as.com Ver todos los blogs >

Una vuelta rápida al mundo

El blog de Manuel Franco

El diario de viaje del enviado especial del Diario AS a los Grandes Premios de Fórmula 1.

Por MANUEL FRANCO

Categorías

Calendario

enero 2015
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.


Últimos comentarios

« Cap 3. Shanghai, el futuro vive en China | Inicio

lunes, 12 enero 2015

Por Manuel Franco

En el invierno castellano...

Primer viaje del año

Ocio esta vez

Castilla (España)

Protagonistas: Hotel Termal Burgo de Osma, Audi Q5 Hibrido, Burgo de Osma, Restaurante Capitol, Calatañazor, Cañón del Río Lobos, Nacimiento del río Abión...

 ----------

Mientras vigilaba el halcón, nos miraba desde lo más alto, ocurrió… Era como un aviso, la amenaza de la belleza. Vuelo rasante, el buitre leonado con un pequeño conejo en sus garras regresaba a su roca. Impresiona. Fue el momento de un viaje de instantes mágicos. Casi al llegar al final, en el cañón del río Lobos…

 

Empezó en la torre de Cristal, una de las cuatro que rozan el cielo de Madrid en lo que un día fue la ciudad deportiva del Real. Allí todo parecía aún una esperanza, la de un fin de semana de aire, de respirar, de tranquilidad, de olvidar tantas cosas, de disfrutar de todo. Y fue aún mejor de lo esperado. Sucede, en P1010032ocaciones. 

Era un fin de semana de invierno. Blanca. A veces parece lo que no es, pero en ocasiones lo que es es similar a lo que pudiera parecer. La carretera estaba blanca, primero al adentrarnos en la provincia de Segovia, más aún al llegar a la de Soria, hielo como si fuera nieve. Y ese fue el único inconveniente de un coche extraordinario.

Porque el magnífico cambio automático del vehículo  que conducía no distingue de colores en la carretera y, aunque no se derrapó en ningún momento, la sensación inicial no era, como en el resto de camino, de estar en el sillón de casa. Solución sencilla, levas en el volante y posibilidad de cambiar las ocho marchas para que el motor frene al llegar a las curvas imposibles de estas carreteras. Y ya. Eso fue en el camino de Madrid a Burgo de Osma, a la vuelta ya con el sol brillando no fue necesario y el coche no podía ser mas cómodo, daba la sensación de ir en un tren de alta velocidad. Se me olvidaba, el coche del que les hablo es un Audi Q5 Quattro Híbrido. Sencillamente increíble. Un coche que parece todo lo que es. Y más. Tener la oportunida de probar un coche de prensa de estas características es un lujo auténtico. Un compañero de viaje genial. 

Esta vez el fin de semana empezaba en viernes, por la mañana. Carretera de Burgos, desvío hacia la Pinilla y seguir la senda con destino a Burgo de Osma, pero poco antes de llegar la primera sorpresa, un pueblo precioso repleto de historia con el Duero dando la bienvenida al viajero: San Esteban de Gormaz. Allí descubrimos su castillo medieval, la iglesia románica de San Miguel y sentimos el traqueteo lento de los caballos que acompañaban al Cid en su destierro.

Poco después llegábamos a Burgo y en la calle principal estaba el Hotel Termal, la antigua Universidad de Santa Catalina, completamente reformada y restaurada. Al abrir la puerta de madera que franquea un portal precioso del edificio original del siglo XVI descubrimos el claustro renacentista que invita al paseo y a la tranquilidad, es entrar en otro universo. 

P1000782

Es un hotel de cuatro estrellas, con una zona termal muy interesante, teníamos una junior suite especial en duplex, la más bonita del hotel, según escuchamos a unas señoras de la limpieza, no es excesivamente caro, pero tampoco barato, tienes derecho al acceso a la piscina termal, pero no a la de contrastes llamada San Baudelio que es una replica de una ermita de la zona, precioso. Probamos el programa Belleza en pareja que empieza con un baño de burbujas con aroma de romero o de flores y azahar, después un pelling de cítricos y finalmente un masaje relajante que dura 50 minutos de las dos horas del tratamiento. Acabas en una nube. 

Esos días también había una oferta para la comida o la cena de 22 euros por persona, podías elegir un primero, segundo y postre del restaurante, allí nos atendió Vero, perfecta, con la sonrisa puesta en su momento justo, amable, nos cambiaron un plato sin problema, una camarera como deberían ser todas. Felicidades. En cuanto al personal casi todos muy bien, también Belen destacaba en recepción muy por encima del resto, igualmente siempre dispuesta a ayudar y pendiente de nosotros. Y con una bonita sonrisa, siempre. Gracias por tratarnos tan bien. 

IMG_1256

El primer día fuimos a echar un vistazo por Burgo y después de ver su plaza mayor y visitar la catedral, donde un señor de unos setenta años está cobrando la entrada y haciendo las visitas guiadas, el sólo sí, orgulloso del monumento como si lo hubiera construido él mismo, comimos en un restaurante, menú de diez euros y más de quince platos a elegir de primero y segundo, también nos atendieron muy bien en El Capitol, con pinganillo incluido. Si van, ya verán por qué. 

Otro paseo por este pueblo, en invierno sin apenas gente en las calles, con tiendas y droguerías como las de antes, con bares y cafés, con aroma a otra época, a otro tiempo y con la promesa de volver en verano cuando, nos dicen, todo está lleno. 

