Showtime

Pau Gasol: leyenda y realidad de un grande en la encrucijada

Gasol cortada

Empecemos por lo evidente: Pau Gasol es el mejor jugador español de la historia (al menos desde Quique Villalobos, pero eso ya puede ser cosa mía). Algunos podremos preferir a Navarro y defender que el Juan Carlos más inspirado es superior a Pau. Difícil de demostrar y cuestión que pasa a secundaria cuando empezamos a hablar de consistencia. Aquí y allí. Trece temporadas en la NBA promediando 18,3 puntos y 9,2 rebotes con un 51% en tiros de campo; cuatro veces all star, rookie del año y, por encima de todo, dos anillos. En el índice de similitud con otros jugadores históricos de Basketball-Reference aparecen Elgin Baylor, Kevin McHale o Elvin Hayes. Ese es el nivel. Perdón, el nivelazo. Y luego hay que sumarle más de diez años de dominio con la selección (ocho medallas, MVP de un Mundial y un Europeo, máximo anotador en Juegos, Mundial y Eurobasket…) y aquella explosión súbita en su último año en el Barça, MVP de las finales de Copa y Liga rumbo al doblete. Resumiendo: una jodida barbaridad.

Aclarados los hechos y aprovechando el (posible) final de su etapa en los Lakers, entremos en asuntos más confusos, aquellos en los que el patrioterismo, enfermedad crónica en buen número de aficionados a la NBA que duermen de noche y opinan de día, ha mezclado conceptos hasta convertir la figura del pobre Pau en una floja excusa para sacar la bandera y la bufanda a pasear. Un arma arrojadiza en una guerra absurda.

Existe un sector de puristas, en su mayoría postadolescentes que creen que la NBA empezó con Jordan, cuyo postureo exige despreciar el boom español, como si fuera un tumor que contamina su sagrado juego. Lo sé porque yo era así. Son los que se ríen del aficionado eventual, el que sólo ve los partidos en Navidad y le interesa más lo que ha hecho Calderón (o incluso Claver) que la última exhibición de Anthony Davis. Para ellos, Gasol, su contrato y sus decepcionantes últimos dos años han sido una bendición para atacar eso tan cateto de la ÑBA.

Y hay muchos motivos para criticarlo. Soy el primero que, hasta que el League Pass salvó mi vida, acabó harto de comerse partidos de Toronto o Memphis a costa de perderme encuentros mucho mejores (pese a que si yo eligiera por parte de Canal+, haría lo mismo). Y me ha dado vergüenza ajena la colección de antiespañoles que la caspa patria se ha inventado: Nate McMillan, Brandon Roy, Jarret Jack, Rudy Gay, Dwight Howard… ¡hasta Kobe Bryant, por el amor de dios! Pero, joder, meter a Gasol en esta batalla es como culpar a los Zeppelin de que exista Bon Jovi.

Kobe

Sin embargo, son pecadillos veniales al lado del esperpento del otro bando. Paul Pierce, este sí un jugador franquicia, fue traspasado tras 15 años en los Celtics junto a Kevin Garnett, uno de los cinco mejores ala-pívots de la historia. Pierce no sólo lo asumió sino que el mes pasado dijo que estaría dispuesto a volver a Boston. Los Lakers traspasaron a Shaquille. Wilt Chamberlain, Mo Malone, Jason Kidd... muchos de los más grandes de la historia hicieron las maletas y cambiaron de ciudad aún en plenitud y sin ser su deseo. ¿Saben con cuántos se habló de falta de respeto? ¿Cuántos desencadenaron una campaña por parte de medios y aficionados acusando a sus franquicias de desagradecidas? Ninguno. Sólo ha pasado en España con Gasol. Y ha sido ridículo.

