as.com Ver todos los blogs >

zona-roja

Zona Roja

Los autores de este blog son Dani Hidalgo (el grande de la izquierda) y Mariano Tovar (el melenudo que le acompaña). Uno nació en Washington y es un tipo bonachón y sin malicia; el otro nació en Pucela y es un ser retorcido y sospechoso. Son muy distintos, pero se parecen en una cosa: su pasión enfermiza por la NFL.

Calendario

junio 2014
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Subscríbete a RSS

Añadir este sitio a RSS

¿Que es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

ESTAMOS EN

doble cobertura

publicidad

« Epílogo de la NFC | Inicio | Redskins: la franquicia perseguida »

10 febrero, 2013 | 16:00

---------------Tribuna libre--------------- Final Championship 1932: el partido que lo cambió todo

 Fotografia 26 y portada

José Villelabeitia

El pasado domingo 3 de febrero la Super Bowl se jugó por décima vez en un Dome. Fue la séptima vez que el Louisiana Superdome acogió el partido mas importante de la temporada de la NFL, primera desde que el huracán Katrina arrasará la ciudad de New Orleans, para la ciudad es la décima vez que acoge el gran partido. El Louisiana Superdome, que ahora se llama el Mercedes Benz Superdome, fue refugio de miles de ciudadanos durante aquellos turbulentos días, sufrió gravísimos daños estructurales que conllevaron una profunda reforma.  En la actualidad el Louisiana Superdome es uno de los estadios punteros de la nación, por eso la NFL decidió darle a la ciudad una nueva Super Bowl tras 11 años de ausencia (del apagón no hablamos).

 

 

Fotografia 1

Otras ciudades con domes han celebrado Super Bowls, Atlanta en dos ocasiones, incluso sitios tan fríos como Minneapolis o Detroit han sido sede del gran partido gracias al hecho de tener un estadio cerrado.

 

Fotografia 2
Fotografia 3

En los últimos años se ha puesto de moda un nuevo concepto de estadio, los que tienen techo retráctil, se abren o se cierran en función de la meteorología. La primera ciudad que empezó con estos estadios fue Houston con su fastuoso Reliant Stadium, a los que seguirían poco después el University of Phoenix Stadium en Glendale - Arizona, el Cowboys Stadium en Arlington -Dallas y el último en abrir, el Lucas Oil Stadium de Indianapolis, sede de la penúltima Super Bowl. Luego está el Ford Field, un estadio con techo cerrado pero que no se le conoce como dome, o al menos no tienen la forma característica habitual de los domes, un techo que tiene forma abovedada.

 

Fotografia 4
Fotografia 5

Desde que un día Pete Rozelle, por la NFL, y Lamar Hunt, por la AFL, acordaran la celebración de un partido entre los campeones de ambas ligas y que un primer momento se llamó World Championship Game AFL vs. NFL tuvieron claro un concepto copiado de las Bowls universitarias, el partido se jugaría siempre en ciudades con un clima agradable en invierno. Los Ángeles fue sede de la primera edición y le seguirían sitios como Miami, New Orleans y Houston, ciudades que se fueron turnando hasta que entraron Tampa o San Diego. Con la aparición de los domes en el norte del país se ampliaría el elenco a Detroit, donde a punto estuvo de no poder celebrarse la Super Bowl por las condiciones extremas que tuvieron lugar aquel fin de semana. Unos años mas tarde le tocaría turno a Minneapolis en un dome que está a punto de demolerse.

 

Fotografía 6
Fotografia 7
Nos hemos acostumbrado a esta nueva era de estadios cerrados (personalmente no me gustan nada), sobre todo cuando hablamos de climas extremadamente fríos como los que azotan a Minneapolis o Detroit, aunque dos equipos de su misma división de la tradición y abolengo de los Chicago Bears o Green Bay Packers nunca se han planteado cerrar sus estadios. Tampoco se han planteado otros equipos que juegan en climas fríos como Buffalo, Cincinnati, Washington, Philadelphia, Baltimore, New England, Pittsburgh o el mismo New York, donde se jugará por primera vez una Super Bowl con temperaturas muy frías. Podríamos incluir en este lote a los Cleveland Browns, pero su nuevo propietario ya ha insinuado la posibilidad de cerrar el estadio, lo que supondría la muerte de una de las tradiciones de la NFL, jugar partidos con un clima pésimo al borde del Lago Erie.