Un baño en la piscina termal, cena en el restaurante del hotel, muy recomendable, un nuevo paseo por el frío del pueblo casi a bajo cero y a dormir en una habitación de piedra viajando en el tiempo al renacimiento, y mientras soñamos sentimos los pasos de estudiantes y maestros…

P1000684

Al día siguiente un desayuno en el que destacaban los embutidos de la zona, muy buen queso, membrillo, dulces típicos, no falta de nada. Y primera excursión, a Calatañazor, pueblo medieval, donde literalmente no había nadie. O casi. Todos los restaurantes y casas rurales, que eran varios, estaban cerrados, así que no pudimos comer, tampoco en el vecino pueblo de Muriel de la Fuente y finalmente tuvimos que ir al hostal de carretera que hay a la salida del pueblo en dirección a Soria, menú de doce euros de comida casera que nos resucitó. 

De vuelta del almuerzo nos llegó el atardecer en el nacimiento del río Abión, en la Fuentona, mientras los buitres, las águilas y los halcones, rodeados de sabinas y pinos, un paseo inolvidable. Aunque no tan largo como el de un sueño de unos ochenta años que nos encontramos, paramos el Q5 azul brillante que el señor miraba como a una nave espacial. ¿Le llevamos a algún sitio? No, no que me conviene andar. ¿Pero cuanto anda usted? Pues, nada, unos cuatro kilómetros, de ida y otros tantos de vuelta. Ah…

Regreso al hotel, nuevo baño termal, cena, charla en el claustro mientras nos miramos a los ojos y a dormir. Esperaba el último día…

La luz entraba tímida por el ventanal en un arco de medio punto, son las diez mientras espero que ella, la que me da aire, baje mientras leo una novela. Esos momentos.

IMG_1180

El desayuno, estamos en España, es hasta las once y media, y sea agradece. Antes de las doce dejamos el hotel con la promesa de volver. Solo faltan detalles, pero el tiempo que pasamos fue tan bonito como esperábamos sentir. O más. 

Y faltaba la excursión al río Lobos y su cañón, parque natural, impresionante. Cerca de Burgo, apenas a cuarto de hora en el Q5, aparece el cañón, justo al pasar el pueblo de Ucero. Allí el Audi Q5 está en su terreno, una pista por la que se mueve a la perfección y la que se agradece llevar un coche así, más aún después al subir hasta el castillo medieval de Ucero, ya por pista rota y piedras que pasa con su tracción Quattro como quien va por una autopista. O casi. Al final del primer tramo del cañón se llega caminando, con el río helado y al pie de las rocas aparece la ermita de San Bartomole y las cuevas con pinturas rupestres. Y ese halcón que nos guía y nos cuida.

 

P1000876E

Tras respirar el aire de este bosque soriano regresamos a casa, paramos a comer en San Esteban de Gormaz, en el restaurante Puerta de Castilla un chuletón a la brasa capaz de levantar cualquier ánimo y retorno, tranquilo, con mi mujer dormida en el asiento de al lado, disfrutando del paisaje y el camino, del tiempo vivido, de la conducción de un coche inmenso, y en poco mas de hora y media de nuevo la silueta de las torres. Y Madrid, y la casa de los cereales y un viaje corto, pero inolvidable, con el año ya comenzado, en el invierno castellano, antes de comenzar el trabajo, repletos de ilusión, y de aire…

Comentarios

Buena historia, dan ganas de comprarse un Q5 y de ir a este hotel termal. Sigue contándonos cosas Manu. Gracias

Te ha faltado poner el precio del Q5 Manuel, ahí se nos quitan las ganas jajaja Eso sí, al hotel es de Burgo de OSma sí que voy .

Genial, qué bien escribes tío. Ya me gustaría a mi tener un Q5 de esos que no suenan ja ja. Al sitio dan ganas de ir seguro. Espero que sigas con el blog y nos cuentes cosas de tus viajes por el mundo.

No escribes mal no? Para cuando un libro de viajes. Por favor. ¿Dices que es bueno el hotel para un fin de semana? A mi me dicen que es muy caro, en cuanto empiezas con tratamientos y eso se te pone en casi mil euros. Pero te haré caso. Gracias.

Yo estuve en el hotel y la verdad no me pareció tan maravilloso y no debí tener suerte con la recepción, a mi me atendió otra que no debió ser Belen y un poco regular. Espero que al menos te hayan invitado a otro fin de semana porque vaya regalo que les estas haciendo Manu.

Quien tuviera ese Q5... El hotel la verdad, he ido ya varias veces y a cada cual mejor! Las recepcionistas que nos atendieron estuvieron atentas en todo momento, hasta nos asesoraron los lugares para visitar. El hotel es precioso y desayunar en ese patio... no tiene precio! Nos hicimos varios tratamientos y la verdad una maravilla! Si puedo me volvere a escapar!

Gran hotel, gran coche, gran escritor. Gracias Manuel

Buenos días Manuel, has redactado un buen artículo; la última foto es preciosa. Para los interesados en el precio del Audi Q5 desde 39.149,53 € hasta 49.693,28 €.

También vas a cerrar este chiringuito??......no lees el foro?...palmero!,...que asco de artículos...

Publicar un comentario

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00