Es parte del negocio, un negocio que garantiza a los jugadores los contratos firmados en su totalidad, cosa que no sucede, por ejemplo en la NFL. Una vez que firman, ya pueden engordar diez kilos, decidir retirarse, dejar de esforzarse o, incluso, sacar una pistola en el vestuario que sus franquicias seguirán obligadas a pagarles hasta el último dólar aunque ni siquiera formen ya parte del equipo. Pau Gasol ha ganado 156’6 millones de dólares en la NBA. Casi 40 en los dos últimos años, cuando su rendimiento estaba lejos de justificar un salario que sí merecía cuando lo firmó.

Los Lakers le han pagado sin rechistar, pero sólo faltaba que se pretenda negarles el derecho a buscar mientras tanto lo mejor deportivamente para ellos. Y eso era traspasarle por un jugador claramente superior como Chris Paul hace dos temporadas o intercambiarle por casi cualquier cosa este curso antes de perderle gratis en verano. No hay duda de que Kupchak ha gestionado mal el asunto (aunque si la NBA hubiera dado el OK a la operación de Paul todo sería distinto), pero su gran error no fue haber intentado traspasar a Gasol, fue no lograrlo.

Sin embargo, los corifeos se han dedicado a montar un incendio donde sólo había negocio. Y sí, la NBA es un negocio, queridos. Y los Reyes Magos, los padres. La vida es dura. Así hemos tenido que leer y escuchar cosas sonrojantes. El gran argumento es que se merece un respeto superior al del 99% de la liga porque poco menos que es el salvador de los Lakers, el que les dio dos anillos. Frenemos. Jordan no logró un anillo hasta que llegó Pippen y a nadie se le ocurre decir que el fundamental de los dos era Scottie.

Nadie gana solo en la NBA. Ni Jordan, ni Magic, ni Bird, ni LeBron. Pero la jerarquía no es discutible aquí: Gasol ganó dos anillos porque jugó con Kobe, no al revés. Y eso no es hacer de menos a Pau, uno de los mejores segundos espadas de siempre y fundamental en ambos títulos, pero no conviene olvidar que, en contra de lo que dice el mito, no llegó a unos Lakers en descomposición y los salvó: cuando llegó, llevaban un récord de 29-16, muy lejos de estar muertos. Les subió un nivel, de aspirantes a favoritos; les mejoró, pero no les resucitó.

Y tampoco podemos olvidar la palabra tabú, esa que ha provocado oleadas de indignación: soft. Cada vez que a Los Angeles Times o a la ESPN se les ocurría denominar a Pau de blando casi se pedía al Gobierno una queja formal. Es evidente que hay cierto prejuicio yankee hacia el jugador europeo, que lleva la etiqueta de soft de serie. No hay más que ver cómo se utiliza en cada análisis previo al draft de un proyecto euro, les da igual que sea Pekovic que Bargani. Dicho esto, ‘duro’ ocupa el puesto 56 en la clasificación de características de Pau, entre ‘zurdo’ y ‘bajito’. Y no pasa nada. Sigue siendo un jugador fabuloso que en defensa, más que blando, es desinteresado.

Gasol girada

En el momento preferido de los Pauliebers, la Final de 2009 contra Orlando, se vio que Gasol, por envergadura e inteligencia, puede ser muy útil atrás cuando quiere. La leyenda nacional cuenta que “se comió a Howard” y, aunque es exageradísimo, tiene su punto. Evidentemente, decir que avasalló a un tipo que promedió 15,4 puntos, 15,2 rebotes y cuatro tapones en aquella eliminatoria es absurdo, pero sí que limitó al que era (y seguramente aún sea) el mejor pívot de la NBA. Howard anotó tres puntos menos por partido que en temporada regular y, sobre todo, su porcentaje cayó en picado: del 57% al 49%. Además, Pau lo hizo sin que el esfuerzo defensivo repercutiera en su propia producción: 18,6 puntos y 9,2 rebotes, números calcados al resto del curso. Su gran actuación fue fundamental en el título, aunque coincidiremos en que los 32,4 puntos, 5,6 rebotes y 7,4 asistencias de Kobe quizás fueron aún más importantes. Quizás.