 

Fotografia 8

Sin embargo no siempre fue así, el football se ha considerado un deporte de otoño, se jugaba de septiembre a diciembre, y mas tarde con la ampliación del calendario es también un deporte de invierno, en contraste con el baseball, deporte del verano por excelencia y que termina su temporada con el comienzo del otoño, de allí que las World Series también se les conozca como The Fall Classic (el Clásico de otoño). El football se jugó en estadios al aire libre hasta que en 1968 en Houston se abriría el primer estadio cerrado, el Astrodome de Houston, sede de los desaparecidos Oilers de la NFL y de los Astros de la MLB, Cuando se abrió el Astrodome fue considerado la octava maravilla del mundo.

 

Fotografia 9
Fotografia 10

El 9 de septiembre de 1968 los Houston Oilers y Kansas City Chiefs, entonces ambos en la AFL, jugarían el primer partido de historia de football en un dome. Como nos contó Dani Hidalgo en su artículo el Astrodome no solo fue el primer estadio cerrado de la historia, sino que además trajo una de las mayores aberraciones que ha conocido la NFL, el astroturf, esa moqueta de cemento que se puso de moda en la década de los 70, culpable de cientos de lesiones y que ha sido erradicada definitivamente a favor del Fieldturf.

 

Fotografía 11

El primer partido de la NFL en jugarse en un dome tuvo lugar entre los Houston Oilers y los Miami Dolphins el 27 de septiembre de 1970. La NFL a diferencia de la AFL no tenía ni un solo equipo que jugara en un estadio cerrado, los dos siguientes equipos en tener estadios cerrados fueron los New Orleans Saints, ciudad a la que la NFL le concedió una franquicia a cambio de tener un estadio cerrado para evitar que las frecuentes lluvias pudieran estropear la Super Bowl,  y los Detroit Lions, que construyeron el majestuoso Pontiac Silverdome, durante décadas el estadio con mas capacidad de la NFL.

 

Fotografia 12

Pero no sería hasta 1978 que no se jugaría el primer partido de playoffs en un dome. El 15 de enero de 1978 los Dallas Cowboys y Denver Broncos se encontrarían en la Super Bowl XII en New Orleans. Hasta el 23 de diciembre de 1979 no se jugaría otro partido de playoffs, ese día los los Houston Oilers recibieron a los Denver Broncos, que tienen el honor de haber sido parte en los dos primeros partidos de playoffs de la NFL en jugarse en domes.

Sin embargo existe una controversia nunca aclarada sobre cual fue el primer partido de la historia de la NFL en jugarse en un estadio cerrado, y no solo el primer partido, sino si fue el primer partido de playoffs de la historia. Nos referimos al encuentro que decidió al campeón de la temporada 1932, partido que jugaron en el Chicago Stadium los desaparecidos Portsmouth Spartans (actuales Detroit Lions) y los Chicago Bears.

 

Fotografia 13

Antes de aquel célebre partido se jugó en aquel mismo escenario un encuentro amistoso entre los Chicago Cardinals y los Chicago Bears en 1930 con fines benéficos para ayudar a las familias afectadas por la Gran Depresión. Tampoco puede considerarse como el primer partido de playoffs puesto que a efectos estadísticos y de récords figura como un partido más de temporada regular, en el libro de récords no se contabiliza como un partido de playoffs, pero sin embargo su legado es precisamente ese, desde 1933 el campeón de la NFL se decide por un partido de playoffs.

Durante los primeros años de existencia de la NFL, 1920 hasta 1931 el campeón se decidía por el equipo con mejor porcentaje de victorias y derrotas, los empates, que eran muy frecuentes, no computaban como lo hacen en la actualidad como media victoria, sino que se descartaban. Este sistema de cómputo daba lugar a que pudiera ser campeón un equipo con menos victorias pero con mejor porcentaje, en 1930 los Green Bay Packers serían campeones con un record de 10-3-1 por delante de los New York Giants con un record de 13-4, en porcentajes 0.769 frente a 0.765. En 192 los Providence Steamrollers con un record de 8-1-2 se proclamaron campeones por delante de los Frankford Yellow Jackets con un record de 11-3-2. (en aquellos años no todos los equipos jugaban igual número de partidos).

