as.com Ver todos los blogs >

El retrovisor

El retrovisor

Una mirada diferente del mundo del motor. Mi visión particular del sector del automóvil y la moto, las tecnologías de vanguardia, el tráfico, la seguridad vial y el respeto medioambiental. Si te gusta conducir, éste será un espacio que podremos compartir.

Categorías

Calendario

agosto 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

publicidad

« Sobre cómo las referencias van cambiado con el paso del tiempo | Inicio | La mejor manera de descubrir y disfrutar la legendaria Ruta 66 »

viernes, 18 enero 2013

Por Raúl Romojaro

Gorilas en la niebla

Llevamos ya unas semanas inmersos en pleno invierno, con los matices lógicos de cada latitud del país pero padeciendo las inclemencias climatológicas propias de la estación más fría del año. Unas condiciones que influyen de forma significativa en la circulación, puesto que todos sabemos que las bajas temperaturas, la lluvia, la niebla, la poca luz solar, el hielo o la nieve condicionan la conducción. ¿O no lo sabemos? Porque la verdad que llevo ya un tiempo bastante irritado con lo que me encuentro por la carretera, actitudes absolutamente irrespetuosas con el resto de los conductores y, por supuesto, de una patente peligrosidad. Son aquéllos que he decidido a bautizar como ‘gorilas en la niebla’, porque me da la impresión que este avanzado primate tiene más capacidad de raciocinio que tales personajes sobre ruedas.

Luz01

Una de las  actitudes que más me sorprende es lo que nos cuesta hacer un uso lógico de la iluminación del vehículo. Es como si pensáramos que su consumo energético nos repercute en el recibo de la luz de casa, porque de otro modo no puedo entenderlo. Un sencillo gesto de girar una ruedecita sirve para ver y ser vistos, incrementar nuestra seguridad y la de quienes nos rodean, conducir con más confort… pues nada, que no hay manera. Puede ser el amanecer o el ocaso, estar nublado o lloviendo, que un buen número de motos, coches o furgonetas van a su aire con todas las ópticas apagadas. Total, si nosotros vemos bien, ¿qué más da lo que pase a nuestro alrededor?

Luz02

El de los antiniebla es otro misterio propio de ‘Expediente X’ para mí. Un caso similar al anterior pero con el agravante de que la visibilidad suele ser en estas condiciones incluso inferior. Podemos ver menos que un gato de escayola, tener un margen realmente escaso para reaccionar, estar preocupados por lo cruda que se pone la cosa pero también pasamos por encima de lo más básico: ¡enciende los dichosos antiniebla! Aunque, claro, para hacer eso deberíamos estar pendientes de lo que hacemos y no de la emisora de radio, de la conversación con quienes nos acompañan o del teléfono móvil. La atención y la concentración mejor la dejamos para los radiantes días de verano, que igual nos hace más falta… Eso sí, si acertamos a ponerlos, mejor ya los dejamos todo el día y nos ahorramos tener que quitarlos, que tampoco deslumbra tanto…

Luz03

Y es que eso de ver y ser visto debe ser algo que pasamos todos por alto en la autoescuela y, desde luego, parece ajeno al sentido común. Las luces se encienden por la noche… y punto. Lo de tener las de posición, las cortas, las largas y las antiniebla debe ser un capricho de los fabricantes para cobrarnos más, porque tampoco nos hacen falta tantas, ¿verdad? Por no hablar ya de los que ni siquiera las tienen, porque están fuera de uso, o de los que consideran innecesario evitar convertirse en un bulto sospechoso en medio del tráfico. Entre esta última tipología incluyo a algunos ciclistas. Hace sólo unos días, de esos de cerrada niebla que hemos sufrido en la Comunidad de Madrid, adelanté a dos chavales sobre sus bicis de carretera, sin ningún tipo de equipamiento que permitiera adivinar su presencia. Pues bien, casualmente nos detuvimos juntos en la siguiente rotonda y, recordando tantas tragedias de los ciclistas en nuestras carreteras, decidí ser yo quien diera un paso al frente; bajé la ventanilla y, con toda la amabilidad del mundo, les dije: “Hola. Estaría bien que llevarais alguna luz o chaleco reflectante, ¿no os parece?”. Pensé que ni siquiera se molestarían en responderme, que quién era yo para darles consejos. Me equivoqué, sí me respondieron, abajo queda su educada contestación a mi interés por su integridad física. Quién me manda a mí meterme donde no me llaman.

Luz04

Comentarios

Yo tambien quiero quejarme de los que ponen los antinieblas en cuanto caen 3 gotas. Decirles a estos "señores/as" que no son luces antilluvia. Solo se ponen cuando la visibilidad es reducida, por niebla o por lluvia, pero no cuando llueve un poco y se ve perfectamente. Porque las antinieblas traseras deslumbran para el que no lo sepa.

tambien quiero quejarme de los que ponen los antinieblas en cuanto caen 3 gotas. Decirles a estos "señores/as" que no son luces antilluvia. Solo se ponen cuando la visibilidad es reducida, por niebla o por lluvia, pero no cuando llueve un poco y se ve perfectamente. Porque las antinieblas traseras deslumbran para el que no lo sepa.

es/as" que no son luces antilluvia. Solo se ponen cuando la visibilidad es reducida, por niebla o por lluvia, pero no cuando llueve un poco y se ve perfectamente. Porque las antinieblas traseras deslumbran para el que no lo sepa.

Que excelente idea lo de la luces es muy bueno para conducir en caso de luvia neblina y demás es una ayuda muy buena

Publicar un comentario

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00