Algo parecido se repitió un año después, en la Final ganada a Boston, en el capítulo que podríamos titular “A Pau le robaron el MVP”. De nuevo, demostrando que, cuando es necesario, de soft no tiene nada, Gasol fue clave en defensa en el famoso séptimo partido que alimenta las teorías conspiratorias sobre que Bryant se llevase el premio. Tan cierto es que el 6/24 en tiros del escolta es espantoso como que el 6/16 del español, un jugador interior, tampoco es para tirar cohetes. Y que además lo acompañó de un 7/13 en libres que pudo costar caro. La producción total de aquella noche tampoco difiere tanto: 23+15 de Kobe y 19+18 de Pau.Ese día jugó mejor Pau, pero en el total de la serie promedió diez puntos menos y sólo 3,6 rebotes más que su famoso compañero. Vamos, que un robo no fue.

Y me niego a entrar en el debate  habitual más absurdo de todos: Gasol vs Nowitzki. Seamos breves: jugador franquicia de un campeón, MVP de la NBA, uno de los 15 o 20 mejores jugadores de la historia. Fin. Si alguien quiere que discutamos sobre Pau o Parker, vale, pero no con Dirk. Y, por cierto, Parker.

Dirk

Al final, es una pena que tanta loa innecesaria manche de caspa una carrera legendaria. Una que le convierte en uno de los mejores deportistas españoles de la historia y le llevará directo al Hall of Fame. Un jugador así no necesita palmeros ni que se le defienda en aras de la patria. Ya se defiende él solo, se encargan de ello su juego y su palmarés. Y precisamente ahora llega a un punto clave para definir los últimos capítulos de este legado.

Estas dos temporadas, plagadas de problemas físicos, muestran que Pau ha llegado a esa edad en la que para que el cuerpo aguante tienes que convertirte en un obseso, un loco que viva por y para jugar al baloncesto, cuyos veranos consistan en entrenar, dormir y volver a entrenar, en rodearse de expertos, en dietas tremendas. Un gen competitivo casi enfermizo que Kobe, Jordan o Garnett tenían de serie y otros eternos como Nash, Duncan o Nowitzki adquirieron al notar los primeros síntomas de declive.

Gasol nunca ha sido un deportista sin más inquietudes que su trabajo y, con su talento, puede seguir siendo un titular útil en la NBA dos o tres años más sin cambiar nada. Pero si quiere mantener el nivel de estrella le toca asumir un sacrificio extremo. Es su decisión y lo que haga será perfecto. Pero si apuesta por la opción más humana y el año que viene arrecian las críticas, no busquemos más culpables que la edad y su propia naturaleza.

Comentarios

Excelente entrada, no se si eres consciente de que te van a llover palos e incluso puede que algun "toque" de tus jefes, pero gran trabajo, contando las cosas como son y no cayendo en la tentacion de caer en el extremo contrario que a veces es tentador viendo la actitud de los paulibanes y en general de las goupies de bandera.

Enhorabuena,verdades como templos.Por cierto,tienes que hacer una entrada sobre Shaq,se que no es de tus favoritos,pero fue uno de esos jugadores que marcan epoca.gracias

Yo estoy de acuerdo con todo excepto con lo del MVP de las finales 2010. Yo vi esa final entera y verdadera y más allá de los números (que a ver si valen para unas cosas y para otras no), creo que Pau se lo pudo llevar perfectamente. Aclaro: no digo que se lo mereciera más que Kobe. Pero la percepción fue que fue igual de decisivo cuanto menos que la mamba para que los Lakers consiguieran ese anillo.

Por lo demás, suscribo 100% el post. Como siempre, gran curro, Iñako.

Me quito el sombrero ante este gran artículo...
Verdades como puños.
Y grande Pau!!!