En 1932 sin embargo pasó algo que hasta entonces nunca había ocurrido, dos equipos terminaron la temporada regular con idéntico record. Por una parte los Portsmouth Spartans terminaron un record de 6-1-4, y por otra parte los Chicago Bears con un record de 6-1-6. Los Green Bay Packers,  triples campeones en 1929, 1930 y 1931 fueron líderes durante toda la temporada regular, habían ganado tanto a los Spartans como a los Bears y todo parecía indicar que terminarían con el mejor record, solo tenían una derrota y 10 victorias.  Pero acabarían perdiendo sus dos últimos partidos, precisamente ante los Spartans primero y posteriormente ante los Bears, para acabar un record de 10-3-1., porcentaje de 0.769. De acuerdo al sistema de puntuación en vigor los Spartans y Bears tenían idéntico porcentaje, 0.857, pese a que los últimos tenían dos empates al haber jugado dos partidos mas.

Durante la temporada regular ambos equipos habían empatado en sus dos enfrentamientos entre si por lo que no era posible establecer ningún sistema de desempate. En 1921 pasó algo parecido cuando los equipos con mejor record tenían igual porcentaje y que en sus enfrentamientos cada uno había ganado uno, por lo que se declaró campeón al que más puntos anotó en esos duelos. En 1932 la NFL tuvo que recurrir a algo que ya se contemplaba en el baseball, jugar un partido de desempate y que computaba como un partido mas de temporada regular, el partido no era un partido de playoffs. De hecho el equipo que perdiera el encuentro pasaría a tener un porcentaje de 0.750 y pasaría a quedar tercero en la clasificación final por detrás de los Green Bay Packers con su porcentaje de 0.769.

 

Fotografía 14

La NFL decidió que el partido una semana después de acabada la temporada regular en Chicago el día 18 de diciembre  de 1932 en Wrigley Field, estadio que los Bears compartían con los Cubs de la MLB. Durante toda la semana previa al partido cayó una ventisca de nieve como no se había visto en mucho tiempo en Chicago con temperaturas rondando los 15º bajo cero por el factor viento. En esas condiciones era imposible jugar en Wrigley Field, entonces fue cuando a George Halas se le ocurrió la idea de trasladar el partido al Chicago Stadium, un enorme edificio que albergaba a los Chicago Blackhawks de la NHL y que era utilizado para otro muchas cosas, entre ellas era la sede habitual del circo y que casualmente había utilizado las instalaciones una semana antes.

 

Fotografia 15
Fotografia 16

El Chicago Stadium se había construido en 1929 y tenía una capacidad para unos aproximadamente 16.000 espectadores dependiendo del acontecimiento. Este mismo edificio fue el que vio triunfar a una de las mayores leyendas del deporte mundial ya que fue la sede de los Chicago Bulls durante el primer reinado de Michael Jordan. En el año 1994, 65 años después de su apertura se cerraría para dar paso al United Center, actual sede de los Bulls y Blackhawks, además de usarse para otras muchas cosas como conciertos, congresos, etc.

 

Fotografia 17
George Halas y los Spartans llegaron al acuerdo de celebrar el partido en aquella instalación si Wrigley Field no estaba operativo y el viernes la nevada no había cesado. La semana anterior al encuentro el Chicago Stadium había albergado al circo y aún seguía la tierra que se había puesto encima del hielo para la pista. Los operarios del estadio se pasaron días trabajando aquella tierra para que pudiera parecer un campo de football tras le paso del circo. Cuentan las leyendas que los jugadores que participaron en aquel partido días después aun tenían metidas en sus narices el olor a los excrementos de los elefantes.

 

Fotografia 18

El campo, que por supuesto no tenía un solo ápice de césped sino que era tierra removida, no reunía las dimensiones de un campo de football, tenía poco mas de 80 yardas de largo, unas 45 yardas de anchura y los fondos en forma de semiluna. Con el fin de poder jugar el partido se improvisaron varias medidas, la primera fue establecer un campo de 60 yardas y recortar las endzones que se quedaron mas pequeñas y con forma de media luna. Los poste del FG, solo uno, en lugar de estar en la línea de fondo de la endzone se adelantaron hasta la propia goal-line. No se permitieron ejecutar field goals y los palos solo tendrían su función para los extra points.

 

Fotografia 19

Otras de las novedades fue pintar por primera vez los habituales hashmarks en el campo, hasta entonces no existían mas marcas que las laterales. El motivo por el cual se tomó esta decisión y que permanecería para siempre es que debido a las especiales dimensiones del campo cuando la pelota salía por la banda, lo que llamamos “out of bounds”, no había espacio para empezar la siguiente jugada en la banda. Para poder jugar se estableció que el siguiente down empezaría diez yardas dentro del campo y conllevaba la pérdida de un down. La ultima regla que se acordó es que debido a que el campo no tenía las habituales 100 yardas cada vez que un equipo pasara de medio campo se retrasaría la siguiente jugada de forma automática 20 yardas.

