cobrar por su trabajo, porque no tiene un blog que no lee nadie o no maneja el Twitter como su hijo de quince años. Esa generación hizo grande la información del motor en este país y merecen un respeto que no están teniendo por parte de muchos. Así que yo, desde este mi rinconcito en el ciberespacio, lo reivindico para todos ellos y se lo reconozco.

Salud y fuerza, compañeros…

 

Archivado en

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00