Otra vez, un artículo para enmarcar. .. Compro el AS, entre otras cosas, por leerte.

Es reconfortante leer comentarios como este, sobre todo después de que nos hayan encasquetado la web del As como web "oficial" de la NBA en España, y el patrioterismo cansino y miope lo tengamos a diario en el mismo medio en el que este lúcido artículo se inscribe.

Estoy harto de ver siempre centrada la atención en los deportistas españoles, así como de leer titulares escritos para llamar la atención de los neófitos pero que no guardan ningún rigor ni utilidad para todos los demás. Me hacen sentirme antiespañol cuando la realidad es que yo no soy antinada, yo soy simplemente un tío al que le gusta el baloncesto por lo que es y no por la nacionalidad de quien lo juega, y los auténticos ultras y fanáticos son todos estos plastas que convierten la mitad de las noticias en asuntos de orgullo patrio que me dan ganas de vomitar.

Excelente articulo lejos del foforismo y dando a cada quien lo que le corresponde, has ganado un lector para As

se nota que se te ha puesto dura escribiendo. +1 a todo

Estos artículos sí son de primera. Felicidades. Excelente análisis.

Fantástico artículo, iñako!!!!!

Suscribo al 100%. Perfecta descripción de lo que ha sido, es y puede seguir siendo Gasol.

Bien, bien. Quizás no este de acuerdo en alguna cosa concreta, sobre todo en lo de Parker, pues aun siendo buenísimo mucha gente creo lo sobrevalora. Creo que solo te falto comentar que Pau tenia condiciones para ser mejor aun de lo que ha sido, al menos en mi opinión.

Me ha encantado, pero, ¿Que en Boston no se ha hablado de ingratitud y traición a Paul Pierce, empezando por Bill Simmons, el comentarista de NBA más popular de EEUU y bostoniano empedernido?

De NBA está claro que sabes mucho, pero te falta estar más al tanto de los medios americanos, porque en Boston a Danny Ainge le han llamado de todo menos guapo, por más que el 90% de los aficionados reconozcan que dejar marchar a The Truth fuera la decisión correcta desde el punto de vista estrictamente deportivo.

No puedo estar mas de acuerdo, todo verdades como puños, en los lakers se le acabo ya su etapa, después de la marcha de Phil, esperemos que kupchak no cometa el mismo error que con kobe bryant ofreciéndole una extensión de contrato de 2 años a razón de 24 mill de dólares por temporada, si no, nos veremos inmersos en unos cuantos años de oscuro túnel en el seno angelino.
Fantástico artículo Iñako

El primer comentario es de un "conocido". No podía ser de otra manera. Vayamos por partes. Creo que nadie puede dudar que el primer espada en Lakers es Kobe y el segundo Pau y no al revés. Nadie puede dudar que la carrera de Dirk individualmente es superior a la de Pau, otra cosa es que en títulos la cosa se invierta. También es cierto que no ha solido ser un jugador duro, tan cierto como que a otros más blandos que a Pau no le han puesto la etiqueta de "soft" (¿llaman a Lamarcus Aldridge soft?). Pero vayamos a los puntos en los que discrepo. 1. Sí, se merendó a Howard. Howard encaró a Pau en el 1 contra 1 unas 30 veces y no le superó ninguna. Si eso no es comérselo. ¿Se merecía el MVP por ello? No. Fué mejor Kobe. Hizo mejores números. 2. Anillo contra Celtics. ¿Es lícito pedir el MVP para Pau? Lo es. Según el PER que mide la producción ofensiva por minuto jugado Pau tuvo mejor que Kobe, fué mejor en el definitvo partido y defendió bastante bien durante la serie. Y estas cosas pasaron no por ser español, sino porque pasaron. Saludos y buen artículo.