 

Fotografía 20

Tanto los Chicago Bears como los Portsmouth Spartans tenían a varias de las estrellas más rutilantes del profesionalismo. En Chicago aún jugaba Red Grange, conocido como The Galloping Ghost, aunque estaba muy lejos de sus mejores días. Red Grange fue el primer gran profesional de la historia de la NFL y el motivo del porque los Chicago Bears eran uno de los equipos mas prósperos de la NFL. Red Grange era el jugador mejor pagado y en sus mejores días los estadios se llenaban solo para ver jugar al mítico tailback. Otro ilustre que jugaba en aquellos Bears era el fullback Bronko Nagurski, uno de los mejores atletas de todos los tiempos.

 

Fotografía 21

Los Spartans sin embargo tuvieron que jugar sin su gran estrella, Dutch Clark y líder en anotaciones de la liga aquella temporada. El tailback compaginaba el football profesional con su carrera como entrenador de baloncesto en Colorado, deporte al que se incorporaba una vez que finalizaba la temporada. Debido a que la temporada aquel año se prolongó una semana más Dutch Clark no pudo incorporarse a la disciplina de los Spartans. A pesar de los intentos del equipo su empleador, la universidad de Colorado no permitió al tailback jugar el encuentro.

 

Fotografia 21

A pesar del mal tiempo el Chicago Stadium se llenó para ver el partido, 11.198 personas acudieron a ver aquel curioso encuentro y ser parte de la historia de la NFL. Durante 3 cuartos las defensas dominaron por completo el encuentro y ninguno de los dos equipos fue capaz de anotar un solo touchdown y como los fieldgoals estaban prohibidos aquel día, el público ya empezaba a olerse que otro empate podía caer y no quedaría otra solución que nombrar campeones a ambos equipos.

En el último cuarto y a punto de expirar el tiempo Ace Gutoswsky fue interceptado por Dick Nesbitt. En el retorno de 10 yardas los Bears avanzaron hasta la yarda 7 antes de salir por la banda. Los Bears perderían un down pero sin embargo dispondrían de hasta tres oportunidades para intentar anotar un TD a una distancia relativamente corta. En el primer intento Bronko Nagurski avanzó 6 yardas para ser parado en la yarda uno, en su segundo intento perdió una yarda, en 4º down y en esa situación de campo era imposible ejecutar un punt . En 4 & 2 Bronco Nagurski recibió en snap, amagó una carrera, se fue unos pasos hacia atrás y ejecutó un pase adelantado a Red Grange que estaba en la endzone totalmente desmarcado. Los Spartans no defendieron la jugada de pase porque entendieron que Bronco Nagurski no estaba mas allá de 5 yardas de la línea de scrimmage, en aquellos años solo se podía pasar para delante si se estaba a mas de cinco yardas de distancia. Pese a las protestas de los jugadores de los Spartans los árbitros dieron por válido el touchdown y los Bears transformarían el extra point. En la última posesión del partido los Bears lograrían un safety dejando el marcador en el definitivo 9-0.

 

Fotografia 23

Tras aquella victoria los Chicago Bears fueron proclamados campeones de la NFL con un porcentaje de victorias de 0.875, segundos quedarían los Green Bay Packers con 0.769 mientras que los Spartans terminarían terceros con una marca de 0.750. Así figura en todos los libros de los records, incluso las marcas individuales de los jugadores que participaron en aquel partido se consideran marcas de temporada regular.

 

Fotografia 24

Sin embargo la importancia de aquel partido es enorme y su trascendencia y legado van mucho más allá de un mero partido. Se podría decir que es un partido al nivel de otros partidos míticos como la final de 1958, conocido como “The Greatest game ever played” o la final de la NFL de 1967, la famosa Ice Bowl.

Hasta entonces la NFL se había limitado a copiar la reglamentación de la NCAA pero tras aquel partido la NFL empezó a aplicar sus propias reglas. Entre los cambios que trajo aquel partido fue el establecimiento de los hashmarks y que las jugadas, downs, se empezarían dentro del campo y no desde la banda cuando la pelota salía fuera. También se quedaron los postes de los FG en la goal line, allí se quedarían hasta 1974 en que nuevamente fueron retrasados a la raya que delimita la endzone.

Pero las dos grandes novedades que trajo el partido cambiarían para siempre. Tras la polémica del pase adelantado por Bronco Nagurski se decidió que a partir de la próxima temporada los pases se podrían ejecutar desde cualquier distancia detrás de la línea de scimmage, no era necesario estar al menos 5 yardas tras ella. Con ello la NFL pretendía que el juego fuera más ofensivo y abierto, pero sobre todo hacer que los marcadores fueran mas altos y erradicar lo que era ya una costumbre, los empates. Gracias a esos cambios en 1937 aterrizaría en la liga el que es considerado el primer gran pistolero de la liga, Sammy “Slingin” Baugh.

 

Fotografia 25

La segunda gran novedad que traería aquel partido es que la NFL decidió establecer para la siguiente temporada un partido de playoffs que decidiría al campeón de la NFL, una idea que se venía manejando hace unos años pero nunca llevado a la práctica. La enorme expectación que atrajo el partido fue motivo mas que suficiente para que la liga determinara que había que cambiar el formato de competición y el campeón ya no seria el equipo con mejor porcentaje, sino que la liga se dividiría en dos divisiones y el campeón de cada una de ellas jugaría un partido único que decidiría al campeón de cada temporada. De esa forma se acabaría con las polémicas de los primeros años y no habría discusión posible sobre quien era el mejor equipo cada temporada.

Y así ha continuado siendo hasta nuestros días, primero con los campeones da la NFL o de la desaparecida All American Football Conference, liga que se integraría en la NFL en la década de los años 50  y que supuso la integración de los Cleveland Browns, San Francisco 49ers y Baltimore Colts. También el sistema de playoffs sería el adoptado por la American Football League, la liga rival que también se acabaría integrando en la NFL, que sigue utilizando el formato de playoffs para decidir a su campeón.

El último legado que dejó aquel partido fue que sería el primero de carácter oficial que se jugaría en un estadio cubierto o cerrado pese a las especiales características de aquel encuentro. El football no conocería hasta 1968 otro partido en un estadio cerrado y la primera Super Bowl no llegaría hasta 1975, 43 años después de aquel célebre partido.

 

Fotografia 26 y portada

81 años después la Super Bowl, el partido que decidirá al campeón de esta temporada, regresará de nuevo a un estadio cerrado y hoy en día es cada vez mas común que se juegue al football en estadios de estas características, aunque las diferencias ahora son mucho mas notables. Los actuales domes como el de New Orleans, o estadios como el Cowboys Stadium, son sitios no solo capaces de albergar un partido de football con céspedes naturales sino que tienen cientos de usos, desde Final Fours de la NCAA, partidos All-Star de la NBA, grandes conciertos, competiciones de coches o rodeos, se han convertido en auténticos iconos del deporte y arquitectura mundial, pero ninguno podrá presumir de haber celebrado nunca jamás un encuentro tan singular y con tanta trascendencia.

Publicar Comentario

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d83451bf7069e2017d40e1cc1c970c

Listed below are links to weblogs that reference ---------------Tribuna libre--------------- Final Championship 1932: el partido que lo cambió todo:

Comentarios

Como me alegra que los Vikings vayan a cambiar de estadio. A parte de que este no nos a dado nada de suerte, tampoco soy muy de domes. Si lo hicieran abierto sería una gran ventaja, los vikes estarían más acostumbrados y para los visitantes sería un infierno helado.

¡IMPRESIONANTE! Gracias de nuevo José.

Gran artículo , da gusto leerlo y aprender tantos detalles de la historia de este deporte.

Gran artículo para empezar la travesía por el desierto. Los que aquí estamos comentando, no podemos acostumbrarnos a que nos falte la NFL.
Saludos

Gran trabajo Jose.....

Desde hace ya muchisimos años,aun recuerdo un anuncio de emitia Canal Plus,donde se veia llover a cantaros,nieve en abundancia y decia asi,Llueva,truene el football siempre se juega......Eso se esta perdiendo,ya ni nieve en Green Bay....Jajajajaja.
¿El nuevo estadio de los Niners va cerrado?

Excelente entrada! la cantidad de cosas que he aprendido gracias a ella... Se espera con impaciencia una entrada sobre " The Greatest Game Ever Played".
Saludos...

Como siempre, impresionante columna, y preciosas fotos! Mi enhorabuena otra vez y gracias por enseñarnos tanto!

Un saludo.

José es un crack, yo todas las semanas espero su columna en NFLHISPANO.COM, o sus comentarios en el foro de esa misma página, por que siempre aprendes algo de él.

Vaya pasote de artículo! muchas gracias!!

Publicar un comentario

Si ya tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor identifícate.

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00