Muy buen artículo, toda la razón. Lo único que no me cuadra es...Jason Kidd en los Lakers?? Jejej

Articulo malo pero trabajado,no solo no sabe escribir si no que no sabe de baloncesto.
El rendimiento de Gasol ha sido explendido este año,a partir de no tener lesiones,solo delante de el el pivot de Jordan
por supuesto delante del de Howard.
Los Lakers no solo se han portado mal si no peor,sin embargo todavia puede salirse con la suya si jackson considera que es mejor que stoudemire y pivot de grandisima altura y ya recuperado mejor dicho un cuatro,pero parece que a jackson le gustaba jugar con dos pivots.
En cuanto a la duda que genera Gasol, es si esta realmente "acabado" fisicamente! y ha utilizado "efectos especiales" para mantener o superar su estado de forma para obtener un contrato nuevo, o es que estando bien es simplemente el mejor.
Bien si sigue siendo el mejor volvera a apabullar a los americanos y esta vez puede que no pierda.
En ese caso que decir de el.
Mi opinion, que ha subido artificialmente su forma y que ha acabado pagando el pato y que por tanto no es ya jugador activo.

Articulo malo pero trabajado,no solo no sabe escribir si no que no sabe de baloncesto.
El rendimiento de Gasol ha sido explendido este año,a partir de no tener lesiones,solo delante de el el pivot de Jordan
por supuesto delante del de Howard.
Los Lakers no solo se han portado mal si no peor,sin embargo todavia puede salirse con la suya si jackson considera que es mejor que stoudemire y pivot de grandisima altura y ya recuperado mejor dicho un cuatro,pero parece que a jackson le gustaba jugar con dos pivots.
En cuanto a la duda que genera Gasol, es si esta realmente "acabado" fisicamente! y ha utilizado "efectos especiales" para mantener o superar su estado de forma para obtener un contrato nuevo, o es que estando bien es simplemente el mejor.
Bien si sigue siendo el mejor volvera a apabullar a los americanos y esta vez puede que no pierda.
En ese caso que decir de el.
Mi opinion, que ha subido artificialmente su forma y que ha acabado pagando el pato y que por tanto no es ya jugador activo.

Sensacional, para enmarcar, y el primero que debería leerle es Juan Mora, para que que aprenda que el basket es algo más que un tema recurrente para soltar patochadas

No estoy de acuerdo con el artículo: Pau se comió a Howard en 2009 y mereció el MVP en 2010. Comparar el 6/24 de bryant con el 6/16 de Gasol tiene guasa porque jugaba más cerquita del aro...estando Perkins y Garnett...jjeje...lo de cerca es relativo.
Con respecto a Nowitzki no hay tanta diferencia, para nada.

Aún estando en cuenta con el 95% de lo que cuentas, siempre me ha parecido que infravaloras un poco a Gasol. No solo lo digo por este artículo, sino por otros comentarios que te he leído.
Y yo, como un compañero por ahí arriba, no creo que haya tanta distancia con Nowitzki.
Y lo de la ÑBA te puede costar algún palo, sí.

Aún estando en cuenta con el 95% de lo que cuentas, siempre me ha parecido que infravaloras un poco a Gasol. No solo lo digo por este artículo, sino por otros comentarios que te he leído.
Y yo, como un compañero por ahí arriba, no creo que haya tanta distancia con Nowitzki.
Y lo de la ÑBA te puede costar algún palo, sí.

Enorme articulo, hacen falta periodistas que escriban asi, con la verdad y el sentido comun en la mano. Los amantes del basket solemos tener los pies mas en la tierra y la cabeza más fria que otros, por eso no nos duele que se diga la verdad. enhorabuena.

coincido en todo contigo excepto lo de poner a parker por encima de pau. si pau hubiera caido en el nido del gran popovich y al lado de duncan quizas y solo quizas habria aprendido mas mejorados mas y obtenido mas reconocimiento que en sus años con hubbie brown

Al segundo uso del verbo joder he dejado de leer. Es una vergüenza el periodismo actual.

Publicar un comentario

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00